La batalla de Heligoland 1914

Operaciones navales.

Moderador: Lutzow

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Poco después de que se retirase el SMS Strassburg aparecía entre la niebla el SMS Koln con el Contralmirante Maas a bordo, buque que también tomó como blanco al HMS Arethusa, cayendo los proyectiles muy cerca de su objetivo pero sin llegar a alcanzarle. Los británicos confundieron al pequeño crucero ligero con un crucero acorazado de la clase Roon, por lo que al tiempo que Tyrwhitt ordenaba nuevamente a sus destructores que atacasen con torpedos al SMS Koln, consiguiendo que el buque alemán se alejase momentáneamente, el Comodoro envió el siguiente mensaje a Beatty: “Estoy siendo atacado por un gran crucero, solicito apoyo, estoy en apuros”. Beatty respondió ordenando a Goodenough que enviase a dos de sus cruceros, pero este decidió presentarse con todo su Escuadrón, mientras una vez desaparecido el SMS Koln los buques de Tyrwhitt, por cuarta vez, volvían a aproar hacia el Oeste.

Imagen
SMS Koln.

A unas 40 millas al Noroeste Beatty estaba preocupado, según los datos recibidos la agrupación británica no había avanzado ni quince millas en su proyectado barrido hacia el Oeste, se encontraba a solo unas veinte millas de Heligoland y por tanto cerca de Wilhelmshaven, era de esperar una pronta y contundente reacción alemana. En posesión de una tabla con la mareas en la zona, Beatty sabía que poco después del mediodía resultaba probable que los cruceros de batalla y acorazados alemanes zarpasen, ya eran las 11:00 y había que tomar una decisión urgente, pues incluso si el grupo de Goodenough se enfrentaba a media docena de cruceros ligeros apoyados por un crucero acorazado, toda la fuerza británica presente en la zona podría verse abrumada.

Como Vicealmirante entendía que la responsabilidad última era suya, debía sopesar los peligros de llevar a su Escuadrón a aguas germanas, pues perder algunos cruceros ligeros no afectaría al equilibrio en el Mar del Norte, pero sus cruceros de batalla resultaban esenciales para mantener la preponderancia de la Grand Fleet sobre la Hochseeflotte. Un mensaje de Keyes informando que sus submarinos se encontraban veinte millas más al Este que los buques de Goodenough y Tyrwhitt resultó un alivio, y se pensó que navegando a máxima velocidad resultaría muy difícil que los submarinos alemanes tuviesen oportunidad de torpedearles, si se actuaba con prontitud podría llegar a la zona de los combates y retirarse antes de que los buques capitales germanos pudiesen zarpar. Aun así, por un momento, Beatty dudó. "¿Qué crees que deberíamos hacer?", le preguntó al Capitán Ernle Chatfield, de pie junto a él en el puente del HMS Lion. "Debería seguir adelante y apoyar a Tyrwhitt, pero si pierdo uno de estos valiosos barcos, el país no me lo perdonará". Chatfield le sugirió que deberían partir y Beatty asintió, ordenando a sus cinco buques que avanzaran a 26 nudos al tiempo que envió una señal a Tyrwhitt: "Estoy procediendo en su apoyo".

Imagen
HMS Lion

Pero incluso a 26 nudos los cruceros de batalla tardarían más de una hora en llegar a la zona, y mientras Tyrwhitt debería enfrentarse a los enemigos que surgían de entre la niebla, el siguiente sería el desafortunado SMS Mainz. Como sabemos este crucero había sido enviado por Hipper en dirección Norte para cortar la retirada de las fuerzas británicas, precedido por un avión que debía informarle de la composición de las mismas, pues en Wilhelmshaven la visibilidad era excelente y nadie de entre las fuerzas ligeras alemanas había informado al Alto Mando sobre las condiciones de pesada niebla en las que se combatía en los alrededores de Heligoland, bruma que impidió que el avión pusiese observar nada bajo él, lo que en última instancia condenaría al SMS Mainz. El crucero avistó al HMS Arethusa navegando hacia el Oeste junto a once destructores sobre las 11:30, dirigiéndose al Noroeste para poder presentar la banda y disparar con la mayor parte de sus piezas, lo que hizo con buena puntería pero sin suerte, pues sus piques cayeron junto a los buques británicos aunque sin lograr ningún blanco. El combate se alargó durante veinte minutos, lanzando los destructores de Tyrwhitt once torpedos que tampoco lograron impactar en el SMS Mainz, buque desde el cual se avistaron hacia el Noroeste “pesadas nubes de humo, y unos minutos más tarde, tres cruceros de la clase Town emergieron de ellas”. Sin opciones ante este nuevo rival, el SMS Mainz cambió de rumbo e intentó huir a los 25 nudos que daban sus máquinas, pero ya en el momento de virar los cruceros de Goodenough estaban disparando sobre él a menos de 6.000 metros de distancia, alcanzándole con algunos impactos de 152 mm en la cubierta y el costado, pero sin lograr disminuir su velocidad. Dadas las condiciones de niebla quizá el SMS Mainz hubiese podido escapar de sus más veloces perseguidores, pero para su desgracia en su vía de escape se encontró de repente con el HMS Fearless y su Flotilla de destructores, quienes abrieron fuego contra el crucero alemán al tiempo que intentaban torpedearle. Los destructores británicos se acercaron hasta unos mil metros y fueron recibidos por una granizada de proyectiles, el HMS Laurel encajó tres impactos que le dejaron casi al garete con once muertos y otros tantos heridos a bordo, el HMS Liberty resultó alcanzado en el puente por un proyectil que derribó el mástil y mató a su Capitán y otros siete hombres mientras once resultaban heridos, y por último el HMS Laertes recibió una salva de cuatro proyectiles que dañaron sus máquinas y mató a dos hombres e hirió a nueve. Ninguno de los 33 torpedos lanzados lograron impactar en el SMS Mainz, pero el crucero ligero quedó sentenciado cuando un proyectil le alcanzó en el eje del timón, bloqueándolo diez grados a estribor y dejándole a merced de sus enemigos.

Imagen
SMS Mainz.

Con la llegada de los cruceros de Goodenough un chaparrón de proyectiles de 152 mm cayeron sobre el SMS Mainz, mientras un torpedo del destructor HMS Lydiard le alcanzó en el costado. "El barco se elevó", escribió uno de los Oficiales supervivientes del SMS Mainz, "se inclinó perceptiblemente de punta a punta y continuó danzando durante algún tiempo". A solo 5.000 metros los impactos se sucedían en el crucero alemán, "Nos acercamos a él", escribió uno de los Oficiales del HMS Southampton, "golpeando con cada salva. Era una masa de llamas amarillas y humo, sus dos chimeneas posteriores se derrumbaron. Brillantes llamas aparecían a través de las heridas abiertas en sus costados. Una de sus armas todavía disparaba espasmódicamente, pero a los diez minutos era un derrelicto ardiente, hundiéndose de proa. Luego el palo mayor se inclinó lentamente hacia adelante y, como un gran árbol, se acostó gradualmente a lo largo de la cubierta". "El Mainz fue increíblemente valiente, inmensamente galante", escribió otro Oficial británico. “Estaba completamente destrozado, el barco era un infierno humeante, pero un arma en la proa y otra en la popa escupían furia y desafío como un gato salvaje herido". Un marinero alemán sobreviviente agregó detalles sombríos: "El estado de Mainz en este momento era indescriptible, las luces de emergencia se apagaron y teníamos que movernos con linternas entre el espeso humo. Artilleros, torpedistas y grupos de suministros de municiones fueron hechos pedazos. La cubierta superior era un caos de ruinas, llamas, calor abrasador y cadáveres". A las 12:20 el Capitán dio la orden de hundir el barco, luego salió de la torre de mando y fue inmediatamente abatido por el estallido de un proyectil. A las 12:25 Goodenough ordenó alto el fuego y veinte minutos más tarde al crucero ligero Liverpool que bajara los botes y recogiera a los hombres que nadaban en el agua.

En ese momento llegó el Comodoro Keyes al lugar del combate, y ante un requerimiento alemán acercó el HMS Lurcher al SMS Mainz, cuyas cubiertas humeantes estaban llenas de hombres heridos e incapaces de moverse, Con esta acción, Keyes pudo evacuar y salvar a 220 hombres, pero uno se negó "Un joven Oficial alemán que había sido muy activo en el transporte de los heridos ahora permanecía inmóvil en la cubierta de su barco condenado". Keyes, ansioso por alejarse antes de que el crucero volcara y adivinando lo que había en la mente de este joven, le gritó que "lo había hecho espléndidamente, pero debía venir de inmediato, no había nada más que pudiera hacer y le tendí la mano para ayudarle a subir a bordo ”. Pero el joven despreciaba abandonar su barco mientras este permaneciera a flote. “Se incorporó rígidamente, saludó y dijo: Gracias. No." Unos minutos más tarde el SMS Mainz zozobró, se acostó en el agua durante diez minutos y luego se hundió junto a 89 hombres. Felizmente el joven Oficial que había rechazado la oferta de Keyes fue encontrado en el agua y rescatado; otro superviviente fue el Teniente Wolf von Tirpitz, hijo del Almirante alemán.

Imagen
Hundimiento del SMS Mainz.


Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Imagen
Plano segunda fase de la batalla.

Mientras el SMS Mainz sufría un calvario, los buques de Tyrwhitt no estaban fuera de peligro, por el área aún se movían los cruceros alemanes SMS Stettin, Strassburg y Koln, mientras otros cinco estaban en camino, los SMS Stralsund, Kolberg, Ariadne, München y Danzig, e incluso desde Wilhelmshaven largaba amarras el SMS Niobe para unirse a la refriega. Afortunadamente para los británicos las acciones de los barcos alemanes permanecieron descoordinadas, todos estaban dando vueltas buscando barcos enemigos más pequeños para atacar, huyendo cuando se enfrentan a buques más grandes. Nuevamente el SMS Koln, con el Contralmirante Maas a bordo, se topó con el HMS Arethusa y sus destructores, reanudando el duelo artillero, pero entonces, entre la neblina del Oeste, surgió la sombra de un gran buque que se movía a gran velocidad, según reflejaba su ola de proa. La alarma en los buques británicos se convirtió en alivio y alegría cuando el gigante que se aproximaba fue identificado como HMS Lion, seguido por su popa por otros cuatro cruceros de batalla. Describiría su aparición un Teniente en uno de los destructores de Tyrwhitt: “Delante de nosotros, en encantadora procesión, como elefantes caminando a través de una manada, aparecieron el Lion, Queen Mary, Princess Royal, New Zealand e Invincible. Grandes y sombríos como monstruos antediluvianos, cuán sólidos se veían, cuán absolutamente poderosos. Les señalamos a nuestro último agresor y fuimos hacia el Oeste mientras ellos iban hacia el Este, poco después escuchamos el trueno de sus armas”

Para el HMS Arethusa y su escoltas la batalla había terminado, para los cruceros de batalla comenzaba. "Cuando nos acercamos", dijo el Capitán Chatfield a bordo del HMS Lion, “todos los hombres estaban en sus puestos, las armas cargadas, los telémetros preparados, los prismáticos y telescopios de los hombres recorriendo el brumoso horizonte, donde apenas se podía ver más allá de dos millas. De repente se escuchó un aviso y por nuestra proa a babor vimos el destello de disparos a través de la niebla. ¿Eran amigables u hostiles? Finalmente, distinguimos el casco de un crucero —de hecho era poco más que un casco— (se trataba del Mainz ), con varias chimeneas caídas y un incendio en su cubierta superior. El crucero estaba siendo atacado por las cuatro naves del escuadrón de Goodenough. "Déjaselo a ellos", dijo Beatty. "¡No dispares!" y giramos alrededor de noventa grados a babor.”

Cuando desde el SMS Koln contemplaron a los cruceros de batalla de Beatty avanzando a toda velocidad y cortando su retirada hacia Heligoland supieron que su destino estaba sellado, virando hacia el Norte y disparando valiente e inútilmente sus cañones contra el HMS Lion. “Las torres giraron y nuestras armas abrieron fuego, seguidas por las de todo el Escuadrón”, dijo Chatfield. “Durante siete minutos el crucero alemán fue alcanzado en repetidas ocasiones por nuestros proyectiles pesados (635 kilos); valientemente devolvió nuestro fuego con sus pequeñas armas de cuatro pulgadas (10.5 cm) apuntando a nuestra torre de mando, pudimos sentir como un pequeño proyectil de cuatro pulgadas estallaba contra el puente blindado, pero en pocos minutos, el Köln era solo un casco".

Imagen
SMS Koln.

Pese al tremendo castigo y que el Contralmirante Maas había resultado muerto en su puente el SMS Koln no se hundió, de hecho recibió un respiro cuando un nuevo blanco apareció por la proa a estribor de los cruceros de batalla y Beatty dejó de lado al destrozado SMS Koln y dirigió su Escuadrón en busca de la nueva presa. Aunque en este momento el HMS Invincible (que no podía superar los 25 nudos) y el HMS New Zealand (no mucho más rápido) estaban rezagados con respecto a los tres “gatos", que navegaban a 28 nudos, Beatty no destacó a ninguno de los dos para rematar al SMS Koln, consciente de que estaba cerca de la base del enemigo y de que los acorazados alemanes podían aparecer en cualquier momento, por lo que deseaba mantener concentrado a su Escuadrón. Chatfield describió lo que sucedió después: “Un pequeño barco alemán, a una milla [sic] de la proa a estribor, zigzagueando. Indiqué al Oficial de artillería que cambiase de blanco antes de que nos pudiese torpedear. Rápidamente las torres de 343 mm se movieron de babor a estribor y volvieron a abrir fuego. Tres salvas fueron suficientes y el alemán desapareció de la vista; se vio una explosión y una masa de llamas".

La víctima era el veterano crucero ligero SMS Ariadne, que había seguido al SMS Koln desde Wilhelmshaven a través de las brumas hasta la zona de batalla. Cuando Beatty dirigió su atención hacia el desafortunado buque el alcance era inferior a 6.000 metros, el SMS Ariadne no tenía ninguna posibilidad. Escribió uno de sus supervivientes: "la primera salva cayó unos trescientos treinta metros de distancia, pero la segunda lo hizo tan cerca de nuestro buque que las elevadas columnas de agua rompieron sobre nuestro castillo y lo inundaron". La tercera salva del HMS Lion lo alcanzó de lleno y el SMS Ariadne se alejó envuelto en llamas, con varios incendios en las carboneras. Al igual que el SMS Köln permaneció a flote pese al castigo recibido, pero el calor y el humo hicieron imposible que su tripulación permaneciera en sus compartimentos inferiroes. Los hombres se reunieron en el castillo de proa, dieron tres vítores al Káiser, cantaron "Deutschland über Alles" y esperaron el rescate. Poco después de las 14:00 horas aparecieron los cruceros ligeros SMS Danzig y Stralsund quienes bajaron sus botes. Durante un tiempo los incendios en Ariadne se estaban apagando y su Capitán, con la esperanza de salvar su nave, le pidió a SMS Stralsund que lo llevara a remolque, pero era demasiado tarde: a las 15:10 pm zozobró y se fue a pique junto a 64 de sus hombres, con la bandera en lo más alto.

Imagen
SMS Ariadne.

A pesar del éxito Beatty estaba nervioso por la proximidad a Heligoland y Wilhelmshaven; sabía que el agua sobre el banco de arena del Jade ya no era un obstáculo y que probablemente zarparían los acorazados alemanes, además uno de los destructores informó (erróneamente) sobre la presencia de minas flotantes. Por estas razones y porque ahora era su deber principal cubrir la retirada de las naves dañadas de Tyrwhitt era hora de irse, de modo que a las 13:10, solo cuarenta minutos después de llegar a la escena, el HMS Lion y el resto de los cruceros de batalla viraron hacia el Noroeste y Beatty envió una señal general a todas las fuerzas británicas en el Bight: "Retírense". En el camino de regreso y a solo tres o cuatro kilómetros de distancia observaron al SMS Köln, al garete pero aún a flote, todavía ondeando su bandera. "El Vicealmirante me dijo que lo hundiese", narraría Chatfield, y fueron suficientes dos salvas para que el SMS Koln comenzase a hundirse de popa, mientras Beatty ordenó a cuatro destructores que recogieran a los náufragos. Apenas habían comenzado la búsqueda cuando se informó de un submarino (no había ninguno en la zona) y partieron, dejándoles en el agua. Hasta dos días después un destructor alemán no descubrió a un solo fogonero, Adolf Neumann, todavía vivo y "a la deriva entre cadáveres sostenidos por chalecos salvavidas". Según Neumann, "unos 250 hombres" saltaron al mar antes de que el SMS Köln se hundiera. “Al día siguiente, vi cerca de mí a 60 hombres que aparentemente todavía vivían, pero uno tras otro cayeron presas del mar". En la peor catástrofe del día para los germanos, 484 hombres habían fallecido junto a su buque.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 17871
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por pepero »

Llama la atención dos cosas:

- el error de identificación de un crucero ligero de tres chimeneas al confundirlo con un crucero acorazado de cuatro chimeneas, supongo que las condiciones atmosféricas y el estrés de la batalla dio lugar a esta equivocación.

- También la falta de cohesión de los cruceros de batalla, un escuadrón no puede perder la formación por el motivo de que sus dos buques mas lentos queden a popa. Estamos al comienzo de la guerra.

Los alemanes saliendo a cuentagotas de su base... podía haber sido peor.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Supongo que confundir el SMS Koln con un clse Roon se debió, además de a la niebla, a un acercamiento de proa, así como al estrés de llevar cuatro horas en zafarrancho de combate, como bien comentas...

Estoy con la caraja pos-playa, pos-comida y pos-cervezas, de modo que no me apetece nada leerme, pero creía haber explicado que Beatty mantuvo unido a su Escuadrón (con los dos últimos buques algo más retrasados por mor de su menor velocidad), pero no quiso destacarlos para acabar con el SMS Koln...igual me he liado.

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 17871
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por pepero »

Lutzow escribió: Estoy con la caraja pos-playa, pos-comida y pos-cervezas, de modo que no me apetece nada leerme, pero creía haber explicado que Beatty mantuvo unido a su Escuadrón (con los dos últimos buques algo más retrasados por mor de su menor velocidad), pero no quiso destacarlos para acabar con el SMS Koln...igual me he liado.

Saludos.
Si lo has explicado claramente, Beatty forzo la marcha para llegar lo antes posible a 28 nudos, los buques mas lentos quedaron relegados por eso menciono lo de perder la cohesión.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Entonces sí me he explicado mal... Veamos, Beatty ordeno poner proa al Sureste a 26 nudos, una velocidad que, a revientacalderas y durante un limitado periodo de tiempo el HMS Invincible podría sostener... Al acercarse al área de los combates el Vicealmirante ordenó aumentar a 27 y seguidamente 28 nudos, velocidades que solo podrían alcanzar sus tres "gatos", lo que significaría que, por ejemplo en media hora, los dos últimos buques se rezagasen una milla, una distancia admisible en lo que respecta a no dividir su Escuadrón en el caso de la apariciónde buques capitales germanos...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Fernando Martín
Capitán
Capitán
Mensajes: 2580
Registrado: 16 Abr 2009 17:26
Ubicación: Colonia Faventia Julia Augusta Pia Barcino

Medallas

Parches

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Fernando Martín »

Formaba parte del carácter de Beatty el perseguir a revienta calderas al enemigo. Era un nelsoniano puro.
En cuanto a la confusión en la identificación de los buques enemigos es más difícil de comprender cuando debería haber habido centenares de ojos mirándoles.
a por ellos que son pocos y cobardes

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Además del dañado SMS Mainz, otros cuatro cruceros ligeros alemanes (los SMS Stettin, Stralsund, Strassburg y Danzig) todavía se encontraban en la zona donde se desarrollaron los últimos combates, y la niebla que tan poco les había favorecido hasta ese momento puede considerarse ahora una bendición, porque en un día soleado los cinco cruceros de batalla británicos podrían haber acabado con ellos con rapidez. De hecho el SMS Strassburg avistó a los buques de Beatty mientras el HMS Lion remataba al SMS Koln, y fue descubierto también desde el Escuadrón británico, momentáneamente confundidos los marinos británicos porque el SMS Strassburg tenía cuatro chimeneas, al igual que la mayor parte de sus cruceros ligeros y al contrario que los alemanes, que generalmente tenían tres. El Capitán alemán fue consciente de que en las condiciones atmosféricas del día el número de chimeneas era una de la mayores referencias para identificar a un buque como amigo o enemigo, pensó que podría ser confundido con un clase Southampton y mantuvo fríamente el rumbo que llevaba en lugar de dar la popa al enemigo, en una decisión valiente y exitosa porque cuando los británicos hicieron la señal de reconocimiento el SMS Strassburg se desvanecía entre la bruma.

Imagen
SMS Strassburg.

Mientras los británicos se retiraban la ayuda a los alemanes estaba en camino, los cruceros de batalla SMS Moltke y Von del Tann cruzaban la barra del Jade a las 14:10 seguidos por el SMS Seydlitz una hora más tarde, con Hipper a bordo, quien ordenó a los cruceros ligeros que se retirasen al amparo de los buques capitales. Von Ingenohl dio instrucciones precisas de no entrar en combate contra el Escuadrón de cruceros de batalla enemigo, y el propio Hipper estaba de acuerdo en que al menos los dos primeros Schlachtkreuzer en zarpar no se involucrasen en ningún combate por lo menos hasta que él se hubiese unido a los mismos, no se quería volver a cometer el error de no combatir en formación. A las 14:25 los SMS Moltke y Von der Tann se reunieron con los cruceros ligeros, el SMS Seydlitz lo haría a las 15:10, justo para contemplar como el SMS Ariadne se iba a pique. Con el Escuadrón ahora formado Hipper inició un cauteloso reconocimiento hacia el Oeste, con tres cruceros ligeros por delante de sus propios buques, en busca del SMS Koln, de quien no se tenía noticias desde hacía varias horas. No se encontró ningún enemigo ni al crucero desaparecido, poco más tarde de las 16:00 Hipper ordenaba que todos los barcos se dirigiesen a sus bases, a las 20:23 el SMS Seydlitz anclaba en Wilhelmshaven y el Vicealmirante informaba verbalmente al Comandante de la Flota sobre el resultado de la batalla.

Imagen
SMS Seydlitz.

Por parte británica la formación navegaba a baja velocidad debido a que las reparaciones temporales en el HMS Arethusa dejaron de dar resultado y finalmente no pudo sobrepasar los seis nudos, por lo que a las 21:30 Beatty ordenó al crucero acorazado HMS Hogue (que como sabemos se encontraba junto a sus gemelos a cien millas al Oeste de Heligoland) que le diese remolque. De esta guisa regresó el buque insignia de Tyrwhitt a puerto en la tarde del día siguiente, 29 de Agosto, y tras haberse asegurado de que tanto el HMS Arethusa como los tres destructores dañados estaban fuera de peligro, Beatty puso rumbo Norte con los seis cruceros de Goodenough en vanguardia seguidos de sus cinco cruceros de batalla, alcanzando Scapa Flow en la tarde del 30, donde las tripulaciones de todos los acorazados se alineaban en cubierta vitoreando a los vencedores de la primera batalla naval de la guerra. Al día siguiente Beatty se reunió con Jellicoe en el HMS Iron Duke para informar, ambos hombres aliviados porque eran conscientes de los riesgos que se habían corrido. Como más tarde comentaría el Vicealmirante a Balfour: “El fin justificaba los medios, pero si hubiera perdido un crucero de batalla me habrían ahorcado, arrastrado y descuartizado. Sin embargo era necesario correr el riesgo de salvar a dos de nuestros cruceros ligeros y una gran fuerza de destructores que, de lo contrario, seguramente se habrían perdido".

Los alemanes habían perdido tres cruceros ligeros y un destructor, resultando gravemente averiado un crucero ligero (el SMS Frauenlob) y otros dos dañados, y lo que es peor, habían sufrido 1.287 bajas, entre ellas 712 muertos, 149 heridos y 336 prisioneros de guerra. Por parte británica habían resultado gravemente dañados un crucero ligero y tres destructores, siendo sus bajas 35 muertos y 55 heridos. En las próximas entregas haremos un análisis de la batalla y las repercusiones que tuvo la misma en ambos bandos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Análisis y consecuencias.

Gran Bretaña.

Durante la noche las noticias de que buques de guerra británicos habían penetrado en el Bight hasta los acantilados rojos de Heligoland se extendieron por toda Gran Bretaña, levantando el ánimo de una población que vivía con ansiedad el al parecer imparable avance alemán sobre París. "Tuvimos una gran recepción desde el Nore hasta Chatham", informó Tyrwhitt desde el HMS Arethusa. “Cuando el Arethusa pasó por Sheerness para atracar en Chatham, las multitudes se reunieron desde todas las direcciones y los vítores se elevaron a los cielos… Winston nos recibió en Sheerness, se acercó a Chatham, me abrazó y me ofreció cualquier barco que desease”. El Daily Express tituló en primera página: “¡Hemos ido a Heligoland y hemos regresado! ¡Por favor, Dios, vayamos de nuevo!”. Tyrwhitt se convirtió en un héroe y su fotografía se vendía por las calles de Londres, pero el verdadero ídolo de las masas pasó a ser Beatty, que también fue elogiado por Jellicoe “por tomar la única decisión posible”. El Vicealmirante escribió a su esposa Ethel: “Fue un buen trabajo realizado a menos de treinta kilómetros de distancia de Heligoland, con toda la Flota de Alta Mar escuchando el sonido de nuestras armas ". Elogió a los alemanes, hecho insólito en él (faltaban casi dos años para que perdiese tres cruceros de batalla en Jutlandia): "Pobres demonios, lucharon como hombres y cayeron con sus banderas izadas como marineros contra viento y marea. Cualesquiera que sean sus fallas, son valientes, de hecho son dignos enemigos”. Sin embargo Beatty estaba molesto por no recibir ningún elogio inmediato del Almirantazgo. "Pensé que debería haber recibido una expresión de agradecimiento de Sus Señorías", le escribió a Ethel cuatro días después de la batalla, "pero me han decepcionado y en mi opinión se ha confirmado que me habrían ahorcado si hubiese ocurrido un desastre, como casi lo hubo, debido al descuido extraordinario de las precauciones más elementales por su parte. Sin embargo todo salió bien, aún no han tenido la oportunidad de colgarme y no lo conseguirán”.

No todos estaban contentos en el bando británico, muchos Oficiales no vieron tanto una batalla ganada como una catástrofe de la que se escapó por poco. El Almirantazgo no había querido informar al Comandante de la Grand Fleet sobre qué barcos iban a estar presentes, hasta que Beatty reveló su presencia nadie sabía quién tenía el mando general, los cruceros ligeros británicos habían sido avistados por destructores de la misma nacionalidad y reportados como enemigos, incluso un submarino británico habían lanzado sus torpedos contra un crucero ligero propio. En la medida en que un hombre era responsable este no podía ser otro que Sturdee, como Jefe del Estado Mayor del Almirantazgo no había informado a Jellicoe de la operación hasta el último minuto y luego había rechazado la sugerencia de hacer salir a la Grand Fleet en apoyo de la misma. Si Jellicoe, por iniciativa propia, no hubiese insistido y enviado a Beatty y Goodenough al mar, el resultado podría haber sido un desastre.

Keyes estaba completamente enojado, en lugar de una victoria vio una oportunidad desperdiciada: "Creo que se hizo un alboroto absurdo por este pequeño asunto", escribió a Goodenough el 5 de septiembre. "Me enferma pensar en el éxito total que podríamos haber obtenido, suplicamos al Almirantazgo para que los cruceros ligeros nos apoyasen y trataran con los cruceros ligeros enemigos que sabíamos aparecerían, pero se nos dijo que no había ninguno disponible, podríamos haber hundido al menos seis cruceros alemanes y tener una 'primicia' de hecho”. Keyes también tuvo que resolver con Goodenough el haber tildado de “cobarde” al capitán del HMS Liverpool cuando el Comodoro se hizo cargo de la operación de rescate de los supervivientes del SMS Mainz, pues consideraba que no se había implicado lo suficiente en la misma, retirando su barco cuando el alemán zozobró. Finalmente hubo de pedir disculpas por el adjetivo utilizado, no sin dejar claro que “me sentí enfermo y avergonzado, y sigo pensando que un Oficial británico no debería haberse comportado de esa manera".

Quizá el más disgustado de todos los mandos británicos era Jellicoe, quien estaba trabajando en múltiples ordenanzas que trataban sobre las disposiciones que debían seguir todos los acorazados de la Grand Fleet en caso de batalla contra la Hochseeflotte, y que se encontraba consternado por el escaso control táctico durante la acción en Heligoland, y por el hecho de que los Capitanes de cruceros ligeros y destructores se habían comunicado entre ellos sin informar de su propia posición, rumbo y velocidad, aunque también es cierto que tras dos o tres días en el mar con mal tiempo, sin poder fijar la posición con la ayuda del Sol o las estrellas, resultaba muy complicado para un barco informar de su posición exacta, sobre todo en medio de un combate con cambios constantes de rumbo y velocidad. En cualquier caso Jellicoe empezó a desconfiar del Almirantazgo, aunque con solo tres semanas en el puesto de Comandante en Jefe de la Grand Fleet, por el momento guardó un prudente silencio.

Teniendo en cuenta las circunstancias de bruma incrementada por los humos de muchos barcos, en realidad los británicos no lo habían hecho tan mal, tanto Tyrwhitt como Blunt mantuvieron el control sobre sus flotillas de destructores durante todo el tiempo, Goodenough hizo lo propio con sus cruceros ligeros y Beatty mantuvo a su poderoso Escuadrón en formación, negándose incluso a separar una sola nave para rematar al SMS Koln.

También existían motivos de reproche en el Almirantazgo, en relación al consumo de proyectiles de grueso calibre de los cruceros de batalla y el elevado número de torpedos lanzados por los destructores, de los que solo uno alcanzó al SMS Mainz y cuando ya estaba lisiado, según sus Señorías el gasto de munición no estaba justificado en relación al número de barcos alemanes hundidos. Parece ser que estas críticas afectaron a los Capitanes de los cruceros de batalla, que dispararon con menor cadencia en Dogger Bank, donde según Chatfield, Capitán del HMS Lion "con un mayor gasto de municiones en las primeras etapas de la batalla podrían haberse obtenido resultados más completos".

A pesar de estas fallas, se evitó el desastre y se logró la victoria. "La batalla, aunque de poca importancia material, tuvo un gran impacto moral sobre las dos flotas", dijo Churchill. Por su parte Chatfield declaró: "No fue una gran hazaña naval, pero llevada a cabo bajo las narices del Comandante en Jefe alemán, en realidad significó mucho para Alemania e Inglaterra, habíamos demostrado nuestra ascendencia marítima".
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 17871
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por pepero »

¿Verdad que los alemanes en ningún momento se molestaron en sacar ningún acorazado del puerto? En algún libro leí que se marcaron un farol pero no recuerdo donde. No tenia ningún sentido por su baja velocidad frente a los buques ingleses.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Correcto, solo los tres cruceros de batalla zarparon en apoyo (tardío) de sus propios cruceros ligeros...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Alemania.

Si varios mandos británicos no estaban muy satisfechos por el resultado del combate, unos por los errores cometidos que podrían haber costado graves pérdidas y otros porque se podría haber alcanzado una victoria más contundente, los alemanes tenían muchos más motivos para mostrarse afligidos, no tanto por las pérdidas materiales (aunque la Hochseeflotte no andaba sobrada de cruceros ligeros, con varios de ellos dispersos por todos los mares) como por las humanas, sin olvidar el golpe a su orgullo que representaba haber resultado derrotados en sus propias aguas, a escasas millas de sus bases principales; como diría más tarde Scheer “hemos recibido una bofetada en pleno rostro”.

La Historia Naval alemana señala que fue un error suponer que las fuerzas ligeras británicas atacarían en aguas propias sin el apoyo de naves pesadas, suposición que conllevó a que los cruceros ligeros zarpasen individualmente según resultaban alistados, entrando en batalla de forma dispersa. La niebla que se extendía alrededor de Heligoland también resultó muy perjudicial en la primera fase de la batalla, porque impidió que los germanos tuviesen conocimiento del tipo y número de barcos enemigos que estaban presentes, amén de que existió un importante fallo en las comunicaciones pues ningún crucero ligero informó de las condiciones climáticas en las que se estaba combatiendo, que permanecieron ocultas para el Alto Mando en Wilhelmshaven, donde brillaba el sol y la visibilidad resultaba excelente. De hecho tanto Hipper como Von Ingenohl supusieron que sus cruceros tenían superioridad en el campo de batalla, motivo por el cual el SMS Mainz fue enviado para cortar la retirada de las fuerzas británicas, ya conocemos con que fatales consecuencias para este buque, y es que hasta las 14:35, cuando el SMS Strassburg señaló “Escuadrón de cruceros de batalla enemigos rumbo al Suroeste” no fueron conscientes del peligro en el que se encontraban los cruceros ligeros, cuando ya era demasiado tarde para tres de ellos. La demora en zarpar de los propios cruceros de batalla quizá resultó incluso afortunada para los alemanes, pues combatiendo en una proporción de dos a cinco posiblemente hubiesen resultado abrumados, incluso cuando el SMS Seydlitz se unió a los SMS von der Tann y Moltke hubiesen estado en desventaja, por lo que Von Ingenohl ordenó a Hipper no contemplar la persecución de las fuerzas británicas en retirada.

Si los cruceros ligeros hubiesen atacado de forma coordinada la fuerza de Tyrwhitt lo hubiese pasado mal y muy probablemente sus bajas y daños hubiesen resultado mayores pese a la escasa pegada de los primeros, pero teniendo que lidiar con sus rivales uno a uno en varias ocasiones los destructores británicos fueron capaces de repeler la acometida de un solitario crucero alemán. La batalla demostró que un crucero armado con piezas de 10,5 cm estaba en desventaja respecto a los cruceros enemigos dotados con dos cañones de 152 mm, y no tenía ninguna posibilidad contra los modernos cruceros ligeros británicos armados con ocho piezas de 152 mm; de haber estado armados los cruceros ligeros alemanes con piezas de 15 cm (como las clases posteriores que estaban en construcción) con toda seguridad el HMS Arethusa hubiese resultado hundido, y quizá varios destructores. Respecto a estos últimos concurría la misma circunstancia que con los cruceros ligeros, eran mayores, más rápidos y estaban mejor armados que sus homólogos alemanes.

Sin embargo para la Kaiserliche Marine existían algunos puntos que invitaban al optimismo; la artillería había demostrado ser rápida y precisa, hasta el punto en que los británicos se admiraron de la forma en que se agrupaban las salvas alemanas incluso cuando no alcanzaban el blanco, los barcos demostraron el adagio prescrito por Von Tirpitz de que el compromiso de un buque de guerra es mantenerse a flote, y tanto los tres cruceros perdidos como el V-187 solo se hundieron tras sufrir un terrible castigo, y en ningún caso llegaron a estallar sus pañoles, pero sobre todo los alemanes podían enorgullecerse del coraje mostrado por sus tripulaciones. Al informar de la derrota al Káiser, Von Ingenohl ungió a sus Oficiales y hombres con elogios, habló de "el ardor de batalla largamente reprimido y la voluntad indomable de las naves de su Majestad de atacar al enemigo", añadiendo que "por pesadas que sean las pérdidas, esta primera confrontación con el enemigo demostró nuestro afán de luchar". "La confianza de los hombres en su propia habilidad", aseguró a Guillermo II, "no ha sido sacudida sino que ha crecido". Ningún británico discutiría estas palabras, después de la batalla de Heligoland nadie en la Armada británica menospreciaba la valentía alemana.

A pesar de lo anterior los marinos alemanes no podían dejar de sentirse humillados porque unos cincuenta barcos enemigos, incluido cinco buques capitales, hubiesen penetrado tan cerca de sus costas, causado importantes estragos y escapado sin perder un solo barco. Hipper sintió personalmente la derrota y en privado culpaba a Von Ingenolh porque él siempre había querido mantener al menos un crucero de batalla patrullando en el Bight, pero el Comandante en Jefe se había negado a exponer estos valiosos buques en un papel meramente defensivo, en mi opinión con razón porque podrían exponerse a ataques submarinos. A petición de Hipper se modificaron los arreglos defensivos y a partir de Septiembre se sembraron amplios campos de minas, que es lo que debió hacer en Agosto, con sus pasillos constantemente rastreados por dragaminas y buques menores, lo que disminuyó la presión sobre cruceros ligeros y destructores, que quedaron libres para otras tareas. También se cambió la doctrina táctica, si los británicos regresaban no habría más salidas precipitadas de buques para enfrentarse a la amenaza, los Escuadrones al completo responderían o nadie lo haría.

A medio plazo el resultado más significativo de la batalla fue su efecto en el Káiser, por entonces exaltado por los éxitos del Ejército tanto en su avance en el Frente Occidental como por la destrucción de un Ejército ruso en Tannenberg, y que de repente tuvo que afrontar el hecho de que la Royal Navy había irrumpido en aguas alemanas y hundido algunos de sus queridos buques. Para preservar sus barcos Guillermo II determinó que la Flota debe "contenerse y evitar acciones que puedan conducir a mayores pérdidas". En concreto la Hochseeflotte recibió la orden de no luchar fuera de Bight, y ni siquiera dentro del mismo contra fuerzas superiores, lo que horrorizó a Von Tirpitz, quien insistió en que la Hochseeflotte debía usarse como lo que era, un arma de guerra, restringirla a un papel pasivo era una locura. Escribió: "El 28 de Agosto fue un día fatídico tanto por las secuelas como en los resultados incidentales para el esfuerzo de nuestra Armada", y es el que veterano Almirante era consciente de las ventajas de combatir cerca de las bases propias, donde cualquier buque dañado tendría buenas posibilidades de regresar a puerto, al contrario que los enemigos. “Si los buques capitales de la Flota británica penetraban en el Bight, no podría haber nada mejor para nosotros que una batalla cerca de nuestros propios puertos, pero se siguió el curso inverso. El Káiser no deseaba pérdidas de ningún tipo, las órdenes fueron emitidas después de una audiencia con Pohl, a la que, como de costumbre, no fui convocado, para restringir la iniciativa del Comandante en Jefe de la Hochseeflotte. Se debía evitar la pérdida de barcos, las salidas de la Flota y cualquier empresa mayor deben ser aprobadas por su Majestad de antemano. Aproveché la primera oportunidad para explicarle al Káiser el error fundamental de una política tan sofocante pero este paso no tuvo éxito, por el contrario, surgió a partir de ese día un distanciamiento entre el Emperador y yo que aumentó constantemente”. Guillermo II impuso sus ideas, durante los siguientes meses la Hochseeflotte estaría atada a sus bases.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

El triunfo en la Primera Batalla de Heligoland animó a los británicos a realizar un nuevo intento, en esta ocasión habiendo aprendido de los errores cometidos y coordinado por el propio Jellicoe, con la esperanza de atraer a la Hochseeflotte. Toda la Grand Fleet zarpó encabezada por los seis cruceros de batalla de Beatty (el HMS Inflexible acababa de regresar del Mediterráneo), acercándose a 160 kilómetros de Heligoland, mientras las fuerzas ligeras que habían partido desde Harwich penetraron hasta unos veinte kilómetros de la isla, pero ni fueron avistados ni tampoco vieron a ningún buque alemán en el Bight, por lo que la salida no tuvo ninguna repercusión, salvo el enfado de Beatty por no alcanzar la gloria que tanto anhelaba. Escribió a su esposa: “Sabían que veníamos y no había un alma a la vista, me temo que los bribones nunca saldrán, solo enviarán minas y submarinos, parece que debemos pasar por la guerra sin siquiera enfrentarnos a ellos, tal pensamiento es más de lo que puedo soportar”. Veinte meses más tarde y tres cruceros de batalla menos no pensaría lo mismo…

El 28 de Septiembre Keyes y Tyrwhitt planearon una nueva salida con destino al Bight, pero los informes de los submarinos señalaron la presencia de extensos campos de minas, por lo que se canceló todo el plan. “No podríamos seguir jugando allí”, dijo Tyrwhitt, agregando con desánimo: “Nosotros, la Armada, no estamos haciendo mucho, pero si los alemanes no van a salir, ¿qué más podemos hacer?”.

El colofón a la batalla lo escribió Churchill tras la guerra: "Los alemanes no sabían nada de nuestros planes defectuosos y de los riesgos que habíamos corrido, todo lo que vieron fue que los británicos no dudaron en arriesgar sus buques más pesados y sus naves ligeras en la acción ofensiva más atrevida y que habían escapado aparentemente ilesos. Sintieron como deberíamos habernos sentido nosotros si los destructores alemanes hubiesen penetrado en el Solent y sus cruceros de batalla hasta el Nab. Los resultados de esta acción fueron de largo alcance, en adelante el peso del prestigio naval británico se impuso sobre toda la empresa naval germana, de hecho, la Armada alemana estaba "amordazada".

Ciertamente ningún buque capital alemán se movió de sus aguas entre Septiembre y Noviembre, pero como anticipó Beatty, los submarinos y minadores estuvieron muy activos y se cobraron un gravoso peaje para los británicos durante esos meses de guerra crepuscular… aunque en cualquier caso esa lucha forma parte de otro hilo.

Bibliografía.

“El Mar en la Gran Guerra” – Luis de la Sierra.
“Historia Naval de la Gran Guerra” – Mateo Mille.
“1914 – El año de la catástrofe” – Max Hastings.
“Castles of Steel” – Robert K. Massie.
“The battle of Heligoland Bight! - Eric W. Osborne.
“A Naval History of World War I” – Paul G. Halpern.
https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of ... ght_(1914)
https://www.naval-encyclopedia.com/batt ... eligoland/
https://www.britishbattles.com/first-wo ... and-bight/
https://en.wikipedia.org/wiki/SMS_C%C3%B6ln_(1909)
https://en.wikipedia.org/wiki/SMS_Mainz
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Schweijk
General de División
General de División
Mensajes: 5769
Registrado: 07 Ago 2010 19:09
Ubicación: A orillas del Moldava.
Agradecimiento recibido: 4 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Schweijk »

Estupendo, como siempre. Gracias Lutzow. :dpm:
"No sé lo que hay que hacer, esto no es una guerra".

Lord Kitchener

-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Me alegra que te haya gustado, Schweijk... :D

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Rafa.Rodrigo (kappo)
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 8279
Registrado: 20 Jul 2008 20:33
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Agradecimiento recibido: 2 veces
Contactar:

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Rafa.Rodrigo (kappo) »

Subido al portal como artículo:
https://elgrancapitan.org/portal/index. ... oland-1914
[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

:dpm:

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
gcoenders
Sargento 1º
Sargento 1º
Mensajes: 460
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecimiento recibido: 8 veces

Parches

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por gcoenders »

Ups, cuidado con los pies de foto. Hubo dos "SMS Köln" durante la Primera Guerra Mundial. Precisamente el segundo se construyó entre 1916 y 1918 en honor del que había sido hundido en Heligoland y terminó sus días en el fondo de Scapa Flow. En el hilo hay una foto de cada uno. Se distinguen fácilmente porque el primero tiene la toldilla una cubierta más alta.

Un abrazo
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Ahora que dispongo tiempo para ver el artículo compruebo que Rafa ha subido la versión corta de hace quince años, no la muy ampliada que escribí hace cuatro meses... :cry:

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Rafa.Rodrigo (kappo)
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 8279
Registrado: 20 Jul 2008 20:33
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Agradecimiento recibido: 2 veces
Contactar:

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Rafa.Rodrigo (kappo) »

No problem, subo la versión ampliada la semana próxima.
[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Te estaré vigilando... :lol:

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Rafa.Rodrigo (kappo)
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 8279
Registrado: 20 Jul 2008 20:33
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Agradecimiento recibido: 2 veces
Contactar:

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Rafa.Rodrigo (kappo) »

Subida la primera parte al portal:
https://elgrancapitan.org/portal/index. ... oland-1914
[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Bien Rafa, me alegra verte activo de nuevo... :D

Súbela también a FB si tienes un rato y esta noche la comparto en distintos grupos...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Rafa.Rodrigo (kappo)
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 8279
Registrado: 20 Jul 2008 20:33
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Agradecimiento recibido: 2 veces
Contactar:

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Rafa.Rodrigo (kappo) »

Subida la segunda parte:
https://elgrancapitan.org/portal/index. ... nd-1914-ii
[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 50502
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 66 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Lutzow »

Perfecto... :dpm:

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Rafa.Rodrigo (kappo)
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 8279
Registrado: 20 Jul 2008 20:33
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Agradecimiento recibido: 2 veces
Contactar:

Re: La batalla de Heligoland 1914

Mensaje por Rafa.Rodrigo (kappo) »

Tercera parte:
https://elgrancapitan.org/portal/index. ... d-1914-iii
[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Responder

Volver a “Frente Naval”