El día que Rommel capturó a 1.500 italianos sacudiendo su pañuelo !!

La lucha en África, Oriente Medio, Italia, Asia...

Moderador: Schweijk

Responder
Avatar de Usuario
Lysychansk
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5453
Registrado: 15 Jun 2011 18:25
Ubicación: Kuban
Agradecido : 20 veces
Agradecimiento recibido: 47 veces

El día que Rommel capturó a 1.500 italianos sacudiendo su pañuelo !!

Mensaje por Lysychansk »

El entonces "Leutnant " alemán lanzó una ofensiva durante la batalla de Caporetto, en octubre de 1917, con la que apresó a 150 oficiales y 9.000 hombres en 52 horas.

Imagen

La lluvia no había parado en los últimos cinco días en el valle del río Isonzo, al norte de Italia, donde transcurría la batalla de Caporetto. Las tropas alemanas, habían sido enviadas a la zona para reforzar al ejército austrohúngaro y abrir brecha en el frente enemigo con un ataque sorpresa, sin fuego artillero previo y valiéndose de trampas y emboscadas, estaban caladas hasta los huesos y muertas de frío. Todos aguardaban nerviosos y deseosos la orden para iniciar la ofensiva que había de asegurar el monte Matajur, pero los minutos pasaban y el frío se hacia intenso. Al teniente Erwin Rommel, de 26 años, bastante cansado, se le había encomendado la misión de avanzar lo máximo posible hacia el oeste.

Italia le había declarado la guerra a las potencias centrales en mayo de 1915. Tras más de dos años de enfrentamientos, la moral de las tropas italianas estaba por los suelos debido a dos motivos: el limitadísimo territorio conquistado a Austria y la gran cantidad de bajas que habían sufrido, no solo a causa de las balas que se disparaba el enemigo de las trincheras, sino también por su alto mando, que ejecutaba a sus soldados por infracciones disciplinarias cuartelarías en linea de combate. La línea de defensa, en este contexto, no era todo lo férrea posible.




La operación encomendada al " Leutnant" Rommel, , comenzó en la mañana del 24 de octubre de 1917. Bajo su mando marchaban varias compañías del batallón de montaña Württemberg. En esa primera fase de la ofensiva, bastante tranquila, el destacamento no alcanzó avances significativos en el plano militar aunque sí consiguió un precioso botín, mucho más importante y no era para menos, todas las reservas de comida destinadas a los oficiales italianos que les ayudaron a aliviar su hambre.


Los alemanes se internaron en territorio enemigo a través de los caminos ocultos que usaban los italianos para reabastecerse. En torno a las 9:15 de la mañana del día 25, y tras haber intercambiado algún disparo, Rommel ya había hecho prisioneros a 1.500 soldados del bando aliado. "El trabajo marchaba sobre ruedas. Los vehículos capturados nos ofrecieron delicias inesperadas. De repente, todos los esfuerzos y batallas de las pasadas horas habían sido olvidadas", escribiría más tarde el teniente alemán en sus memorias, Infantry Attacks. Antes de ponerse el sol apresarían a otros 2.000 hombres y 50 oficiales italianos.

Al día siguiente, Rommel había ocupado Jevscek, un pequeño asentamiento al oeste de Lucio, donde los habitantes eslovenos habían reconfortado a sus hombres con café y fruta. Ya solo quedaba la última fase de la ofensiva, que consistiría en un ataque frontal al monte Matajur. Esa misma mañana, la del 26 de octubre, a primera hora, se produjo un acontecimiento inesperado. Rommel se topó con el campamento del 89º regimiento de la brigada Salerno y en vez de atacar a los italianos, los redujo con palabras:

"Con la sensación de ser obligado a actuar antes de que el enemigo decidiese hacer algo, salí del borde del bosque y, avanzando firmemente, exigí, llamando y agitando mi pañuelo, que el enemigo se rindiera y dejara las armas. La masa de hombres me miró fijamente y no se movió. Me encontraba ya a cien metros de la línea del bosque y era imposible ponerme a cubierto si recibía fuego enemigo. Tuve la impresión de que no debía quedarme quieto o estábamos perdidos".

Imagen
Una compañía alemana en una pausa durante los combates en la ofensiva sobre el monte Matajur.



Sorprendentemente, y movidos por su baja moral, los soldados italianos tiraron las armas, corrieron hacia Rommel, lo levantaron en brazos y gritaron: "¡Viva Germania!" . Solo hubo un oficial que dudó en rendirse recibiendo un balazo de uno de sus propios soldados. Los alemanes se enfrentaban ahora un problema logístico: cómo controlar a todos los prisioneros, que ya se contaban por varios miles. Rommel llamó a uno de sus oficiales y a tres soldados para que se hiciesen cargo de los reclutas de la brigada Salerno.




Sin embargo, desde el alto mando llegó una orden dirigida a Rommel que le obligaba a frenar la ofensiva, pero su respuesta fue enérgica: "Pensé en romper mi compromiso y regresar... ¡pero no! La directiva fue dada sin conocimiento de la situación sobre el terreno [ya se encontraban en las pendientes del monte Matajur]. Quedaba trabajo por hacer y cada soldado del batallón Württemberg, en mi opinión, equivalía a 20 italianos".

La mayoría de los hombres de Rommel fueron obligados a cumplir las órdenes y retroceder, pero el Leutnant alemán se quedó con un centenar de soldados de infantería y seis cuadrillas de ametralladoras pesadas. Y lo que había sucedido antes con el 89º regimiento del batallón Salerno, se repitió con el 90º regimiento, aunque en esta ocasión sí fue necesario disparar antes de que entregasen las armas. "Rápidamente, antes de que los italianos se diesen cuenta de los pocos que éramos —narraría Rommel—, separé a los 35 oficiales de los 1.200 hombres. El coronel capturado se enfureció cuando vio que éramos solo un puñado de soldados alemanes".

Imagen
Los numerosos soldados italianos hechos prisioneros por Rommel.


Al mediodía del 26 de octubre, Rommel y su compañía hicieron cima en lo alto del monte Matajur y dispararon una bengala blanca y tres verdes en señal que la operación había sido un éxito. En un intervalo de 52 horas y sin apenas descanso, Rommel había capturado 81 armas pesadas, 150 oficiales y 9.000 hombres. Solo seis de sus hombres murieron en el enfrentamiento y 36 resultaron heridos. Fue una operación audaz que le valió una de las mas preciadas condecoraciones prusianas, la Pour le Mérite (Blau Max), y el ascenso a capitán. Caporetto fue la graduación por todo lo alto de Erwin Rommel en la Gran Guerra.

Imagen

https://www.elespanol.com/cultura/histo ... 382_0.html


"Verloren ist nur, wer sich selbst aufgibt"
"Trata de destacar lo menos posible, a lo mejor el enemigo tiene poca munición !"
Запороскы !!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ab insomne non custita dracone.

Avatar de Usuario
gcoenders
Subteniente
Subteniente
Mensajes: 1132
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 35 veces

Parches

Re: El día que Rommel capturó a 1.500 italianos sacudiendo su pañuelo !!

Mensaje por gcoenders »

Como decían los latinos, la fortuna sonríe a los audaces, no sabía que Rommel ya lo ponía en práctica más de 20 años antes...

¡salud!
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
Pablorojo
Comandante
Comandante
Mensajes: 3085
Registrado: 30 Mar 2006 21:09
Agradecido : 10 veces
Agradecimiento recibido: 19 veces

Medallas

Parches

Re: El día que Rommel capturó a 1.500 italianos sacudiendo su pañuelo !!

Mensaje por Pablorojo »

Conocía la anecdota de Viva Germania :) , pero desconocia exactamente la cantidad de italianos capturados en la osada incursiòn. :dpm:

Por cierto, acabo de recordar que todavia tengo pendiente de leer "La Infanteria Ataca" en mi biblioteca......


Saludos.
"Cuando Stalin dice " bailen!! ", un hombre sensato baila."
Nikita S. Krushchev.

"Nadie respeta a un país con un mal ejército, pero todos respetan a un país con un buen ejército. Brindo a la salud del Ejército Finlandés !"
Josef Stalin. 1948.

Responder

Volver a “Otros frentes terrestres”