Biografía del Almirante Martín de Bertendona

"Personajes" que han dejado o pretendido dejar huella en la Historia siempre dentro de un contexto militar.

Moderador: Hans Joachim Marseille

Responder
Avatar de Usuario
18 Delta
Teniente
Teniente
Mensajes: 1711
Registrado: 20 Abr 2011 18:43
Ubicación: Tây Ninh
Agradecido : 10 veces
Agradecimiento recibido: 15 veces

Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por 18 Delta »

El Almirante Martín de Bertendona es posiblemente uno de los más importantes marinos de la Historia de España y uno de los más olvidados; hombre de confianza de varios reyes, estuvo en primera línea en los combates de Calais y Gravelinas a bordo de su carraca “La Regazona”, defendió La Coruña y tomó al abordaje el buque insignia inglés “Revenge”.

Imagen

Martín de Bertendona nació en Bilbao en fecha estimada de 1530 en el seno de una familia de larga tradición marinera aunque su linaje era de tierra adentro. Su abuelo fue el capitán de la carraca que llevó al Emperador Carlos I de Flandes a España en 1522; su padre, hombre Noble de Vizcaya, gentil armador y marinero Martín Ximénez de Bertedona, aportó tres naves de las 150 velas totales que compondrían la expedición para el viaje que hizo Felipe II de La Coruña a Southampton para casarse con María Tudor en 1554. El Príncipe hizo el viaje a bordo de la “Bretandona” aunque su nombre real era la “Espiritu Santo” debido a una cuestión de protocolo, ya que en un principio Felipe II pensaba viajar en el barco de Don Álvaro de Bazán pero viendo que los embajadores ingleses aportaron una nave Real, se optó por una postura neutral y decidieron realizar el viaje en la nao del vasco. Esta misma nave sería la que utilizaría el Emperador Carlos I para viajar de Flandes a España para curarse la gota que padecía y que se iría a pique en el puerto de Laredo apenas arribaron al puerto cántabro.

Imagen

En 1.555 a los 25 años, Martín de Bertendona hijo se embarcaba como segundo capitán en la Carraca “La Rochela”, siendo comandada por otro vizcaíno llamado Javier Marcaida. El nombre de la nave conmemoraba la victoria naval castellana sobre la inglesa en la Guerra de los Cien años, dando como resultado el apresamiento del Conde de Pembroke y la pérdida de la casi totalidad de su escuadra. En este primer viaje, Marcaida y Bertendona debían llevar armas y abastecimiento a los Países Bajos pero el propio Martín debió hacerse cargo de los mandos de la nave a la vuelta por enfermedad del primer capitán. En 1556 Bertendona sería nombrado capitán de la “Santoña” y enviado al Mediterráneo a combatir a los otomanos que no paraban de acosar a los barcos cristianos y de atacar los diferentes puertos mediterráneos a lo largo de toda la costa de la Península Ibérica. A pesar de volver a Bilbao varios años después, sus años de experiencia serían requeridos por Don Juan de Austria para la organización de la Armada de la Liga Santa y poner fin de una vez por todas la expansión turca por el Mediterráneo y unirse en 1571 con su “Santoña” a la flota que se enfrentaría a otomanos y argelinos en la Batalla de Lepanto el 7 de octubre del mismo año. En los años siguientes Bertendona sigue capitaneando su nave y es requerido para el combate contra los Mendigos del Mar de Países Bajos, armando barcos para el transporte de tropas a Flandes o participando en el socorro de Middleburg en enero de 1574 donde se encontraban resistiendo los Tercios del Coronel Cristóbal de Mondragón; en aquella ocasión la flota española no pudo romper el bloqueo de las naves protestantes y a causa de esta derrota, Cristóbal de Mondragón hubo de rendir la plaza ante el asedio de las tropas protestantes de Guillermo de Orange.

Ya por esta época Felipe II daría un impulso muy importante a la marina española, poniendo en marcha la escuela de marinería para formar pilotos en la costa Norte; escuela que abarcaría los territorios de Galicia, Asturias, Cuatro Villas, Vizcaya y Guipúzcoa y que estaría en funcionamiento hasta 1595.

Imagen

En 1583 Bertendona ya es Almirante de Escuadra del Señorío de Vizcaya y toma parte en la batalla de la isla Terceira junto con otros famosos almirantes vascos como el vizcaíno Martínez de Recalde o el guipuzcoano Miguel de Oquendo, almirantes cada uno de las Flotas de Laredo y Guipúzcoa respectivamente, en partidas de socorro a Bretaña o antipiratería en Brasil y suma tantas victorias que los marineros, principalmente los suyos, le dedican una canción.

“…en la cuarta Sancho Pardo,
Y es el que la quinta guía
El valiente Bertendona
Vizcaino de valía…”

Cuando en 1587 es ejecutada la escocesa y católica María Estuardo, Felipe II ordena desde El Escorial a Álvaro de Bazán y Martín de Bertendona la creación de la mayor flota de la historia para la invasión de Inglaterra a la mayor brevedad posible. Ambos almirantes consideran la empresa muy difícil ya que estiman que necesitarán por lo menos 300 galeones y no hay dinero para tanto y en ésas estaban cuando Sir Francis Drake lanza un ataque sorpresivo contra Cádiz y Sagres, destruyendo las cubas, aparejos y apresando barcos que iban destinados a la empresa contra los protestantes. La organización de esta empresa sufrió muchas dilaciones y por el camino Álvaro de Bazán tuvo la ocurrencia de morirse y hubo de ponerse en su sustitución al mando al Duque de Medina Sidonia y a Bertendona al mando de los navíos que componían la Escuadra de Levante. Bertendona quiso rodearse con gente veterana y que conocía bien por lo que capitanearía su escuadra al mando de su nave “La Regazona”. La Regazona era una carraca veneciana con un desplazamiento de más de 1.200 toneladas que había sido requisada a su dueño tras llegar a Lisboa cargada con vino y había sido fuertemente armada con más de treinta piezas de artillería, entre los que se encontraban tres cañones de batir de más de cinco mil kilos. En la nave del almirante bilbaíno viajarían 344 soldados y 80 marineros entre los que se encontraría Rodrigo Ortiz de Zarate; hijo del cerero mayor de Felipe II y un veterano de Río de la Plata en las luchas contra los nativos y con su amigo y veterano Juan Basualdo como Jefe Artillero. Otros capitanes de la escuadra serían los marineros vascos Lope de Ugarte, de Sestao y Sánchez de Vizcaya de Portugalete, quienes ya habían pilotado por tierras americanas para conquistadores como Juan de Garay o Juan Ortiz de Zarate. Las naves peninsulares serían rellenadas con mil quinientos soldados vizcaínos y almogávares aragoneses y las naves italianas con marineros de allí y lansquenetes.

Imagen


Finalmente en mayo salió la expedición de Lisboa hacia el puerto de La Coruña y ya en junio se hizo a la mar una flota de 130 naves que estaba destinada a marcar un antes y un después en la historia del mundo por la gracia de Dios y de 2.431 cañones, 123.690 balas de hierro, 5.600 quintales de pólvora, 7.000 arcabuces, 5.000 picas y 5.000 alabardas.

Imagen

El 31 de julio los barcos católicos haría contacto con la armada protestante y aunque se pensó que podía haber otro Lepanto contra los enemigos de la fe, nunca hubo hubo ni esa épica ni esa victoria clara. Los anglosajones estaban comandados por marinos muy reconocidos como el pirata Drake al mando de la nave Revenge, Charles Howard a bordo del Ark Royal, John Hawkings en el puente del Triumph o Henry Seymour con el Golden Lion. A pesar de que fue la nave capitana de Bertendona quién inició el juego tomando al abordaje una pinaza inglesa, fueron los isleños quienes empezaron a cañonear las naves hispánicas. Howard al divisar la Rata Coronada de Alonso de Leyva se lanzó a por ella al creer que era la nave almiranta de la flota y que el Duque de Medina Sidonia se encontraba en ella pero Martín de Bertendona y el resto de la Escuadra de Levante supieron alejar el peligro en un primer momento. A partir de aquí y durante los próximos días se entraría en un bucle de refriegas de las que no saldría un vencedor. Mientras que de los daños y las bajas protestantes apenas se habló y se corrió un tupido velo, sí podemos llegar a leer testimonios de los principales implicados en estos días, como éste del propio Duque de Medina Sidonia sobre la Regazona:

“…La tripulación de las urcas vio pasar a la gran carraca de Bertendona, con el puente vuelto trizas y derramando sangre por los imbornales en el momento en que se enfilaba al viento; pero con artilleros, arcabuceros y mosqueteros en sus posiciones, cuando la nave se disponía con porfía a tomar de nuevo su puesto en la linea de combate…”

Imagen

Los ingleses con unos barcos más rápidos y manejables no dejaban acercarse a las españolas para abordarlas y cuales boxeadores, mantenían las distancias esperando un fallo en el rival para lanzar su ataque. Drake y su flota volvieron a lanzar otro ataque sobre el flanco ocupado por las naves vizcaínas de Juan Martínez de Recalde y éste desobedeciendo las órdenes de Medina-Sidonia, rompió la formación y se lanzó al mando de su “San Juan de Portugal” a un cuerpo a cuerpo sabiéndose capaz de capturar alguna nave de la Home Fleet. Viendo Bertendona cómo su paisano aguantaba el cañoneo británico por más de una hora sin resultado favorable, decidió salir en su ayuda bien para lograr una victoria que se resistía o para sacarle del atolladero en el que se encontraba siendo resuelto de la segunda manera y acabado el enésimo combate en tablas. Poco tiempo después de este combate ocurrirían dos hechos muy trascendentales que harían perder dos naves principales de La Felicísima: el incendio por estallido de pólvora de la almiranta de la Escuadra de Guipúzcoa y el choque de la almirante de la Escuadra andaluza de Pedro de Valdés con otro barco. Era hora de hacer cuentas y no eran buenas: 317 muertos, 241 heridos y 400 prisioneros pertenecientes en su mayoría al “Nuestra Señora del Rosario” de Andalucía. A estos números habría que sumar el San Lorenzo de Hugo de Moncada que moriría defendiendo su barco tras ser impactado por un brulote incendiado…y de mientras Farnesio sin llegar.

Imagen

Anclados en Calais, sin noticias de Farnesio, con fuerte temporal y una nueva escuadra que se sumaba a los ingleses; definitivamente no eran buenas noticias. Volver a atravesar el Canal de la Mancha estaba absolutamente descartado y el Imperio no poseía puertos seguros en los que guarecerse por lo que la única salida era navegar hacia el Norte. A partir de este punto empezaría la dificultosa vuelta a casa de los barcos españoles. A pesar de que en este periplo no fueron especialmente acosados o perseguidos, es cuando se sumarían el grueso de las bajas tanto en hombres como en naves. Los propios ingleses supieron reconocer las excelentes maniobras de marineros como Bertendona o Recalde mientras iban naufragando naves importantes de su Escuadra como el Trinidad Valencera, el Lavia, el Juliana o el Santa María del Visón. Estos tres últimos se hundirían en la Bahía de Donegal a finales de septiembre y morirían ahogados más de mil marineros; de los 300 supervivientes apenas unas decenas conseguirían ponerse a salvo en Escocia. El almirante vizcaíno entraría con su Regazona en el puerto de La Coruña el 1 de octubre de 1588 y allí estaba esperándole su hijo Martín para llevarle a Bilbao. y sabedor de su llegada a puerto, Felipe II le escribiría una carta de agradecimiento por su empeño en la empresa.

“…bien cierto que en lo que ha sido posible, abreis hecho lo que siempre aveis acostumbrado en las cosas de mi servicio”
San Lorenzo, 29 de octubre de 1588

Imagen

Una expedición como la emprendida por Felipe II evidentemente no pasaría desapercibida ni sería perdonada por la Corona británica por lo que en mayo de 1589 La Coruña sería atacada. Bertendona nada más enterarse se desplazó a Galicia y empezó a fortificar y ocupar todos los emplazamientos clave entre la Estaca de Vares y O Grove así como bloquear todas las entradas a las diferentes rías mientras él con su Regazona esperaba junto a la isla de Arosa. Cuando Drake a bordo de su “Revenge” divisó a lo lejos a Bertendona y su Regazona se marcaron mutuamente. Ambos recordaban sus actuaciones unos meses atrás y se conjuraron para esta vez deshacer las tablas. Drake lanzó a su batallón de Highlanders 71 al abordaje pero tras una lucha de varias horas en las que los ingleses empezaron a perder, nadie advirtió que la marea había empezado a bajar hace mucho. Viendo además que más navíos se sumaban al ataque, Bertendona decidió saltar a bordo de otra carraca vizcaína, la llamada “San Francisco” e incendiar la nave con los escoceses dentro. Drake optó por retirarse y aunque la flota española salió tras ellos y capturó a varias de las naves asaltantes, éste pudo huir con la mitad de sus barcos y hombres. Tras este segundo combate el marinero de Bilbao se puso en contacto con Felipe II buscando su apoyo para poder patrullar el Gran Sol y el Golfo de Vizcaya a lo que el monarca le dio el visto bueno incitándole a embarcar marineros de Castro, capitanes vizcaínos y ponerse en contacto con el Contador Bernave de Albia para financiar la construcción de barcos en Portugalete y Sestao. En esta batalla se alzaría por méritos propios un nombre por encima del de Bertendona: María Mayor Fernández de Cámara y Pita o también conocida como María Pita.

Imagen

En 1591 sumó otra importantísima victoria a su brillante carrera en verano de este año. Al Norte de las Islas Azores se encontraba la Armada británica junto con varios barcos portugueses para acosar el convoy español que transportaba el Tesoro desde los virreynatos hasta la Península pero la flota de Alonso de Bazán era muy superior y los puso en fuga a todos menos al Revenge que presentó batalla aunque esta vez no iba comandada por Drake, si no por Richard Grenville. Tras una corta pero sangrienta batalla los marineros de Bertendona consiguen abordar y rendir la nave en lo que se llamó la Batalla de las Flores, recibiendo los elogios del monarca tanto él como su yerno el capitán Juan de Olarte de Orozco. A Bertendona se le quedaría la espinita clavada de no haber podido ajustar cuentas con Drake aunque no pasaría mucho tiempo hasta que otros capitanes vizcaínos diesen cuenta de él en el Oceano Pacífico.

Habría que esperar hasta 1595 para que al corsario de Cornualles se le acabase la suerte. Poco activo en la mar desde la incursión de la Felicísima Armada, Sir Francis volvería a embarcarse de la mano de de John Hawkins, otro viejo conocido de de la flota imperial católica. Ambos decidieron fletar otra armada para el acoso y saqueo de las posiciones españolas en el Caribe y si 30 años antes su expedición acabó en fracaso tras la batalla de San Juan de Ulúa, en ésta ambos encontrarían la muerte tras diferentes ataques y derrotas en Las Palmas, San Juan de Puerto Rico y Panamá.

Mientras tanto nuestro Almirante se encontrará en Lisboa organizando otra Armada cuando será requerido en 1596 que ponga rumbo a Cádiz ya que se encontraba bajo el asedio anglosajón de los almirantes Howard y Essex. En 1598 y a pesar de que Bertendona empezaba a entrar en una edad muy respetable para la época, se encontraba muy activo: dirigió un ataque con 40 barcos y 4000 hombres en Calais, puso en marcha una escuela de pilotines para reforzar la flota de Vizcaya y apresó junto a la desembocadura del río Garona varios navíos ingleses de los que Felipe III le autorizó a vender cinco por las deudas contraídas por su padre con él. Aprovechó para construir hasta 12 barcos nuevos en los astilleros de Vizcaya y Guipúzcoa y en enero de 1600 se echó de nuevo a la mar en busca de acción en el oceáno Índico; al parecer corsarios ingleses habían atacado y hundido varios barcos portugueses frente a Calcuta y necesitaban que alguien pusiese orden en la zona. Partió con su nave Almirante “Nuestra Señora de Begoña” y tras doblar el Cabo de Hornos, se encontró con el barco negrero inglés “Newcastle”, hundiéndolo y poniendo en libertad a los esclavos. Frente a Bombay abordó y apresó a los corsarios ingleses “Birmingham” y “Bristol”, hundió a los idem franceses “La Mouette” y a los holandeses”Utrech” y de vuelta todavía tuvo tiempo para echar a pique al “Jersey”.

Martín a pesar de su avanzada edad todavía tuvo tiempo de un último gran viaje al otro lado del Atlántico, su destino sería Brasil y se pasaría de 1602 a 1604 guardando la costa brasileña de los corsarios ingleses, franceses y holandeses y expulsándoles de sus asentamientos allí donde intentasen crear colonias. A su regreso en 1604 Bertendona tuvo un último enfrentamiento con barcos holandeses que atacaban Lisboa y Oporto pero ya no podía más. Escribió a Felipe III pidiendo ceder el mando a su yerno Gaspar de Olarte y tan bien lo hizo que tres años más tarde, sería designado Almirante de todas las armadas españolas al tiempo que él mismo fallecía. En el año 2013 se encontraron los restos de la nave del Almirante Bertendona y desde entonces se han estado haciendo trabajos de arqueología subacuática

https://es.scribd.com/document/34749780 ... e-1959-doc#
https://www.abc.es/cultura/20130314/abc ... 41304.html
https://www.todoababor.es/historia/bata ... -rochelle/
https://es.wikipedia.org/wiki/Martín_de_Bertendona
https://es.wikipedia.org/wiki/Liga_Santa_(1571)
https://es.wikipedia.org/wiki/Conquista ... es#Batalla
http://aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus/a ... u&ar=13565
http://www.armada.mde.es/html/historiaa ... _01_23.pdf
https://foro.todoavante.es/viewtopic.ph ... iew=unread


En Nam a los soldados los llamaban reyes. Yo caminaba entre reyes. En medio de un tiroteo se ve exactamente quién es quién. No había trampa posible, allí todo era real, lo más real que he hecho en mi vida. Desde entonces todo me parece completamente superfluo.

"el AK-47 es un cacharro tosco y rudo, hecho para vascos, rusos y demás burros de pueblo" - Jack Hicks - 15-III-2020
----------------------------------------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Buscaglia
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9954
Registrado: 03 Sep 2005 10:56
Agradecimiento recibido: 61 veces

Re: Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por Buscaglia »

Saludos.

Muy interesante y sus andanzas en el Índico muy poco conocidas.
Según reza una antigua inscripción en la portada de la iglesia de Otxate, cuando el mundo era joven, solo habitaban la tierra y los océanos seres primordiales a los que no resultaba agradable contemplar. Extraños y deformes, procedentes del vacío y las estrellas. En una época aún arcana, estos seres primordiales se ocultaron más allá del tiempo, pero dejaron su semilla. Cthulhu engendró a los seres de la tierra; Dagón, a los marinos, y Derleta, a los lunares.

"Caperucita y otros relatos vascos de terror"

Avatar de Usuario
18 Delta
Teniente
Teniente
Mensajes: 1711
Registrado: 20 Abr 2011 18:43
Ubicación: Tây Ninh
Agradecido : 10 veces
Agradecimiento recibido: 15 veces

Re: Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por 18 Delta »

Gracias compañero. Hace unos años parecía que no había más marineros que Álvaro de Bazán y ahora no se sale de Blas de Lezo. Me parecía importante escribir algo sobre uno de los primeros marineros españoles que pusieron los mimbres del dominio de la Armada española y que para mi sorpresa, a pesar de tener una calle en Bilbao, era bastante desconocido si lo comparamos con Recalde u Oquendo.
En Nam a los soldados los llamaban reyes. Yo caminaba entre reyes. En medio de un tiroteo se ve exactamente quién es quién. No había trampa posible, allí todo era real, lo más real que he hecho en mi vida. Desde entonces todo me parece completamente superfluo.

"el AK-47 es un cacharro tosco y rudo, hecho para vascos, rusos y demás burros de pueblo" - Jack Hicks - 15-III-2020
----------------------------------------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 51193
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 103 veces
Agradecimiento recibido: 62 veces

Re: Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por Lutzow »

Buen trabajo Delta.., :dpm: Yo me encuentro entre los ignorantes que no sabrían decir quién era el Almirante Martín de Bertendona. :oops:

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Buscaglia
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9954
Registrado: 03 Sep 2005 10:56
Agradecimiento recibido: 61 veces

Re: Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por Buscaglia »

18 Delta escribió:
17 Jun 2020 15:17
Gracias compañero. Hace unos años parecía que no había más marineros que Álvaro de Bazán y ahora no se sale de Blas de Lezo. Me parecía importante escribir algo sobre uno de los primeros marineros españoles que pusieron los mimbres del dominio de la Armada española y que para mi sorpresa, a pesar de tener una calle en Bilbao, era bastante desconocido si lo comparamos con Recalde u Oquendo.
Saludos.

Pues yo conocía la calle y que estuvo en La Invencible... y nada más. Lo de la campaña en el Índico me ha resultado fascinante porque en la inmensa mayoría de los libros de Historia nuestra defensa del "Oriente portugués" se limita a decir que los lusos estaban molestos con Felipe III y Felipe IV al no poner fin a las depredaciones holandesas e inglesas y por lo que dices se intuye que hubo un primer período de "toma y daca" en el Índico y el Pacífico... aunque para el segundo tercio del XVII ya no hubiese forma de cerrar las brechas.
Según reza una antigua inscripción en la portada de la iglesia de Otxate, cuando el mundo era joven, solo habitaban la tierra y los océanos seres primordiales a los que no resultaba agradable contemplar. Extraños y deformes, procedentes del vacío y las estrellas. En una época aún arcana, estos seres primordiales se ocultaron más allá del tiempo, pero dejaron su semilla. Cthulhu engendró a los seres de la tierra; Dagón, a los marinos, y Derleta, a los lunares.

"Caperucita y otros relatos vascos de terror"

Avatar de Usuario
Miguel Villalba
Capitán
Capitán
Mensajes: 2810
Registrado: 02 Mar 2017 08:09
Agradecido : 10 veces
Agradecimiento recibido: 11 veces

Medallas

Parches

Re: Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por Miguel Villalba »

Gran trabajo 18 Delta. De Bertendoa conocía su celada a los ingleses en las Azores, con la épica defensa del Revenge y la muerte de Grenville al poco de ser capturado seriamente herido...pero poco mas. así que otra buena noticia de un personaje ilustre de nuestra Armada :Bravo .
Buscaglia escribió:
17 Jun 2020 16:57
Lo de la campaña en el Índico me ha resultado fascinante porque en la inmensa mayoría de los libros de Historia nuestra defensa del "Oriente portugués" se limita a decir que los lusos estaban molestos con Felipe III y Felipe IV al no poner fin a las depredaciones holandesas e inglesas y por lo que dices se intuye que hubo un primer período de "toma y daca" en el Índico y el Pacífico... aunque para el segundo tercio del XVII ya no hubiese forma de cerrar las brechas.
En el Indico y el Pacífico hubo mucho tomate maese. No solamente se apoyó a los portugueses, ahora súbditos de la Corona española, sino que se hizo de forma bastante decidida para el teatro de operaciones y los múltiples frentes abiertos. Contra los holandeses sobre todo, que fueron los mas peligrosos durante el siglo XVII en la zona, como atestiguan sus repetidos ataque sobre Manila.
La campaña española en las Molucas para desalojar a los holandeses fue muy larga y costosa. España abandonó los islas en la década de 1660, al final de la Guerra de Restauración portuguesa, dejando que los portugueses defendiesen sus antiguas posesiones...perdiéndola a manos de los holandeses después.

Saludos gc96gc
«Se cuentan 16 presas inglesas conducidas a esta bahía, con 95 cañones y
293 prisioneros, en 26 meses de campaña que ha ejecutado la expresada cañonera
desde septiembre de 1799, en que se armó...»
Un Falucho, El Poderoso, con un cañón de 24 y dos menores, 43 hombres. Patrón D. Miguel Villalba, Corsario del Rey
------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
18 Delta
Teniente
Teniente
Mensajes: 1711
Registrado: 20 Abr 2011 18:43
Ubicación: Tây Ninh
Agradecido : 10 veces
Agradecimiento recibido: 15 veces

Re: Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por 18 Delta »

Miguel Villalba escribió:
20 Jun 2020 18:16
Gran trabajo 18 Delta. De Bertendoa conocía su celada a los ingleses en las Azores, con la épica defensa del Revenge y la muerte de Grenville al poco de ser capturado seriamente herido...pero poco mas. así que otra buena noticia de un personaje ilustre de nuestra Armada :Bravo .
Gracias por leerlo y que te guste Miguel. Espero poder escribir más biografías de personajes olvidados de nuestra historia. :ok
En Nam a los soldados los llamaban reyes. Yo caminaba entre reyes. En medio de un tiroteo se ve exactamente quién es quién. No había trampa posible, allí todo era real, lo más real que he hecho en mi vida. Desde entonces todo me parece completamente superfluo.

"el AK-47 es un cacharro tosco y rudo, hecho para vascos, rusos y demás burros de pueblo" - Jack Hicks - 15-III-2020
----------------------------------------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Miguel Villalba
Capitán
Capitán
Mensajes: 2810
Registrado: 02 Mar 2017 08:09
Agradecido : 10 veces
Agradecimiento recibido: 11 veces

Medallas

Parches

Re: Biografía del Almirante Martín de Bertendona

Mensaje por Miguel Villalba »

18 Delta escribió:
21 Jun 2020 18:20
Miguel Villalba escribió:
20 Jun 2020 18:16
Gran trabajo 18 Delta. De Bertendoa conocía su celada a los ingleses en las Azores, con la épica defensa del Revenge y la muerte de Grenville al poco de ser capturado seriamente herido...pero poco mas. así que otra buena noticia de un personaje ilustre de nuestra Armada :Bravo .
Gracias por leerlo y que te guste Miguel. Espero poder escribir más biografías de personajes olvidados de nuestra historia. :ok
Pues quedo a la espera. Rescatar a estos personajes es una labor de divulgación impagable :Bravo . Por lo menos daros las gracias y leeros.
Saludos gc96gc
«Se cuentan 16 presas inglesas conducidas a esta bahía, con 95 cañones y
293 prisioneros, en 26 meses de campaña que ha ejecutado la expresada cañonera
desde septiembre de 1799, en que se armó...»
Un Falucho, El Poderoso, con un cañón de 24 y dos menores, 43 hombres. Patrón D. Miguel Villalba, Corsario del Rey
------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Responder

Volver a “Personajes de la Historia de España y Países Hispanohablantes”