Historia del Rifle

Espadas, pistolas, rifles, fusiles de asalto... todo lo referente a armas de infantería a lo largo de la historia.

Moderador: Triton

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Expongo un articulo desarrollado por un amigo que sabe demasiado de armas cortas y largas, ya que es un tirador desde la niñez y ha practicado de todo pasando por IPSC, tiro de precision, Benchrest, caza deportiva y un largo etc...
Posee ademas una enorme cantidad de bibliografía sobre armas en libros y revistas en varios idiomas que no se encuentran en nuestro país y que ha traído de viajes al exterior y comprado por internet. Con su venia posteo el excelente artículo sobre la historia del Rifle.


El Rifle.


Primera Parte: Los antecesores

Para entender como funcionan las armas de fuego en general y luego las armas largas en particular, hay que hablar primero sobre la pólvora negra.

Esta mezcla de azufre, carbón vegetal y salitre fue inventada por el año 1200 en China, y en determinadas proporciones creaba un compuesto que al ser encendido con una llama se combinaba químicamente liberando gran cantidad de energía en forma de gas y calor.

Además los chinos descubrieron un hecho muy significativo: cuando se iniciaba esta mezcla en condiciones de ausencia de aire como en un contenedor lleno y cerrado, ésta se encendia y consumia a una velocidad muchísimo mayor, del orden de varias magnitudes , que la velocidad de quemado que presentaba cuando se encendía al aire libre. Así generaba bruscamente una gran cantidad de presión en el interior del receptáculo, usualmente destruyendolo con una formidable explosión seguida de un gran fogonazo.

Luego determinaron la proporción respectiva de componentes que generaba la máxima energía sin dejar residuos de los compuestos originales. Es decir, la mecla con la máxima eficiencia.

Imagino que al encenderse accidentalmente algun cilindro de bambú lleno de pólvora, forma muy común en China para manejar sustancias en polvo, y luego salir expelido uno de los nodos o ambos a gran velocidad por los extremos del contenedor, fue lo que debe haber dado lugar a la dichosa idea y comenzaran a desarrollar y fabricar tubos de bambú especialmente diseñados y reforzados para lanzar proyectiles por un extremo, con un orificio pequeño comunicado a la carga de pólvora para aportar la llama que la iniciaría.

Aqui ya tenemos básicamente un arma de fuego:

1.- Un cañon cerrado en un extremo, para proveer el espacio confinado que requiere la pólvora para iniciarse rápidamente

2.- Un proyectil en el interior del tubo y obturando el otro extremo de la carga de pólvora, al cual el cañon con su longitud le va a dar una dirección determinada

3.- Polvora que va a ser el propelente del proyectil y le va a aportar velocidad.

4.- Un medio para iniciar la pólvora, en este caso un orificio por donde intoducir fuego

Imagen

A: Orificio de iniciado
B: bala o proyectil
C: polvora

Nótese que digo iniciar la pólvora, y no encenderla.

Lo que ocurre dentro del cañón del arma es que los componentes de la pólvora ante el aporte de calor, se combinan químicamente entre sí en una reacción muy exergónica creando un compuesto gaseoso muy inestable y con gran generación de calor, de tal forma que basta con que el proyectil salga del cañon para que este compuesto gaseoso al contacto con el oxígeno del aire se encienda espontáneamente y genere a su vez otros compuestos los que van a ser los residuos finales de la pólvora negra, todo ello en milésimas de segundo.

Si por ejemplo se dispara un arma de pólvora negra en un ambiente lleno de helio, el resultado es un disparo sin fogonazo.

Y si se enciende pólvora suelta en ese ambiente, el resultado es una explosión, ya que aquí tampoco estara presente oxígeno que retarde el iniciado de la pólvora.

La explicación de porque el oxígeno presente en el aire retarda la velocidad de inicado de la pólvora es por un fenómeno fisico-quimico y termodinámico bastante complejo, pero como explicación sencilla es en parte debido a que el oxigeno al gastar el calor presente para combinarse con el gas que se va produciendo, quita algo de ese calor a la pólvora que lo requiere para seguirse combinando.

Si no hay oxígeno, mas calor estará disponible para que rápidamente mas cantidad de polvora se combine simultánamente.

Volviendo a las armas de fuego, todo el desarrollo posterior de ellas no ha sido mas que una búsqueda de mejorar y optimizar la máquina básica ya descrita, tratando de avanzar y mejorar cada uno de los factores en juego:

- Como mejorar el alcance del proyectil
- Como mejorar la precisión del proyectil
- Como mejorar la eficacia del proyectil
- Como mejorar la rapidez de lanzamiento de proyectiles sucesivos (cadecia)
- Como mejorar la cantidad de lanzamiento de proyectiles sucesivos (capacidad)

En pocas palabras, el afán por proyectar eficientemente una cantidad precisa de materia en un lugar determinado del espacio en un momento en particular, portando y entregando una cantidad dada de energía.

Todo lo que vamos a explicar de aquí en adelante se trata escencialmente de las diferentes formas, unas exitosas y otras no, que fueron creadas a través de la historia en el avance de la tacnología y el arte armero para lograr lo anterior, referido particularmente a las armas largas.

Quiero hace notar que la nomenclatura y categorizaciones de los distintos tipos de armas es muchas veces enteramente académica y sobre ello aun se escribe, discute y publica mucho. Un maestro armero del siglo XV no podía saber que lo que estaba fabricando sería alguna vez catalogado genéricamente como “arcabuz” y puesto en el mismo saco que todo lo que se fabricase dentro de los 100 años antes y los 100 años después, tuviese la forma que tuviese.

En aquella época las estandarizaciones a las que estamos tan acostumbrados como unidades de medida, calibres, fabricación en serie, metalurgia y procesos de producción sencillamente no existían.

De paso, aclaremos también que la mayoría de los armeros comenzaba su ejercicio profesional con el proceso de fabricarse sus propias limas, tenazas,taladros y otras herramientas del oficio, ya que tampoco existía la ferretería a la vuelta de la esquina. De hecho, muchas veces la mejor herencia que un maestro podía dejar a su muerte eran sus herramientas.

Un arma podía tener tornillos de paso, longitud y diámetro arbitrario y ni siquiera repetido dentro de los otros tornillos de la misma arma o de otra (Whitworth no había nacido aún).Ademas el calibre en cuestión no era necesariamente igual al de otra arma hecha antes o después. Era sencillamente lo que salía luego de la forja del cañón. Por ello usualmente cada arma venía con el molde para fundir los proyectiles esféricos correspondientes, y era responsabilidad del armero determinar esta dimensión, asi como también la de establecer la cantidad de polvora necesaria para disparar esa arma en particular en forma segura.

Por otra parte el hierro de Gipuzkoa, considerado el mas dulce de España, no era necesariamente de similar composición y pureza como el obtenible en Nürnberg, Suhl, Val Gardone o Ferlach. Ni ninguno de estos era tampoco similar al de Taberg, considerado a su vez el mejor de escandinavia (ahora se sabe que el hierro del yacimiento sueco tiene alto contenido de Vanadio), por nombrar algunos centros de metalurgia de hierro en torno a los cuales se fueron creando las incipientes industrias armeras.

Los procesos de forja y temple también eran hetereogeneos, rastreables en España desde el damasquinado de la época de la dominacion mora, y los correspondientes en Alemania eran a su vez originados en los usados por los viejos herreros godos, fabricantes de las antiguas y codiciadas espadas serpentinas.

Es por ello muy curioso que de los ejemplares de estas armas que han llegado hasta hoy, las grandes diferencias que muestran en el tamaño, peso y aspecto son reflejo sólo de los diferentes materiales y metodos de fabricación de que disponía el armero en particular. En la práctica la mayoría de ellas, dado que disparaban esferas de plomo impulsadas por pólvora negra, se desempeñan de forma muy similar en cuanto a su capacidad y prestastaciones de tiro.

Como ejemplo de esto, un buen armero de Kiev iba a fabricar un arma calibre .75 muy similar en rendimiento a la que un buen armero de Paris podría producir, diferentes sólo por las condicionantes dadas por el gusto del cliente, los materiales existentes y procesos de fabricación disponibles.

Pero todo ello no significaba que se podría en un caso de apuro sacar la llave de un arcabuz y ponersela a otro. Como estaban siempre fabricados y ajustados a mano uno por uno, no existían las piezas intercambiables ni mucho menos los repuestos.

No hay que olvidar ademas que estas armas eran siempre por encargo, ya sea de a una o en lotes. No habían Avenidas Bulnes en esa época donde uno podía irse a dar una vueltecita a vitrinear y de paso comprarse un juguetito de esos.


1.- El Cañon de mano (aprox. año 1200 DC)


Usados ya desde el siglo XIII en China, la primera evidencia documentada de ellos en occidente data de la batalla de Perugia en 1364. Este se considera el primer desarrollo de un arma manual, no siendo mas que una versión individual y a pequeña escala del cañon de artillería. Prácticamente igual de básicos que el dibujo que puse al pricipio de este estudio. Eran ya comunes en europa para el año 1375. Fueron las armas que comenzaron a hacer inútiles las corazas u otras defensas personales similares, y a cambiar lenta pero inexorablemente las reglas que dominaban los enfrentamientos armados del medioevo.

Su supremacía sobre la arquería y la extinción de esta ultima como fuerza de combate se basó principalmente en lo siguiente: Aunque en terminos de precisión eran claramente inferiores a cualquier tipo de arco, tenían eso si una mayor cadencia de tiro que la ballesta mas poderosa. Por otra parte la curva de aprendizaje era mucho menor que la del arco largo europeo, y eran mas potentes que arcos o ballestas. Ademas un tirador podía transportar mas proyectiles que un aquero o ballestero, y el ruido además tenia un efecto psicologico sobre enemigos y sus caballos que no era de despreciar.

Lo que tal vez fue mas decisivo, era mas barato y rápido producir y entrenar a un tirador eficiente que a un buen arquero.

Finalmente, el arma de mano se podia disparar desde pequeños orificios y lumbreras de las fortificacions asediadas, lo que no era muy practicable con arcos o ballestas. Se usaron hasta bien entrado el siglo XVI.


Imagen
Cañon de mano Dinastía Yuan, 1279–1368



Imagen
Cañon de mano suizo, finales del 1300



2.- El arcabuz


El vocablo quizá derive del alemán Hakenbüsche (haken: gancho o garfio, busse: arma de fuego) nombre que recibe en relación con un gancho que tenían en sus orígenes en la parte delantera de la culata con una finalidad similar a la del cañon de mano. La primera ilustración conocida data de 1411.

Se diferencia del cañon de mano principalmente por incorporar algún mecanismo o “llave” de iniciado de la polvora, ademas de algún grado de sofisticación en forma y tamaño para hacerla mas manejable, o ergonómica como se dirá siglos después. De hecho, es a veces muy difícil definir si una arma antigua de esta época que se encuentre en algun sitio arqueologico es un cañon de mano del último período en torno a 1520 con llave de mecha, o un arcabuz primitivo de esa misma época. Fueron los que conjuntamente con el cañon ya descrito dieron finalmente el golpe de gracia a la arquería relegandola definitivamente al campo deportivo.

Las primer arma de fuego portátil adoptada masivamente por los ejércitos. Se utilizó con sucesivas innovaciones desde el siglo XV al XVIII.

Livianos, muy portátiles y moderadamente efectivos contra corazas de hierro a corta distancia, eran inefectivos contra buenas corazas a distancia como las que usaban los jinetes.

Cuenta con una culata de madera adaptada para el disparo desde el hombro y un sistema mecánico de iniciación de la pólvora. El orificio de iniciado terminaba por fuera en un receptáculo (cazoleta) que se podía cerrar con una tapa (cubrecazoleta) , y que servía para poner pólvora muy fina la que comunicaba por el orificio de iniciado con la pólvora del interior del cañón. Una palanca articulada metálica de forma generalmente sinuosa (la sierpe) sostiene por medio de una mordaza y tornillo una mecha de quemado lento. La sierpe al accionarse una palanca disparadora se vuelca impulsada por un resorte, aplastando la mecha sobre la cazoleta, encendiendo la pólvora de ésta e iniciando por continuidad la pólvora del interior del cañón. Se conoce como mecanismo de mecha o de serpentin


Imagen
Réplica de arcabus originalmente hecho en Suhl hacia 1610, con llave de serpentin.


Hacia el siglo XVI fueron siendo sustituídos por otro diseño dotado de un mecanismo de llave de rueda mucho mas sofisticado que la antigua llave de serpentín, y que es similar a como funcionan las ruedas de encendido de los encendedores de bolsillo modernos.

Actuaba usando los principios de hacer fuego usando el pedernal y el eslabón, adecuándolos a un mecanismo para un arma de fuego.

Se insertaba una palanca en el eje de una rueda para girarla contra un resorte. Luego al disparar, la rueda giraba de vuelta a gran velocidad rozando una piedra de pedernal sujeta por las mordazas de la palanca articulada que ahora en adelante pasaría a llamarse “gato” y generando de esta forma chispas que encendían la pólvora de la cazoleta.

Este mecanismo eliminaba definitivamente la mecha de la llave de serpentín que debía mantenerse encendida, y que delataba a los arcabuceros por el fuego y por el olor en la noche.


Imagen
Bello ejemplo de arcabuz con llave de rueda


Imagen
Otro ejemplo de una llave de rueda.

Imagen
Llave de rueda con la palanca para “darle cuerda” en su sitio, con el gato movido adelante y la cazoleta semicubierta por el cubrecazoleta deslizante.




Imagen
Despiece de una llave de rueda. Como pueden apreciar, el mecanismo es muy sofisticado y requería de mucho tiempo y destreza para que un artesano pudiese fabricar uno de ellos. En esa época, tan sólo los mecanismos de los primeros relojes de péndulo eran mas finos y precisos que estas piezas. Demas está decir que ademas eran horriblemente caros.




Finalmente, el arcabuz fue el que mantuvo y traspasó a las armas largas una medida de proyectil que dura hasta hoy, y que venía de los cañones de artillería. Aqui se medía el tamaño de un cañon por el peso de su proyectil. Así habían cañones de 2, 8 o 32 libras.

En el caso de los arcabuceros, usualmente en la noche previa a una batalla su ocupación principal era preparar cargas de pólvora ya dosificada en unos tubos de madera de carga individual que colgaban de sus correas, y fundir plomo para hacer balas. Como dependía del peso de plomo que se les entregara la cantidad de balas que pudiesen fundir, era usual designar el tamaño de un arcabuz por la cantidad de balas que se pudieran sacar de una libra de plomo.

Asi un arcabuz del 12 era aquel tamaño de anima de cañon, para el que se podían hacer exactamente 12 balas usando una libra de plomo . Con arcabuces mas pequeños se podían obtener 14 o 16,5 o 20 balas de la misma libra de plomo de los respectivos moldes de fundido. Si le daban a un arcabucero tres libras de plomo, éste sabía de inmediato cuantas balas podía obtener para su arcabuz.

A su vez un Condottiero podia saber fácilmente cuantas libras de plomo debía comprar para obtener xx balas calculando según los rendimientos de cada uno de sus arcabuceros. Le simplificaba la logística en una época en que las balas no se compraban hechas, ni había calibres estandarizados.

Esta nomenclatura ha durado hasta hoy, en la forma de designar las escopetas. Por eso una escopeta “calibre” 12 es mas grande que una “calibre” 20.

Las comillas las pongo porque en español se le llama calibre, pero en inglés se llama “gouge” , y es distinto a “caliber” que tambien existe. No conozco traducción al español de ese término, pero en todo caso designa un peso de proyectil expresado en fracciones de libra,y no un diámetro interno de un tubo expresado en una medida de longitud, como sería un calibre propiamente tal como se usa en mecánica.



3.- El mosquete


Contemporáneo en la historia con la última época del arcabuz, el mosquete se perfiló como una variante mas pesada y potente del anterior, tan pesada que las versiones primitivas debieron contar con un accesorio especial en la forma de un monopié terminado en una horquilla superior. En esta horquilla se apoyaba el arma para hacerla mas estable en el momento del disparo.

Tenía un cañon mas largo que el arcabuz, y además disparaba un proyectil de mayor diámentro y con mas alcance. En la medida en que se fue haciendo mas liviano y esbelto, fue sustituyendo al arcabuz hasta aproximadamente mediados a fines del siglo XVII, en que era el arma larga de fuego principal de los ejercitos en todo el mundo. Cabe hacer notar que los chinos disponían de armas asimilables a los mosquetes de occidente y los usaban en sus ejercitos ya desde aproximadamente el siglo XV

Se define el mosquete como un arma larga de apoyo en el hombro, de cañon liso y avancarga. El mecanismo de disparo fue de chispa durante la mayor parte de los casi 300 años de su uso, y en sus versiones postreras fue provisto de mecanismo de percusión.

Fue el arma en torno a la cual se desarrollaron las agrupaciones militares que modelaron la historia de oriente y occidente desde aproximadamente mediados del siglo XVII hasta mediados del siglo XIX, e influenciaron el pensamiento táctico militar desde entonces y hasta mucho despues de su desaparición del campo de batalla.

Comenzaron como armas de manufactura artesanal, y terminaron sus días en los albores de la revolución industrial siendo fabricados en forma estandarizada en sus componentes principales, si bien hasta el final fueron siempre ajustados a mano, de forma similar a la fabricación de las escopetas finas de báscula modernas.

De hecho, una escopeta actual no es mas que un mosquete de retrocarga y cartucho autocontenido que dispara usualmente perdigones y ocasionalmente una bala única. Los mosquetes siempre tuvieron la capacidad de disparar indistintamente balas y perdigones, y a veces juntos.

Al disparar una bala esférica de calibre de aproximadamente .50 a .80 pulgadas impulsada por pólvora negra de un cañon de aproximadamente 70 cms de largo, tenían un alcance de algo de 200 metros, si bien se podían disparar con precisión no mas allá de los 60 metros.

La cadencia de tiro era a lo mas de tres disparos por minuto, esto en manos de un tirador experimentado usando un mosquete de pedernal de período tardío tipo Brown Bess, el mosquete de reglamento británcio que se usó en la guerra de la independencia norteamericana 1775–1783.

Con el uso de esta arma se creó lo que se conoció como “linea de batalla” con regimientos escogidos o “de línea” que disparaban fuego al voleo a una distancia de mas o menos 50 metros contra una línea similar de soldados enemigos, usualmente de a cuatro en fondo. Ello permitía tener a una linea disparando mientras la otras tres estaban en alguna etapa de recarga y preparación del disparo.

En escencia y dada la escasa precisión de los mosquetes, se trataba de una especie de escopeta colectiva gigante de tiro esparcido horizontalmente. Esta claro que había que ser muy escogido para soportar mantenerse en una de estas “líneas”.

El conocido término inglés “la delgada línea roja” para referirse a una acción realizada por alguien o algunos al límite del rendimiento humanamente posible, se remonta a una de estas líneas de batalla en Balaclava en la guerra de Crimea, en octubre de 1854. Allí un pequeño destacamento de infantería britanica de los 93’rd. Highlanders, en línea de dos en fondo en lugar de los cuatro que deberían haber sido ( no había mas...) detuvo una carga de caballería rusa siguiendo el principio que una carga de caballería jamas puede penetrar una linea de infantería, incluso con caballos seleccionados, si ésta no quiebra su frente.


Imagen
"The thin red line" , pintura recreando la delgada linea roja. Robert Gibb, 1881

La película “El patriota” de Mel Gibson por otra parte muestra al inicio una de las mejores escenas que recuerdo de como debió ser el aspecto de una línea de batalla, al enfrentarse un cuerpo de soldados americanos revolucionarios con una fuerza de infantería británica, los mejores soldados del mundo en aquel entonces.

Los mosquetes evolucionaron en su funcionamiento con mecanismos cada vez mas eficientes y perfeccionados, usando principalmente varias derivaciones del mecanismo de llave de chispa, también llamada llave de pedernal, desde la mas rudimentaria hasta la mas perfeccionada de ellas.


Aqui una descripción de una llave de pedernal típica:

Imagen
1: Rastrillo y cubrecazoleta en una sola pieza en forna de L, llamada “batería”
2: Gato o percutor, con la mordaza y tornillo en el extremo fijando un trozo pedernal
3: Cazoleta
4: Resorte de la batería, que la fuerza en dos posiciones, abierta o cerrada

Imagen
Esta es la posición de carga del mosquete, con la batería cerrando la cazoleta y el gato fijado en posición intermedia sin que pueda tocar el pedernal. No puede ser disparado en esta posición ya que se bloquea el disparador.

Imagen
El mecanismo listo para disparar con el gato montado atrás y la batería cubriendo la cazoleta que esta llena de pólvora fina.

Imagen
El mecanismo en el momento del disparo cuando el pedernal golpea la batería, forzandola a abrirse y generando las chispas que encenderán la pólvora


Imagen
Inmediatamente despues del disparo, con el gato descansando en su posición anterior y la batería también adelante y abierta exponiendo la cazoleta, y mantenida en esa posicion por su resorte. Se aprecia además el “oído” o comienzo del orificio iniciador.

Esta forma fue la definitiva que adoptó la llave de pedernal, llamada en inglés Flintlock. Aqui hay otra de ellas, frente a espejos para mostrar sus diferentes vistas:

Imagen

Hubo otros desarrollos previos, propios de regiones o épocas en particular como las Bálticas, Suecas, Miquelete, Snaphauce, etc, que son nombres que van a ver frecuentemente en la literatura relacionados con estas armas, pero todas ellas son antecesoras del mecanismo descrito, que es el francés clásico.


Algunos ejemplos de mosquetes del periodo cumbre del desarrollo del sistena de pedernal:

Imagen
Austríaco


Imagen
Frances

Imagen
Americano

Imagen
Ingles

Como pueden ver son muy similares entre si.

Edward Charles Howard en 1800 descubre los fulminatos y sus propiedades detonantes. Fue luego el reverndo A. J. Forsyth de Belhelvie, Aberdeenshire, Escocia, quien experimentando con estos compuestos fabricó los primeros pistones fulminantes como un medio de iniciar una carga de polvora de un arma de fuego.

Ya para 1830 los pistones fulminantes eran de uso comun en armas de fuego, y lo que se hizo fue crear un mecanismo tomando como base la llave de pedernal y eliminar la la cazoleta y sustituyendola por una simple chimenea que aceptaba el fulminante y que comunicaba con la carga de polvora a traves del orificio de iniciado. Tampoco era ahora necesario llenar de pólvora el orificio ya que el fulminante era por si solo capaz de proyectar la detonación a al polvora a traves de este conducto.

Muchos mosquetes fueron transformados a percusion por la via de modificar su mecanismo original de pedernal, manteniendo el resto del arma tal cual. Con este mecanismo se avanzaba en la rapidez de tiro al ser mas facil poner un piston que cargar la cazoleta con polvora y montar la batería, se evitaban las obstrucciones del orificio con residuos de pólvora de la cazoleta, ademas de dotar al arma de una mejor proteccion ante las inclemencias del tiempo, ya que la lluvia hacía las armas de pedernal inservibles luego de unos minutos de expuestas a esta.


Imagen
Esta es la llave de percusión, en una de sus variantes:


Imagen
Y este es un mosquete de percusion clasico, muy similar al de pedernal ya descrito. En realidad, lo unico que cambia es la llave.


La última guerra importante en que se usaron mayoritariamente mosquetes fue la guerra de Crimea en 1854. Los de percusion fueron usados por Inglaterra y Francia, y los mas antiguos de pedernal fueron usados por las fuerzas rusas y turcas.

Lo que no cambió nunca en el mosquete fue su alcance y precisión, similar durante los casi 300 años de su uso, y que fijó así las tácticas de la época en las mentes de generaciones de mandos militares.
Por ello Lord Raglan pudo darse el lujo de estudiar y eventualmente aplicar en Crimea tácticas similares a las desarrolladas por Federico Guillermo I de Prusia casi 150 años antes, algo impensable hoy en día.

Sin embargo en este conflicto ya estaban a la vuelta de la esquina, hicieron su aparición y se usaron aunque en mucha menor escala las armas que son el motivo principal de este trabajo y que trataremos en el siguiente capítulo: los rifles.


saludos cordiales



Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Parte 2 El rifle de avancarga

El periodo entre la Guerra de Crimea en 1854, y la Guerra de Secesión americana en 1861 :D vió el desarrollo de dos tecnologías que me interesan y cultivo desde mi temprana juventud, y que curiosamente y en forma paralela durante el primer conflicto se mostraron en forma rudimentaria y en el segundo participaron ya como producto maduro y de uso masivo.

Una de ellas fue la fotografía, que con su condición aceptada universalmente de documento fidedigno de un hecho concreto real mostró por primera vez en la forma de imágenes de inicipiente tecnología tomadas en Crimea, las realidades trágicas y espantosas de un enfrentamiento armado.

Luego en la Guerra de Secesión participó como producto mas refinado y ampliamente difundido para exponer esa misma cruel realidad en una forma mas directa, brutal, masiva, y con exposición esta vez ya universal.

El otro elemento que presentó un desarrollo similar fue el tema que nos ocupa aquí: El Rifle.

La palabra rifle viene del ingles rifling, que como verbo significa la acción de estriar un cañon, o como sustantivo designa el estriado ya existente en un cañon.
Por ello un rifle es básicamente un arma larga individual con apoyo desde el hombro, provista de un cañon estriado.

Desde muy antiguo las armas largas al disparar un proyectil esférico, adolecían del siguiente defecto:

Si bien una esfera es un cuerpo geométrico que presenta una simetría perfecta, y que físicamente reune el centro de gravedad y de masa en exactamente el mismo lugar independientemente de la actitud que tome durante el vuelo, lamentablemente esa misma característica que la hacía bastante precisa en su limitada trayectoria, la hacía muy poco eficiente para evitar la resistencia el aire y de los objetos que impactaba. El uso extensivo del plomo como una forma de mantener mejor la velocidad del proyectil si bien ayudó, no fue una gran solución.

Por ello su alcance y penetración fue siempre marginal , visto ello en la perspectiva de que una buena flecha disparada por un arco largo inglés a 50 metros usualmente artravesaba limpiamente a un enemigo sin coraza de lado a lado y seguía su camino varios metros mas allá.
Dicho sea de paso, el cuento de la flecha asomando siempre ¾ del pecho del tipo no es mas que fantasía de Hollywood para efecto visual, las flechas tenían (y tienen) una penetracion mucho mayor que eso y muchas veces el soldado traspasado por una flecha no se daba cuenta en ese preciso momento que había sido herido de muerte.

Volviendo al proyectil esférico, fue claro que mientras mas se pareciera un proyectil de un arma de fuego a una flecha, de forma mas alargada que ancha o dicho correctamente: mas cilíndrico, mayor sería su alcance y penetración.

Ergo, se abocaron a la búsqueda de un proyectil mas eficiente, y eventualmente a desarrollar un arma que lo disparase.

El problema evidente desde el principio era que si bien las flechas se estabilizaban en su vuelo en parte por el emplumado, y por otra en la cuidada distribucion de centros de masa y gravedad entre si y con la longitud y resistencia de la flecha, expresados bajo conceptos técnicos tales como “spine” y “front of center”, en un proyectil rígido cilíndrico disparado por un arma de fuego debían crearse otras formas nuevas para lograr lo mismo.

Esto se complicó además un poco al diseñar luego la punta del proyectil de forma diferente que la cola, haciendo mas aguzada la primera, cambiando asi también las relaciones de los centro de masa y gravedad. El término como se describe esta forma resultante es “ojival”, y se remonta a diseños geométricos arquitectónicos usados originalmente en la construcción de arcadas

Imagen
Ventana de vitral de arcada ojival



Imagen
Proyectil de punta ojival


Ya tenemos por fin un buen diseño de proyectil que prometía un gran alcance y una buena penetración. El problema ahora es como estabilizarlo, para que al dispararlo no se voltee o tumbe en vuelo, afectando asi las prestaciones que se pretendían lograr.

La solución obvia a esto fue impartir al proyectil un movimiento de giro en torno a su eje longitudinal, similar al de las flechas.

El medio empleado fue el de dar al ánima del cañon una sección regular no circular, sino con otro diseño avanzando a lo largo del mismo con giro de algún paso determinado. El proyectil al ser forzado a seguir esta forma en su viaje a lo largo del cañon iniciaba así un movimiento de giro que luego lo estabilizaba correctamente en vuelo.


Una de las soluciones fue simplemente el tallar unas estrías en el anima del cañon
Imagen




Otra fue dar al ánima una seccion poligonal
Imagen



Imagen
Anima estriada vs. Poligonal


Imagen
Bala y cañon Enfield de tres estrías, basados en el diseño Metford ingles. De ordenanza en el ejercito de Su Majestad a finales de la época Victoriana


Imagen
Bala y cañon poligonal Witworth. Tambien ingles, fue uno de los rifles deportivos mas precisos que existió en los últimos tiempos de la pólvora negra.

Hubo muchos otros intentos de como impartir giro al proyectil en el cañon, como por ejemplo cañones con estrias en el ultimo tercio que se suelen ver aún en la forma de cañones de escopetas Paradox, o con estrias de paso progresivo usadas mas tarde en algunos fusiles italianos entre otros, pero las dos que prosperaron y se siguen usando hasta hoy son las descritas, La estría convencional y la poligonal, cada una de ellas con diferentes cantidades de estrías o caras respectivas de acuerdo al gusto el fabricante.

Volviendo al tema, ahora ya tenemos no solo el proyectil sino que además dos buenas ideas sobre como impartirle el giro estabilizador.

La solución estriada, mas fácil de producir en masa que la poligonal y por ello utilizada masivamente trajo por su lado otros problemas agregados, los que discutiremos a continuación:

Un problema fue que al tomar el ánima del cañon una sección ya no uniformemente cilindrica y pareja, limpiar los residuos de la pólvora dejados en el interior del cañón se hizo mas difícil.

Siempre fue un problema durante toda la epoca de uso de la pólvora negra, el batallar con los residuos que a cada disparo se acumulaban hasta llegar a obstruir ostensiblemente el cañon, y que después de cada sesión de tiro debían ser cuidadosamente retirados completamente del interior del cañon. Al ser altamente higroscópicos, podían oxidar y corroer un ánima de cañon en cuestión de un par de días.

Los mosquetes se autolimpiaban al intoducirse a presion la bala envuelta en un pequeño trozo de tela o cuero muy delgado . Este actuaba ademas en el momento el disparo obturando el espacio entre el proyectil y las paredes del cañon, sellando las pequeñas imperfecciones en el diámentro del ánima producto de la forja.

El cuero simplemente arrastraba los residuos hacia el fondo hacia la polvora nueva donde se volvian a quemar al momento del disparo, y al estar el cuero impregnado en grasa, lubricaba a también el interior del cañon.

El otro problema fue cómo hacer que el proyectil tomara bien las estrias para que iniciara su movimiento de giro. Ambos problemas iban en realidad de la mano, y las soluciones para uno sirvieron también para el otro.

Los primeros diseños incorporaron balas ojivales envueltas tambien en tela como los proyectiles esféricos, pero pronto se dieron cuenta que por un lado este método bueno antes, ahora impedía a veces que el proyectil tomara bien las estrías, y tampoco permitía una limpieza efectiva de un cañon de interior de forma mas comlpeja.

La soluciones finales propuestas y adoptadas fueron principalmente dos:

Una fue el sistema R-E-A-L , Rifling Engraved At Loading o toma de estrias durante la carga, en que una bala sobredimensionada y con grandes ranuras transversales se metía a presión en el cañon a mayor fuerza que antes, y que tomaba las estrías en ese momento sellando efectivamente el ánima y ademas arrastrando los residuos al fondo.

Imagen
Un ejemplo de bala R-E-A-L

El problema es que pese a ser bastante eficiente, por la fuerza necesaria para cargar la bala este sistema era mucho mas lento que el otro que se inventó, y que fue el que finalmente se adoptó mayoritariamente:

El Sistema Minié. Aqui la bala era de tamaño normal o ligeramente subcalibrada en algunas variantes. Incorporaba estrías pequeñas y tenía en la base una excavación cónica que hacía que en el momento del disparo la presion de los gases expandiera esta zona en forma radial, deformando y ensanchando la bala y obligandola a modelarse a las estrías, sellando así el espacio entra ánima y proyectil.

Imagen
Balas Minié

La estrías en las balas por su parte cumplían una doble función:

Por una parte, aportaban una zona mas blanda, menos resistente y de deformación controlada para que el proyectil se adecuara a las estrías del cañon, ya sea en la carga o en el disparo.

Por el otro, normalmente se aprovechaba de cubrir los surcos entre estrías con grasa no solo para lubricar y disminuír el roce lateral, sino que para proveer un sello mas efectivo entre el proyectil y el ánima del cañon, ya que se descubrió que uno de los fenónemos que mas contribuía a emplomar el cañon era un sello inadecuado que permitía el paso de gases muy calientes por este espacio hacia adelante de la bala durante su viaje por el mismo.

Este escape nocivo de gas se conoce como “viento balístico”. No solo se perdía presión útil, sino que el calor del gas derretía el plomo como un soplete adhiriendolo a las paredes del ánima en mucho mayor cuantía que el simple roce lateral.

La lubricación del proyectil hacía así mas eficiente el método Minié, y su uso se ha mantenido hasta el día de hoy en la munición de plomo actual.

Los primeros rifles que se produjeron en forma regular exceptuando casos puntuales y anecdótios que fueron fabricados desde antiguo en toda Europa, fueron derivados de un invento alemán, el Rifle Jäger (rifle de Cazador).

La caza en Alemania mas que en cualquier otro país europeo, estableció normas de protección, vedas y otras regulaciones las que fueron cauteladas por los primeros cuerpos colegiados de guardabosques o Försters que existieron en Europa. Estos en conjunto con sus colegas cazadores conformaron desde antiguo un grupo especial, proveniente generalmente de la alta clase media y de la pequeña nobleza.

Ellos desarrollaron costumbres, ritos y hasta un lenguaje propio, el llamado “Jägerlatein” o latin del cazador, incomprensible para el neofito de modo similar al lenguaje médico actual.

Al ser una cofradía con algun grado de desahogo económico, pudieron generalmente disponer de armas que eran fabricadas con escasas restricciones en cuanto a su calidad y diseñada considerando las mejores características deseadas para su máxima eficiencia cinegética.

Pronto hubo un modelo que se definió como el arma estándar para el cazador de la fauna del bosque caducifolio típico de esa zona de europa, y para las condiciones locales de la caza alemana en particular.



El Jáger, la primer arma larga de cañon estriado que se fabricó en cantidades importantes, fue el producto de lo anterior.

Imagen
El Jäger.

Disponía de un sólido cañon mas grueso y mejor fabricado, ya que los desplazamientos eran cortos y la salida habitualmente sólo por el día por lo que el peso no era un tema. Disponía de ánima estriada y era algo mas corto que lo usual para el desplazamiento eficiente en el bosque. El disparador de pelo aseguraba una mayor precisión al momento del disparo y disponía de un depósito en la culata para guardar piezas o los tacos empapados en grasa. Típicamente alemanas son las anillas portafusil, y se portaba colgando horizontamente de una correa larga al hombro con el cañon hacia adelante.

Imagen
Pintura de Francisco Jose, Emperador de Austria Hungría, portando un rifle en el modo de correa larga (Langer Riemen) típicamente aleman.

El calibra era habitualmente en torno a .80 pulgadas.Mucho de lo que se ha escrito sobre este rifle erróneamente establece que disparaba proyectiles esféricos, siendo que se sabe desde antiguo que una esfera no requiere de ser estabilizada mediante giro, ya que por definición no puede tumbarse.

Lo que ocurría es que se usaban indistintamente balas esféricas y de tipo ojival en esta arma, eligiendo de entre ellas de acuerdo al tipo de tiro que se iba a efectuar y muchas veces se optaba por usar la bala esférica, mas económica. No olvidemos que un proyectil ojival era mucho mas pesado que una bola correspondiente a ese mismo calibre.

Esta arma llegó en el siglo XVIII de la mano de los colonizadores alemanes a las colonias americanas, así como muchos armeros del mismo origen que tambíen de decidieron por el paso al nuevo mundo. Pronto en Pennsylvania, que no por casualidad fue una zona poblada mayoritariamente por inmigrantes de origen alemán, se creó un arma derivada del Jäger. Esta nueva arma sería conocida como el Pennsylvania Rifle por su origen, o el Kentucky Rifle por ser el arma de elección de los cazadores que exploraron luego esa región armados de este rifle. O el New York, Connecticut, Ohio, North Carolina, Virginia, Indiana, Alabama, y Tennessee Rifle.

Aun discuten y se molestan en EEUU con esas multiples denominaciones, sobre todo si se usa la incorrecta en el estado equivocado.

Imagen
Arriba un Jäger, abajo un Kentucky

En su metamorfosis americana el Jäger al pasar a ser el Pennsylvania/Kentucky/etc se hizo mas largo, mas esbelto y liviano, y de calibre menor, usualmente no mas de .50.

Como las excursiones en el bosque americano, que si bien era de similares características que el europeo ahora podían durar semanas o meses, el cañon mas largo permitía una mayor precisión y alcance. Así se ponía un espectro de fauna y oportunidades de tiro mucho mayor al alcance del tirador entregado a la naturaleza y a su sola habilidad y destreza, sin posibilidad de auxilio cercano y oportuno.

Por otro lado, un viaje largo en que cada kilo cuenta hacía razonable un calibre menor que permitera transportar mas proyectiles por el mismo peso, y hacer rendir mas la pólvora disponible.
No menos importante, las anillas portafusil del Jäger desaparecieron en el Pennsylvania ya que los cazadores preferían usarlo en la mano. Ello por el pequeño detalle de que aquí, al contrario de Alemania, habia muchos indios y osos ambos con la pésima costumbre de atacar a veces de improviso.

Aqui también se dió el caso que si bien el Kentucky Rifle era capaz de disparar proyectiles ojivales con mucha precisión y alcance y por lo demás esa era la finalidad del estriado que le dió el nombre, por economía se usaban balas esféricas siempre que se pudiera. El cañón largo aportaba algo mas de precisión en este caso.

Hablando de esto, es importante recalcar que en estos tempranos desarrollos de rifle se procuraba la necesaria obruración del espacio entre anima y proyectil siempre por medio del consabido trozo de tela o cuero fino, y mucho mas tardíamente por medio de los primeros y rudimentarios sistemas R-E-A-L.

Lo que el Kentucky y sus variantes nunca perdieron y que conservaron como muestra y herencia permanente de su ancestro alemán, fue el doble disparador de pelo.

El Jäger se siguió usando en Europa casi sin cambios, y eventualmente vió combate en las manos de regimientos de “cazadores” reclutados por Federico Guillermo el Grande de Prusia durante la guerra de los siete años de Prusia y aliados, contra Austria y sus aliados en 1756 - 1763. Eran milicianos provenientes de cuadros de guardabosques, y cazadores activos llamados al servicio.

Estaban armados con sus armas personales, que eran mayoritariamente rifles Jäger. Por ello había poca estandarización, en un estado en que su rey se caracterizó justamente por hacer eso en su ejercito. Pese a ello fueron muy utilizados como brigadas de asalto, de reconocimiento y como los primeros tiradores escogidos.

No sólo tenían muy buena puntería y fuero muy exitosos en sus cometidos, sino que fueron capaces de mantener en perfecto estado sus sofisticados y delicados rifles, en una época en que el común del soldado tenia escasas habilidades manuales.

Incluso durante las guerras napoleónicas en pleno en 1905, ni siquiera los británicos disponían de un rifle definitivo para su ejercito. Disponían para ciertas tropas escogidas de un modelo hanoveriano del Jäger desarrollado en 1775, pero el grueso de las tropas que lo usaban eran las de origen germánico como “The Kings German Legion” (La Legión Alemana del Rey).

Esta arma de caza con sus variantes se usó desde mediados del siglo XVIII hasta entrado el siglo XIX, fecha en que la llegada del piston fulminante también se hizo notar.

El paso del sistema de llave de pedernal al sistema de iniciado por llave de pistón o percusión fue tan expedito como en el caso de los mosquetes ya descrito, y ocurrió simultáneamente con el anterior.

Imagen
Un Pennsylvania de percusion

Imagen
Este es un Scout de percusión contemporáneo del anterior.

Fué esta la variante que acompañó a los primeros pioneros hacia el oeste americano en la primera mitad del siglo XIX, luego de descubierto el South Pass y que por esa ruta se posibilitaran los viajes en caravana de carromatos.

Como pueden apeciar es un descendiente directo del Jäger, manteniendo muchas caracteristicas del original, al estar destinado a ser usado en un ambiente diferente al escenario especializado del cazador de Tennessee o Kentucky.

Ya hacia 1840 el rifle de percusión hacía su tímida entrada en los escenarios bélicos, y para 1861 en que comienza la Guerra de Secesión americana era el arma principal de ambos bandos.

A esta altura el rifle de percusión de ordenanza ya se había convertido además en un arma mucho mas poderosa que su antecesor de Pennsylvania.

Imagen
Rifle/Mosquete US Springfield m1981. Por fuera mosquete, por dentro la potencia mas letal de un rifle.


Un caso anecdótico de algo que no resultó fue de las primeras ideas de como emplear el fuego por percusion : el Springfield-Maynard . Este incorporaba una idea revolucionaria: tenía un deposito que almacenaba una tira enrrollada de papel con fulminantes, exactamente igual a los revolveres de fulminantes de juguete. Al montarse el gato, avanzaba un fulminante y se ponía frente a la chimenea.

Fracasó clamorosamente por la tendencia del papel a humedecerse y fallar e inutilizar el arma y fue retirado del servicio.

ImagenImagen
Ejemplo y diagrama de una llave de percusion Maynard

Tomando como ejemplo el posterior Springfield modelo 1863, el arma principal usada por el ejército de la Unión, éste era capaz de impulsar una bala tipo Minié calibre .58 a una velocidad de 289 mts/seg. Tenía una buena precisión hasta los 400 metros con un rango efectivo maximo de 600 metros. Su cadencia de tiro era de 6 disparos por minuto en buenas manos. Pesaba algo mas de 4 kilos y su longitud total era de 1,49 metros.

Imagen
US. Springfield m1863. Detalle de la llave de percusion de un Springfiend.


Imagen
El mismo rifle en otra vista


Imagen
Pistones fulminantes de Springfield

La tragedia que se originó en esa guerra con la entrada de estos rifles fue consecuencia de lo que dije antes, los mandos durante decenas de generaciones habían aprendido táctica pensando en el rendimiento del mosquete. De allí que las principales batallas iniciales de este conflicto fuesen efectuadas bajo esa doctrina, todavía con formaciones ya anacrónicas de lineas de batalla.

Pero las nuevas armas que usaban ahora eran muy capaces de atravesar dos infantes en linea de fondo y a veces tres, a distancias mucho mas allá que los 50 metros usados hasta entonces, y con una precisión que ponía en ridículo todo lo visto o dado por sabido previamente en lo que a prestaciones de un arma de fuego se refiere.

Costo decenas de miles de vidas aprender la lección, incluso incontables oficiales y mas de un general perdieron la vida por no estar acostumbrados a pensar en términos del alcance y precision de esta nueva arma, a manos de las recien creadas formaciones de snipers.

Una de las consecuencias de la exposición masiva de este conflicto y de pasar a ser esta arma de alguna forma mas "mediática" en el mundo militar, fue la adopción de la palabra “rifle” en nuestro idioma para designarla, dado que no había una parabra ad hoc en español, ni se preocuparon por idearla. De haber sido de otra forma, hoy tal vez estaría escribiendo sobre "El estriado"

He dejado a proposito para el final la descripción de algo que era comun a absolutamente todas las armas expuestas hasta ahora, y que tiene que ver con la forma de cargar estas armas:

La avancarga



Estos son los pasos que se debía seguir para cargar cualquiera de las armas descritas:

Imagen

1. Llenar la medida exacta de pólvora
2.Vertir la polvora de la medida al cañon del arma
3. Introducir la bala rodeada de una tela o cuero, usualmente impregnados en algun tipo de grasa
4. Iniciar la bala en el cañon con un mallete especial
5. Retirar la baqueta de su encastre en el arma
6. Empujar la bala hacia el fondo del cañon con la baqueta
7. Comprimir la carga de pólvora con la baqueta
8. Con una aguja limpiar el orificio de iniciado retirando obstruccuones por los residuos de polvora
9. Cargar la cazoleta con pólvora
10. En el caso de un arma de percusion, los puntos 8 y 9 se sustituyen por simplemente poner un piston en la chimenea


Durante siglos este procedimiento fue el objeto de la dedicacion de los cuadros de instructores militares para inculcarla a los reclutas, llegando incluso con este fin a componerse celebres reglas mnemotecnicas algunas de las cuales nos han llegado hasta hoy. Solían ser a veces veraderas rimas y poesías, en cada idioma conocido en el mundo y con variadas intenciones desde festivas hasta picarescas , a fin de que el soldado respectivo no olvide incluso en lo peor de una batalla esa secuencia inmutable de la carga de su arma.

La Guerra de Secesión Americana con todo fue finalmente tambien el canto de cisne del recien estrenado rifle de percusión, asi como de todas las armas de avancarga en general.

A la vuelta de la esquina ya estaba haciendo su entrada el arma que sustiruiría al rifle de percusión, que incluso ya se mostró tímidamente en ese conflicto, y que será tema del próximo capítulo:

el rifle de retrocarga


saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Tercera parte: el rifle de retrocarga

Me he limitado en el capitulo previo a exponer principalmente los desarrollos alemanes y norteamericanos, e imagino que mas de alguno de ustedes se habrá preguntado por que.
La respuesta es la siguiente: La gran afluencia de armas o de cualquier bien de consumo se realiza siempre allí donde mas se necesita o como diría un economista, donde hay demanda.
Durante el intervalo histórico que cubrió el auge del desarrollo de las armas de fuego, si bien en todo el mundo había interes por mas y nuevas armas, el principal lugar fue América entre los siglos XV hasta mediados del siglo XIX.

El arcabuz fue el arma que conquistó america y creó el imperio español

El mosquete fue el arma que posibilitó el establecimiento y sobrevida de las incipientes colonias americanas

El rifle fue el que reveló la vastedad del continente norteamericano en manos de los famosos exploradores de fines el siglo XVIII y permitió la expansión continental del movimiento pionero al oeste.

Siempe hubo un mercado ávido de nuevas tecnologías armametísticas, y aunque este siempre fue (y es) el negocio mas lucrativo mundialmente, fue en América como en ninguna otra parte donde el ciudadano común y corriente dependió de su rifle y tuvo los medios y el derecho a poseerlo y usarlo. La caza y el tiro eran mas que una simple afición dominguera, eran disciplinas vitales para procurar alimentos, crecimiento y desarrollo y eventualmente la sobrevida. Ello era algo inimaginable en la ya muy poblada, civilizada y vieja Europa en que sólo los ejercitos, la nobleza y los cazadores poseían armas de fuego, siendo estos últimos generalmente miembros de la burgesía. Por lo común ellas eran inalcanzables al pueblo llano.

En todos los países de Europa hubo siempre cazadores y buenas armas. Lo que ocurrió fue sencillamente que en la colonización de norteamerica participaron en un respetable porcentaje inmigrantes de origen alemán, y eran los que traían el arma mas adecuada y en el momento justo al escenario americano, y era indiscutiblemente de la mejor calidad. Fue el arma que al final prevaleció sobre las otras importaciones. Simple selección natural.

Sólo durante la ocupación de Africa por parte de los europeos en la segunda mitad del siglo XIX se vió una demanda similar de armas de fuego por civiles, pero ella fue en mucha menor escala y limitada regionalmente como por ejemplo el caso de los boer. El desarrollo armero que se vió allí como veremos mas adelante, fue principalmente para un tipo particular de fauna que requería armas mas especializadas que las que existían entonces. Y algo muy importante, ni modo que las armas allí sirvieran para algo mas que cazar ya que en Africa estaba el pequeño detalle que los pieles rojas eran muy superiores en número a los pioneros.

Es por ello que cuando los inventores de armas de origen americano que nacieron muy tarde al período que describimos y que deseaban ver sus diseños producidos para asi ganar fama y fortuna ya entrada la segunda parte del siglo XIX, escuchaban siempre el siguiente consejo como el que se le dió una vez a Hiram Maxim: “vaya a Europa, que allí siermpre estan buscando la forma de irse a cuello los unos a los otros”. Consecuentemente, en esas fechas la balanza se inclinó nuevamente a Europa, que renació como el centro armero mundial.

Volviendo al ultimo ejemplo de rifle que vimos antes, es claro que el Springfield era hermano gemelo de cuanto rifle existía en el mundo en aquel entonces, y describirlo a el es describirlos a todos, bajo la premisa de simplicidad de la reseña que estoy haciendo. Durante la Guerra de Secesion se generalizó una práctica que ya existía en los ejércitos desde la época del pedernal. Consistía en que no se entregaban separadamente al soldado los proyectiles sueltos y la pólvora a granel, sino que para evitar accidentes en el fervor de la batalla se usó una forma mas práctica de dotar al soldado de su parque individual: el cartucho

Este no era mas que un envoltorio cilindrico de papel cerrado por ambos extremos y que contenía por un lado la bala y por el otro la pólvora exacta. Lo único que por razones de seguridad se entegaba aparte e iba en un estuche separado eran los pistones.


Imagen
Ejemplo de “cartucho” de Springfield. A la izquierda una bala y a la derecha un cartucho original.



Imagen
Cartuchos de Springfield


Al momento de cargar, el soldado rompía el papel por el extremo de la pólvora usualmente con los dientes. Luego la vertía en el cañón e introducía la bala de la forma usual aprovechando de usar el papel como taco. Esta fue la manera como evolucionó el antiguo sistema de medidas de pólvora hechas de tubos de madera, que los mosqueteros colgaban de sus bandoleras para evitar tener que dosificar pólvora en medio de un combate.


La idea de que sería mucho mas práctico cargar un arma por atrás que por adelante ya existía desde antiguo. La retrocarga era mas ventajosa para los jinetes, ya que cargar un arma de avancarga montado y en movimiento era azaroso en extremo, y la dosificación correcta de la pólvora poco menos que imposible. También disminuía el riesgo de dobles cargas, frecuentes en la avancarga durante el combate. Otra ventaja era que evitaba movimientos amplios del arma y el soldado que lo expusieran al fuego enemigo.

Hubo muchos ejemplos puntuales de como esto fue realizado previamente por armeros en toda Europa, y llevado a cabo con diseños a veces muy ingeniosos. Lo malo era que estos mecanismos eran muy complicados, costosos y no entregaban tampoco una solución técnicamente satisfactoria en cuanto a robustez y longevidad.

La tarea era:

- Diseñar un mecanismo simple que permitiera un acceso expedito a la parte posterior del cañon.

- Logarar que ese mecanismo soporte la presión del disparo, con escaso o nulo escape de gas por esa brecha.

Lo que involucraba diseñar algo que fuera básicamente una compuerta trasera que permitiera el acceso al ánima del cañon, se pudiera abrir y cerrar fácilmente, muy robusta y de ajuste perfecto.


De aqui en adelante utilizaré en forma indistinta el término “rifle”, que es el nombre genérico del arma que nos ocupa, y el término mas especifico de “fusil”, referido a una arma larga de uso militar. Esta distinción es propia de nuestro idioma (entre otros). En ingles se usa el termino Rifle exclusivamente.



El Sharps


En 1811 el capitan John Hancock Hall y el arquitecto William Thornton patentan por primera vez en EEUU un diseño de arma de retrocarga, basado en un mosquete con bloque basculante de articulacion trasera.

Imagen
El Hall, en este caso un modelo tardío de percusión.

Ya para 1816 el mecanismo había evolucionado en un arma robusta, y en 1818 se puso una orden por el ejercito de EEUU para 100 rifles “de prueba” los que se desempeñaron bien. A ello siguó una orden por 1000 rifles. El capitan Hall es nombrado para ello armero asistente del arsenal de Harper’s Ferry donde se fabricaron estos rifles, y por su gestión allí es sindicado actualmente como el creador de las partes intecambiables en las armas de fuego. Para ello diseñó y fabricó varias máquinas-herramientas que permitieron fabricar partes y piezas en forma acelerada, y de paso creando uniformidad entre ellas. La implementación de esta maquinaria desafortunadamente implicó una demora en la fabricación de la nueva arma. Recién en 1824 estuvieron en condiciones de ser entregados los 1000 rifles. Finalmente llegaron a ser fabricados algo mas de 20000 armas en Harper’s Ferry.

Pese a lo novedoso del diseño de Hall y a los métodos de producción empleados y que significaron un avance importante iniciando una tendencia sin vuelta atrás en que el proceso fabril fue sustituyendo paulatinamente el arte armero, el Hall fue poco querido por las tropas.En primer lugar, era mas complejo al tener mas partes y los soldados preferían la sencillez de sus rifles/mosquetes. Además tenía un problema que nunca se pudo solucionar, y que fue el escape trasero de gas en el momento del disparo. Ello por el poco ajuste de sus piezas, en especial del bloque basculante. Un joven aprendiz de armero que trabajó en Harper’s Ferry fue Cristian Sharps. Allí conoció a fondo el sistema Hall, y una vez trabajando por su cuenta en Cincinnati, Ohio, en 1840 se dió a la tarea de perfeccionarlo creando finalmente el siguiente sistema:

El llamado de bloque deslizante o descendente (falling block), que está basado en la simple compuerta conocida desde muy antiguo y utilizada principalmente en canales de regadío.


Imagen
Compuerta de canal

Su invención vió la luz en la forma del rifle Sharps patentado en 1848. Fue tal la genialidad de su diseño que los principios básicos de su mecanismo fueron ampliamente copiados o se usaron como base para otros diseños, y aun perdura en rifles de producción actual. También en algún momento de la historia nuestro país fue a la guerra armado mayoritariamente de un arma derivada de este sistema como veremos mas adelante.

Imagen

Rifle corto de caballería Sharps 1863 original. Noten que tiene un enganche metálico con una argolla corrediza en el lado izquierdo del cajón de mecanismos. Este enganche es la llamada “carabina” y definitivamente delata que esta arma en particular es una versión de caballería. A causa este enganche, destinado a fijar el arma al arzon de la montura, es que se llamó después a todo rifle de caballería con ese enganche genéricamente como “carabina”. Finalmente el nombre se extendió a todo rifle corto fuese este de caballería o no, y tuviese el enganche de marras o no.


Sharps hizo un bloque deslizante de desplazamiento vertical que pasó a llamarse “cierre”, el que por medio de una palanca que hacía las veces de guardamonte bajaba y subía exponiendo el extremo trasero del cañón. Este cierre estaba encajado en forma muy precisa en un marco muy sólido de acero que además contenía las otras piezas del mecanismo de disparo. El conjunto se calculó para que resistiera las presiones del disparo muy holgadamente y fue llamado el “cajón de mecanismos”. Tenía ademas la chimenea adosada a la parte superior del bloque, donde quedaba al alcance del gato que de ahora en adelante se llamaría “martillo percutor”


Imagen
Mecanismo del Sharps


Para cargarlo se tiraba del guardamonte hacia abajo y el bloque descendía exponiendo la parte trasera el ánima.

Imagen

Es ese momento se introducía el cartucho antes descrito en el cañon.

El cartucho estaba sobredimensionado de tal forma que sobresalía del cañon por atrás. Al cerrarse el mecanismo haciendo subir el bloque de cierre, ese cortaba el extremo expuesto del cartucho exponiendo así la pólvora a la cara posterior de bloque, donde se encontraba el orificio interno de la chimenea.

Imagen

Un Sharps en el momento en que se introduce el cartucho. El bloque está abajo, y el martillo percutor esta bloqueado en su posicion media. Cuando se levante el bloque, cortará la parte de atrás del cartucho.


Los primeros modelos siguiendo la moda de la época incorporaron el sistena Manyard ya descrito de tira de papel fulminante. Asi como en el Springfield, aqui también fue rápidamente desechado y sustituído por el sistema corriente de piston.

Imagen

Se ponía un piston por fuera en la chimenea, se tensaba el martillo hacia atrás a su posición de disparo y el arma estaba lista para hacer fuego.

Les mencione que en algunas variantes del sistema Minié las balas eran ligeramente subcalibradas, y este fue el caso del Sharps en sus versiones experimentales para facilitar la introduccion del cartucho en el arma.

Muy pronto eliminaron el proyectil Minié, ya que se dieron cuenta que como se introducía el proyectil por atrás, se podía aumentar ligaramente el calibre aquí y eliminar las estrías en una longitud lo suficiente para que el cartucho entrara sin dificultad. De esta manera se podía colocar una punta que fuera de un calibre mayor y mas ajustado, el que con la presión del disparo sería forzado a tomar las estrías y asegurara un sello adecuado al viento balístico.

A esta zona de ensanchamiento trasero del ánima y sin estrías para acomodar el cartucho se la llamó la “recámara”

Imagen
Cartucho de Sharps

Imagen
Vista lateral de un Sharps, al lado una bala y un cartucho a medio terminar.

El Sharps así descrito resolvió todos los defectos el Hall y fue muy bien aceptado por las tropas. Nunca pudo sustituír al rifle Springfield por un problema de costos y base manufacturera ya instalada.

Tuvo una limitada, si bien brillante participación en la Guerra de Secesión. Fue a la guerra principalmente en manos de los Berdan Sarpshooters (Los tiradores escogidos de Berdan) , unidad a la que podía postular cualquiera que demostrase poder poner una serie de diez tiros en un círculo de diez pulgadas de diámetro a una distancia de 200 yardas (5 MOA). El nombre correcto de ambos regimientos fueron: First U.S. Sharpshooters Regiment, y Second U.S. Sharpshooters Regiment

Imagen
Berdan Sharpshooters, tambien conocidos como los Greencoats (Chaquetas verdes)

A quien quiera ver uno de estos rifles en acción, recomiendo la película de 1990 "Quigley Down Under" protagonizada por Tom Selleck. Allí van a poder apreciar esta arma en acción y el respeto que se le tenía si bien con las consabidas licencias artísticas de Hollywood, en particular en relación a la balística terminal. Aquí se trata en todo caso de un modelo de rifle Sharps mas tardío que el descrito, de cartucho metálico que trataremos mas adelante.

Imagen




El fusil de aguja: El Dreyse y el Chassepot


Una de las desventajas que tenía el Sharps era que requería que el pistón fuese colocado en un movimiento aparte, y ya habían cerebros estudiando el problema y eventualmente ideando un sistema que evitase esa pérdida de tiempo.

La respuesta práctica vino de Prusia, donde el año 1841 Johann Nikolaus von Dreyse patenta una arma y cartucho que llevarían su nombre, y por los que recibiría posteriormente el “von” en el mismo al ser elevado a la nobleza en 1864.
Adoptado como el "leichtes Perkussionsgewehr M/41" ( fusil liviano de percusion), el nombre de mimetismo con que se le conocería en ese entonces presentaba una de las maneras mas prácticas de la idea que ya circulaba en el ambiente, de reunir en un "paquete" el proyectil, la pólvora y el fulminante. Esto se logró poniendo dentro el cartucho, entre la bala y la carga de pólvora un “taco” que por delante se moldeaba y procuraba apoyo a la parte de atras del proyectil, y por el aspecto trasero expuesto a la pólvora tenía empotrado el fulminante. Piensen en un cartucho de escopeta Brenneke, que tuviese el fulminante adentro, en la parte de atras del taco.


Imagen
Cartuchos Dreyse. Se puede apreciar entre la pólvora y el proyectil el taco con el fulminante adosado en su cara posterior.


Por ello el arma incorporaba un larga aguja, la que en el momento del disparo perforaba el cartucho longitudinalmente de atras hacia adelante hasta impactar el fulminante y así iniciar la pólvora. Una de las características que requería el fulminante era que por su posición en el taco, la aguja debía golpearlo siguiendo un movimiento longitudinal a traves de la carga de pólvora. Esto condicionó que el cierre fuese un elemento cilindrico en línea con el cañon, que en su interior albergaba la aguja y su correspondiente resorte helicoidal.

Y como bloquear un cilindro en una posicion determinada era una cosa que se conocía desde hacía siglos:
Imagen
El cerrojo antiguo


Imagen
El cerrojo nuevo


Imagen
El sistema Dreyse. Una característica de este era que la aguja no quedaba montada con el movimiento de carga del cerrojo hacia atras y adelante, debía ser montada a mano despues de puesto el cartucho y cerrada la acción. Para ello contaba el cierre en su borde trasero con una proyección superior que permitía traccionarlo hacia atrás.


Imagen
Cierre del Dreyse desmontado. Se aprecia la larga y delicada aguja, y el diseño del cerrojo que ha perdurado en su forma básica hasta hoy.

El Dreyse siempre adoleció de muchos defectos comunes a las armas de retrocarga que usaban estos cartuchos primitivos. Principalmente del escape parcial de gas, de tal forma que ante el uso continuado llegaba el momento en que el cierre ya no podía obturar completamente, lanzando prácticamente la mayor proporción de los gases hacia la cara del tirador. Esto hacía disminuír su ya limitado alcance, de suyo menor que el de los mejores rifles de avancarga contemporáneos. También al estar la aguja en el momento del disparo expuesta a los gases calientes de la pólvora, su corrosión era muy rápida y por ende su vida útil muy limitada. Sin embargo su gran cadencia de tiro hacía estas desventajas tolerables en el campo de batalla.

Esta arma nueva, incorporada en una fecha tan temprana como 1848 en el ejercito de Prusia cuando en el resto del mundo recién estaban pensando en la transición del mosquete al rifle de percusión, hizo que en muchas partes se pusieran algo nerviosos ante esta innovación. Una de las que recibió su cuota de plomo Dreyse fue Dinamarca en 1864, y poco despues Austria en 1866. Particularmente en la batalla de Sadowa el 3 de julio de 1866 contra esta última, la potencia de fuego del Dreyse fue decisiva para la victoria prusiana. Estos hechos fueron particularmente notorios en Francia, donde también se estaban comenzando a manifestar serias discrepancias con Prusia sobre la manera correcta en que debería ser dibujado el mapa de Europa en el futuro.

Por ello fue que Francia comenzó lo que ahora llamaríamos una "carrera armamentística”. El resultado fue el Chassepot de 1866, la repuesta francesa al Dreyse. No era mas que un fusil de aguja copia del anterior, si bien desarrollada mas de 20 años después y que incorporaba mejoras que lo hacían muy superior a su antecesor tales como el famoso “sello de goma”, novel forma de sellar la recámara para minimizar efectivamente el escape de gas.


Imagen
El Chassepot


Imagen
Carga de un cartucho

Imagen
Detalle de la cabeza del cierre con la aguja y el famoso sello de goma.


Características del Chassepot, considerado la cumbre del desarrollo del fusil de aguja:

• Calibre: 11 mm
• Longitud: 130 cm (188 cm con bayoneta)
• Longitud del caño: 79,5 cm
• Peso: 4,6 kg
• Velocidad inicial: 405 m/s
• Alcance efectivo: 1200-1300 m
• Peso del proyectil: 25 g (plomo)


En manos del ejercito francés este fusil combatió en la guerra Franco-Prusiana de 1970 y se mostró muy superior al Dreyse casi doblando su alcance, y de todos modos fue mas robusto y fiable. Ello no obtante no impidió a la postre la derrota francesa. Finalmente el Chassepot demostró una cualidad que el Dreyse no tuvo forma de igualar: fue fácilmente convertido posteriormente en la forma del fusil Gras, a lo que veremos en el próximo capítulo: El rifle de cartucho metálico



Saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Cuarta parte: El cartucho metálico

Voy a efectuar un breve interludio para discutir algunos elementos del desarrollo del cartucho metálico, para poder después entar de lleno en lo que son los rifles de cartucho metálico.
A partir del comienzo del siglo XIX en distintas partes del mundo civilizado se estaban haciendo ensayos para mejorar el cartucho que ya analizamos. La soluciones del Sharps primero y del fusil de aguja después nunca fueron de completo agrado pese a que ellos combatieron y en ocasiones decidieron la suerte de una batalla y tal vez de una guerra.

Estaba claro que había que sellar de alguna forma la parte trasera del cartucho para eliminar el escape de gas. Se hicieron algunos ensayos con cartuchos de fusil de aguja de metal blando, pero fallaban en sellar los gases por el necesario orificio en su parte posterior para dejar penetrar la aguja. Eventualmente sirvieron para demostrar que se iba por el camino correcto, ya que al expandirse el metal y aplastarse contra las paredesde la recámara por la presión del disparo, formaban un sello efectivo al escape de gases por lo menos allí donde se apoyaban.

La envoltura de los cartuchos hasta ahora había sido de papel el que al estar generamente impregando en alguna sustancia combustible hacía que se quemara con la pólvora en el momento del disparo y desapareciese conjuntamente con esta. Sin embargo la presencia de un elemento metálico que no iba a ser disparado sino que iba a quedar en el interior del arma despues del disparo trajo consigo la necesidad no menor de inventar un mecanismo accesorio. Esta se incorporaría al mecanismo de toda arma de cartucho metálico o semimetálico de allí en adelante: Una forma expedita de sacar el cartucho de la recámara ya fuera disparado o no, en la forma de un mecanismo extractor y otro expulsor.




1. El cartucho de espiga o Lefaucheux



Un inventor que desarrolló una solucion temprana e ingeniosa al problema del “paquete” proyectil-propelente-iniciador fue Casimir Lefaucheaux en 1828. Su prepuesta fue uno de los primeros diseños prácticos que derivó en el primer cartucho metálico de amplia distribución, especialmente en en Europa y muy usado en armas cortas y escopetas.

Era un cartucho que incorporaba en su parte posterior un culote de metal cerrado por atrás, que tenía el fulminante radialmente en un borde interno. Apoyado en el fulminante había una aguja que sobresalía del culote por el lado opuesto.


Imagen
Diagrama

Imagen
Corte transversal de cartucho Lefaucheux



Imagen
Cartucho semimetálico de espiga o Lefaucheu.


Imagen
Varios calibres de munición de espiga

Este cartucho, aunque ampliamente usado el revolveres y escopetas, pronto evidenció sus desventajas que eran sustanciales: Las agujas quedaban al descubierto, y una caída podía hacer que una de ellas accidentalmente se percutiese disparando el arma. Ademas el cartucho debía ser introducido de una forma precisa haciendo coincidir la aguja o espiga con una ranura de la recámara que permitiría exponerla al golpe del martillo. Difícil y lento ante la necesidad de recarga urgente. Perduró en el tiempo hasta la llegada de la munición de fuego anular y central cuando comenzó a ser considerada especie amenazada, y finalmente siguió el camino del Dodo con la llegada de las armas de repetición al no poderse adecuar a estos mecanismos.



2. El cartucho de fuego anular


Un cartucho metálico que se inventó para armas de tiro en interiores o de galería hacia 1850 fue el Flobert en Europa, y casi simultaneamente en América nacía el idéntico .22 BB Cap (Bulleted Breech Cap) o “tapón de recámara con bala”. Consistían ambos en una copa delgada de cobre de reborde posterior, estando cubierto interiormente ese reborde con compuesto fulminante. No tenía pólvora en su interior e incorporaba una bala conica de plomo por delante. Para la pequeña distancia del tiro de galería, con la potencia del fulminante bastaba. Sin embargo, el estudio de este pequeño cartucho descubre innovaciones importantesque encontaremos en toda la cartuchería metálica posterior.

La pestaña en la parte trasera del cartucho procuraba también un agarre para que fuese extraído y expulsado del arma. Sirvió además para poder posicionar el cartucho al intoducirlo en el arma en una posición determinada, deteniendolo en su recorrido hacia adelante.

Por primera vez también el cierre de un arma no se bloqueba tomando el frente trasero del cañon como referencia, sino que se apoyaba en el culote del cartucho y lo apoyaba contra el cañon.
Este ajuste del acerrojamiento del cierre, que ahora debía tener una dimensión exacta para permitir la presencia de un cartucho posicionado en forma justa y precisa en la recámara, pasó a ser una de las dimensiones más críticas a la hora del diseño y posterior fabricacion y montaje del arma. El nombre técnico con que se denominó esta distancia es “Headspace” (espacio de cabeza).
Un Headspace muy amplio podría permitir que el cartucho entrara suelto en la recámara escaspandose gases hacia atras al momento del disparo, y uno muy ajustado imposibilitaría peligrosamente el boqueo correcto del cierre al quedar semiabierto.



Imagen
Headspace de un cartucho con reborde

Imagen
Headspace de un cartucho sin reborde


ImagenImagen
Pronto los cartuchos de fuego anular fueron llenados de pólvora y fabricados en un amplio espectro de calibres, si bien siempre fueron de escasa potencia. A la derecha: 22 BB Cap, .22 corto y .22 Largo rifle






Imagen
Compuesto fulminante de distribucion anular


Imagen
Corte de tres cartuchos .22 de fuego anular, mostrando tambien el compuesto fulminante adherido al interior del reborde de la base.

Presentaban la ventaja que eran insensibles a la intemperie por tiempo apreciable al poderse sellar fácilmente en la unica parte expuesta, que era union del cartucho con el proyectil. Ademas eran absolutamente indiferentes a la posición que adoptaran al ser cargados en la recámara del arma, mientras tuviesen la punta hacia adelante. Ello permitía una muy rápida recarga, incluso por medios mecánicos como la repetición que veremos mas adelante.

La gran desventaja que presentaban era que el reborde debía ser hueco para aceptar el compuesto fulminante, y que además debía ser lo suficientemente blando para permitir su deformación ante la percusión. Por eso había un límite de presión que podía soportar este diseño. Si bien fue cargado en su momento a presiones que lo equiparaban en prestaciones a los cartuchos equivalentes de fuego central mas suaves, llegando incluso a calibres tan respetables como el .60, la llegada de la pólvora sin humo lo eliminó inmisericordemente del mapa con una sola y honrosa excepcion: el .22 rimfire o .22 de fuego anular, que perdura en gloria y majestad hasta el día de hoy.



3. El cartucho de fuego central


El tipo de munición que llegaría ser la que dominase de allí en adelante, resulto ser un diseño que consistía en una vaina de carton con culote de metal, el que al contario del cartucho de espiga incorporaba el fulminante en una cápsula dispuesta centralmente en la parte trasera del culote. Reunía así las características de fulminante de percusión en línea del Dreyse/Chassepot, la ventaja del fulminante separado presente en el cartucho de espiga, y el culote con reborde del cartucho de fuego anular. Su aporte propio fue situar el fulminante en un espacio o nicho en el espesor del culote. Este nicho estaba abierto hacia atrás, exponiendo el fulminante al golpe del percutor.

Toda cápsula fulminante consiste en una copa de metal blando deformable que por dentro contiene el elemento detonante. Así eran los pistones fulminantes del mosquete de percusión que ya vimos, y fue puesto tal cual en el culote del cartucho en la forma del llamado piston Berdan, por el nombre de su inventor. Hacia adelante en este nicho se encuentra una cuña cónica de metal conocida como yunque. En el momento de la percusión, el compuesto detonante del fulminante es comprimido entra las superficies internas de la copa y el yunque, iniciando su detonación. Comunicaba de allí al espacio principal del cartucho donde iban pólvora y proyectil por medio de un conducto llamado “oído”, moderna reminiscencia del orifico iniciador de antaño.

Imagen
Culote de un cartucho para fulminante Berdan. Se observa el yunque que sobresale al interior del nicho del fulminante y que es parte integral de la vaina. Esta tiene dos oídos en línea, laterales al yunque.



Imagen
Cartucho semimetálico con cuerpo de cartón de fuego central. Este tipo sobrevive hasta hoy en forma de los cartuchos de escopeta.

Imagen
Cartucho metálico primitivo de fuego central


Imagen
Corte del anterior



Imagen
Vaina de un cartucho de fuego central moderno. Observen que ahora hay otro tipo de fulminante, uno que incorpora al yunque como parte de su estructura, no siendo ya este parte de la vaina. Ademas tiene un solo oído central. Se trata de un fulminante de los llamados Boxer



Imagen
Diagrama mostrando la disposición de los elementos que componen el cartucho metálico de fuego central moderno. La gran ventaja que presentaba este diseño era que resolvía los problemas de sello a los gases, de resistencia a la intemperie, y lo mas importente, era una solución muy robusta que toleraba bastante bien el maltrato, el transporte y almacenaje prolongados. Se mostró muy versátil a las modificaciones de calibres y de gran tolerancia a las altas presiones y adaptable a los mecanismos simples o complejos. Tal vez lo mas decisivo, una vez instalada una base manufacturera suficiente, el costo era mas que razonable atendiendo a las femomenales prestaciones que ofrecía.

En la proxima parte veremos los desarrollos que se hicieron para incorporar el recientemente inventado cartucho metálico al inventario castrense mundial.

Saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Quinta parte: – Las conversiones

La llegada del cartucho metálico esta llena de episodios interesantes y anecdóticos, sobre los que se podría escribir un libro. Dije que una vez instalada la base fabril para la fabricación de estos, llegaron a ser muy baratos de producir. Sin embargo, para llegar a ese punto el camino fue a veces azaroso en extremo, con discusiones muy sabrosas, amargas a veces e interminables por parte de los estamentos involucrados y las personas a cargo del erario público en cada uno de los países en cuestión.

Si bien el cartucho metálico finalmente fue adoptado rápidamente en todos los países que se preciaran de algo, ello trajo consigo el lamentable hecho que de la noche a la mañana había pila y pilas de rifles de percusión obsoletos, millones si tomamos en cuenta Europa solamente. A muchos países les quedó claro que ahora un gasto mayor en la forma de la introducción de un fusil nuevo diseñado especialmente en torno al cartucho metálico de pólvora negra estaba absolutamente fuera de discusión.

Por ello se dieron a la tarea de desarrollar soluciones fáciles de implementar, seguras, y por sobre todo baratas, para transformar el rifle de avancarga de que disponían en uno de retrocarga para que pudiese aceptar un cartucho metálico. Las soluciones que se introdujeron son las que vamos a exponer en esta parte, y fué un período de transición y de armas convertidas que ocurrió aproximadamente entre los años 1865 a 1870.



El Snider

El Imperio británico usaba en ese tiempo el "Enfield tres bandas" por el número de abrazaderas del cañon, soberbia muestra del arte armero ingés. Un rifle sólido, durable, bien hecho y muy efectivo en los teatros en que se utilizó. Fue importado de Inglaterra por los estados confederados en la Guerra de Secesión, enfrentándose en ese conflicto a su contraparte norteña, el Springfield.


Imagen


El Rifle Enfield m1853 de avancarga





Imagen
Mecanismo de percusión de un Enfield. El problema que tenían todos demostrado en este ejemplo inglés, era como meter por aquí un cartucho .577 de estos:Imagen


La solucion a lo anterior de conoció como conversión Snider en virtud a su inventor, el norteamericano Jacob Snider. Se adoptó en 1866 y se cree que se convirtieron entre 250.000 y 500.000 rifles en Royal Small Arms Factory (RSAF) de Enfield según diversas fuentes. El mecanismo era un bloque giratorio con bisagra en línea, conteniendo en su interior una aguja que conectaba el golpe del percutor transmitendolo al fulminante del cartucho. Este bloque estaba fijo en su posición de cerrado por un pestillo a resorte. Se abría hacia la derecha descubriendo asi la récamara y permitiendo la carga:


Imagen

Imagen

Imagen

Fue una conversión exitosa, que adaptaron además Holanda, Nepal y Dinamarca. Hubo además copias “no autorizadas”, en la forma del sistema francés Tabatiere y el Krnka ruso.



Imagen
Acción Tabatiere francesa.


Imagen
Accion Krnka rusa





El Trapdoor Springfield

El rifle/Mosquete que vimos antes también fiue objeto de una transformación similar creada por Erskine S. Allin, maestro armero del arsenal de Springfield e introducida en 1865. Para 1868 se define el modelo definitivo, que pasaría a conocerse con su adopción en 1873 por el ejercito de EEUU como el “Trapdoor Springfield”. Aqui se inclinaron por un bloque de cierre de bisagra transversa, que giraba en sentido vertical hacia arriba y adelante. Cargaba un nuevo cartucho calibre .45 que llegaría a se un clásico: el .45-70



Imagen
El Trapdoor Springfield. En algun momento de su vida este ejemplar en particular fue enchulado con un agregado para modificar la culata tipo pistolete.






Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Como se puede apreciar el principio de bloque pivotante abisagrado es similar al Snider, si bien la geometría del bloque es diferente. Muchos países basaron sus conversiones en el sistema de Allin, como veremos a continuación:

Imagen
La acción Wanzl austríaca.


Imagen
La acción Berdan española

Imagen
La acción Albini italiana


El Gras


Finalmente vamos a ver una acción francesa que se derivó del fusil de aguja Chassepot el cual se mantuvo completo. Los cambios que hizo su inventor, el general Basile Gras fueron que simplemente se le eliminó la aguja larga por una corta, y se le adoptó una cabeza de cierre con extractor y expulsor. Además ahora al accionar el cierre la aguja percutora quedaba automáticamente montada. Lo expongo al final porque el resultado del esfuerzo francés fue ambas cosas, una conversión Gras 1866-1874 al adaptar el Chassepot, y un fusil Gras 1874, cuando despues se comenzo a fabricar el diseño desde cero.


Imagen
La Conversión/Fusil Gras m1874

Imagen

Imagen

Imagen

La acción Gras, un Chassepot modificado

Este fusil fabricado bajo licencia por la fábrica Steyr de Austria fue uno de los que combatió con nuestras tropas en la Guerra del Pacífico. Pese a ser un diseño francés, venía marcado como “Waffenfabrik Steyr” o “Usine de Steyr”. Ello hizo que incluso hasta hoy lo denominen erróneamente en el Ejercito Chileno como “el Estayer”.

Largo total: 1.31 Mts.
Cañón: 0.8 mts. cuatro estrías de paso a la izquierda
Mira fija de combate a 200 mts, alza de 300 a 1800 mts
Calibre 11 x 59.5mmR
peso: 4.2 kg



Hubo muchas otras transformaciones para adecuar un rifle/mosquete de avancarga para disparar cartuchos metálicos de fuego central, pero las que he expuesto son un ejemplo de lo que se hizo en ciertos países y representan una buena muestra del total.

El Chassepot/Gras en particular, al dejar de ser una conversión y pasar a ser fabricado completemente como tal, pasa a ser el primer ejemplo de lo que veremos en el siguiente capítulo:

El fusil de cartucho metálico de pólvora negra.


Saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Sexta parte – Fusiles de cartucho metálico monotiro


En el período que siguió a la época de las conversiones, la industria armera vió muchos cambios en su forma de operar. Por una parte los procesos fabriles automatizados que se habían iniciado desde la época de Hall 50 años atras ya eran cosa habitual. Por otra, ante la introducción de altos hornos que hicieron abundante el suministro de acero y la disponibilidad de energía barata en la forna de eficientes motores a vapor, se comenzó a mecanizar principalmente este duro y resistente metal para la fabricación de rifles. Se abandonó por completo el uso de hierro y bronce que hasta ese entonces habían sido los principales metales utilizados por la iondustria armera.

Vamos a revisar en esta parte los mecanismos que fueron utilizados en la confección de los primeros rifles de cartucho metálico de pólvora negra diseñados y fabricados como tales, y que fueran usados por las principales potencias de ese entonces.


Falling block o cierre descendente:

Sharps

Esta acción ya la examinamos como rifle de percusión. La incluyo aquí pese a que se podría hablar de una conversión por la sencilla razón que las conversiones fueron las menos, es una acción que al contrario del ejemplo Chassepot/Gras se continua fabricando como rifle de cartucho metálico de pólvora negra hasta el día de hoy sin modificaciones. Además este paso fue incluso mas sencillo que el arriba mencionado. Aquí solo se sustituyó la chimenea por una aguja percutora y se agregó una uña extractora. Fue ofrecida como rifle de caza al mercado a partir de 1869.

Se comportó en forma brillante en su nuevo rol y fue el arma favorita de los cazadores del nuevo mundo, por su capacidad para aceptar grandes cartuchos tales como los .50 o .45 con vainillas de mas de 3 pulgadas de longitud, y ponerlos con altísima precisión allí donde el tirador quisiera.

Fue el arma que en manos de los cazadores de la industria del cuero de la época casi provoca la extinción del bisonte americano. Se calcula que en la decada de 1873 a 1883 se mataron entre 80 a 100 millones de esos animales.

Un razgo característico que venía de los antiguos cartuchos de papel, y que se traspasó a los cartuchos de metálicos de pólvora negra fue la envuelta de papel de la punta. En esa época, el desarrollo de puntas con semienvuelta metálica y expansión confiable y controlada todavía estaban en el futuro. La recarga de cartuchos metálicos era una práctica habitual en el Oeste y las puntas aún eran fundidas de plomo. La única forma de aumentar el poder de parada de una punta así era aumentando el calibre del proyectil, y la única forma da aumentar la penetración de un calibre dado era aumentando el peso de la punta (mayor densidad seccional). Por ello los calibres clásicos eran largas vainillas incorporando grandes y pesadas puntas de plomo. Y poder letal era algo que se requería para abatir los grandes bisontes que pesaban mucho mas que sus primos africanos, pero no tenían la malévola predisposición de éstos.

Por ellos los cazadores se limitaban a quedarse a una distancia desde aprox. 200 – 400 metros desde donde disparaban a la manada en posición sentado o de rodillas usando frecuentemente bípodes de varillas y miras telescópicas. Mal que mal, no eran cazadores deportivos sino que asalariados de una industria. Por ello se conocieron también como los “rifles de ¼ de milla” Esta tambien fue la razón por la que los grandes rifles express de dos cañones yuxtapuestos para caza mayor africana tuvieron nulo protagonismo en EEUU. Simplemente no tenían (ni tienen) la precisión requerida para la tarea.


Imagen
Cazador de bisontes en el oeste norteamericano



Imagen
Un sharps clásico de cartucho metálico con culata con pistolete, mira trasera tipo diopter con regulación a vernier, disparador de pelo, cañon octogonal/redondo y punto de mira tunelizado. El top de un arma de caza mayor americana del año 1875.



Imagen
El cartucho .50/90 Sharps Straight del anterior, diseñado teniendo en mente la caza del bisonte americano. Punta de plomo de 550 grains, vel. inicial de 1275 fps, energía inicial de 1985 ft.lbs




Winchester/Browning High Wall 1885

Una acción que llegó un poco tarde para los bisontes, pero que fue muy utilizada como rifle de tiro de precisión fue la variante de John Moses Browning del cierre deslizante o descendente. La principal diferencia con la Sharps es que el cajón de mecanismos ahora es mas largo para incorporar un martillo percutor en línea en el centro del arma y no lateral. Fabricada por la Winchester, se hicieron dos versiones de ella. La inicial conocida como la High Wall (paredes altas) y que fue la que incorporó los calibres grandes, y una posterior algo menor en altura, que consecuentemente se le llamó la Low Wall.
Se comportaron en forma brillante en el deporte del tiro, y el récord mundial de tiro de precisión de pólvora negra fue realizado con una High Wall y aún se mantiene vigente.
Hasta hoy se sigue fabricando, utilizandose a menudo como la base para innumerables rifles de tiro de tipo personalizado o “custom”


Imagen
Ejemplo de una acción Winchester High Wall de tiro de precisión


Imagen
Diferencias de proporciones entre ambas acciones. El mecanismo es exactamente igual.




Farquharson



Una acción considerada como el punto culminante del mecanismo de bloque deslizante es esta, diseñada por los armeros escoceses John Fahrquarson y Gorge Gibbs y parentada en 1872. El sharps había heredado el antiguo martillo lateral y el High Wall tenía martillo central expuesto. La acción Gibbs-Farquharson por su parte era mucho mas moderna y refinada con el martillo interior.

Una característica muy importante que incorporaba esta acción era la siguiente. Como en una acción con percutor interno no hay martillo a la vista que indique la condición del arma, el Farquharson tenía un indicador de condicion externo al cajon de mecanismos por el lado derecho. Cuando el arma era disparada, un pin metálico se movía a la posición en direccion morizontal. Cuando se cargaba, quedaba oblicuo hacia arriba y dando una indicacion visual y táctil que el arma estaba lista para disparar.


Fue uno de los rifles mas exitosos en las competencias de tiro en la Ingaterra victoriana y estaba relegado principalmente a ese papel, hasta que un famoso explorador africano de la segunda mitad del siglo XIX, Frederick Courtney Selous, lo hiciera famoso en su libro de 1882 “A Hunter’s Wanderings in Africa”. Allí lo ensalzaba como uno de los mejores rifles para el escenario africano. Consecuentemente luego de esa exposición mediática, todo gentleman británico que se preciara de ello tenía que llevar un Farquharson consigo en su expedición de caza mayor.

Finalmente, casi 60 años después que se dejara de fabricar en 1910, se usó esa acción como la base para el famoso rifle americano monotiro Ruger Nº1.


Imagen
Un rifle de precisión Farquharson


Imagen
Un rifle Farquharson de caza


Imagen
Detalle de la acción



Comblain



Los ensayos de campo belgas de 1869 para decidir el sucesor de la acción Albini-Braendlin, la que pasaría a las reservas, dieron un resultado sin un claro ganador. En el caso de Bélgica, había un importante centro armero que se remontaba al medioevo en la ciudad de Lieja. Además, muy pocos países desean ver que su presupuesto de defensa vaya a parar a manos (y bolsillos) extranjeros. En casos excepcionales tales como Rusia, Turquía y algunios de los pequeños países escandinavos quienes carecían de la industria necesaria para desarrollar y producir armas en grandes cantidades, eran habituales las compras masivas de armas foráneas.

Por ello se decidió mantener la conversión Albini-Braendlin hasta que futuros ensayos dieran con un digno sucesor. Esto no esa algo inusual, ya que recortes presupuestarios y pruebas sin ganador decisivo habían demorado y detenido previamente innumerables programas militares. Sin embargo, un contrato fue pactado con varias firmas de Lieja para la fabricación de un nuevo rifle que se destinaría a las reservas. Esto si que era algo inusual. Casi nunca un sistema de armas nuevo soslayaba a un ejercito regular y podía llegar directamente a manos de las reservas.

La estrategia que estaba detrás era que ello permitiría las autoridades belgas tomarse un respiro y lograr una prespectiva del cuadro global. El desarrollo de las armas de fuego estaba teniendo un avance tan acelerado y diseños nuevos salían al mercado tan rapidamente que procurar un rifle para la Guardia Cívica y las reservas locales mientras se esperaba por la aparición de un diseño mas avanzado para el ejercito parecía la mejor opción. El diseño aceptado para esta solución de transición fue el presentado por Hubert-Joseph Comblain que ya había sido presentado a las pruebas de 1869.

El Comblain fue una acción mas tipo cierre de bloque deslizante. Tiene cierta similitud con el Winchester/Browning High Wall, por el martillo externo en posición central. Una particularidad que tenía el diseño era que las versiones de exportación montaban automáticamente el percutor al ser bajado el cierre para la carga, en cambio las versiones para la Guardia Civil no incorporaban este mecanismo debiendo el tirador montar el martillo percutor a mano luego de cargar el arma. El calibre era algo anémico, poco adecuado a lo que se consideraba un calibre de uso bélico como el que estaban incorporando las armas de ese período, siendo mas similar al antiguo catucho metálico Snider que a uno mas moderno como el cartucho 11mm del Gras.

Lo expongo aqui porque ademas de ser un arma adoptada por Belgica fue usada por Grecia, Brasil, Perú y nuestro país. Chile lo usó en la Guerra del Pacífico junto al Gras ya descrito. La gran mayoría de nuestras tropas combatieron con este fusil.



Imagen
Imagen
Arriba un cartucho 11.6x50R Comblain Chileno, abajo un 11 x 59.5R Gras. Esta munición diferente disparada por los principales fusiles de nuestro ejército dio lugar a muchos problemas de logística durante la Guerra del Pacífico.


Imagen
Imagen
Acción Comblain

Imagen
Imagen
Detalle del martillo percutor. Arriba montado con la aguja percutora expuesta, abajo en posición adelantada en el momento del disparo. Observen la cola del martillo angulada hacia adelante, forma que lo obligaba a montarse con el movimiento descendente del bloque de cierre durante la carga.



Remington Rolling Block, cierre rodante o giratorio:

El concepto original de esta acción fue patentada por Leonard Geiger en 1863 y extensivemente mejorada y refinada por Joseph Rider, un armero de la Remington en el período de 1863 a 1865.

Los pedidos por este rifle de Dinamarca, Suecia, Noruega y otras naciones despues de la Guerra de Secesión fueron los que salvaron a la casa Remington de la quiebra que afectó masivamente a la industria armera norteamericana despues de ese conflicto.

Algunos otros clientes: España, Egipto, Los Estados Papales, Los Paises Bajos, Francia, Japón, Grecia, Suiza, Argentina, Colombia, Cuba, Puerto Rico, Rebública Dominicana, Chile, Peru, Mexico y otros.

¿Por que fue esta acción tan exitosa en los círculos militares de todo el mundo? En una palabra: simplicidad. Era decepcionantemente sencilla con solo 25 partes en total, escasas partes moviles y de un accionamiento que hoy llamaríamos de “interfaz intuitiva”. Aparte de ser la accion mas eficiente alguna vez producida para un rifle de cartucho metalico de polvora negra por su robustez , confiabilidad y resistencia a la suciedad o maltrato. Bastaba un par de horas o media tarde para instruír a un recluta en su uso.

La acción consistía en dos bloques giratorios en tándem. Uno de cierre, y otro que incorporaba el percutor por detrás del anterior. Estaban puestos tan cerca el uno del otro y con una geometría tal que los radios de ambos se intersectaban, y para que uno de ellos pudiera girar el otro bloque tenía que estar en una posición determinada presentando una cavidad al primero. Funcionaba llevando el percutor atrás. Así se podía abrir el cierre y con ello se bloqueba a su vez el percutor. Se ponía el cartucho y se llevaba el cierre hacia delante. Esto liberaba el percutor para que pudiese girar y golpear la aguja percutora. Al disparar el arma, el pecutor con su correspondiente bloque giraba bloqueando el cierre, impidiendo que se abriese hasta que no se montase nuevamente.

Imagen
Un clasico Remington rolling block


Imagen
Mecanismo de cierre giratorio, a la izquierda la acción bloqueada por el percutor adelante en el momento del disparo o despues, y a la derecha percutor montado y acción abierta.


Imagen
Imagen
Accion remington. Arriba cerrada, abajo abierta

Imagen
Cargando un cartucho en un Remington

En casa de mi abuelo paterno había uno de estos Remington, un modelo chileno convertido a escopeta del 16, destino que sufrieron muchas armas de ese período. Funcionaba perfectamente 100 años depues de su fabricación.



Cierre basculante:


Martini-Henry


Este fusil, un clásico de la Inglaterra victoriana se basó en la acción de Henry Peabody refinada por Friedrich von Martini, con el diseño de cañon estriado de Alexander Henry.
Consistía en un boque de cierre pivoteante que basculaba articulado por atrás por un pasador transversal. Al accionar la palanca de apertura, el bloque giraba hacia abajo unos grados descubriendo la recamara y montando el percutor interno. Tenía también un indicador de condición à la Farquharson al lado derecho del cajón de mecanismos.


Imagen
Fusiles Martini –Henry


Imagen
Acción cerrada con percutor montado listo para disparar.


Imagen
Acción cerrada ya disparada


Imagen
Accion abierta en posición de carga


Imagen
Acción abierta en posición de carga. Observen el pin indicador que adopta una posición oblicua.


Imagen
Acción abierta mostrando el bolque de cierre con la tolva de carga en su cara superior.

Esta fue el arma que mantuvo al Imperio Británico en su época de máxima gloria y expansión y fué el custodio de la “Pax Britannica”. Fue producido desde 1871 a 1891. Se calcula que se fabricaron mas de un millón de ellos considerando todas las variantes. Combatió en todas las guerras coloniales británicas, en la guerra Anglo-Zulú, en la Guerra de los Boers y en la Primera Guerra Mundial.

Características técnicas:
Calibre: .577/450
Cadencia de tiro: 10 por minuto
Vel. Inicial: 270 mts/seg
Rango efectivo: 550 mts
Rango maximo: 1400 mts
Peso: 4.2 kg
Longitud: 1250 cms.



Westley Richards


Esta acción es una Martini muy mejorada y refinada, considerada como el non plus ultra del bloque pivotante. El Westley Richards armó a los Sahibs y Bwanas en sus salidas de safari en la India Británica y el Africa respectivamente, y fue un arma exclusiva fabricada prácticamente solo por encargo y para la caza. Considerado tal vez el mas elegante y refinado rifle de caza monotiro de cartucho metálico de pólvora negra, así como el Farquharson fue considerada la mejor acción de bloque descendente y de tiro de precisión.

Imagen
Imagen
Un Westley Richards


Imagen
Imagen
Detalles de la acción.




Werder


Volviendo al campo mas prosaico de las acciones militares, la Werder fue la respuesta bávara a la pregunta del fusil monotiro de cartucho metálico.

Adoptada en 1869 de un diseño de Johann L. Werder, esta era una acción de bloque pivoteante descediente del Peabody- Martini. Apodada el “Rayo bávaro” por la rapidez de su funcionamiento que describiremos a continuación.

Consistía en un bloque con una palanca superior. Contrariamente a lo que pudiera creerse, esta palanca no abría el bloque de cierre, sino que lo cerraba. Al cerrarse el bloque, se tensaba el percutor y se tensaba también otro resorte de apertura del bloque. Al accionar una palanca en posicion anterior en el guardamonte que tenía el aspecto de un disparador al revés, se liberaba el cierre el cual bajo la presión del mencionado resorte se abría expulsando el cartucho. El tirador solo tenia que introducir otro tiro y cerrar el bloque con la palanca superior quedando el arma lista para disparar.


Imagen
Fusil Werder

Imagen
Detalle de la acción Werder con la palanca de cierre arriba y el inconfundible “disparador anterior” que la abría.


Imagen
Accion Werder mostrando bloque de cierre ariba, cerrado en posición de disparo

Imagen
Bloque de ciere abierto


Imagen
Vista izquierda de una acción Werder expuesta. Al compararla a la acción Rolling Block, no dejo de recordar la máxima alemana que traduzco a continuación: Para que hacerlo fácil, si difícil también se puede...

Esta acción vió combate y se distinguió en la Guerra Franco-Prusiana de 1870, en que el Reino de Bavaria combatió al lado de Prusia contra los Franceses.

En esta pequeña reseña he mostrado algunas de las principales acciones monotiro diseñadas desde el comienzo para el cartucho metálico de pólvora negra, tanto militares como deportivas que creí relevantes para mostar conceptualmente el desarrollo de las mismas y la evolución del rifle en esta etapa de la historia.

He dejado fuera a propósito algunas acciones de cierrre en línea similares y derivadas del Dreyse/Chasepot/Gras conocidas tradicionalmente como fusiles a cerrojo, ya que por su versatilidad estas acciones inicialmente monotiro evolucionaron a lo que describiré en detalle en el próximo capítulo:


El rifle de repetición


Saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Séptima parte – Los rifles de repetición


En cuanto se dispuso de un cartucho metálico, muchos diseñadores de armas tomaron nota de la facilidad con que era cargado en un arma, y que esta acción podría eventualmente ser facilitada proveyendo al rifle de algún tipo de depósito de cartuchos, y de allí cargarlos en forma mecánica en la recamara.En el presente capítulo veremos que soluciones fueron implementadas para ello.



Los americanos


Rifle revolver Colt de percusión



Una curiosidad que se suele ver a veces es esta arma, y no es mas que un revolver Colt de percusión con culata y cañón de rifle. Se fabricó en reducido número como para armar dos regimientos de la Unión en la Guerra de Secesión y fue utilizado en un par de batallas donde aseguró la victoria por su alta cadencia de tiro. Lamentablemente nunca pudo superar su gran defecto: El problema con los revólveres de percusión y al que los Colt no son ajenos, es que en el espacio entre cilindro y cañón en el momento del disparo salen chispas las que entran en las otras recámaras, eventualmente iniciando la pólvora y provocando múltiples disparos secundarios simultáneos. Este frecuente accidente que en un revolver puede provocar algunas veces lesiones y la posible perdida de un dedo, en un rifle es mucho mas catastrófico al ser aquí el brazo apoyado en la chimaza el que está expuesto a esta explosión, y era de regla cada vez que esto ocurría que el brazo quedaba gravemente lesionado por esquirlas de metal y el fuego de la explosión.
Este rifle no tuvo vida útil mas allá de ese conflicto y rápidamente fue olvidado.




Imagen
Imagen
Rifle revolver Colt



Spencer


Este fue el primer desarrollo exitoso de un arma larga de repetición. Su mecanismo estaba basado en un cargador tubular en la culata del arma, y un mecanismo con cierre à la Sharps pero que incorporaba además otro movimiento giratorio que se accionaba por medio de una palanca. Al igual que este último, tenía también un martillo percutor externo que debía ser montado a mano antes del disparo. Se accionaba bajando la palanca que hacía las veces de guardamonte. Un cierre en parte descendente y en parte rotatorio bajaba desbloqueando la acción y luego giraba hacia atras, paulatinamente expulsando el cartucho previamente disparado y recibiendo uno nuevo del cargador. a lo largo de su movimiento. Al accionarse la palanca hacia arriba, el cierre giraba empujando el cartucho dentro de la recamara. El último movimiento de la palanca hacía que la parte superior del cierre subiese deslizandose wen su encastre y bloqueara la acción. Luego había que montar el martilo percutor a mano para efectuar el disparo.



Imagen
Carabina Spencer




ImagenImagen
Cierre Spencer abierto



Imagen
Imagen
Mecanismo Spencer

El talón de Aquiles del Spencer fue su raquítica munición de fuego anular .56 y por ello nunca pudo entrar a las ligas mayores. Finalizada la Guerra de Secesión, la fábrica Spencer pronto cerró sus puertas.




Henry



Este rifle descendía de una acción previa, la Volcanic. Esta disparaba un cartucho de pólvora y fulminante autocontenido que no tuvo mayor desarrollo. El Henry estaría destinado junto a su prolífica descendencia hacer perder el Oeste a sus legítimos dueños.

Oliver Fisher Winchester era un exitoso fabricante de camisas de la Norteamérica de la revolución industrial quien en determinado momento no sabiendo que hacer con su plata, invirtió en acciones de una fábrica de armas que casualmente hacía los rifles y pistolas Volcanic pasando pronto a ser el socio mayoritario. Lo que míster Winchester carecía en conocimientos de armas lo tenía de sobra en habilidad para los negocios. Pronto reorganizó la fábrica y la renombró como la New Haven Arms Company y con el diseño de Benjamin Tyler Henry de finales de los 1850, se comenzó a fabricar un nuevo rifle en 1862.

El mecanismo diseñado contaba con un cargador tubular bajo el cañón, y un mecanismo de palanca...no esperarán realmente que explique como funciona, verdad? Este movimiento visto miles de veces en las películas de vaqueros lo hace tal vez el mecanismo de repetición de arma larga mas conocido del mundo.

Llegó a tiempo de participar en la Guerra de secesión donde tuvo también su cuota de gloria. Si tuvo corta vida fue principalmente por disparar también un cartucho de fuego anular calibre .44 de poca potencia como todos ellos.


Imagen
El Henry. El cajón de mecanismos era de “gunmetal”, un tipo de bronce primitivo que se usaba desde muy antiguo en la fabricación de armas y cañones.


Imagen
Observen que no tiene ventana lateral de carga en el cajón de mecanismos, se cargaba por delante directamente en el cargador tubular. Esta es una forma de reconocer un Henry. La otra forma es el pestillo inferior del embolo que empuja los cartuchos en el cargador, y que aqui se aprecia justo por delante del cajón de mecanismos y por debajo del cargador, delatando que este Henry está vacío. El pestillo avanzaba de su posición de full carga aproximadamente en el tercio delantero del cargador, e iba retrocediendo ante cada disparo a medida que los cartuchos iban siendo disparados.


Imagen
Detalles del cajón de mecanismos vista superior




ImagenImagen
Diagrama de la acción

Imagen
La patente original Henry


En todo caso fue el antecesor de un rifle de verdad, de esos con mayúscula, que veremos a continuación




Winchester.



El primer rifle en llevar ese ilustre nombre fue el modelo 1866 o “Yellow boy” (Muchacho amarillo) como también se la conoció ya que las primeras versiones fueron fabricadas al igual que el Henry con cajón de mecanismos de bronce. En realidad no era mas que un Henry con el agregado de una chimaza de madera y una ventana lateral de carga en el cajón de mecanismos. Además perdió el pestillo inferior del cargador, inútil en un arma con chimaza además de exigir una apertura en el cargador exponiendo éste y los cartuchos a los elementos, el barro y el polvo.

“El arma que ganó el Oeste”, eufemismo que lo distingue como el arma con que tal vez mas pieles rojas fueron muertos, fue el Winchester m73, y es este el que describiremos a continuación. También se ha dicho que es el arma que mas bichos de cuatro patas grandes o chicos, y de dos patas, buenos o malos, ha matado. Obviamente, todo ello dicho por los poco objetivos norteamericanos hablando de “su” rifle.

El sistema era básicamente el del Henry adecuado a un cartucho de fuego central. Consistía en un cierre de movimiento horizontal que tenía la aguja en línea en su interior. La palanca inferior al accionarse desbloqueaba el cierre, luego lo movía hacia atrás descubriendo la recámara y dando espacio a una teja elevadora y montaba el percutor por atrás. Al final de su recorrido hacia atrás, el cierre hacía que una bala se desplazara del cargador a la teja elevadora, y luego el movimiento recíproco hacia adelante de la palanca hacía subir la teja poniendo la bala frente a la recámara, hacia donde era empujada en batería por el cierre. El ultimo recorrido de la palanca hacia arriba bloqueaba nuevamente el cierre en posición de disparo.

Lo que está muy claro es que el Winchester m73 fue el rifle mas exitoso de su época, y el primer rifle de repetición de fuego central que se fabricó en enormes cantidades. Cargaba el entonces novel cartucho .44WCF de punta de plomo y vainilla de fuego central ligeramente cónica para facilitar su extracción. Como cartucho era de prestaciones mas bien comunes y corrientes. Lo que lo hacía irresistiblemente práctico era que se podía salir armado con un arma corta y una larga, ambas en el mismo calibre .44-40. Fue esta ultima característica la que aseguró su adopción por cuanto sujeto se aventurara al oeste del río Mississippi, ya fuese en viaje de placer o negocios.


Imagen
Winchester 73


Imagen
Detalles del cajón de mecanismos. Este ejemplar en particular tiene una mira a diopter montada tras el martillo percutor y plegada hacia atrás.



Sus características técnicas eran:

Longitud: 1,25 mts
Peso 4.3 Kg
Cañón: 76 cms
Calibre .44 WCF (Winchester Center Fire)
Cargador tubular: 15 tiros


Imagen
Las características del .44WCF eran:
Punta de plomo de 217 grains
Vel. Inicial 380 mts/seg

Cuando la UMC (Union Metallic Cartridge, después parte de Remington) comenzó a fabricar y vender este calibre, para no dar publicidad gratis a su adversario lo llamó el .44-40 por el hecho de ser cargado con aproximadamente 40 grains de pólvora negra. La Winchester absurdamente oleó y sacramentó este apodo cuando después de la Primera Guerra Mundial también comenzó a llamarlo así, al punto que hoy en día todo el mundo sabe lo que es un .44-40, y muy pocos lo que es un .44WCF


Lamentablemente el Winchester a través de todas sus variantes siempre adoleció del problema que la acción no tenía la robustez suficiente para soportar el uso continuo con cartuchos mas potentes como el .45-70 y supriores, pese a los intentos por mejorarla a través de los años. Durante el período del cartucho metálico de pólvora negra siempre estuvo por detrás del Sharps en potencia y en precisión. En lo único en que era imbatible era en velocidad de tiros sucesivos sin recargar, récord que le duró hasta la llegada del siguiente competidor norteamericano.



Colt Lightning (Relámpago)


No hay nada mas rápido que un relámpago. Col. Samuel Colt

El Lightning de 1884 era la respuesta a la rapidez de tiro del Winchester, y una repuesta muy eficiente en verdad. El sistema sería el que se conocería como acción deslizante, de trombón, de corredera, y otros nombres mas coloquiales y mucho menos elegantes.

Era básicamente una acción muy similar a la Winchester pero que no se accionaba con una palanca, sino que se actuaba deslizando una chimaza móvil a través de un riel con un movimiento horizontal muy rápido y ergonómico. De hecho, no existe ninguna acción de repetición manual mas rápida que esta. Permite también ciclar el arma sin tener que usar la mano dominante ni moverla de su posición empuñando el arma con el dedo en el disparador, listo para disparar.

Los primeros mecanismos no tenían desconector. Esta es una pieza que desengancha el disparador del fiador en el momento del disparo. El fiador es a su vez la pieza que mentiene el percutor o la aguja tensados, y que al retirarse permite que el cartucho se percuta iniciando el disparo. Al ciclar una acción que cuenta con desconector manteniendo el disparador oprimido, éste debe ser soltado para que se enganche nuevamente el fiador. Luego de esto puede recién volver a oprimirse para efectuar un siguiente disparo.
Al no haber desconector, si se acciona el cierre con el disparador aún oprimido, el arma se dispara en cuanto se cierra la acción. Esta característica de las primeras acciones de corredera fue muy utilizada en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Allí, bajo situaciones de combate cercano para aumentar la cadencia de tiro de escopetas de corredera Winchester 1897 que no tenían desconector, el soldado mantenía oprimido el disparador y así disparaba el arma tan rápido como fuera capaz de accionar la corredera. De hecho, un mecanismo de ametralladora no es mas que una acción de repetición cualquiera, a la que se le puede "desconectar" el desconector.


Imagen
Colt Lightning cal. .44-40

Si bien esta acción era rápida y eficiente, fue diseñada principalmente para la caza y nunca pudo lograr ser adaptada por algún sistema de armas militar, forma garantizada de asegurarse fama y longevidad. Es una acción que tiene cierta fragilidad y no es apta al maltrato de un escenario bélico, ademas de ser bastante sensible a la los elementos, cuerpos extraños y suciedad.





Los Europeos



El Vetterli



La Suiza de mediados del siglo XIX miraba a Prusia con la misma desconfianza con que un siglo después miraría la Europa occidental a la Unión Soviética. De hecho, compartir una frontera con una potencia militar indiscutida que tenía enormes recursos a su disposición junto a una declarada sed de poder y hambrienta de tierras, era razón mas que suficiente para que los suizos observaran con atención los eventos que se desarrollaban en Berlín.
Además tomaron cuidadosa nota de los devastadores efectos que el fusil de aguja Dreyse provocó en las filas danesas en 1849 y en las austriacas en 1866. Ya comentamos que el Dreyse fue el primer fusil de retrocarga adoptado por una potencia militar de primer orden. La efectividad de esta arma no podía ser negada, y los suizos lo tenían absolutamente claro.

Friedrich Vetterli ingresó al departamento de armamento de la Schweize Industrie-Gesellschaft (SIG, Sociedad Industrial Suiza) en 1864, y se abocó del inmediato al desarrollo de un rifle de cartucho metálico de repetición que superara al Dreyse.

El paradigma táctico bajo el cual operaban los suizos era en general de tipo defensivo, y ello se reflejó en el diseño de Vetterli. Una evaluación de lo disponible mundialmente en tecnología de armas en ese momento incluyó el Henry y el Spencer, así como el fusil de aguja. Todos ellos fueron analizados bajo la perspectiva del empleo táctico suizo. El Henry fue diseñado con el combate montado o la caza en mente, por ello el sistema de palanca. Los europeos en vista del Dreyse tendían a pensar en fusiles de aguja mejorados. Vetterli sin embargo vio el mérito de unir ambos conceptos en lo que sería un fusil repetidor de cerrojo con un cargador tubular. Básicamente adaptó el Henry a los requerimientos y necesidades suizos. El calibre .44 fue perfeccionado en un mas eficiente .41 (10.4mm) de fuego anular. La ventana de carga lateral de diseño King y la teja elevadora de Henry se adaptaron a un repetidor de cerrojo, que se acomodaba mejor que una palanca a ser accionado en una posición defensiva en posición tendido. El cerrojo era un Dreyse mejorado: En lugar de bloquear o acerrojar con la base de la palanca, el cierre tenía dos tetones de bloqueo tras el encastre de la teja elevadora que encajaban en recesos del cajón de mecanismos.. La Asamblea Federal de la Confederación Suiza adoptó oficialmente el rifle en 1866, comenzando las pruebas operativas en 1867.

El Vetterli pasó a ser el fusil de ordenanza mas avanzado del mundo. De hecho, cuando los suizos lo adoptaron el ejercito de EEUU estaba armado mayoritariamente con rifles/mosquetes de percusión y avancarga. Los ingleses estaban pensando en tal vez adoptar el Martini Henry, y los prusianos estaban aún muy entretenidos tratando de mejorar su diseño de fusil de aguja de 25 años de antigüedad.
Mas que cualquier otra cosa, el Vetterli es una maravilla de integración. Tecnologías probadas fueron analizadas y amalgamadas configurando un rifle avanzado que satisfizo largamente los particulares requerimientos tácticos suizos. Tenía muy altos estándares de calidad en su manufactura y una gran precisión, típicos de un arma suiza. Tal vez el mayor tributo a este rifle fue que los fineses lo usaron mucho mas tarde en pleno siglo XX en su guerra de independencia contra los rusos, y lo mantuvieron en servicio hasta fechas tan recientes como 1950.



Imagen
El rifle Vetterli m1878


Calibre:10.4x38mmR Fuego anular
Capacidad: 12 cartuchos en cargador tubular
Largo: 132 cms
Peso (descargado): 4.6 kg.
Cañon: 84 cms, 4 estrías de paso a derecha



Imagen
Detalle del cerrojo desmontado. Observen uno de los dos tetones de bloqueo que se proyecta lateralmente por delante de la palanca. El otro tetón está en el lado opuesto del cerrojo.


Imagen
Frente del cierre. Se ve la aguja extractora superior, y la aguja percutora que se bifurcaba en dos extremos anteriores y laterales que golpeaban simultáneamente el cartucho.




Imagen
Imagen
Diagramas de la acción Vetterli. Llama la atención la taja elevadora, que mas parece un ascensor o un montacargas.




El Kropatschek


Esta rifle, adoptado por Francia en 1878 para suceder al Gras, no era mas que uno de estos con el agregado de un cargador tubular de tipo Henry. Un característica que hacía el cargador diferente de la variante usada en el Vetterli era que la taja elevadora no era un bloque de movimiento vertical sino que tenía la forma de una pala que pivotaba en torno aun eje trasero elevando el cartucho y presentándolo al cierre. Tenía la característica que se podía bloquear la teja para usarlo como monotiro, y luego moviendo un pestillo oculto por la palanca del cierre el arma se pasaba a alimentar del cargador como un repetidor.
Lo menciono porque fue uno de los que participó en la Guerra de Pacífico, en la manos de los marinos de nuestra Armada, y daría paso a un diseño muy interesante que veremos mas adelante.


Imagen
Fusil Kropatschek



Imagen
Imagen
Vistas del interruptor del elevador del cargador en sus dos posiciones




El Mauser


A fines de la década de 1860 el reino de Prusia se encontraba buscando afanosamente un digno sucesor de su venerable fusil de aguja Dreyse. Este ya tenía una brillante hoja de servicios y un impresionante palmares de victorias y era tiempo que pasara a un honroso retiro. Un fabricante de armas de un oscuro lugar en lo profundo de Suabia presentó un diseño propio basado en el mecanismo Dreyse/Chassepot/Gras a la Comisión Evaluadora de Fusiles, que tenía la importante tarea de designar el próximo fusil de ordenanza prusiano. Ello en si no tenía nada de extraordinario, dado que a la sazón los prusianos testeaban prácticamente cualquier cosa que apareciera sobre la faz de la tierra en cuanto a fusiles.

Competidores del diseño Mauser eran en un comienzo: Martini Henry, Comblain, Beaumont, Berdan II, Vetterli y Chassepot. Como el concursante con mas futuro se proyectaba el fusil bávaro Werder. Sin embargo, los prusianos veían al sistema de bloque pivotante del Werder con alguna reserva, estando como estaban ya 30 años acostumbrados a un sistema de cerrojo lineal. El cartucho Werder despertó eso si mucha admiración, decidiéndose que sería adoptado por el próximo rifle.

El 10 de Mayo de 1870 Wilhelm Mauser, participando en las pruebas de la Comisión en la Escuela Prusiana de Tiro Militar de Spandau en Berlin, escribe la siguiente carta a su hermano Paul que había quedado en el pequeño taller de los Mauser en Oberndorf, un pueblito de la Selva Negra: “Que Prusia se hará de un nuevo fusil es un hecho y el nuestro está casi en primer lugar. En simplicidad está muy por encima de los demás diseños que compiten. Las restantes armas se están probando ya con muy pocos ensayos ...”

Siguiendo los deseos de la Comisión, El fusil presentado por los hermanos Mauser es pre aprobado, si bien con numerosas modificaciones que Wilhelm transmite por carta a su hermano una tras otra como se van presentando. Paul por su parte en el pequeño taller que instalara en casa de su suegro se pone a la tarea de resolverlas y realizarlas una por una. Finalmente, el 2 de Diciembre de 1971 se toma la decisión: el fusil que armaría al soldado de infantería del Reino de Prusia en el futuro sería el diseño Mauser, que pasaría a la historia como el Infanteriegewehr M/71 (fusil de infantería modelo1871)

Esta modelo era una derivación clásica del antiguo fusil de aguja, y muy similar en su forma y funcionamiento a su contemporáneo Gras con el que compartían ancestros comunes. Incorporaba una característica que sería parte de casi todos los Mauser a futuro, y era que la aguja percutora quedaba prácticamente montada al girar la palanca de cierre hacia arriba para abrirlo. Tenía también otra particularidad que heredaría a su descendencia, un novel sistema de seguro con una aleta que giraba en sentido transversal por encima de la cola del cierre.


Imagen
Mauser M/71. Esta es la versión Jäger, mas corta y con la típica prolongación de pistolete “esqueletizado” del guardamonte. Hasta aquí los cazadores habían logrado su capricho de siglos en cuanto a disponer de un fusil propio. Sería sin embargo la última vez que se fabricase una versión de cazadores de un arma de ordenanza del ejercito alemán.

El Mauser m71 fue la base para el primer fusil de repetición del ejercito alemán, el m17/84. En esa fecha ya tardía se dotó al m71 de un cargador tubular descendiente directo del Henry, y recibió además un interruptor del cargador en su lado izquierdo para usarlo como eventual fusil monotiro.


Imagen
Mauser m71/84



Imagen
Vista superior del cajón de mecanismos y el cierre. Se aprecia el bloqueo del cierre constituído por la prolongación metálica alargada que constituye base de la palanca. Tambien hacia atras al final el cerrojo se ve la clásica aleta de seguro Mauser, que bloquea la aguja percutora.


Imagen
Observen el corte diagonal que tiene la ventana de expulsión en su parte superior. Cuando se gira con la palanca el cerrojo para iniciar el movimiento de apertura, el bloque de cierre se apoya esta superficie y obliga al cerrojo en su totalidad a moverse hacia atrás. Ello aporta un potente movimiento de palanca para la extracción primaria del cartucho. Esta extracción es sólo de unos milímetros, pero bastan para soltarlo de las paredes de la recámara. El movimiento posterior del cierre hacia atrás solo termina de retirar y eyectar un cartucho ya suelto.



Imagen
Detalle del apoyo del bloque de cierre en la pared lateral del cajón. Esto es lo único que bloquea el cerrojo y que soporta las presiones del disparo.

Imagen
Vista izquierda con el interruptor del cargador



Características del mauser M71/84:

Largo: 129 cms
Peso: 4.6 kg
Calibre: 11mm (11 x 60 R)
Estrías: 4 a la derecha
Cargador tubular: 8 tiros
Alza regulable 200-1600 mts


NOTA

Cuando me refiero a que un calibre dado es 11 x 60R, la R final significa felizmente lo mismo en ingles, alemán y español: Rim, Rand, Reborde


Imagen
Cartucho Mauser 11 x 60R , la marca muestra la "R"

Hemos visto las diversas formas que se idearon para crear los primeros rifles de repetición, tanto en el nuevo como el viejo mundo. Eliminé muchos de la lista a mostrar porque no aportan nada como el Beaumont y el Berdan, o porque fueron ejemplos sin mayor trascendencia ni futuro como el Vetterli-Vitali y el Beaumont-Vitali. Los que mostré fueron algunos diseños que creo de valor histórico y otros que van a tener futuro y que considero pertinentes para la continuidad del relato que estoy haciendo, a fin de que los mecanismos de los rifles que vienen sean mas comprensibles.

Con esta multiplicidad de diseños de vida efímera se termina lo que muchos llaman la “era de la transición”, los 30 años que transcurrieron entre la desaparición del mosquete que dominó el escenario mundial durante 300 años, y la aparición de un arma que cambiaría radicalmente el horizonte de lo posible y conocido, que veremos en el próximo capítulo: el rifle de repetición de cartucho de pólvora sin humo.


Saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Octava parte

El rifle de cartucho de pólvora sintética – los primeros diseños

El Lebel mle. 1886


Hacia el final del siglo XIX fue evidente que el fusil militar de gran calibre había llegado a un callejón sin salida. Consecuentemente, los diseñadores militares alrededor del mundo comenzaron a experimentar con cartuchos de calibre reducido. A través de ensayo y error se descubrió que forzando el concepto a puntas de plomo endurecido de 8 a 9.5mm de calibre impulsadas por cargas relativamente potentes de pólvora negra se mejoraban ostensiblemente la velocidad, alcance, penetración y precisión sin pérdida significativa de letalidad. Los países que incorporaron este tipo de munición fueron Portugal con el fusil Guedes 8x60mmR, luego Japón con el fusil Murata tipo 22 en 8x53mmR y finalmente Turquía con el Mauser 1887 en 9,5x60mm.

Imagen
9,5x60mmR


El cartucho Mauser 9.5x60mmR es considerado por la mayoría de los autores como el cartucho metálico de pólvora negra mas avanzado que existió. Disparando una punta de 18.4gramos con una velocidad inicial de 518 metros por segundo, daba una energía inicial de 2468.5 Joules. Este impresionante rendimiento lo lograba sin el problema que aquejaba a los calibres menores como los 8mm, los que para obtener prestaciones similares debía ser impulsados a velocidades a las que se comenzaba a evidenciar un temido efecto de denudado del proyectil, en que el plomo se adhería al estriado del cañón tornando el arma inservible luego de un par de disparos. Por ello se consideró que se había llegado a un camino sin salida evolutivo de este tipo de munición y armas con el 9.5x60mmR.

Un militar suizo, el Mayor Eduard Rubin, director de la fábrica Gubernamental Suiza de Municiones ya había destinado tiempo y esfuerzos a la solución del problema. Llegó a la conclusión que la única forma de evitar la desintegración de la superficie de roce de las puntas y evitar que ese plomo se adhiriese a las paredes del cañón sería envolver el proyectil en alguna forma de camisa de otro metal que fuese lo suficientemente fuerte como para que el metal no se desprenda al roce con el cañón, pero lo suficientemente dúctil como para que pudiese tomar las estrías. Luego propuso este tipo de cartuchos al ejército suizo.

En 1883 Rubin llevó su idea a la práctica y puso a disposición del ejército suizo cartuchos con proyectiles provistos de camisa o envuelta de cobre en calibre 7.5 y 8mm y cargas comprimidas de pólvora negra. Como era de esperar, esta munición evitó el emplomado, mejoró la alimentación de repetición y permitió impulsar los proyectiles a velocidades aún mayores. Mientras que la munición encamisada fue un gran salto adelante, la pólvora negra seguía siendo un problema.

La pólvora negra además de producir ingentes cantidades de humo al quemarse, era responsable de un residuo que no solo obstruía el ánima del cañón, sino que en virtud de sus propiedades altamente hidrofílicas era también muy corrosiva. Por años la ciencia castrense se había abocado a la tarea de descubrir un propelente eficiente que no tuviese estos defectos.
La respuesta llegó finalmente en 1884 a manos de un químico francés de nombre Paul Vielle. Lo que hizo fue usar un explosivo ya conocido que era la nitrocelulosa o algodón pólvora, y lo sometió a ensayos llegando a un proceso que permitía variar su velocidad y progresión de iniciado a voluntad.

Las ventajas de esta nueva pólvora eran varias. Por una parte eran posibles velocidades de mas de 650 metros por segundo. También la nube que delataba al tirador en el día y el gran fogonazo que lo hacía de noche eran ahora cosa del pasado. Y los calibres pequeños eran ahora una realidad. De pronto los franceses estaban mucho mas adelantados que el resto del mundo, pero lo que necesitaban con urgencia era un fusil que aprovechara esta nueva tecnología.

El ministro de guerra francés de la época, el Gral. Boulanger, emitió ordenes para el desarrollo de un fusil de pequeño calibre a estar listo en el breve período de tres meses, y que aprovechara el descubrimiento de este nuevo propelente y la correspondiente munición.

El fusil francés de ordenanza de la época era nuestro conocido Kropatschek, bajo el nombre de Fusil d'Infanterie M1885, y requería de algunas modificaciones para funcionar con la nueva munición. Para comenzar, las presiones a que estaría sometida la acción ahora eran muy superiores. Por ello había que encontrar otra forma de bloquear el cierre, mas fuerte y resistente. Para ello se desistión dl bloqueo por la prolongación de la palanca de preparar, y se incorporaron dos tetones opuestos en 180º en la cabeza del cierre que encastraban en nichos en el cajón de mecanismo. Esto hizo al 1885 sobradamente capaz de tolerar el nuevo abuso. Incorporaba el sistema de extracción primaria del Mauser m71, y también montaba parcialmente la aguja al mover la palanca de preparar hacia arriba. Así como todos los fusiles militares franceses, no tenía seguro. Se le dio ademas una nueva nomenclatura, el mundo lo conocería como el Modele 1886.

Los ensayos del nuevo m1886 fueron efectuados a mediados de 1886 en el campo de ensayos militares franceses de Camp de Chalons, bajo la estricta supervisión del coronel Nicolas Lebel. Y pese a sus protestas, el fusil y su munición pasaron finalmente a ser conocidos como “El Lebel” ( uno puede casi imaginarse al buen coronel: “No, no, no señor! Un millón de veces no!...bueno, si insisten...)
Una vez aceptado para el servicio, se le dio prioridad a su fabricación en los arsenales de Chatellerault, Saint Etienne, Tulle, y Saint Denis.

El nuevo fusil disparaba un muevo cartucho, conocido como el Balle M o 8x50mm Lebel era básicamente un cartucho 11x59 Gras acortado y reducido de calibre para aceptar un proyectil de 15 gramos de camisa completa que viajaba a 610 metros por segundo.

Imagen
Cartucho de pólvora sintética 8mm Lebel Balle M, el primer cartucho de pólvora sintética introducido en el mundo.

El anuncio francés de la adopción de la nueva arma y calibre retumbó a través de toda Europa como un trueno que remeció los rincones mas alejados del continente. De la noche a la mañana Francia era la potencia con el arma de infantería lejos mas avanzada, relegando a todas las otras armas existentes en el mundo a la categoría de reliquias de museo.


Imagen
El Modele 1886


Imagen
Diagrama de la acción Lebel. Se aprecian los tetones de enganche del cierre, y el espacio en el cajón de mecanismos destinado a estos.


Imagen
Detalle del cajón de mecanismos. Se aprecia el pasador bloqueador de la teja elevadora, que lo dejaba como monotiro. La idea aquí fue siempre usar la munición del cargador y la función de repetición como último recurso ante una emergencia.

Imagen
Vista de la palanca de preparar. El tetón de la base de la palanca ahora es solo de emergencia, el bloqueo principal lo dan los tetones delanteros en la cabeza del cierre. Se aprecia la ranura en el cuerpo el cerrojo destinada a dar espacio al expulsor de vainillas que estaba al lado izquierdo del cajón.


Imagen
Cerrojo desmontado, la marca muestra los tetones de bloqueo delanteros en la cabeza del cerrojo. La cabeza del cerrojo como se aprecia puede a su vez separarse del cuerpo principal pero su montaje en el cerrojo es rígido, por lo que se mueve y gira solidaria con éste.


Imagen
Cerrojo abierto, mostrando un cartucho en la teja elevadora y se aprecia el culote de otro cartucho al fondo, aún en el cargador tubular. Se puede ver el extractor al lado del tetón superior en la cabeza del cerrojo, y gira solidario con éste.


Imagen
Conocida pintura de un soldado francés y su Lebel


El Lebel sirvió honrosamente en las filas francesas hasta la primera guerra mundial, si bien se asocia mas con los conflictos coloniales franceses, y la imagen del legionario combatiendo con su Lebel en las arenas del norte de África nos ha llegado a través de múltiples libros y películas.

No estaba exento de problemas, siendo el principal su cargador tubular poco fiable y lento de cargar. Además, con la posterior introducción de los cartuchos con proyectiles de punta aguzada este tipo de cargadores evidenció un problema muy serio: ante un golpe del arma la punta de un cartucho en el cargador podía percutir el fulminante del que estuviera delante, provocando la explosión del cargador. El mecanismo de disparo era descendiente de diseños que como ya vimos venían de épocas pasadas, y era caprichoso y muy frágil.

Características técnicas:
En servicio: 1886-1920
Largo: 131 cm
Peso: 4,2 Kg vacío
cañón: 80 cm 4 estrías de paso a derecha
Calibre: 8mmLebel
Cargador: tubular bajo el cañón, 8 cartuchos
Rango efectivo: 600 mts


El Mannlicher m90


Ferdinand Karl Adolf Josef, Ritter von Mannlicher era un ingeniero austriaco empleado en el rubro de ferrocarriles. La derrota austriaca ante Prusia en 1866, explicada por muchos como resultado de la inferioridad de Austria en armamento de infantería, lo motivó por ese entonces a abocarse al desarrollo de armamento que pudiese superar esa falencia del ejercito de su país.
Su invención mas importante sería un fusil que incorporaba unas cuantas soluciones muy efectivas para la superioridad en combate. Un cerrojo en línea de nuevo tipo, que pasaría a llamarse de acción lineal o “straigh pull” en inglés. En efecto, para ciclar la acción la palanca de cierre se usaba con un movimiento rectilíneo para tirar el mecanismo simplemente hacia atrás y luego hacia adelante. No había movimiento rotatorio de bloqueo-desbloqueo al comienzo y al final como los cerrojos previos.
Además incorporaba otra característica que aumentaba la rapidez, y por ende la potencia de fuego: un cargador que aceptaba los cartuchos puestos en un peine metálico de cinco tiros, los que se introducían en bloque con peine dentro del arma. Al dispararse los tiros y vaciarse el peine, este era expulsado por abajo del depósito del cargador por un orificio que había allí, y que se prestó para bromas y comparaciones de muy dudoso gusto de las tropas que usaron este fusil..

Para usar el arma el soldado tiraba de la palanca de cierre hacia atrás, introducía un peine y movía la palanca hacia adelante. Luego del disparo solo debía repetir el movimiento atrás-adelante de la palanca y disparar. Luego de cargar el quinto cartucho caía el peine por abajo. Un tirador entrenado podía disparar fácilmente 35 tiros por minuto.

Imagen
El Mannlicher m88/90


Imagen
Imagen
Imagen
Acción Mannlicher. Observen en la base del cerrojo entre el disparador y el cargador la presencia de un tetón oblicuo. Este tetón es móvil, articulado por el pasador delantero que le permite bajar y encajarse en un encastre en el piso del cajón de mecanismos. Al traccionarse de la palanca se sube el tetón y el cerrojo se desbloquea. Luego el mismo movimiento hacia atrás completa la extracción y expulsión del cartucho.

Imagen
El cerrojo atrás, mostrando el tetón de bloqueo inferior.



ImagenImagen
El cerrojo lineal: a izquierda seguro puesto y percutor montado, a derecha seguro fuera y percutor adelante una vez disparada el arma




Este modelo, que en principio disparaba un cartucho de pólvora negra de calibre 8x50mmR, pasó rápidamente en 1890 a disparar la versión de pólvora sintética del 8x50mmR, y se conoció como el Mannlicher m88/90.


Imagen
Cartucho Mannlicher 8x50R. Inicialmente de pólvora negra siguiendo las líneas del desarrollo de Rubin, fue cargado al cabo de dos años de servicio con pólvora sintética.



Imagen
Clip de carga de cartuchos Mannlicher.

Chile compró algo mas de 30.000 fusiles del modelo 1888. Fueron usados en la revolución de 1891 por ambos bandos y fue el último fusil de cartucho de pólvora negra usado por nuestro país.



Lee Metford 1888


El Magazine Lee-Metford, abreviado MLM o en español el “rifle Metford de cargador Lee” que es la traducción correcta de su nombre, fue el arma que vio también la transición de la pólvora negra a la sintética esta vez en el ejército británico.
Se trataba de un diseño que aunaba el sistema de acerrojamiento de tetones traseros à la Vitali y cargador de cajetilla removible de diez tiros de James Paris Lee, con un cañón de siete estrías diseñado por William Ellis Metford.

Estuvo un corto pero decisivo tiempo en servicio, como el arma de transición del Martini-Henry al rifle de cartucho de pólvora sintética, a la que nunca se adecuó.
El diseño de cerrojo Lee era un gran adelanto a los diseños de la época. Los tetones de bloqueo traseros ponían la palanca de preparar mucho mas cerca de la mano del tirador, sobre el disparador. Ello lo hacía mucho mas rápido de operar que los otros rifles de tetones delanteros que tenían la palanca mas adelante en la acción y exigían que el tirador moviese mas la mano. Además, el trayecto lineal del cerrojo era igual a al longitud del cartucho, y la rotación era solo de 60º comparado a la de 90º de los diseños franceses y alemanes. La introducción de un cargador mejorado extraíble en reemplazo de los cargadores tubulares y fijos usados en los otros fusiles fue también bienvenida, incluyendo la mayor capacidad comparado con su competidor el Mannlicher.

Era en todo caso un anacronismo ya desde su introducción dos años después del Lebel, disparando un cartucho con reborde calibre .303 de pólvora negra. Al igual que el Mannlicher, fue el resultado de una época en que en toda Europa se introducían nuevos diseños basados en los preceptos de munición que vimos de Rubin, pero que fueron sorprendidos por la nueva pólvora.

El cartucho seguía los lineamientos establecidos por Rubin en Suiza y disponía de un proyectil de punta redonda con envuelta de cupro-níquel de 13,9 gramos, impulsado por 712 grains (4.63 gramos) de pólvora negra a una velocidad de 600 mts/seg

Imagen
El cartucho 303 British Mk I


Imagen
El Lee-Metford


Imagen
Acción Lee. La placa rectangular que sobresale lo largo de la parte superior del cerrojo es el tetón trasero Lee.


Imagen
Detalle del cargador retirado del arma


Imagen
Se aprecia el engrosamiento del puente del cajón de mecanismos, para resistir la presión del disparo ya que aquí se apoya el tetón.

Imagen
Cierre abierto con tetón principal arriba, y de seguridad abajo. Las marcas indican las superficies traseras de apoyo que son la que soportan la presión del disparo.


Imagen
Otro cerrojo Lee, esta vez uno mas moderno. El tetón de la parte superior es similar al que vimos en el Dreyse/Gras/ Mauser m71 pero esta vez mas largo y la palanca de preparar no nace de aquí, sino que de mas atrás en el cerrojo.
La cabeza el cierre, la pieza del extremo izquierdo que se ve mas oscura en la foto, era una pieza aparte y del tipo no giratorio. Esto es, lo que rotaba para bloquear era la parte trasera con los tetones. La cabeza con el extractor permanecía es esa posición y solo se desplazaba en sentido lineal adelante-atrás.


ImagenImagen
Interruptor de la alimentación del cargador Lee. A la izquierda en posición monotiro, a la derecha como repetidor.

El Lee-Metford fue convertido a munición de pólvora sintética con la introducción de la cordita. Lamentablemente su estriado no pudo estar a la altura de la misión y pronto fue abandonado por otro diseño, esta vez un cañón con estrías de diseño de la fabrica real de armas de Enfield. El nuevo fusil llegaría conocerse como el Lee Enfield Mk I, o también Enfield Largo. No era mas que un Lee Metford con el cañón de estriado nuevo.



El fusil alemán Comisión 1888


Se ha dicho que un camello no es mas que un caballo diseñado por un comité. Nuestro país tiene muchos ejemplos, algunos muy recientes en el área de los transportes, de la verdad que encierra esa aseveración Aquí veremos como este argumento fue alguna vez llevado a cabo por un grupo de personas reunidas con un solo propósito: Dotar al ejercito alemán de su primer fusil de cartucho de pólvora sintética.

Luego de la introducción del Lebel en Francia, en el II Imperio Alemán se pusieron muy nerviosos y con mucha razón. La contundente victoria que Alemania había propinado a Francia 15 años antes en la guerra Franco-Prusiana había dejado a los franceses con una actitud de franca beligerancia y notorio revanchismo. Algo debía hacerse para recuperar el statu quo en cuanto a la capacidad bélica de ambas naciones o dicho de otra forma, Alemania necesitaba otro rifle.
Se formó rápidamente un comité en Spandau, la preußische Gewehrprüfungskommission (G.P.K.) o Comisión Prusiana de Prueba de Fusil cuya sola misión fue la de procurar un arma de ordenanza a la brevedad. Se decidió tempranamente que tomarían diversas tecnologías ya probadas, un poco como lo que fue el desarrollo que vimos del Vetterli, para lograr en poco tiempo el nuevo rifle ya que el tiempo era el elemento principal en las mentes de los ilustres miembros de la comisión.

Así fue que el arma resultante diseñada apresuradamente por el Oberbüchsenmacher ( algo asi como „armero mayor de rifles“) Schlegelmilch de Spandau incorporaba básicamente una acción Mannlicher con cargador de peine de cinco cartuchos, agregando un segundo tetón de bloqueo delantero en el frente del cierre rotatorio, un cajon de mecanismos con puente abierto descendiente directo del Mauser m71, y una característica de moda que sería la marca de fábrica de esta arma: un cañon enfundado en un tubo metálico en toda su longitud, derivado de un desarrollo del armero bávaro Armand Mieg. Se mantuvo la bayoneta del m71/84.

Se desarollo desde cero un cartucho para pólvora sintética siguiendo los preceptos de Eduard Rubin, resultando una munición muy moderna para los estandares de la época, la „Patrone 88“ o cartucho 88. Era un diseño sin reborde calibre 7,9x57mm impulsando un proyectil con camisa completa de cuproniquel de 14,8 gramos.


Imagen
Patrone 88. No es una adaptación de un cartucho previo de pólvora negra. Es el primer cartucho moderno introducido en el mundo. Noten que la vaina no tiene reborde, sino que tiene un surco o ranura.

Imagen
Peine de Gew88 parcialmente lleno con cartuchos. Su ascendencia Mannlicher es indiscutible.


Imagen
El Gewehr 88


Imagen
Acción 88


Imagen
Cerrojo del Gew88. Comparen los tetones de bloqueo delanteros en la cabeza el cierre, con los tetones traseros que vimos del Lee-Metford. En este caso la cabeza del cierre también es una pieza aparte y no gira.


Imagen
Cabeza del cierre m88. Se aprecia la uña extractora pequeña y puesta a ésta se ve el pin eyector, ambos incorporados en la cabeza. Se puede ver además que la superficie frontal de la cabeza del cierre que apoya con el culote del cartucho no está en el mismo plano que el borde exterior. Hay un receso para aportar mas seguridad en torno a esta parte el cartucho y cubrirla mejor ante una separación del culote en el dis paroy la consecuente salida de gases.


Imagen
Vista izquierda, se ve el retenedor el cerrojo atras en el cajón de mecanismos.


Imagen
Cerrojo abierto.La palanca de preparar retrocede a traves de un corte en el puente del cajón de mecanismos típico Mannlicher. En la ventana de expulsión y carga se puede ver el extremo de la teja elevadora en espera del peine con cartuchos.


Imagen
Vista superior de la ventana mostrando el fondo del cargador con el espacio abierto para que el peine una vez vacío caiga. Al centro la teja elevadora. Esta abertura del cargador recogía cuerpos extraños y mugre que podía dejar el arma inservible.


Imagen
Vista inferior del rifle, mostrando la abertura del cargador


Imagen
Detalle de la corona del cañon, de color claro. Lo de color mas oscuro que la rodea y que mas atrás se ensancha y en lo que se inserta el punto de mira es el mango metálico que lo envuelve. Se aprecia mas atrás el engaste lateral para la bayoneta.


Imagen
Detalle de la unión trasera del mango del cañon (mas oscuro) al cajón de mecanismos. Pese a todos los esfuerzos para evitarlo, siempre se introdujo agua y humedad entre el mango y el cañon provocando corrosión por óxido en interior.


Imagen
Vista superior de la acción. Se reconoce la aleta del seguro, una de las pocas características mauser de este rifle. El eje del seguro está cubierto por la prologacion superior del cierre, que ocupa el espacio dejado por la abertura superior del puente.


Imagen
Despiece y nomenclatura inglesa, en este caso de la versión de carabina o Stutzen.


Imagen
Detalle de una carabina 88, con la clásica palanca de preparar curva y espatulada o „lengua de gato“, derivada de las armas de caza y dandole un aspecto mas de Jäger al arma.

En el breve lapso de dos años se habían fabricado casi 2 millones de fusiles en las fábricas de Spandau, Danzig, Erfurt y Amberg así como en las fabricas de la firma OeWG/Steyr y Loewe/Berlin. Obviamente, en el producto resultante se presentaron muchas fallas:

- Explosiones con el cierre abierto por la carga inadvertida de un segundo cartucho
- Accidentes de tiro por cierres de manufactura deficiente
- Explosiones ya que el m88 podía ser disparado con el cierre semiabierto
- Dilataciones del cañon por problemas con la munición nueva
- Peligrosos escapes de gases calientes a gran velocidad hacia atrás por el cierre
- Fusiles muy imprecisos por fallas en la fijación del mango metálico al cañón
- Interrupciones provocadas por la abertura tipo Mannlicher en el fondo del cargador.


Por accidentes de tiro y explosiones hubo varias muertes de soldados. A ello se agregó que el profesor primario de orientación antisemita Hermann Ahlwardt hizo averiguaciones que determinaron que oficiales prusianos habían sido sobornados para aceptar armas deficientes. La propaganda vió en ello una conjura del „Judaísmo Internacional“ ( la firma Loewe de Berlin era de propiedad de un judío) y pasó a llamar al nuevo fusil la „Escopeta judía“.

Por medio de una mejor instrucción a los soldados se pudieron elminar los tres primeros problemas prácticamente por completo. El problema del cañon se solucionó con cañones de estrías mas profundas. El cierre se modificó con una pantalla para desviar los gases en caso de roptura de un cartucho. Los fusiles sin ninguna precisión se debían a una falla en la fijación el manguito del cañon al sistema, por lo que fueron de allí en adelante estañados. Incluso la munición 88 que era de nuevo diseño se mejoró.

Esta municion merece una nota aparte ya que se ha escrito mucho sobre los cambios de dimensiones que sufrió:

En estos tiempos, los cañones eran perforados por un tipo de maquinaria y luego las estrías eran cortadas en otra. Por ende, había varias medidas a considerar:

- Por una parte, el diámetro del ánima del cañon recien perforado y sin estriar, que tradicionalmente era el calibre en las antiguas armas de cañon liso y además era el diámetro del proyectil esférico. Hasta aqui era muy sencillo. Ahora en cambio pasará a ser el diámetro entre los „campos“ de las estrías.

- Por otra parte, al labrarse las estrías en el ánima del cañon se establece otro diámetro mas profundo, el que se produce ahora entre los „fondos“ de las estrías, y que será también el diámetro que deberá tener ahora el proyectil.

- Finalmente de la diferencia de ambas dimensiones sale una tercera que es la profundidad de las estrias.

Imagen

Ahora bien, normalmente en un proyectil ojival moderno su diametro debe corresponder al diámetro del estriado, que en el caso del Gew 88 era de 8,2 mm

El calibre o diámetro entre campos era de 7.98 mm

El problema residía en que el diametro del proyectil del cartucho 88 era solo de 8,1mm y por ello no tomaba bien las estrías, y estas eran de todos modos muy poco pronunciadas para las nuevas fuerzas en juego.

De aqui que en un primer momento se decidió mejorar la toma de estrías pero no como pudiera pensarse por la vía de hacer un corte mas profundo de éstas en el cañon, sino que por el método mas inusual de perforar el cañon ahora con un calibre menor, de tal forma que el diametro del estriado siguió siendo el mismo 8,2 mm, pero el calibre disminuyó a 7,89 mm. Ello porque esat solución permitía emplear el mismo tipo de munición sin cambios.

La solución igual fue poco satisfactoria y finalmente se decidió también por cambiar el cartucho 88 y además profundizar el estriado, del tal forma que el Gew88 tomó las siguientes dimensiones finales:

Cañon de calibre 7,89 mm y diámetro de estriado de 8,2 mm.

El cartucho 88 fue cambiado a un proyectil de 8,17 mm, pero con una banda de forzamiento de 8,2 mm. Ello permitía usar este cartucho 88 nuevo en todos los cañones previamente en servicio.

El fusil 88 fue adoptado por: Peru, Brasil, China, Turquia, Irlanda, Sudafrica, ustria-Hungria, Etiopia, Checoeslovaquia, Yugoeslavia y Ecuador

Muchas veces y frecuentemente en internet se lee que el m88 es un Mauser. Nada mas alejado de la realidad. Paul y Wilhelm Mauser no tuvieron nada que ver con este desarollo, que es un derivadom del Mannlicher. Los señores de la comisión sólo usaron algunas características desarrolladas por los hermanos, y además no les pagaron un peso por ello.

El argumento de una conjura francesa y del judaísmo contra Alemania es tan ridículo que no merecería mayor comentario. Francia era por aquel entonces si discusión la nación con el mejor conocimiento de la técnica armera del mundo. El m88 fue construido con tanta premura y sin un solo constructor que tuviese el control total, sino que por una comision que no sabía si los componentes armonizaban entre si.
La firma Ludwig Loewe había sido hasta entonces la importadora de la maquinaria Pratt & Whitney americana que empleaban las fabricas de armamento alemanas para el perforado y estriado de cañones. Hizo su ingreso en el campo de la manufactura de armas de fuego justamente con el modelo 88 lo que por ello trajo algunas complicaciones iniciales mientras afinaban el proceso fabril.

Alemania no combatió ninguna guerra durante la puesta en servicio del Gew88, pero el fusil se usó en las colonias alemanas en Africa y tuvo una destacada participación en el destacamento alemán de la fuerza expedidionaria internacional que se abrió camino a traves de China en el año 1900 para rescatar a los occidentales que estaban sitiados en el barrio del las legaciones en lo que es hoy en día Beijing, durante el alzamiento Boxer.


Imagen
Schutztruppen, las tropas coloniales del África del Sudoeste Alemana ( hoy Namibia) a fines del siglo XIX con el Gewehr 88

Hasta hoy en día este fusil tiene una muy mala reputación en Alemania, pese a que paises como Turquia y China lo apreciaron mucho. Estos en todo caso recibieron esta arma cuando se podía considerar un producto maduro y las deficiencias habían sido superadas.


Schmidt-Rubin M1889



El segundo rifle en utilizar un cartucho moderno en el mundo no podía ser otro mas que un suizo. Ya en el año 1882 Eduard Rubin había sentado las bases del proyectil mejorado de camisa metálica. Era solo cosa de tiempo que los propios suizos comenzaran a profitar de esta idea local, que ya estaba siendo empleada en casi toda Europa. Para mediados de la década de 1880 ya estaban bastante atrasados al resto con sus fusiles Vetterli de munición de fuego anular. Por ello se decidió adoptar un arma mas moderna, que disparase un cartucho de pequeño calibre y pólvora sintética, y de acción de repetición. El elegido fue un diseño de Rudolf Schmidt, con un cartucho diseñado nada menos que por el mismísimo Eduard Rubin en persona.

Se trataba de un revolucionario diseño de cierre de acción lineal o “straight pull” como vimos en el caso del Mannlicher, pero aquí empiezan y terminan las semejanzas. En efecto, el cierre del suizo era de tipo rotatorio con tetones de bloqueo traseros pero accionado por una palanca de acción lineal que obligaba a girar por medio de unas levas que actuaban sobre unas ranuras helicoidales. Suena complicado y de hecho la fabricación de las piezas era delicada, pero el conjunto funcionaba como reloj suizo y al ver las fotos el mecanismo es fácil de entender. Completaba el diseño un moderno cargador de 12 tiros de carga por peine, pero con la grata sorpresa que el peine solo servía para introducir la munición, al terminar la carga de retiraba de la ventana.


Imagen
El Schmidt Rubin M89


Imagen
Detalle del despiece


Imagen
Palanca de preparar de acción lineal y la anilla del seguro. El seguro se traccionaba hacia atrás y se giraba a la izquierda lo que bloqueaba la aguja y el cerrojo. También servía para destensar la aguja y para montarla de nuevo.


Imagen
Cerrojo atras, se aprecia la ranura helicoidal del cuerpo del cierre y la leva de la palanca de preparar que lo obliga a girar siguiendo la ranura.


Imagen
Carga del rifle, aqui en este sistema el peine no entra.

Imagen
Tetones (Locking lugs) de bloqueo traseros. Nuevamente se ve que el trayecto lineal de la palanca y su eje obliga al cerrojo a un movimiento rotatorio y tambien lineal.


Imagen
Despiece del cerrojo.


Imagen
Munición 7.5x53.5 mm Schmidt Rubin

El Schmidt Rubin M89 fue la entrada de Suiza a la modernidad en armamento de infantería, si bien no vio acción en ninguna parte y pasó a la historia sin pena ni gloria. Fue en todo caso el primero de una larga lista de descendientes que veremos a futuro y que duraron hasta la introducción del primer fusil automático en Suiza.

Largo: 1,3 mts
Cañón: 78 cms, tres estrías de paso a derecha
Cargador separable de 12 cartuchos
Peso: 4,8 Kg



Krag Jorgensen


El ultimo de los rifles de este período que veremos es este diseño, notable por al forma en que resolvió el problema del cargador.
Los noruegos Ole Herman Johannes Krag y Erik Jørgensen diseñaron este rifle en 1889, y que posteriormente fuera adoptado por Noruega, Dinamarca y los Estados Unidos.

Con un cerrojo de acción, tetón y seguro inspirado en el Mauser, el cargador era un desarrollo único en que se abría lateralmente por la derecha del cajón de mecanismos, muy similar a quien abre un cajón de escritorio. Los cartuchos se desplazaban en forna horizontal por debajo del cierre en un movimiento envolvente apareciendo a la izquierda para ser introducidos en la recámara. Esto permitía cargar el rifle con el cerrojo bloqueado adelante, y sin peine, cosa imposible con los fusiles que se cargaban por la misma ventana de expulsión y que requerían tener el cierre abierto.

Esta es la única característica notable del Krag Jorgensen, siendo sus prestaciones bastante mediocres para la época, disparando un cartucho de diseño anacrónico con reborde.


Imagen
El Krag Jorgensen


Imagen
Diagrama de la acción. Noten en los dibujos abajo a la izquierda que muestran la progresión de los cartuchos en su avance por el cargador.


Imagen
Con la tapa de carga lateral abierta exponiendo el depósito. A la izquierda del cajón de mecanismos se aprecia la abertura por donde los cartuchos son tomados por el cerrojo. Llaman la atención la larga uña extractora superior y el expulsor pivotante inferior.


Imagen
Vista superior con cargador abierto


Imagen
Detalle de la cabeza del cierre. Un único tetón de bloqueo delantero. Había otro tetón trasero, y ademas la palanca el cierre actuaba de tercer tetón.


Imagen
Cerrojo abierto. Las similitudes al Mauser son evidentes.


Imagen
El .30-40 Krag.



La notoriedad de este rifle fue principalmente porque Estados Unidos lo adoptó ingresando así al club de la munición de pólvora sintética. Armados con este rifle recibieron tal paliza a manos de los españoles en la colina de San Juan, Cuba durante la guerra entre ambos países, que decidieron cambiar rápidamente sus Krag Jorgensen por un rifle mas maduro, por así decir de “segunda generación” como el que usaron contra ellos los españoles. Este era nada menos que nuestro conocido Mauser m93, arma que ya pertenecía a las ligas mayores y que veremos en el próximo capítulo: Los rifles modernos



saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Novena parte – Los rifles modernos


He demorado un poco en este capítulo tanto por falta de tiempo, como por haberme demorado en decidir que sistematización iba a usar. Las acciones de los rifles de aquí en adelante se asemejan mucho, por ello las diferencias son mas sutiles pero no por ello menos importantes. Finalmente decidí conservar la forma en que lo hice antes, por desarrollos nacionales. Ademas esta va a ser con mucho la parte las larga hasta ahora por la cantidad de cosas que hay que detallar.

La década de 1890 vio el nacimiento del rifle tal como los conocemos hoy en día. De hecho, muchos de ellos están aún de servicio en infinidad de países incluso en “primera línea” (para cualquiera que siguió la serie debe estar claro de donde viene esa analogía). Lo que entiendo por fusiles modernos es: aquellas armas largas válidas para ser usadas tanto en un escenario de tiro como de caza actual, y para las cuales se fabrica regularmente munición comercial.

La acción que se impuso fue la de cierre de movimiento lineal o cerrojo, disparando un cartucho de fuego central cargado con pólvora sintética o sin humo que dispone de una vainilla sin reborde, con punta de núcleo de plomo y envuelta completa de cuproníquel.


El Mosin Nagant


Durante la Guerra Ruso-Turca de 1877-78 las tropas rusas armadas con rifles monotiro Berdan (una “variante” del Gras) enfrentaron fuerzas turcas armadas con el Winchester de repetición sufriendo fuertes pérdidas por la potencia de fuego de estos últimos. Ello demostró al comando del ejercito ruso la necesidad de una modernización de su fusil de infantería. Para variar, aquí también se formó una Comisión-Especial-Para-Pruebas-De-Rifles-De-Cargador con la misión de recomendar un diseño.

Sergei Ivanovich Mosin, un joven capitán del ejercito imperial ruso presentó su diseño de calibre “Tres líneas” (.30, 7.62mm) en 1889 que competía principalmente con el diseño de Léon Nagant, un belga.
Cuando las pruebas concluyeron en 1891, todas las unidades que probaron los rifles unánimemente señalaron al diseño belga como el mejor y consecuentemente la comisión lo aprobó. Sin embargo, para demostrar que en todas partes se cuecen habas influyentes oficiales presionaron para la adopción de un diseño local, lo que hizo que todo terminara finalmente en un compromiso: se usaría el diseño de Mosin, pero con el sistema de alimentación de Nagant.

El Винтовка Мосина, Vintovka Mosina o Rifle de tres líneas como se le conoció también, es uno de los desarrollos mas longevos que han existido, sirviendo en varias formas desde 1891 hasta 1970 en muchas naciones del este, en especial en Vietnam que lo usó a pasto, especialmente como su fusil de francotirador en su variante con mira telescópica.
La munición 7.62x54mmR tiene el privilegio de ser la munición en servicio mas antigua del mundo, actualmente en uso en el rifle Dragunov por el solo hecho de su alta precisión . En su performance general cae en el mismo nicho que la conocida .30-06. Es junto con la británica .303British la única munición sobreviviente de los cartuchos antiguos con reborde.

Imagen
Ejemplos de munición 7.62x54mmR
Originalmente disponía de un proyectil de calibre como dijimos, de “tres líneas” (1 línea= 0.1 pulgadas) de punta redonda y 13.7 gramos. Este fue cambiado por uno como los de la foto de arriba de terminación en punta o “spitzer” en 1908, con un peso de 9.7 gramos y en uso hasta hoy. Tiene una velocidad inicial de 900 m/s y una energía inicial de 3939 Joules.



Imagen
El Mosin Nagant
Características:
Acción de repetición de cerrojo
Calibre: 7,62x54mmR
Capacidad: 5 tiros
Largo: 1,32 m
Peso: 4.06 Kg (vacío)
Cañón: 76 cm, 4 estrías paso a derecha



Imagen
Imagen
Imagen

Vistas de la acción


Imagen

Diagramas de la acción




Imagen

Una acción expuesta


Imagen
El cerrojo del MN. Se aprecian los tetones delanteros, y la base de la palanca de preparar que actúa como tetón de seguridad


Imagen

Despiece del cerrojo:
1: extractor
2: Cabeza del cierre con tetones delanteros
3: resorte de la aguja percutora
4: aguja percutora
5: Barra de conexión
6: Pieza de montado
7: cuerpo del cerrojo

Básicamente el MN es un fusil de cerrojo en dos piezas (cuerpo y cabeza) con tetones delanteros, alimentado por un peine desde el que se empujan los cartuchos hacia el cargador fijo del arma. Es sencillo, resistente, fácil de desmontar y de mantenimiento simple. Sirvió con eficiencia en la primera guerra mundial, en la Revolución Bolchevique, en la Guerra Ruso-Finlandesa, Segunda Guerra Mundial, y en infinidad de conflictos posteriores hasta la Guerra de Vietnam en que se comportó brillantemente en manos de francotiradores Viet Cong. Cabe hacer notar que en casi todos los conflictos mencionados sirvió en ambos bandos.
Lleva el honor de ser el arma que tiene mas bajas confirmadas por un solo individuo. Lo usó Simo Häyhä , un francotirador fines, para sus mas de 505 bajas confirmadas de soldados rusos en la Guerra de Invierno o Guerrra Ruso-Finlandesa.
En pruebas efectuadas despues de la Segunda Guerra Mundial en EEUU con fusiles empleados en el conflicto, se determinó que el Mosin Nagant y su munición era en fusil mas preciso de todos.

Personalmente los pocos ejemplares que he disparado de esta arma me han parecido algo toscos, si bien muy sólidos. El cerrojo es de acción algo dura, y el disparador muy duro y con exceso de recorrido y notorio arrastre. Para sacar lo máximo de precisión de este rifle hay que practicar mucho con este disparador o meterle mano, lo que no es difícil para un buen armero.
Hoy en día es un arma válida y muy usada además para customizaciones, como se puede ver aquí:

Imagen



El Carcano

El Carcano Mod. 91 “il novantuno” introducido en el Regio Esercito Italiano en 1891, en muchas partes y especialmente en EEUU se conoce como el “Mannlicher-Carcano”. Esta denominación es absolutamente errada y equívoca dado que esta arma es un derivado en su mayor parte del fusil Comisión 88 alemán, no del Mannlicher austriaco. El error de debe a que esta arma pese a ser de de acción copia de la mauser, usa un peine que se introduce completo con la munición en bloque similar al del Mannlicher, pero el peine en este caso es en realidad derivado el fusil alemán Comisión 1888.
Desarrollado por el técnico jefe Salvatore Carcano en el Arsenal del ejército en Turín en el año 1890, fue adoptado en servicio un año después.
Dispara la munición 6.5x52mm Carcano. Esta munición fue desarrollada por el Reale Laboratorio Pirotecnico di Bologna en 1890, antes que el rifle al que estaba destinada. La elección de un calibre de 6,5mm a primera vista un “subcalibre” comparado con los otros cartuchos militares de la época, luego se entiende al apreciar sus ventajas en cuanto a trayectoria mas rasante, muy buena penetración a distancia, bajo peso, escaso retroceso, dimensiones menores y menos material requerido para la manufactura. Lo único que pierde en relación a un calibre mayor es poder de detención, difícilmente un factor importante en un fusil de infantería moderno.


Imagen
El 6.5x52mmCarcano. Este ejemplar en particular es parte de la evidencia de la Comisión Warren. Observen el gran largo del proyectil en relación al diámetro, garantía de alto BC (Coeficiente Balístico) y buena penetración.


Imagen
Imagen

El Carcano m91. En esencia un gemelo del fusil Comisión 88, sin el mango metálico del cañón.

Imagen

Vista inferior mostrando el orificio de caída del peine vacío, que lo hace acreedor del nombre “Mannlicher-Carcano” por ser el Mannlicher el fusil con el que comúnmente se asocia este orificio.

Imagen

Cerrojo con tetones delanteros. Aquí la palanca de preparar no es parte del sistema de bloqueo si bien sirve de seguridad.


Imagen

Despiece el cerrojo. Noten que por primera vez de muestra aquí un cierre de una pieza, en que los tetones delanteros están incorporados al cuerpo del cerrojo. No hay una cabeza del cierre separada. Este es un diseño derivado de un Mauser que veremos mas adelante.


Imagen
Otra vista de cerrojos Carcano con tetones delanteros en una pieza . Aquí en particular se aprecia la evolución del extractor rotatorio en conjunto con el cerrojo

Una característica que tenía el peine del Carcano era que no había borde superior e inferior, era simétrico de tal forma que podía cargarse de cualquier forma en el rifle. Otra particularidad era que incorporaba un cañón con estriado de paso progresivo, que se iba acentuando hacia la boca. Se demostró de difícil manufactura y muy dudosa utilidad.


Imagen

Clips simétricos de Carcano



Un diseño moderno para la época, sirvió sin altibajos en el ejercito italiano en sus diferentes variantes hasta terminada la segunda guerra mundial. Tuvo su breve momento de notoriedad en 1963 ya que habría sido con un fusil de estos que Lee Harvey Oswald supuestamente habría asesinado al presidente John F. Kennedy desde un edificio en la plaza Dealey en la ciudad de Dallas, Texas.



Steyr Mannlicher 1895

Nuestro viejo amigo austriaco lo volvemos a encontrar aquí, esta vez evolucionado en un rifle mucho mas moderno, disparando el mismo cartucho de pólvora sintética 8x50mmR que vimos antes.

La acción ha cambiado, ya que para resistir mejor las presiones se diseñó otro sistema de acerrojamiento con tetones delanteros. Se podría describir a la acción Steyr-Mannlicher como un Schmidt-Rubin suizo pero con acerrojamiento de tetones delanteros.


Imagen
Steyr-Mannlicher m95

Imagen
Acción S-M.

Imagen
Cerrojo S-M, se aprecian los tetones delanteros en la cabeza giratoria del cierre


Imagen
Cerrojo S-M desmontado:
1: Cuerpo del cerrojo
2: Extractor
3: Pieza de armado
4: Tornillo del seguro
5: Palanca del seguro
7: Aguja percutora
8: Cabeza del cierre rotatoria con tetones delanteros y se aprecian atrás las estrías helicoidales que lo hacer girar.
9: Retenedor del resorte del percutor


Imagen
Carga del típico peine Mannlicher, esta vez en un m95. Con se puede apreciar, la munición en el peine tiene una inclinación que impide que este pueda ser insertado de otra forma en el arma.


Imagen
Vista inferior de la acción, mostrando la abertura de salida del peine.

Este diseño fue el último de los cierres de acción lineal Mannlicher y sirvió hasta la primera Guerra Mundial en las fuerzas armadas de ese país.




El Mauser


La acción que veremos a continuación es considerada la mas exitosa de la historia, y se calcula que aún hay mas acciones Mauser que Kalashnikovs construidas en el mundo, sobrepasando largamente los 100 millones de armas considerando solo la acción m98. Este es un número impresionante de armas constituidas, y aquí veremos el porque.

Cuando los hermanos Wilhelm y Paul Mauser vieron sus esfuerzos perdidos y sus aspiraciones de ganancias desvanecidas por la adopción del fusil Comisión m88 sin recibir nada por las patentes de las escasas características Mauser que este incorporaba, se decidieron por continuar con un desarrollo independiente y esperar algún interesado a futuro. Un providencial viaje a Bélgica pronto dio sus frutos, siendo este país el primero que adoptaría un fusil Mauser moderno, y que iniciaría el desarrollo progresivo de esta arma.




El Mauser Belga



El Mauser belga de 1889 es un fusil que a primera vista se confunde con el Comisión88 por el cargador fijo que protruye por abajo y el manguito metálico que envuelve el cañón, pero en cuanto a su acción hay muchas diferencias.
En primer lugar el peine de alimentación se retira una vez introducidos los cartuchos en el arma y consiguientemente el cargador no tiene en el fondo ningún orificio. Esto hacía la producción de los clip mas barata y fácil al ser mas pequeños, y permite ademas cargar el arma con cartuchos sueltos, cosa imposible con el Mannlicher y el Comisión.
Por otra parte el cerrojo por primera vez en un arma de este tipo es de una pieza entera, sin cabeza aparte e incorpora dos tetones delanteros de bloqueo en 180º.
Además el puente del cierre es un bloque sólido sin abertura superior, ya que la palanca de preparar está en una posición mas atrasada, por detrás el puente. Este incorpora en su aspecto posterior una superficie oblicua para procurar una superficie que obligue a retroceder al cierre al girar la palanca y proveer la extracción primaria del cartucho. Este plano oblicuo ya lo vimos antes en otros fusiles pero estaba en la parte anterior de la ventana de expulsión.
El expulsor esta ahora en un conjunto que incorpora el retenedor del cerrojo en en lado izquierdo del cajón de mecanismos, y es actuado por un resorte.
El sistema en este fusil se monta al cerrar la acción, en que se comprime el resorte de la aguja percutora.



Imagen
El Mauser Belga m1889, con el característico cargador protruyente y el cañón envuelto en un manguito metálico, características que a primera vista lo hacen confundirse con el Comisión 88


Imagen
Detalle de la acción


Imagen
Aleta de seguro y puente trasero sin abertura superior que son típicos de Mauser. Se aprecia en el aspecto posterior del puente la superficie oblicua para que la palanca al girar haga retroceder el cerrojo y genere la extracción primaria. Al lado izquierdo del puente se aprecia el bloque rectangular del retenedor del cerrojo y del expulsor. Por arriba y adelante del puente hay un receso que recibe el peine para la introducción de los cartuchos


Imagen
Cara inferior del cargador, aquí no hay orificio.

Imagen
Cargando un Mauser. El clip se puede retirar a mano, o en caso se apuro simplemente se cierra la acción y el clip cae al ser empujado fuera por la cabeza del cierre al avanzar.


Imagen
Clip de Mauser. La munición que usa el Mauser belga es la 7.65x53mm Mauser. Es una munición de similar rendimiento a la .303 British.

En 1891 este modelo, ligeramente modificado por la eliminación del manguito del cañón fue adoptado por Argentina y por Turquía


Imagen
Mauser Argentino m91. Es distinguible del belga por el cañón que se ve mas delgado por haber perdido el mango metálico.


Imagen
Vista superior del m91. Observen las flechas blancas que marcan el lado derecho del cerrojo, en que no de ve ninguna pieza lateral. El extractor no se ve aquí porque está empotrado en un rebaje del cuerpo del cerrojo.

Imagen
La flecha muestra el extractor del m91, una pequeña pieza similar a la de los otros fusiles de la época.
Con la adopción del fusil y munición por Argentina el calibre belga pasó a ser conocido como el 7,65 Mauser Argentino.

La eliminación del manguito del cañón hizo que la culata debiera vaciarse para adecuarse ahora al cañón. Wilhelm Mauser ya había notado que el cañón ante disparos sucesivos presentaba rápidamente aumento en su longitud por dilatación térmica. Para eliminar la posibilidad de presionar sobre la madera de la culata, Wilhelm decidió dar al cañón una sección escalonada, dejando los extremos de los escalones con mas holgura en la madera de tal forma de permitir la expansión longitudinal. Este fue el origen de los cañones militares escalonados Mauser. Este es además el comienzo de diseños que toman en cuanta los movimientos del cañón durante el disparo y la dilatación térmica, algo que veremos mas adelante cuando tratemos los cañones flotantes.


Imagen
Acción y cañón Mauser con típico cañón escalonado, una de las primeras maneras de lidiar con la expansión por calor.

Imagen

Diagrama de un cañón escalonado


El modelo belga y el turco vieron acción en la Primera Guerra Mundial y se comportaron brillantemente sin quejas de sus respectivos usuarios. Estos rifles fueron los que iniciaron la leyenda Mauser.


El Mauser modelo 1892 – 1896


Esa acción tiene su origen en la acción Mauser 1892, que fuese presentada a evaluación ese mismo año para los ensayos destinados a proveer el futuro fusil español y del ejercito de EEUU. El el primer caso ganó, y en el segundo perdió ante el Krag-Jorgensen que ya evaluamos, principalmente por el mejor manejo de la munición con reborde de este último. La revancha vino cuando 10 años después los gringos de vieron forzados a abandonar el K-J en favor de una acción Mauser.

La acción Mauser m92 era básicamente un Mauser Argentino 1991 que incorporaba una característica que subsanaba un problema de la acción m89-91, y la que sería la “marca” Mauser de allí en adelante. Muchos incluso aseguran que esta es toda la gracia del Mauser.

Se trata de una nueva uña extractora mucho mas grande potente que los diseños previos, casi gigantesca, y que se encuentra situada al lado derecho por fuera del cerrojo. Tiene la particularidad que no es solidario a éste, de tal forma que cuando el cerrojo gira al comienzo y al final de su movimiento, el extractor permanece en la misma posición lateral.

Se conoce como el extractor no giratorio Mauser, y permite una alimentación muy controlada del cartucho en la recámara. En efecto, este diseño no empuja el cartucho sino que lo engancha tempranamente en su movimiento de carga y lo va apoyando firmemente a la cabeza del cierre a medida que lo extrae del cargador de tal forma que se puede cargar un Mauser en cualquier posición, incluso invertida y se evita la doble alimentación que ocurría al accionar el cerrojo sin llegar al final del recorrido, típico de la premura en una batalla. Así se evitan los problemas de alimentación que plagaban las acciones previas. También incorpora una característica de seguridad que consiste en que el arma se puede disparar solo con el cierre completamente bloqueado, al impedir que actue el fiador si el cerrojo está en cualquier otra posición. Por otra parte la aguja percutora se conecta a la nuez por medio de unos tetones cuadrados, abandonándose el hilo.

Finalmente y no menos importante, la acción m92 da a luz una munición que para muchos incluyéndome a mi es tal vez el mejor y mas balanceado cartucho moderno que existe: el 7x57mm Mauser.



Imagen
7x57mm Mauser


Imagen
Mauser m92 español, se alcanza a apreciar el extractor largo lateral y el caragdor modificado sin la proyección por delante.



Imagen
Tamaño relativo del nuevo extractor y su lugar en el costado del cuerpo del cerrojo




Imagen

Acción m92. Se aprecia el cargador protruyente por abajo del Mauser m89-91, pero ahora con un plano anterior diferente. El cartucho demuestra la forma de sacar el cargador, lo que se hacía excepcional mente y solo para la limpieza del arma. También e ve el extractor lateral al cierre.


Esta acción sin embargo solo se construyó en las series del primer año y la acción que se fabricó en mayor cantidad para el ejercito español fue la mas perfeccionada Mauser m93, que incorporaba además un cargador no protuyente con los cartuchos al tresbolillo, una variante del cargador de 12 tiros del Vetterli que vimos antes. Esto hacía el fusil mas compacto, mas esbelto y con menos piezas expuestas.

El desarrollo de estos modelos es una de las partes mas oscuras y menos conocidas de los Mauser, y para mi gusto explicada bien sólo en publicaciones de origen europeo y principalmente alemán. Muchas publicaciones sobre todo de EEUU, nombran la acción Mauser española de 1893 como la gran innovadora de la acción Mauser ignorando completamente la m92. Personalmente creo que esto es sólo consecuencia de una fijación traumática gringa con la m93, porque fue con esta con la que los norteamericanos recibieron lo suyo en Cuba.


Imagen
Mauser español m93


Imagen

Imagen

Acción Mauser español m93.


Imagen
Posición de los cartuchos al tresbolillo en el nuevo cargador.







La acción Mauser Chilena m1895 es prácticamente igual a la española de 1893, con la diferencia que la nuestra tiene un tercer tetón de seguridad atrás y además la parte inferior del cerrojo es redonda y no plana como la española. En todo lo demás incluso el calibre son idénticas. Fue la entrada de nuestro país en la liga de los países con fusiles modernos.


Imagen
Cabeza del cierre m93 español.
La flecha roja muestra el surco de la cabeza del cierre y la flecha verde muestra el reborde del extractor metido dentro del surco de la cabeza del cierre. La flecha negra muestra la ranura por donde se asomará el expulsor al llegar el cerrojo a su posición de mas atrás.

Noten la base plana destinada a coger mejor el cartucho del cargador. Posteriormente se dieron cuenta que no se necesitaba y el m95 chileno tiene base redonda. Se aprecia la gran uña extractora al lado derecho de la acción, a la izquierda en la foto.



Imagen

Despiece del cerrojo m93

1: Seguro de aleta
2: Bloque de retenida del seguro o pieza portaseguro
3: Cuerpo del cerrojo y palanca de preparar de una pieza con tetones delanteros
4: Extractor
5: Nuez o cabeza del percutor
6: Aguja percutora con muescas traseras para fijarla a la nuez
7: Resorte de aguja percutora




Imagen


Imagen
Mauser Chileno m1895


Imagen
Observen las flechas, que indican la posición del extractor largo Mauser. Comparen con la acción m91 Argentina. De aquí en adelante cualquier mecanismo que tenga esta pieza se considerará acción Mauser.


Imagen
A modo de ejemplo, esta es la acción de un fusil Arisaka japonés de la Segunda Guerra Mundial. Como pueden ver, la palanca de preparar esta arriba indicando que el cierre ha sido abierto, pero las flechas muestran el extractor largo que permanece al lado derecho, sin rotar. Esta característica delata al Arisaka como una variante Mauser.


Imagen
Otro ejemplo, esta vez un Springfield 1903, fusil reglamentario de EEUU a partir de ese año, mostrando su origen Mauser.



Imagen
Vista inferior de la acción, la tapa removible no protruyente del cargador en línea con la parte inferior del rifle.


Imagen
Otro m95, se aprecia el escudo chileno y la uña extractora con su collar de articulación al cerrojo.


Imagen
Detalle del tercer tetón de seguridad, construido por la base de la palanca de preparar y el correspondiente receptáculo cuadrado en el cajón




La mejor variante de esta acción fue sin duda la m1896 sueca, prácticamente idéntica a la m95 solo con el agregado de una pestaña trasera en la nuez de la aguja percutora para montar y desmontar la aguja. Fue fabricada en el calibre sueco de 6.5x55mm. Fue tan espectacular su desempeño que los suecos no cambiaron a ninguna otra acción hasta que adoptaron su primer fusil semiautomático, el AG-42 Ljungman en 1942.


Imagen
Mauser m96 sueco


Imagen
Acción sueca abierta. La flecha muestra la típica pestaña en la nuez.




Imagen
Acción m96 sueca. Este conjunto mostrado en la foto es pagado a altos precios en EEUU como base para rifles “custom”. Todos estos modelos presentados hasta ahora se conocen en el ambiente anglosajón como los ”Small Ring” o anillo chico, referidos al diámetro del puente delantero de la acción o anillo donde se atornilla el cañón. La flecha muestra esta parte.

Usuarios:

M93: España y Turquía
M95: México, Chile, Uruguay, China, Irán, los estados africanos de Transvaal y el Estado Libre De Orange
M96: Suecia

El m95 se distinguió en la guerra de los Boer, en 1899-1900 en lo que es hoy Sudáfrica. Una pequeña nación de pioneros se vio atacada por la mayor potencia de ese entonces, el Imperio Británico. El pequeño detalle era que los Boers aprendían a montar a caballo y a disparar antes que cualquier otra cosa, y estaban armados con Mausers. Los Ingleses se equipaban con los para entonces anticuados Lee-Metford, y sufrieron de colosales pérdidas en combate a manos de los comandos montados de aproximadamente 50-100 hombres (el equivalente de un escuadrón de caballería) que atacaban con tácticas guerrilleras. En realidad, un infante ingles con su lee-Metford no tenía nada que hacer a 1000 metros de distancia de un boer armado con su Mauser m95.

Fue el primer enfrentamiento de tiempos modernos de los ingleses contra un enemigo no colonial, y como muestra de lo arcaico de su pensamiento táctico, ha sido recogido por la historia el comentario de un viejo oficial británico, el Gral. Kirchener: “Que curioso, se ocultan en hoyos en la tierra. No pelean limpio como los sudaneses”

Efectivamente, la Guerra de los Boers en el albor del siglo XX aportó dos nuevos inventos al bagaje bélico: Las trincheras por parte de los Boers, y los campos de concentración, el nuevo invento británico.

Imagen

Comando Boer con sus Mauser m95. Muchos de estos Mauser que no alcanzaron a ser enviados a Africa por el bloqueo inglés llegaron luego a Chile ya que el modelo es el mismo. Se reconocen porque son m95 con el escudo chileno, pero al lado izquierdo del anillo tienen la inscripción OVS, que significa Oranje Vrij Staat (Estado Libre de Orange) una de las Repúblicas Boer. Si alguien tiene uno de estos en buen estado, es dueño de un fusil de un respetable valor de colección.



El Gewehr 98



No contento con la acción m93-95-96, Paul Mauser se abocó a la tarea de perfeccionarla, en vistas de las pruebas de se realizarían en Alemania para sustituir el envejecido Comisión m88.
Muchos coinciden en afirmar que el éxito del Mauser se debe justamente a que fue un desarrollo desde un comienzo de características muy cuidadas y meditadas, pero que además hizo buen uso de la retroalimentación de pruebas prácticas e informes de uso operacional, y haciendo las modificaciones correspondientes en forma paulatina y secuencial de un modelo en otro desde el m71 de pólvora negra hasta el que vemos ahora.

Una de las principales deficiencias que tiene la acción m95 es la ausencia de un apantallamiento trasero efectivo. Cuando una vainilla cede y se rompe al momento del disparo esto ocurre usualmente en la parte de mas atrás, donde el culote no está soportado por el metal de la acción. Allí se genera una explosión de gases muy calientes que son lanzados hacia atrás violentamente, y pueden llegar a la cara y ojos el tirador causando lesiones de suma gravedad. Por ello una de las principales características que debe incorporar una acción moderna es una forma de evitar que este accidente dañe al tirador.

La forma como Paul Mauser resolvió esto fue dando al cerrojo una serie de orificios que permitieran el escape controlado y dirigido de un chorro de gases, y apantallando de forma mas efectiva la parte trasera del cierre, concretamente la pieza que tiene el seguro, monta el percutor y que acoge el fiador de la aguja y que se conoce como el portaseguro.
También se volvió al sistema de montado de la aguja percutora al momento de mover la palanca hacia arriba, de tal forma que el movimiento hacia atrás y adelante del cerrojo solo expulsa el cartucho y alimenta el arma, pero ya no es contra la fuerza del resorte del percutor como en el m95.
Se refuerza además la acción aumentando sus dimensiones, en particular en el anillo por lo que todas las acciones derivadas de las m98 pasarán a conocerse colectivamente en los países de habla inglesa como las “Large Ring” o anillo grande.


Características de un Mauser m98 y variantes:

Extractor largo no rotatorio, compuesto por una hoja de acero templado, que produce la “alimentación controlada” de la que los Mausers son famosos. La garra afirma el surco del cartucho en mas de 90º de su circunferencia desde el momento en que este se extrae del cargador hasta el momento en que es expulsado del arma

Surco transversal en la cabeza del cierre y la correspondiente cola de milano en la garra de extractor. Al rotarse el cerrojo hacia arriba, la cola de milano se mueve en el surco y haciendo que la garra se fije sobre el cartucho impidiendo que “salte”.

Recesos en el anillo del cierre, que reciben los tetones de bloqueo del cerrojo

Riel de guía en el cajón de mecanismos, que impide que el cerrojo se atore y le otorgan al Mauser su legendaria suavidad de acción

Tercer tetón de bloqueo trasero, para mayor seguridad

Cara posterior del puente del cajón de mecanismos que actúa como leva proveyendo la fuerza para la extracción primaria

Pieza portaseguro masiva, con apantallamiento de radio completo que minimiza la posibilidad de que escapes de gas alcancen al tirador

Cuerpo del cerrojo con grandes orificios de escape de gas, y medialunas internas en el cerrojo .

Aguja percutora con superficies de bloqueo que se traban en las medialunas internas del cerrojo si este no esta completamente cerrado

El M98 se puede desmontar completamente sin herramientas hasta sus componentes mas pequeños .


Funcionamiento del Mauser:


La interacción entre las características nombradas le otorgan al Mauser su inigualada función y confiabilidad. Le levantar la palanca de preparar hace que los dos actores principales, el cerrojo y el extractor, se pongan en movimiento: El cerrojo gira contra el reloj, y el extractor se mantiene estático. Curiosamente, esto pone en movimiento siete procesos separados:

La acción es montada

La palanca presiona la leva posterior del puente haciendo el movimiento inicial hacia atrás del cerrojo y creando la extracción primaria

Los tetones del cerrojo ayudan a este movimiento al actuar sobre los recesos del cajón de mecanismos

Este movimiento inicial empuja al extractor hacia adelante, y al girar el cierre la cola de milano del extractor engancha el surco del cierre bloqueándose así la garra del extractor sobre el surco del cartucho
A medida que se lleva el cerrojo atrás, el cartucho es retirado de la recámara

Hasta que el cerrojo no se haya cerrado completamente, las superficies de bloqueo de la aguja apoyan sobre las medialunas internas del cerrojo y así no puede percutir un cartucho accidentalmente.

El riel de guía asiste el movimiento del cerrojo.



Imagen
Extractor largo Mauser perfeccionado en el m98

Flecha verde, superficie de fijación del extractor al anillo del cerrojo y que permite un pequeño movimiento adelante-atrás
Flecha roja: cola de milano que al girar el cierre lo bloquea al surco de la cabeza, no pudiendo ya moverse hacia adentro o afuera
Flecha azul: garra extractora


Imagen
Diagrama de la fijación del extractor y su funcionamiento:
El extractor tiene un pequeño juego en su fijacion al cerrojo, que le permite un movimiento adelante-atrás respecto de éste. Aquí se aprecia que entre la cola de milano y el surco del cierre hay un espacio, indicando que la acción esta adelante, bloqueda y el extractor está en su posición de mas atrás respecto del cierre. Cuando se alimenta el arma, el extractor recoge un cartucho y lo conduce en la recámara. El último movimiento hace que el extractor se detenga pero el cierre sigue avanzando, creando el espacio mencionado y adoptando la configuración del diagrama. Al abrir la acción, el cierre inicia su movimiento de rotación hacia atrás y el extractor permanece al principio fijo. Luego el movimiento de retoceso del cierre hace que el surco del cierre al retroceder enganche la cola de milano y ese plano inclinado bloquea al extractor en esa posición impidiendo que pueda abrirse y "saltar" sobre el cartucho. Así el cartucho es sacado por un extractor que esta prisionero del cierre en una parte muy cercana a la uña. Esta es la característica que hace el extractor Mauser tan eficiente y seguro.


Imagen
Cerrojo Mauser mostrando como el extractor retiene un cartucho.



Imagen

Detalle del percutor:
Las flechas negras muestran las superficies de bloqueo que encajan en las medialunas interiores del cerrojo y lo traban impidiendo la percusión si éste no esta bien cerrado
La flecha verde muestra el anillo retenedor del extrZctor
Las flechas rojas muentran los orificios de escape de gas





El año 1898 el Kaiser da la Orden Imperial de armar al ejercito del II Reich Alemán con el fusil que pasara a llamarse el Gewehr 98. Desde aquí en adelante la acción Mauser se considera madura y no sufrirá variaciones hasta el día de hoy en que se sigue fabricando.


Imagen
Imagen
Imagen
Mauser Gew98




Imagen
Alza Lange del Gew98. Tanto esta como las demás miras abiertas de los Mauser si bien no son malas, se instalaron por insistencias de las comisiones respectivas siendo que ya había diseños de diopter mucho mas efectivos que esto. Si hay una característica débil del Mauser, son sus miras. Tal vez Herr Lange tenía muchos santos la corte...


Imagen
Vista superior de la acción. La familiar aleta del seguro, el rectángulo izquierdo del retenedor del cerrojo y el expulsor, a la derecha el extractor largo y su anillo que lo fija al cerrojo. Al lado derecho por delante del pestillo del retenedor del cerrojo se aprecia un rebaje semicircular en el cajón de mecanismos, destinado al dedo pulgar del tirador para facilitar la introducción de los cartuchos desde el peine hacia el cargador.


Imagen
Vista mas cercana de la pieza porta seguro, mostrando su ensanchamiento anterior que sirve de pantalla para los gases ante una ruptura de cartucho. Por delante de esta se aprecia la superficie oblicua del puente que actúa como leva de extracción primaria.


Imagen
Vista inferior, prácticamente igual a la acción m93-95-96


Imagen
Cerrojo atrás, mostrando bajo la pieza portaseguro la aparición de la nuez con el tetón de retenida de la aguja percutora. Ello demuestra que la aguja ya esta montada. Se aprecia también la pantalla de protección conta los gases en la parte delantera de la pìeza portaseguro




Este fue el fusil que acompaño a las tropas alemanas en la Primera Guerra Mundial, y su performance ya es legendaria. Creo que no necesito ahondar en ello, se podrían escribir montones de libros sobre este fusil y los escenarios bélicos donde se usó y se usa aún. Me interesaba describir lo principal y característico de lo que se conoce como la acción Mauser, de las que la m98 es la cuspide del desarrollo. Solo quiero mencionar que su bautismo de fuego fue en China. Los recién introducidos Gew98 combatieron de la mano de los infantes de marina alemanes, que eran parte de la fuerza liberadora de los extranjeros que estaban rodeados en el barrio de las legaciones en Pekin (hoy Beijing) durante el alzamiento de los Boxer en el 1900.


Imagen
Conocida postal de la época mostrando una avanzada de las tropas expedicionarias alemanas en China.


Si bien la acción Mauser no sufrirá cambios a partir de aquí, los rifles de repetición si que experimentaron una variación importante que fue la última que se haría hasta el fin de su vida útil como armas de batalla, variación que además se incorpora en los rifles de producción actual, y que será el motivo del próximo capítulo: los rifles cortos.



saludos cordiales

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Décima Parte: Los rifles cortos

El Short, magazine Lee-Enfield (SMLE) o Rifle corto Enfield, de cargador Lee

Un poco de historia.


Cuando empezó a Guerra de los Boers en 1899, los britanicos habían adoptado recientemente un nuevo cartucho de pólvora sintética. Este cartucho estaba cargado con su versión de pólvora sin humo que era la cordita, y no sólo era el doble de potente que la versión de pólvora negra, también se quemaba a temperaturas muchísimo mas altas.
El único cambio que hizo el Gobierno Británico inicialmente fue cambiar las alzas por la mayor velocidad del nuevo proyectil la que le confería una trayectoria distinta.

Y armado así fue como el Tommy partió a la guerra...

Desafortunadamente los ingleses no cambiaron el cañón orginal de estrías Metford poco profundas. Como la cordita se quemaba a altas temperaturas, esto junto a los fulminantes de fulminato mercúrico tuvo un efecto corrosivo catastrófico en el ánima de los cañones en un ambiente caluroso y húmedo como el Africa subtropical y rápidamente condujo a una pérdida de precisión por cañones desgastados.
Tanto los modelos de Infantería como los rifles de caballería no tenían tampoco una guía del peine para la introducción de los cartuchos. Ello presentó muchos problemas durante los combates. El soldado británico se suponía que cargaría su rifle como monotiro, y que usaría el cargador sólo durante una emergencia (bueno, un combate ES una emergencia). Luego de disparar los 10 tiros del cargador, el Lee -Metford era muy lento de recargar. Los cargadores removibles de los rifles no estaban diseñados para ser reemplazados fácilmente por cargadores llenos, solo se daba el caso que “podían” sacarse del arma y cargarse así.
Informes de cañones desgastados se filtraron a Inglaterra y pronto los cañones Matford fueron cambiados por otros de estrías mas profundas, pero con el pequeño detalle que ahora las estrías además tenían otro paso. Los cañones estaban fabricados en la Real Fabrica de Armamentos de Enfield de donde se originó también el diseño, por lo que consecuentemente nacía el rifle Lee-Enfield, que posteriormente sería conocido como el Lee-Enfield “largo”.

Partieron a Africa en manos de los refuerzos británicos, pero desafortunadamente con una pequeña pifia: no se habían corregido las miras para el nuevo paso de las estrías del cañón Enfield. Debió haberse cambiado tambinen el punto de mira ya que el rifle disparaba ahora muy desviado hacia la izquierda y se requería de una corrección de deriva.

Fue solamente al final de la Guerra de los Boers cuando finalmente corrigieron este problema. Había otros problemas además. En aquella época muy poco se había hecho en entrenar al soldado británico en uso del rifle, los ingleses aún entrenaban como si estuviesen con mosquetes de corto alcance. Esto significaba líneas cerradas y aproximación marchando, para luego hacer fuego de voleo (recuerden la delgada línea roja...). Si a esto agregamos otro pequeño problema con el unifirme inglés que recién estaban cambiando a caqui, y que usaban además los antiguos terciados y cinturones...

Piensen ahora en un grupo de jóvenes boers ocultos tras las rocas en una colina, observando como una línea de batalla británica se acercaba a ellos en marcha de aproximación a terreno descubierto, cada uno de los soldados británicos además vestido con una linda X de cuero blanco al pecho con fondo de una chaqueta roja..., bueno, abrir fuego a 800-1000 metros de distancia era algo asi como una tentación irresistible para ellos. Si no acertaban al soldado al que apuntaban, era seguro que al de al lado o al de atrás si le daban. Los errores eran pocos.

Los boers usaban el Mauser m95 calibre 7x57 Mauser disparando un proyectil de punta redonda de 173 grains como el que vimos en el capítulo antarior, idéntico al fusil y calibre chileno. Este rifle tenía el cargador al tresbolillo y se cargaba por medio de peines que encajaban en guías de carga para la carga rápida en medio de un combate. Cuando el Lee-Enfield de vaciaba de sus 10 tiros, el Mauser ganaba la supremacía al poderse cargar muchísimo mas rápido que el rifle británico.

También era significativo que los boers eran excelentes tiradores y como dije antes, practicamente nacían montando y disparando. Como los boers del Transvaal y del Estado Libre de Orange no eran un ejército sino que una milicia, se les asignaban rifles de servicio que además usaban para su vida cotidiana incluyendo la caza y el tiro recreativo. Ello los hacía conocedores a fondo de su arma.

También tácticamente eran diferentes de los británicos. Los boers se desplazaban a caballo a una localidad, desmontaban y se dispersaban usando muy bien los elementos del terreno ya sea troncos, depresiones, rocas, o sencillamente cavaban un hoyo en la tierra. Luego iniciarían fuego muy preciso a larga distancia sobre las línes inglesas de lento movimiento. Los británicos como dije estaban entrenados en acercarse primero al enemigo y hacer fuego de voleo y no tiro apuntado o dirigido.

Por ello durante algún tiermpo los boers dispraraban sobre sus enemigo sin siquiera recibir fuego a cambio. También eran muy difíciles de descubrir por el infante británico en el terreno con el que se mimetizaban.
Los británicos aprendieron mucho de este conflicto y a consecuencia de ello decidieron hacer algunos cambios a su arma de servicio.

1.- Se decidieron por UNA sola arma de servicio tanto para infantería como caballería, por lo que acortaron el rifle de infantería a una longitud de cañón de 63 cms.
2.- Se dieron cuenta de la necesidad de cargar rápidamente el rifle, por lo que incorporaron guías de carga para el peine.
3.- Para compensar lo corto del rifle, alargaron la bayoneta creando el sable-bayoneta patrón 1907
4.- Reconocieron la calidad de excelentes tiradores de los boers y el pago que tuvieron que hacer en vidas humanas, por lo que en la Inglaterra previa a la Primera Guerrra Mundial se hizo del entrenamiento de tiro la base del entrenamiento militar.
5.- Por las diferencias de dimensiones de la munición fabricada en los diversos rincones del imperio, la recámara del rifle se hizo muy sobredimensionada tanto en longitud como diámetro. Como el cartucho .303 British es uno con reborde y el headspace se hace allí, el sobredimensionado no constituía ningún problema y aseguraba la alimentación del arma. Era un poco rudo para el metal del cartucho, pero como el ejercito británico no estaba en el hobby de la recarga, eso no importaba.
6.- Tuvo el efecto colateral absolutamente fortuito de hacer al nuevo rifle Enfield Corto muy tolerante a la suciedad. Fue evidente despues en el barro de Flandes, donde mientras los otros rifles se trababan fácilmente, el SMLE seguía escupiendo plomo alegremente hacia las filas alemanas.

Sin embargo, incluso cuando los británicos llevaron a cabo estos cambios, muchos críticos aún estaban disconformes con el resultado, y los cambios se planteó que serían “temporarios”, hasta que un nuevo diseño de rifle viniera a reemplazar el existente.

Imagen
Lee Enfield largo


Imagen
Accion característica del Lee Enfield largo con cubierta metálica protectora.



Imagen
Lee Enfield corto o SMLE


Imagen
Accion SMLE. La flecha azul apunta al puente sobe el cerrojo, que lo diferencia de la accion previa y que ademas incorpora la guía para el peine de carga. Tambien ha perdido la cubierta metáloca protectora, La flechas rojas muestran los remaches que indican que esta pieza fue añadida posteriormente al armazón o cajon de mecanismos, y que no es parte integral de éste.


Imagen
Peine de SMLE

Imagen
Despiece del cerrojo:

1.- Cuerpo del cerrojo con tetones traseros
2.-Tornillo de fijacion del fiador
3.- Fiador y pieza portaaguja
4.- Resorte de aguja percutora
5.- Aguja percutora
6.- Cabeza del cierre con encastre lateral del extractor
7.- Extractor
8.- Tornillo de fijacion del extractor
9.- Resorte del extractor

Imagen
Aspecto de la cabeza del cierre con la prolongacion lateral que encierra el extractor.

El SMLE fue utilizado en combate en todos los conflictos en que participaron tropas británicas desde 1902 hasta fines de la década de 1950, y su desempeño fue excelente. Ello demostró lo válidas que fueron las premisas que condicionaron su creación y que como en el caso de casi todo desarrollo armero exitoso, provenían de experiencias en combate. Fue muy querido por las tropas que lo usaron, quienes apreciaban su facilidad de uso, robustez y rapidez de tiro, muy fomentada en la “Escuela de tiro rapido Enfield” durante la instrucción del recluta en el Ejército Británico . El episodio de Mons durante la I GM fue un ejemplo práctico de lo que podía hacer un cuerpo armado con SMLE y bien entrenado en su uso. Se decía también que la forma mas rápida de ser expulsado de una reunión de veteranos de la IIGM en el Reino Unido de la postguerra era sugerir que el SMLE no disparaba rápido.

Incluso muchos ejemplares se dotaron de mira telescópica para el uso de “sniper” o francotirador, rol en el que fracasó clamorosamente.

Fue modificado con el tiempo y recibiendo cada variante asteriscos, marks, sufijos y letras hasta que en 1962 se fabricó la última gran variante en la India, el Ishapore 2A/2A1 en calibre 7.62 NATO.
Finalmente otro rifle que lo sustituyó en la IIGM en el ejército británico y que aunque solucionó los problemas del SMLE, en especial su escasa adecuación al rol de fusil de francotirador por su mejor y mas sólida acción y su cañón mas pesado y preciso, nunca tuvo la fama y el aura del SMLE. Fue el Lee-Enfield Nº4 Mk1


Imagen
Lee-Enfield Nº4 Mk1, el Lee-Enfield definitivo.

Imagen
El Nº4 Mk1 en la variante de francotirador L42A1. Aquí si funcionó

Aún hoy se utiliza muy frecuentemente y con exito por tropas irregulares en teatros bélicos variados tales como Afganistán, donde los gringos han aprendido a respetar a los talibanes cuando estan parapetrados tras las rocas en un desfiladero y haciendo fuego con estos fusiles, tanto el original de calibre .303 British o el Isaphore en 7,62NATO, ambos de potencia y alcance muy superior a sus carabinitas M4.


Imagen
Un miembro de los famosos “Chindits” , tropas creadas por ese viejo genial que fue Wingate, en el teatro de operaciones birmano durante la IIGM posa orgulloso con su SMLE



El Springfield m1903



Los estadounidenses luego de la Guerra de Secesión americana de 1861-65 estaban mas vueltos hacia adentro tratando de encontarse consigo mismos como nación nuevamente. Poco despues con la puesta en marcha del trazado del ferrocarril transcontinental vino la gran expansión migratoria hacia el oeste ahora en forma masiva y que terminó con el movimiento tipo hormigas de las antiguas caravanas de pioneros. Los siguientes 30 años fueron para el ejército de ese país una tranquila época de pacificación y consolidación de su territorio interno, eventualmente perturbada por alguna que otra pequeña matanza de pieles rojas incluyendo ancianos, mujeres y niños.

Por ello se habían mantenido algo alejados de la escena internacional hasta que comenzaron a tener ciertas discrepancias con España por el tema de Cuba y Filipinas.

Fue justamente luego de la traumatica experiencia que sufrieron en la colina de San Juan, Cuba en 1898 a manos de unos pocos españoles armados con Mauser m93, que los estadounidenses se dieron a la tarea de reconsiderar seriamente sus métodos y materiales de uso táctico de infantería. Pronto llegaron a la evidente conclusión que su fusil, el Krag-Jorgensen ya no estaba a la altura de los eventos bélicos actuales y futuros. Ello en el caso del ejercito, ya que la armada y las tropas auxiliares aun usaban el antiguo Remington Rolling Block e incluso el antiguo rifle Springfield con conversion Berdan ambos en .45-70. Claro, contra los indios bastaba con eso...

Se decidieron por un crear un rifle que aunara las experiencias británicas ya expuestas recogidas luego de la Guerra de los Boer, al momento lo mas reciente en experiencias de combate, con algún buen diseño de mecanismo de repetición. En cuanto a esto ultimo ya contaban con cierto conocimiento por haber experimentado en carne propia las bondades de un diseño Mauser ya existente. El resultado no extrañó a nadie. Usaron características de las acciones Mauser m95 y m98 modificadas (para lo que pagaron una licencia a Paul Mauser equivalente a unos US$ 5.000.000 del año 2007) para la fabricación de un nuevo rifle corto de ordenanza en la línea doctrinaria del SMLE. Los ensayos comenzaron hacia fines de 1901 y ya para 1903 el nuevo fusil estaba listo. Por haber sido desarrollado en el centro de ensayos del arsenal del ejercito de EEUU en Springfiend, Massachussetts, pasaría a la historia como el “Springfield ’03”, siendo que su nombre de bautismo completo era : United States Rifle, Caliber .30, Model 1903.

Paralelamente se creaba una nueva munición calibre .30 de vainilla sin reborde la que sería llamada “Caliber .30 Model of 1903” o 30-03. Esta munición luego de influencias venidas desde Alemania al cabo de tres años en 1906 sería cambiada por una diferente con punta “spitzer” y pasaría a ser la conocida .30-06.

Describir el 03 es básicamente describir un Mauser m98, por lo que me concentraré en las diferencias de lo que ya conocemos:

Imagen

Imagen
El Springfield 03


Imagen
Accion típicamente Mauser con gran extractor no rotatorio con collarete al lado derecho del cerrojo, seguro trasero de aleta transversal, puente trasero de la acción cerrado con receptaculo del peine por delante. Detras del extractor se aprecia un tercer tetón de bloqueo que se apoya contra la abertura del cierre, de seguridad.

Imagen
Lado izquierdo de la accion con la característica aleta del retenedor del cerrojo/boqueador del cargador


Imagen
Detalle de la palanca de bloqueo del cargador puesta en la posicion de monotiro. Si se mueve a su posicion con la aleta hacia arriba, el arma se alimenta del cargador. Si se deja en la posicion intermedia, permite extraer el cerrojo de la accion.

Imagen
Alza graduada en yardas

Imagen
El lado débil del Springfield: el asquerosamente frágil punto de mira.

Imagen
El cerrojo, un mauser con tercer teton.

Imagen
La tapa del cargador y el guardamonte, otra caracteristica tipicamente Mauser y que delata a este Springfield como de una serie inicial ya que luego sería sustituida por un guardamonte mas simple de acero estampado.

El Sp. 03 fue utilizado por tropas de EEUU en la IGM pero contrariamente a lo que se supone, no fue el arma mas usada en ese conflicto por los “Doughboys”. Ese privilegio le correspondería a un rifle que veremos a continuación. Fue en todo caso legendario por su precisión, buen balance y muy apreciado por sus usuarios hasta la IIGM donde llegó como la variante M03A3 y fue sustituido por el Garand.
En su rol de fusil de francotirador M03A4 equipado con una mira telescópica M73, M73B1 o M82 combatió en la IIGM , Corea y finalmente en Vietnam

Imagen
M03A3, reconocible por el alza tipo diopter montada sobre el puente trasero del cierre.

Imagen
Vista del alza tipo diopter

Imagen
M03A4 con guardamonte de acero estampado, culata con pistolete “tipo C” y mira telescópica M84

Hoy en dia este rifle es muy bien considerado para el punto de partida de un proyecto de rifles deportivo y solo superado por la accion Mauser m98 en este rol.
Existe lamentablemente un grave problema con rifles de las primeras series fabricadas, los llamados “Low Number Springfields” o Springfields de número de serie bajo. Por una falla en el tratamiento térmico el acero quedó demasiado quebradizo y son consideradas peligrosas y no deben dispararse bajo ninguna condición debiendo ser relegadas al rol de armas de estricto valor histórico. Los numeros magicos aqui son cualquier rifle fabricado en el arsenal de Springfield con serie bajo el 800000, y de los fabricados en el arsenal de Rock Island con numero de serie bajo 286506.



Imagen
Francotirador del ejercito de EEUU con su Springfield M03A4. La película “Salvando al soldado Ryan” muestra uno de estos fusiles en manos del soldado Jackson.

El M1917

En algún momento de comienzos del siglo pasado, con la introducción del Springfield por parte de los EEUU y las ingentes ventas de Mausers que se estaban haciendo en todo el mundo, curiosamente a los ingeses también les picó el bichito del Mauser y comenzaron a cuestionarse seriamente las desventajas de su SMLE. Llegaron a la conclusión que se hacía necersaria una mejora sustancial a lo que tenían, y comenzaron a planificar su nuevo rifle y munición de batalla.

Recordando la efectividad de la munición 7x57 Mauser (.284) de los Boers y tomando en cuenta el reciente desarrollo canadiense del cartucho .280 Ross, crearon una municion muy moderna de vainilla sin reborde de calibre .276.

Como acción tomaron la acción Mauser m95 y la convirtieron, previo pago de las licencias respectivas a Paul Mauser en el “Rifle, Enfield pattern of 1913” o P13 para los amigos. Era una variante Mauser muy revisada y desarrollado con la doctrina del rifle corto en mente, con un excelente cañon grueso, muy bien diseñado, mejor construído y muy preciso con sus fijaciones y apoyos muy bien pensados. Contaba ademas con un alza muy bien diseñada sobre el puente trasero de la accino de tipo diopter, que rectificaba el gran problema de los Mauser en general que era su mira abierta de escaso radio poco apropiada para el tiro de precisión. Un producto representativo de la “Escuela Bisley”, una manera de pensar táctica en boga en esa época fomentada por la escuela de ese nombre y que exigía antes que nada una gran precisión a cualquier fusil de ordenanza.

Lamentablemente la llegada de la IGM impidió que el P13 fuese fabricado ya que la pesadilla logística que habría significado tener mas de un tipo de munición principal de fusil simultáneamente en un conflicto armado es algo que sólo los italianos y los japoneses se han atrevido a afrontar en forma voluntaria.

Se optó entonces por hacer dos cosas. Por un lado se dejó de pagar la licencia a Mauser, y por otro se decidió fabricar por encargo en los EEUU el nuevo fusil, pero manteniendo el calibre estandar .303 British y pasando a llamarse el Enfield Pattern 1914 o simplemente el P14.

Cuando los EEUU entraron a la IGM, las fábricas de Springfield M03 no daban abasto y se usó la maquinaria existente una vez cumplido el contrato del P14 para fabricar el mismo fusil para los EEUU, solo que con el cañón recamarado al calibre .30-06. Aquí también obviamente sin pagar un solo dolar de licencia a Paul Mauser.

Así nació el “United States Rifle, Caliber .30, M1917”, el arma mas usada por los soldados estadounidenses en la IGM.

Por muy bien pensado que estaba, tuvo su cuota de problemas por lo ajustado de sus mecanismos, poco apropiados para el barro de las trincheras y requería de un constante cuidado por parte de sus usuarios para fincionar bien. Eso si que fuetan preciso como lo desearon sus creadores, y en el rol de fusil de francotirador brilló en grado sumo y no ha tenido rival hasta ahora en cuanto a fusiles de ordenanza adaptado para este rol, superando incluso al mítico Mosin-Nagant en este oficio. Se dice al respecto que el M-N fue el mejor fusil de francotirador de la IIGM solo porque el m1917 no se usó en ese conflicto. Todas las pruebas de postguerra han confirmado esto.

El suscrito ha tenido dos de estos fusiles, encargados a la casa Franconia en Alemania precisamente por la fama de su precisión, y debo decir que efectivamente es lejos el fusil militar mas preciso que he disparado. Tanto mi M1917 Remington como mi Eddystone eran sub-MOA disparando con munición .30 Lake City del año 1954.

Imagen
El M1917, con su característics “orejas” sobre el puente que protegen el alza.

Imagen
El alza en posicion baja para usar la de mira de batalla, regulada en posición fija a 275 yardas (flecha roja)


Imagen
El alza levantada y regulada a 200 yardas, abajo se puede ver la mira fija.

Imagen
Detalle del punto de mira proregido de un M1917, comparenla con el alza expuesta del Springfield M03



Imagen
Palanca de seguro del M1917 en posicion hacia adelante, de disparo. Hacia atras impide el disparo y bloquea el cerrojo.


Imagen
Puente delantero, se aprecia al lado derecho del cerrojo el extractor mauser y su collarete.


Imagen
El suscrito, practicando con su M1917.

La P14 – M1917 es una de las acciones mas solicitadas a la hora de hacer transformaciones “custom” en calibres grandes africanos tales como el .505 Gibbs por su extremada solidez y confiablidad, y una de las pocas variantes que asi como la Mauser original fue ofrecida como rifle deportivo comercial, el Remington Model 30


El K-31


El Karabiner Modell 1931 fue la evolución lógica del rifle suizo, un rifle de acción lineal o “straight pull” como la que vimos en el caso del Schmidt-Rubin, pero aplicando los conceptos del rifle corto. Muchas veces se denomina a este rifle incorrectamente como el “Schmidt-Rubin K-31”. Tanto Rudolf Schmidt como Eduard Rubin estaban muertos hacía años al diseñarse este fusil. En realidad fue producto del coronel Furrer quien lo desarrollo en la Eidgenossische Waffenfabrik en Berna hacia 1930, aceptado en 1931 y puesto en servicio en 1934, y no tiene la acción Schmidt-Rubin.
La acción es de cerrojo rotatorio con tetones delanteros y con ranuras helicoidales que permiten accionarlo por medio de una palanca lateral provista de un tetón. Se opto por mantener los controles muy similares al los del Schmidt-Rubin para facilitar la transición, con la forma de la palanca de preparar y de la argolla del seguro. Como los Suizos siempre usaron municikon no corrosiva desde antes de la introduccionn del K-31, y tampoco tuvieron la premura de la fabricación de armas en tiempo de guerra, los rifles son de un acabado y terminaciones rayanos a la perfección, siendo igualados solamente por los Mauser m96 suecos y los m09 argentinos, considerados como los Mauser mejor terminados de la historia. Y el K-31 funciona como reloj suizo, con una precisión envidiable. Incluso el problema de la extracción primaria tan difícil en los diseños de acción lineal no es un tema en este caso, debido a la excelente fabricación y materiales.

Imagen
El K-31

Imagen
El K-31 de arriba tiene el cerrojo atras con las ranuras helicoidales expuestas, el de abajo tiene el cerrojo adelante.

Imagen
Detalle del cerrojo con los tetones de bloqueo delanteros (locking lugs)

Es un rifle muy apreciado a la hora de elegir un arma para concurso de fusil militar, limitado solamente por la dificultad de conseguir munición, la 7.5x55mm Suiza.
Nunca fue utilizado en conflicto alguno, por lo que solo queda especular sobre su desempeño en acción, pero sin duda es un gran rifle , un perfecto ejemplo del rifle corto y sirvió a los suizos hasta 1958, año en que adoptaron su primer fusil de asalto, el StG 57- SIG 510


El Kar98


En Alemania luego de la IGM comenzaron a notarse muchos cambios en cuanto al pansamiento tactico, producto de las lecciones aprendidas en ese conflicto. Una de ellas fue el acortamiento del Gew98, el arma principal de infantería alemana de la Gran Guerra. En 1934, un año despues que el Führer asumiera como canciller de Alemania, se decidió por seguir la tendencia ya establecida en los ejemplos previos. Simplemente se tomó la carabina Mauser m98k preexistente usada por la caballería, ingenieros y los cuerpos auxiliares en la IGM y luego de escasas modificaciones se transformó en la “Mauser Karabiner 98 kurz” , el fusil unificado con que Alemania entró en la IIGM siendo introducido en servicio el año 1935.
Era básicamente un Gew 98 con cañón acortado a 600 mm lo que le daba una longitud total de 1110 mm, palanca de cierre doblada hacia abajo, punto de mira protegido por túnel, cantonera de metal estampado y posteriormente una caracteristica tomada de los fusiles japonenes, pero aumentada y llevada a la maxima perfección: una culata de madera laminada muy resistente a las inclemencias del ambiente. Para muchos este es el non plus ultra del fusil de batalla de cerrojo.



Imagen
Kar 98 y equipo


Imagen
Detalle del punto de mira con tunel

Imagen
Palanca curva y receso de la culata para facilitar el agarre


Imagen
Culata laminada con cantonera de metal estampado

Imagen
Esquema de la accion

Como fusil de ordenanza complió su cometido brillantemente, siendo muy apreciado por sus usuarios y sin grandes problemas. Robusto, fiable y muy preciso hizo su trabajo desde el hielo del frente ruso hasta los desiertos del norte de Africa.
Se utilizo frecuentemente como fusil de francotirador para lo que se escogían los rifles mas precisos en el momento de sus pruebas de aceptación, y se les dotaba de montajes y mira telescópica, frecuentemente con numeros de serie pareados. Fue uno de los mejores fusiles en este rol en la IIGM, siendo superado solamente por la versión mejorada de francotirador del Mosin-Nagant.


Imagen
Kar 98 en la version de francotirador de las Waffen-SS, con bases tipo torreta y mira de 4x "Zielfernrohr 39" fabricado por Kahles o Hensoldt


Imagen
Detalle de la aleta de seguro modificada para uso con mira telescopica.


Este rifle esta aun hoy de servicio como arma de presentación en el ejército alemán, en las manos del Wachbataillon der Bundeswehr (batallón de la Guardia del Ejército Alemán)


Imagen
Wachbataillon der Bundeswehr


Con esta reseña termino lo que a rifles de infantería se refiere.

Creo y es mi deseo que para quien haya leído lo ya publicado, entender a partir de ahora conceptos mas elaborados de estos desarrollos no supondrá mayor problema.


Saludos cordiales

:dpm: :dpm: :dpm: :dpm: :dpm: :dpm: :dpm: :dpm:

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13663
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 24 veces

Re: Historia del Rifle

Mensaje por APV »

Buen artículo.
Despiece de una llave de rueda. Como pueden apreciar, el mecanismo es muy sofisticado y requería de mucho tiempo y destreza para que un artesano pudiese fabricar uno de ellos. En esa época, tan sólo los mecanismos de los primeros relojes de péndulo eran mas finos y precisos que estas piezas. Demas está decir que ademas eran horriblemente caros.
Eso hizo que la llave de rueda no suplantase totalmente a la de mecha por la sencilla razón que los soldados no podían permitirsela y en medio de una batalla si se estropeaba no había manera de reparla. En cambio si se adoptó para las pistolas.
La cadencia de tiro era a lo mas de tres disparos por minuto, esto en manos de un tirador experimentado
Los prusianos lograban 5 o 6 sin apuntar.
Se define el mosquete como un arma larga de apoyo en el hombro, de cañon liso y avancarga. El mecanismo de disparo fue de chispa durante la mayor parte de los casi 300 años de su uso, y en sus versiones postreras fue provisto de mecanismo de percusión.
¿No sería más correcto denominar fusil al mosquete de chispa, silex o pedernal?
tomada de los fusiles japonenes
¿Pero los Arisaka 38 y 99 no eran bastante regularcillos?
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Avatar de Usuario
Felix_Feito
Comandante
Comandante
Mensajes: 3052
Registrado: 13 Nov 2006 15:58
Contactar:

Medallas

Parches

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Felix_Feito »

Espectacular, grandioso, que gran manera de entrar en el foro a lo grande. El mejor estudio sobre la historia de los rifles visto en mi vida. Te felicito

Un Saludo
¡Pero no dispares más, hombre, que le vas a dar a alguien!

Dicho desde una trinchera republicana a otra nacional. Y pararon...

Avatar de Usuario
Farolo
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 18361
Registrado: 19 Jun 2004 22:43
Ubicación: España
Agradecido : 5 veces
Agradecimiento recibido: 1 vez
Contactar:

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Farolo »

Bienvenido Fernando.

Una duda. ¿No seria adecuado indicar le nombre de tu amigo o si este articulo ha sido publicado ya en algún otro lugar para rendir así de una mejor forma el homenaje correcto que se merece tan gran trabajo ?

Digo yo.

Saludos
.-Nemo me impune lacessit
.-La estupidez también es un regalo de Dios, pero uno no debe abusar de ello. Juan Pablo II, pontifex.
.-Ladran, Sancho, luego cabalgamos...

--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Farolo escribió:Bienvenido Fernando.

Una duda. ¿No seria adecuado indicar le nombre de tu amigo o si este articulo ha sido publicado ya en algún otro lugar para rendir así de una mejor forma el homenaje correcto que se merece tan gran trabajo ?

Digo yo.

Saludos
Hola Farolo,

Sí por supuesto, mi amigo usa el nick flamberge, y es uno de los grandes aportes en conocimiento del casi único foro de armas en nuestro país (Chile) donde hablamos de todo y no solo de armas. La direccion es http://sport-jagd.cl/phpbb3/index.php" onclick="window.open(this.href);return false;
En ese foro yo soy el que lleva mas posteos, aunque de conocimiento bien poco pero opino de todo.

Aqui puse ese tema porque es excelente y porque flamberge es el autor original (con excepcion de muchas fotos que estan sacadas de internet). El me dio permiso para postearlo aqui.

Asi que si tienen dudas se las hago llegar o si quieren se hacen miembros de nuestro foro, donde por supuesto seran bienvenidos.

Avatar de Usuario
Farolo
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 18361
Registrado: 19 Jun 2004 22:43
Ubicación: España
Agradecido : 5 veces
Agradecimiento recibido: 1 vez
Contactar:

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Farolo »

Gracias Fernado por la información. Seguro que a flamberge le agrada el reconocimiento ademas de no perder la fuente original de referencia de este gran trabajo.

Saludos
.-Nemo me impune lacessit
.-La estupidez también es un regalo de Dios, pero uno no debe abusar de ello. Juan Pablo II, pontifex.
.-Ladran, Sancho, luego cabalgamos...

--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Carlos Valenzuela

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Valenzuela »

Respecto a la llave de rueda, a ver si alguien puede resolverme una duda que tengo:
Entiendo que la cubrecazoleta se deslizaba dejando la cazoleta al descubierto, se amartillaba el arma [se bajaba a la posición donde se podía producir la fricción entre la rueda y el pedernal] y ahí se podía accionar el disparador y prender la pólvora pasando por el oído al interior del cañón.
¿Se podía ir con la cubrecazoleta deslizada y el martillo en posición de disparo? Lo pregunto porque la caballería en aquella época utilizaba armas [pistolas y arcabuces] con llave de rueda. Si debían hacer el movimiento de amartillar y deslizar la cubrecazoleta, faltaban manos y tiempo. He leído referencias a que las pistolas se llevan amartilladas en las pistoleras de la caballería [siglos XVI – XVII] pero tal vez se refieran a llaves de pedernal, donde el cubrecazoleta no era tipo deslizante, sino abatible [como usted indica más adelante, rastrillo y cubrecazoleta en una sola pieza llamada batería]: se levantaba al golpear contra él el martillo o llave que sujetaba el pedernal.
En el sistema de rueda, no sé si el martillo dejaba la cazoleta tapada lo suficiente como para que la pólvora no se perdiera.

Las imágenes son magníficas, y parece que el martillo o “gato” pueda cubrir la cazoleta evitando pérdidas de pólvora, pero no acabo de verlo claro.

Comentarios que he de hacerle.
[los arcabuces eran] Livianos, muy portátiles y moderadamente efectivos contra corazas de hierro a corta distancia, eran inefectivos contra buenas corazas a distancia como las que usaban los jinetes
De hecho, el golpe que se le asestó a la caballería acorazada medieval lo llevaron a cabo arcabuceros. Aunque no sé a que distancia dispararían.

Lo del 12, 16 y 20, lo había leído, en referencia a las escopetas “actuales”. Las denominaciones que conocía eran de ¾ de onza de pelota, o de onza de pelota. Aunque una onza no deja de ser una fracción de una libra [generalmente, la 16ª parte, aunque había libras de 12 onzas].

A veces sí que se adquirían balas hechas al efecto, aunque lo normal era que se entregase el plomo en pasta a los arcabuceros y que con su propio molde – que había de ser entregado junto al arma – las fundiesen ellos mismos.
Un ejemplo de balas de arcabuz suministradas en gran número:
El aparato de guerra que Su Majestad del Rey Católico Don Felipe de España tiene en Lisboa, en Mayo de 1588 […] son 1.060 quintales de plomo, y 331 quintales de balas de arcabuces y mosquetes,
Aunque está claro que la mayoría del plomo se entregaba en pasta, y no hecho pelota.

Respecto al mosquete y a las llaves de rueda, chispa y mecha:
Compartió su vida en el campo de batalla con el arcabuz durante bastante tiempo [por lo menos, de la década de 1560 a 1640] y en su primer siglo de vida, su ignición se producía con llave de mecha.
La llave de rueda no sustituyó a ésta, aunque permitió, a partir de los años 1530 desarrollar la pistola, arma que daría una nueva forma de luchar a la caballería. También permitió el desarrollo del arcabucero a caballo, poco tiempo después.
La sustitución por la llave de chispa, vendría en las décadas de 1660-1680, y para finales de siglo, la llave de mecha había dejado de existir. Aunque en Afganistán, por ejemplo, se seguían encontrando hasta la segunda guerra anglo-afgana: 1870.
Pero siendo eurocentrista, nos quedamos con las fechas anteriormente apuntadas.

Estos primeros mosquetes tenían un alcance de entre 50 y 75 metros, por encima de esas longitudes no eran excesivamente precisos, aunque evidentemente, al tiempo que se aligeraban, también se fueron produciendo mejoras en el alcance.
La infantería de línea no se desarrolló hasta el siglo XVIII, aunque a finales del XVII había ya algo que se podía entender era su precursora.

Muy curioso lo de la delgada línea roja.

flamberge
Soldado
Soldado
Mensajes: 8
Registrado: 06 Dic 2008 13:53

Re: Historia del Rifle

Mensaje por flamberge »

Hola estimados

Este es mi primer post, luego que Fej me comunicara que habían hecho algunas preguntas sobre lo que escribí de la historia del rifle y que publicó con mi autorización en otros foros. El consideró que como yo soy el autor del trabajo, era a mí a quien le correspondía responderlas y me alentó a visitar este sitio e inscribirme.

Primero quiero hacer la aclaración que casi todas las imagenes de ese trabajo las saque de muchas partes del web y las modifiqué allí donde lo estimé conveniente. Como no hay afan de lucro de por medio y en el entendido del espíritu de la libre información en internet, imagino que no debieran haber problemas de copyright. Por ejemplo casi todas las fotos de municiones son del excelente sitio español municion.org.

En cuanto a las preguntas que han hecho, de ya acepto que hay omisiones groseras tanto de armas como de eventos que eventualmente merecían haber sido mencionados pero los que se exponen a mi entender no contienen errores importantes. La idea original era entregar una vision (mi vision) del desarrollo de ese instrumento notable que es el rifle a personas con escaso conocimiento de su historia. En particular, fue un forero joven del foro chileno Sport-Jagd.cl quien con su afan de conocimientos y su nulo dominio del ingés me incentivó a escribir sobre este tema. Pero como diría un amigo mio muy católico lo que hice fue un catecismo, no un tratado de teología :-

Para ello recurrí a mucha de la información que dispongo y que les contó Fej. Tengo el privilegio de dominar el alemán y el inglés aparte de nuestro idioma, lo que facilita mucho el estudio de estos temas al aficionado.

En cuanto a los comentarios:

Para APV

Efectivamente había muchos tiradores que lograban mas altas cadencias de tiro, por sobre lo considerado normal que fue lo que expuse.

En cuanto a la denominación, en general el origen de los nombre de las armas de fuego da para una interesante discusion e intercambio de información e incluso ensayos o libros. En el caso que presentas, la palabra fusil tengo entendido que viene el frances donde designan con ella toda arma larga, desde escopetas (fusil de chasse), hasta fusiles de asalto (fusil d'assault). En inglés por ejemplo no hay palabra para fusil, todos son rifles. En alemán existen los términos igual que en español: Büchse= rifle, Gewehr=fusil

En nuestro idioma fusil es un rifle (palabra que no existe en francés) de uso militar. Es decir, un arma militar larga de apoyo al hombro de cañon rayado. Los mosquetes por ser de cañon liso pienso que no podrían ser denominados como fusiles. Muchas fuentes especializadas en nuestro idiona, incluso una tan general como la Wikipedia, los define como la evolucion de los mosquetes.


http://es.wikipedia.org/wiki/Fusil


Por ello a partir de las armas de cañon rayado, en alguna parte dije que los iba a denominar como fusiles o rifles por igual.

En cuanto a los Arisaka, eran tan buenos o malos como cualquier otra variante Mauser de la época. Lo que pasa es que la propaganda gringa se encargó para efectos psicológicos, de hacer creer a la opinión pública de EEUU que los japoneses estaban armados poco menos que con porquerías, para que los padres siguieran mandando a sus hijos a la moledora de carne.

Como dijo el tristemente famoso Dr. Goebbels: miente, miente, que algo queda.

Con la porquería (según los gringos) de Carcano m91/38 que usaban los italianos en la IIGM Lee H. Oswald se pitió (chilenismo) a su presidente casi 20 años despues de la IIGM. De pronto el riflecito ese según el FBI era ahora poco menos que un arma ultra precisa de francotirador.

Creo que el punto está claro. En cuanto al Arisaka, sus aceros son un poco mas blandos que lo habitual en occidente. Pero la acción está tan bien diseñada, que resultó ser lejos el fusil mas resistente de todos los que se usaron en la IIGM. Aún hoy intentan hacer explotar las acciones Arisaka con cartuchos llenos de pólvora muy rápida como la Bullseye. No se puede. Es un arma bien pensada para el teatro de operaciones en mente de su diseñador, para el uso tácico propuesto y para las dimensiones físicas del soldado japonés promedio. Incluso su munición 6.5mm y 7mm es la ideal de un fusil moderno, mucho mas aterrizada que los mamuts provenientes de la IGM como el .30-06.

El otro aporte que hizo el Arisaka es el uso de madera laminada en la cualta, lo que permitía grandes ahorros al usar trozos pequeños de madera que de otro modo se desecharían, y que otorgó a la culata una característica muy favorable en el ambiente tropical: las culatas Arisaka por ser laminadas no se reviraban tan fácilmente con los cambios de temperatura y humedad como las de los Lee Enfield o Garand en que por ello variaba el punto de impacto, pero esto último no lo vas a escuchar ni leer mucho porque los gringos no lo cuentan.

Los alemanes con el Kar98 también partieron con las culatas de madera laminada con la idea del ahorro en maderas nobles en mente, hasta que decubrieron la misma ventaja que los japoneses una vez en terreno. De allí el viejo dicho alemán: Si quieres desfilar en una parada, usa culata de nogal. Si quieres ir a la guerra, usa culata laminada.


Para Carlos Valenzuela

La caballería comenzó a usar armas de fuego tardíamente. Ellos eran el blanco de las armas de fuego, no los usuarios >:-> Recuerda que en epocas tan tardías como la IGM hubo cargas de caballería contra infantería armada de fusiles.

Era muy raro que un jinete portase armas de llave de rueda. Tu análisis es correcto, la llave de rueda exige exponer la cazoleta a mano, y luego apoyar el gato en la rueda. Y sin olvidar detener el caballo o bajarte de él, ya que el mas ligero trote o viento hacía volar la pólvora de la cazoleta.

Recién la llegada de la llave de pedernal que incorporaba la batería que protegía la pólvora en la cazoleta hasta el momento mismo del disparo, permitío que un jinete en movimiento pudiese disparar un arma de fuego en forma relativamente confiable desde un caballo. Y para el caso también sobre la cubierta de un barco a vela, en que la batería protegía en algo la pólvora de la cazoleta del agua de mar que levantaba la estela. Recuerden además que por la latencia del disparo cualquier tiro efectuado en movimiento tanto del tirador como del blanco hacía que estos disparos fuesen siempre azarosos en extremo.

En cuanto a los arcabuces, me refería a que eran efectivos hasta ciertas distancias. Esta claro que si los arcabuceros esperaban hasta estar a muy corta distancia de los jinetes, digamos unos 30 metros, las balas podían atravesar cualquier coraza. Como esto ultimo requiere de muchos cojones, el mosquete al ser mas potente permitía el mismo efecto pero "mas lejitos" :lol: por que esta fue también una de las causas por las que se impuso mas fácilmente.

Efectivamente todas estas armas compartieron epocas. Lo que pasa es que para la profundidad que me impuse, no tenía sentido ir mas allá de lo descrito ya que lo que me interesaba era explicar el arma en sí a un foro de armas, tiro y caza, no su uso detallado como lo que se discute mas profundamente en un foro de historia mas especializado como este.



saludos cordiales

Quinto_Sertorio
General de División
General de División
Mensajes: 5965
Registrado: 06 May 2005 21:46

Parches

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Quinto_Sertorio »

Bienvenido, flambergue:

La serie de post es muy buena, por eso ha llamado muy positivamente la atención; y toda discusión acerca de ellos es siempre procedente.

Las observaciones que se le habían hecho a Fernando_Araya, vienen de que en este foro tenemos muy a gala tanto el respeto a las normas del foro :faq.php?mode=rules. Como a cualquier posible derecho de propiedad intelectual, o norma o Ley; que sea de aplicación al material que aquí se postea.

Saludos
¡¡A España, servir hasta morir!!

Los hombres se cansan antes de dormir, de amar, de cantar y de bailar que de hacer la guerra -- Homero.

Carlos Valenzuela

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Valenzuela »

Respuesta a las alusiones :wink:
flamberge escribió: La caballería comenzó a usar armas de fuego tardíamente. Ellos eran el blanco de las armas de fuego, no los usuarios
Comenzaron mucho después, precisamente cuando se desarrolló la llave de rueda, que tuvo su aplicación en la pistola, un arma de fuego "corta" [corta entre comillas, porque las pistolas de caballería solían ser largas - siglo XVI y primeros del XVII - y hubo pistolas de caballería con un cañón de 60cm, y una longitud total de 85 cm] que permitió su uso con una sola mano, por lo que permitiendo gobernar las riendas del caballo con la otra que quedaba de esa manera liberada, se podía efectuar el disparo a lomos de la montura. Lo que no entendía, y sigo sin entender, es el mecanismo que en las pistolas de llave de rueda protegía o dejaba a cubierto la pólvora alojada en la cazoleta... tal vez sea por la cubrición que realiza el propio martillo.
En las posteriores pistolas de llave de pedernal, con la integración del cubrecazoleta y el rastrillo en la pieza denominada "batería" que usted comentaba, queda claro que la pólvora está a cubierto hasta el último momento, cuando se produce la chispa.
Quizás la pistola de rueda se puede llevar amartillada, y el cubrecazoleta se puede liberar con la acción del pulgar, pero lo veo bastante complicado.

Puede que las primeras pistolas de ruedas no tuvieran sistema para descubrir las cazoletas, pero está claro que más adelante sí, pues compartieron espacio temporal con las pistolas de chispa equipadas con la batería, se llevaban amartilladas en las pistoleras, se sacaban y se disparaban con una mano.
Era muy raro que un jinete portase armas de llave de rueda. Tu análisis es correcto, la llave de rueda exige exponer la cazoleta a mano, y luego apoyar el gato en la rueda. Y sin olvidar detener el caballo o bajarte de él, ya que el mas ligero trote o viento hacía volar la pólvora de la cazoleta.
La caballería armada con pistolas de rueda, se desarrolló a partir de la invención de esta arma en el primer cuarto del siglo XVI [por ahí proponen la década de 1520]. Para 1540 la caballería con pistola de rueda era común en Alemania... hay referencias de ello por relaciones españolas durante las guerras que el emperador Carlos V mantuvo con los protestantes coaligados en la liga de Smakalda.

También hubo arcabuceros a caballo, pero evidentemente [aunque el arcabuz fuese más corto que el del infante] precisaba de las dos manos para efectuar el disparo, y resulta difícil creer que el mismo se realizaría al galope, puede que sí al trote, aunque el entrenamiento de los caballos haría mucho para posibilitar tal modo de combatir. Arcabuceros a caballo que desmontaban para combatir, los hubo, pero hasta la aparición de los dragones - en principio infantería montada - se esperaba que pudieran actuar con sus armas posicionados en las grupas de sus monturas.
Esta claro que si los arcabuceros esperaban hasta estar a muy corta distancia de los jinetes, digamos unos 30 metros, las balas podían atravesar cualquier coraza. Como esto ultimo requiere de muchos cojones, el mosquete al ser mas potente permitía el mismo efecto pero "mas lejitos" :lol: por que esta fue también una de las causas por las que se impuso mas fácilmente.
Y también requiere de un cuadro de piqueros que proteja a estos arcabuceros donde la caballería acabara estrellándose... claro que de lo que usted propone tampoco debía faltar. La postergación de la caballería medieval vino primero motivada por la aparición de los cuadros cerrados de piqueros, que otorgaron a la infantería la defensa frente a la carga de la caballería pesada, y fue culminada por la aparición de la arcabucería, que le otorgó a la infantería la capacidad de ofender a distancia. Evidentemente, la irrupción del mosquete, despejó cualquier duda al respecto.

Entiendo perfectamente que se trataba de un artículo general, pero para eso estamos en un foro, para comentar, debatir, aportar, preguntar. Le agradezco sinceramente la reproducción de su artículo aquí. :dpm:

flamberge
Soldado
Soldado
Mensajes: 8
Registrado: 06 Dic 2008 13:53

Re: Historia del Rifle

Mensaje por flamberge »

Carlos Valenzuela escribió: Lo que no entendía, y sigo sin entender, es el mecanismo que en las pistolas de llave de rueda protegía o dejaba a cubierto la pólvora alojada en la cazoleta... tal vez sea por la cubrición que realiza el propio martillo.
Hola Carlos

Las armas de rueda no tenían un mecanismo que liberase el acceso a la cazoleta. Solo tenían una tapa o cubierta que se deslizaba a mano.

La secuencia para para disparar era: El tirador debía levantar el gato a mano a la posicion de "seguro" y abrir la tapa de la cazoleta. Cargaba el arma con polvora, taco y proyectil. Luego debía tensar el muelle de la rueda con la llave o palanca para tal efecto hasta su tope, generalmente media a tres cuartos de vuelta. Luego vertía la polvora de inicado en la cazoleta. Se cerraba la cazoleta, y el gato se movía a mano a su posicion de disparo y su resorte hacía que se apoyara presionando el pedernal sobre la tapa de la cazoleta. Esta presion permitía que al deslizarse a mano la tapa de la cazoleta para el disparo, el pedernal bajara para ir a apoyarse ahora sobre la superficie de roce de la rueda rodeado de la pólvora de iniciado. Así queda el mecanismo listo para disparar.

A veces ocurría que el movimiento del pedernal sobre la tapa de la cazoleta, o el de bajada y apoyo sobre la rueda provocara minúsculas chispas que sin embargo bastaban para iniciar el disparo. Por ello a veces se prefería abrir la cazoleta primero, y luego cuidadosamente a mano controlar el descenso del gato y el apoyo del pedernal sobre la rueda. El problema era que se hiciera como se hiciera, a partir de la apertura de la tapa de la cazoleta la pólvora de iniciado quedaba expuesta a los movimientos y los elementos.

Se cree que fue ese accidente frecuente del gato disparando el arma al abrirse la cazoleta el que demostró a alguna mente inquieta que bastaba el golpe del pedernal sobre un hierro en posicion fija para crear una chispa suficiente para el disparo. De allí a la llave de pedernal no hubo mas que un paso.

En cuanto a la caballería con armas de llave de rueda, me parece que las armas de fuego las utilizaban de pie, no a caballo. No me imagino manipulando una pistola de llave de rueda durante una marcha a caballo, mucho menos durante una carga de caballería, que es la forma como se ataca. Aparte de que el jinete que disparara una arma en ese momento pienso que solo conseguiría levantar su propia moral, si es que por milagro salía el tiro. Sin mencionar que a la velocidad de un caballo a la carga, para cuando estuviera el enemigo en rango de disparo de esas armas ya el tiempo apremiaba para coger el sable o la lanza y preocuparse de los piqueros.

Para la epoca de la llave de pedernal era mas frecuente el uso de pistolas en las cargas de caballería. Pero nunca, ni siquiera en la carga de Beetsheba por las tropas de ANZAC en Palestina durante la IGM, en que disponían de un rifle moderno como el SMLE, he sabido del uso de armas largas durante una carga de caballería (es casi imposible) por lo que estoy casi seguro que esa caballería con arcabuces que mencionas nunca los uso montada como tal.

saludos cordiales

Carlos Valenzuela

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Valenzuela »

Sr. Flamberge, le agradezco sinceramente las aclaraciones, la explicación sobre el funcionamiento y pasos para armar y disparar la pistola de rueda son muy ilustrativos. Queda claro que la cubrecazoleta debía ser liberada a mano.

flamberge escribió: En cuanto a la caballería con armas de llave de rueda, me parece que las armas de fuego las utilizaban de pie, no a caballo. No me imagino manipulando una pistola de llave de rueda durante una marcha a caballo, mucho menos durante una carga de caballería, que es la forma como se ataca. Aparte de que el jinete que disparara una arma en ese momento pienso que solo conseguiría levantar su propia moral, si es que por milagro salía el tiro. Sin mencionar que a la velocidad de un caballo a la carga, para cuando estuviera el enemigo en rango de disparo de esas armas ya el tiempo apremiaba para coger el sable o la lanza y preocuparse de los piqueros.
Coincido en su juicio sobre la inefectividad de la carga de la caballería con pistolas. De hecho, es algo que defendí en otro hilo, viewtopic.php?f=45&t=14790" onclick="window.open(this.href);return false; donde mi apuesta era a favor de los lanceros, hasta que un compañero [sr.APV, que también ha participado en este hilo] me hizo notar que la superior necesidad de entrenamiento del lancero hacía que este tipo de soldado montado fuera, simplemente, más caro que el coracero [armado con pistolas] o el arcabucero a caballo [armado con arcabuces y pistolas].

Durante el segundo cuarto del XVII, los suecos recuperaron la carga para los coraceros sable en mano, reservando la pistola para la melee, dado el poco alcance y escasa capacidad de penetración de dicha arma. Esta técnica se "exportó" por los ingleses que participaron en la guerra de los treinta años, al regresas a sus islas con motivo de la guerra civil, y parece ser que era bastante más efectiva que la táctica de la caracola, donde se disparaba al trote.

Respecto a los arcabuceros a caballo, hay referencias que podían actuar tanto desmontados como montados, aunque imagino que el resultado sería bastante magro, hay que tener en cuenta que se disparaba generalmente contra otras formaciones de caballería más o menos cerradas, y que había bastante blanco contra el que disparar.

Respecto a los coraceros armados con pistolas, no he leído ninguna referencia de que desmontasen para disparar, ahora bien, los problemas que indica acerca de la pistola de rueda [imagino que se podía tener amartillada el arma, sin que esto interferiera en la liberación del cubrecazoleta] hacen que me surjan dudas acerca de la manera para combatir.

Imagen

Como las pistolas de llave de pedernal se transportaban en las pistoleras [o en la mano] con el martillo en posición vertical, y se iba al trote o al galope, el movimiento podía generar que el martillo cayera, disparándose fortuitamente el arma. Para eso, se desarrolló ese seguro que aparece en la imagen precedente. Esto lo comentó, porque una y otra arma [la pistola de rueda con el cubrecazoleta deslizante] compartieron vida de servicio. Parece bastante raro que una que aportaba la ventaja que sólo requería del accionamiento del disparador para funcionar, no desplazara la pistola de rueda de inmediato, pero evidentemente, ya hemos visto sucesos similares, al producirse una renovación tecnológica, en que dos tipos de un determinado instrumento conviven hasta que el "anticuado" es desplazado definitivamente. ¿Puede ser que el arma pudiera llevarse amartillada, y que el cubrecazoleta deslizante se liberará "fácilmente" con el pulgar de la mano que sujeta la culata?

Del libro Military Instructions for Cavallry [con doble l]
Imagen

De hecho, al rey Gustavo Adolfo lo mataron unos coraceros que lo "emboscaron" de un disparo de pistola. No llevaba armadura...

Imagen

Imagen

Desde luego, he procedido a seleccionar imágenes dinámicas, aunque también aparecen imágenes [contemporáneas] de arcabuceros disparando con el caballo clavado. Fuera efectiva o no esta manera de combatir, lo cierto es que sí se puso en práctica.

En el hilo que refería antes comentamos estas tácticas.

Bibliografía
Ironsides. English Cavalry 1588-1688
Soldiers of the English Civil War. Cavalry
The Army of Gustavus Adolphus. Cavalry
Lutzen 1632

Todos los títulos son de Osprey. Sobre la guerra civil inglesa hay varios títulos más, pero amén de que no voy a citar algo que no he leído [sino tan sólo hojeado] son títulos sobre batallas, aunque evidentemente, se trata del papel de la caballería.
[aunque mi inglés es bastante pobre, paciencia y un diccionario online hacen posible la compresión del texto]

flamberge
Soldado
Soldado
Mensajes: 8
Registrado: 06 Dic 2008 13:53

Re: Historia del Rifle

Mensaje por flamberge »

Carlos Valenzuela escribió: Coincido en su juicio sobre la inefectividad de la carga de la caballería con pistolas. De hecho, es algo que defendí en otro hilo, viewtopic.php?f=45&t=14790" onclick="window.open(this.href);return false; donde mi apuesta era a favor de los lanceros, hasta que un compañero [sr.APV, que también ha participado en este hilo] me hizo notar que la superior necesidad de entrenamiento del lancero hacía que este tipo de soldado montado fuera, simplemente, más caro que el coracero [armado con pistolas] o el arcabucero a caballo [armado con arcabuces y pistolas].

Durante el segundo cuarto del XVII, los suecos recuperaron la carga para los coraceros sable en mano, reservando la pistola para la melee, dado el poco alcance y escasa capacidad de penetración de dicha arma. Esta técnica se "exportó" por los ingleses que participaron en la guerra de los treinta años, al regresas a sus islas con motivo de la guerra civil, y parece ser que era bastante más efectiva que la táctica de la caracola, donde se disparaba al trote.

Respecto a los arcabuceros a caballo, hay referencias que podían actuar tanto desmontados como montados, aunque imagino que el resultado sería bastante magro, hay que tener en cuenta que se disparaba generalmente contra otras formaciones de caballería más o menos cerradas, y que había bastante blanco contra el que disparar.

Respecto a los coraceros armados con pistolas, no he leído ninguna referencia de que desmontasen para disparar, ahora bien, los problemas que indica acerca de la pistola de rueda [imagino que se podía tener amartillada el arma, sin que esto interferiera en la liberación del cubrecazoleta] hacen que me surjan dudas acerca de la manera para combatir.

Como las pistolas de llave de pedernal se transportaban en las pistoleras [o en la mano] con el martillo en posición vertical, y se iba al trote o al galope, el movimiento podía generar que el martillo cayera, disparándose fortuitamente el arma. Para eso, se desarrolló ese seguro que aparece en la imagen precedente. Esto lo comentó, porque una y otra arma [la pistola de rueda con el cubrecazoleta deslizante] compartieron vida de servicio. Parece bastante raro que una que aportaba la ventaja que sólo requería del accionamiento del disparador para funcionar, no desplazara la pistola de rueda de inmediato, pero evidentemente, ya hemos visto sucesos similares, al producirse una renovación tecnológica, en que dos tipos de un determinado instrumento conviven hasta que el "anticuado" es desplazado definitivamente. ¿Puede ser que el arma pudiera llevarse amartillada, y que el cubrecazoleta deslizante se liberará "fácilmente" con el pulgar de la mano que sujeta la culata?
Hola Carlos

Efectivamente asi es como se usaba ante una emergencia, liberando el cubrecazoleta justo antes de disparar.


El argumento de la muerte de Gustavo Adolfo en Lützen es justamente a lo que me refiero, una utilización así es mas propia de un arma de fuego de ese tipo por la caballería, para emboscadas y golpes de mano a muy corta distancia. Le metieron tres tiros: uno en el brazo, uno en el pecho, y finalmente el tiro de gracia en la cabeza.

Los dibujos del manual de instruccion de la caballería que muestras me parecen mas licencias artísticas del autor, (sobre todo el grabado del arcabucero disparando su arma mientras el caballo se levanta a dos patas o está saltando :? ) que una representación fiel de la utilizacion en la práctica de esas armas. Imagino que el manual de John Cruso (también tengo una coleccion de libros Osprey :D) contenía informacion mas útil para el jinete que esa. Concuerdo que eventualmente enseñasen eso y pienso que si las usaban efectivamente así, los resultados necesariamente tenían que ser magros.


saludos cordiales

Carlos Valenzuela

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Valenzuela »

flamberge escribió: El argumento de la muerte de Gustavo Adolfo en Lützen es justamente a lo que me refiero, una utilización así es mas propia de un arma de fuego de ese tipo por la caballería, para emboscadas y golpes de mano a muy corta distancia.
Lo de la corta distancia está claro; no podía ser superior al alcance del arma. Visto que es usted lector de Osprey, en el título sobre los Ironsides, hay una recomendación [y un ejemplo real de ello noticiado por un autor contemporáneo] de disparara a bocajarro contra el jinete contrario.
Los dibujos del manual de instruccion de la caballería que muestras me parecen mas licencias artísticas del autor
Está claro que el autor intenta otorgarle dinamismo a la escena, y de ahí a que el caballo esté con las cuatro patas al aire. Evidentemente no eran caballos voladores :D . Respecto a la utilidad o no de tales escenas para el adiestramiento de los jinetes, aparece una que a mí me hizo bastante gracia, donde un jinete derriba a otro asiéndolo de la banda, tácticas de combate "cualquier estrategia es buena si ayuda en la victoria; tampoco hay que ser excesivamente caballeroso". Vengo a referirme que no está de más cualquier información.

Respecto a los métodos de combate, le extractaré lo que hemos venido comentando en el hilo de caballería, que tal vez sea preferible la palabra escrita que la imagen idealizada:
BERNARDINO DE MENDOZA, 1594 Teoría y práctica de Guerra.
1. El autor afirma que un escuadrón de lanzas de cien o ciento veinte caballos puede romper uno de herreruelos de cuatrocientos o quinientos, “chocando con prisa” contra ellos, “que es lo que más desbarata los herreruelos”.
2. Recomienda que se sitúe una manga de herreruelos al lado izquierdo de la corneta de lanzas que ha de cargar: “la cual ha de cerrar poco antes de las lanzas (…) y le hagan los pistoletes, dando su rociada como lo acostumbran al cargar, en forma de media luna”.
3. Dar las cargas las lanzas “con la arcabucería a caballo que ofende de más lejos que el pistolete, y al venir al chocar hiere con más certeza que él, siguiendo después la furia del caballo que atropella”
Un herreruelo es un coracero, armado con pistolete o pistola; el autor era capitán de lanzas, y era poco proclive a otro tipo de caballería que no fuera esa, como se puede deducir por la primera cita, pero aún así aprueba el uso combinado de armas de fuego y lanzas en caballería. En esas armas se incluyen las pistolas y los arcabuces: no veo otra manera de acompañar a los lanceros en la carga, precederlos o escoltarlos, que yendo cabalgando [al galope o al trote] igual que ellos.
De todas maneras, la táctica de la caracola está documentada desde mediados del XVI: una formación de caballería en líneas sucesivas, que disparando sus pistolas los primeros rangos, giaraban grupas dejando paso a las siguentes. No creo que fuese efectivo, pero no se puede negar que se puso en práctica.
Pistola y arcabuz se usaban a lomos de caballo, aunque yo insisto en que la lanza parece más efectiva. Imagino que gobernarse a lomos de caballo no debe ser nada fácil, pero todo es cuestión de práctica.

Carlos Valenzuela

Cubrecazoleta en la llave de rueda

Mensaje por Carlos Valenzuela »

Al final, buscando en este mismo foro, encontré un enlace que el caballero Garand había dispuesto en otro tema sobre armas de avancarga:
http://www.miarma.com/miarma-01-01-03.php" onclick="window.open(this.href);return false;

En el mismo se describen los distintos tipos de llave, y cito textualmente acerca de la llave de rueda:
Pero el perfeccionamiento decisivo de la llave de rueda se logra con la introducción, probablemente hacia finales del segundo decenio del siglo XVI, del cubrecazoleta de apertura automática.
En la página se pueden ver los resortes internos que permitían el deslizamiento del cubrecazoleta que se accionaban al actuar sobre el disparador.

En las explicaciones que acompañan la llave de rueda alemana se entiende más claro el mecanismo:
http://www.miarma.com/miarma-01-01-03-esquemas.php" onclick="window.open(this.href);return false;

En todo caso, sr.Flamberge, hay que agradecerle el esfuerzo por el material redactado, que a mí, por lo menos, me ha servido para profundizar en la materia.

Avatar de Usuario
Carlos Villarroel
Teniente General
Teniente General
Mensajes: 6083
Registrado: 11 Oct 2004 13:34
Ubicación: España
Agradecimiento recibido: 10 veces

Medallas

Parches

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Villarroel »

Yo creo que la llave de rueda de armado automático (la que arma la rueda al girar el brazo del pie de gato, sin necesidad de llave) fue una rareza, un lujo, que dudo apareciera en armas militares de munición.

Otra mejora que posiblemente fuera más común fue la apertura de la cobija de forma automática. Aun así hay que recordar que en aquella época el material estaba hecho para durar y las armas estaban en servicio mucho tiempo. Las armas de rueda eran muy caras y por ello no era tan fácil sustituirlas para incorporar mejoras, que además complicaban un mecanismo ya de por si delicado y para campaña lo simple y robusto prima.
Cien millones de ducados en picos, palas y azadones para enterrar a los muertos del enemigo. Ciento cincuenta mil ducados en frailes, monjas y pobres, para que rogasen a Dios por las almas de los soldados del rey caídos en combate. Cien mil ducados en guantes perfumados, para preservar a las tropas del hedor de los cadáveres del enemigo. Ciento sesenta mil ducados para reponer y arreglar las campanas destruidas de tanto repicar a victoria. Finalmente, por la paciencia al haber escuchado estas pequeñeces del rey, que pide cuentas a quien le ha regalado un reino, cien millones de ducados

Fernando_Araya
Soldado
Soldado
Mensajes: 13
Registrado: 04 Dic 2008 03:07

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Fernando_Araya »

Que bien que mi amigo flamberge se inscribiò en el foro de manera que el mismo responda las inquietudes que yo no estoy en condiciones de responder y se genere un interesante intercambio de opiniones.


saludos,

Fernando.

flamberge
Soldado
Soldado
Mensajes: 8
Registrado: 06 Dic 2008 13:53

Re: Historia del Rifle

Mensaje por flamberge »

Carlos Villarroel escribió:Yo creo que la llave de rueda de armado automático (la que arma la rueda al girar el brazo del pie de gato, sin necesidad de llave) fue una rareza, un lujo, que dudo apareciera en armas militares de munición.

Otra mejora que posiblemente fuera más común fue la apertura de la cobija de forma automática. Aun así hay que recordar que en aquella época el material estaba hecho para durar y las armas estaban en servicio mucho tiempo. Las armas de rueda eran muy caras y por ello no era tan fácil sustituirlas para incorporar mejoras, que además complicaban un mecanismo ya de por si delicado y para campaña lo simple y robusto prima.
Hola Carlos

Muy interesante la llave de cubrecazoleta con apertura automática. No las conocía, las que he estudiado y sobre las que he leído son las de apertura manual del cubrecazoleta. En todo caso, me parece un concepto muy avanzado.

Concuerdo que debe haber sido una rareza, de desarrollo tardío y posiblemente por ello tal vez fueron las mas cuidadas y llegaron esos ejemplares hasta nosotros. En todo caso, imagino que la caballería adoptaría tempranamente y usaría este tipo de llaves de rueda si es que no fue la que incentivó su creación, por lo practico de manejar para un jinete y lo mucho mas seguras ante el movimiento.

Tambien te lo agradezco, con todo ello he aprendido mas sobre las llaves de rueda y principalmente su utilización en los campos de batalla europeos. Reconozco que no es un tema muy conocido y menos discutido por esta latitudes.


saludos cordiales

Carlos Valenzuela

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Valenzuela »

Carlos Villarroel escribió:Yo creo que la llave de rueda de armado automático (la que arma la rueda al girar el brazo del pie de gato, sin necesidad de llave) fue una rareza, un lujo, que dudo apareciera en armas militares de munición.
En la página de referencia http://www.miarma.com" onclick="window.open(this.href);return false; aparece más de un modelo de llave de rueda que yo también entiendo es una curiosidad, como una llave combinada de rueda y pedernal. En algunas enciclopedias de armas antiguas se pueden ver rarezas del tipo: pistola combinada con arma blanca, pistola de dos cañones, pistola de cuatro cañones, etc.
A mí sinceramente, me parece más oportuno el estudio del armamento de munición, pero hay que llenar páginas...
Otra mejora que posiblemente fuera más común fue la apertura de la cobija de forma automática [...] Las armas de rueda eran muy caras y por ello no era tan fácil sustituirlas para incorporar mejoras, que además complicaban un mecanismo ya de por si delicado y para campaña lo simple y robusto prima.
El uso principal de la pistola en la milicia era en la caballería. De hecho, la única tipología de soldado que recibía como arma de dotación la pistola era aquel que combatía a caballo, y yo entiendo que un sistema automático de apertura del cubrecazoleta es imprescindible para su uso a lomos de una caballo. De hecho, la cita del autor de la página apoya esto mismo, dando para 1520 el inicio del cubrecazoleta autodeslizante en la pistola de rueda, fecha que coincide con la que otros autores dan para el inicio de su uso en la caballería: "La guerra del Renacimiento a la Revolución 1492-1792" de Jeremy Black, aunque este autor únicamente recogía el dato de su aplicación, pero no daba detalles del mismo, o mejor dicho, no daba una explicación de la misma:

"Desde la decada de 1520 también se introdujo el mecanismo de la llave de rueda [...] resultaba mucho más caro y delicado que el de la mecha, pero se adaptaba mejor a las necesidades de la caballería, pues podía usarse con una sola mano".

Lo cierto es que esta cita la tenía presente, pero hasta que el amigo del sr.Flamberge no introdujo el tema aquí no había tenido curiosidad de como quedaba a cubierto la cazoleta... la verdad es que era algo en que no había reparado hasta ver el despiece que aportó el compañero.

Yo entiendo que era algo imprescindible para su uso, siempre refiriéndome a la aplicación para la caballería. Lo cierto es que los dos tipos de llave [pedernal con cubrecazoleta integrado en la batería y rueda] convivieron por mucho tiempo, si efectivamente era mucho más cara la rueda, no veo porque no fue desplazada por la de pedernal. Pero el hecho es que algunos armeros continuaron produciendo llaves de rueda, y otros se decantaron por la llave de pedernal, así que en tiempos cuando se requería gran cantidad de armamento, tendría que recurrirse a los armeros que pudieran proveer armas útiles, fueran o no más caras. De todas maneras, las diferencias no son abismales.

En el libro "Soldier of the English civil war 2. Cavalry" de la editorial Osprey, se da el siguiente dato en la página 14:

"La llave de pedernal [flintlock] era más simple, y en 1639 un par de pistolas equipadas con la llave "snaphance" costaban 2 libras y 5 chelines contra 3 libras por un par de llaves de rueda [...] La llave de pedernal fue favorecida por los armeros locales. Sin embargo, el bando realista importó muchas armas del continente, como por ejemplo, en 1643 desde Holanda, costando cada par de pistolas de llave de rueda 51 chelines".

1 libra esterlina = 12 chelines [en aquel entonces]

Otra cosa, es que la llave de rueda jamás fuese competitiva para sustituir la mucho más sencilla y barata llave de mecha en mosquetes y arcabuces de infantería, y que el punto final a la llave de mecha se la diera la llave de pedernal, que también acabaría sustituyendo a la de rueda.

De todas maneras, hasta la década de 1540 parece que no hubo llave de pedernal, así que la primacía de la llave de rueda en los primeros tiempos [siempre refiriéndome al caso de pistolas, o arcabuces para caballería] era para esta, porque la llave de mecha no ofrecía una alternativa viable para su aplicación en pistolas, ni para su uso a lomos de caballo.

flamberge escribió:Muy interesante la llave de cubrecazoleta con apertura automática. No las conocía, las que he estudiado y sobre las que he leído son las de apertura manual del cubrecazoleta. En todo caso, me parece un concepto muy avanzado.
Yo no veo que sea demasiado avanzado, a tenor de los datos [década de 1520] y razonamientos aportados. Más bien parece - como usted mismo explica en el segundo párrafo de su contestación - una respuesta necesaria del interés de la aplicación del arma de fuego en la caballería.


En todo caso, el artículo aquí aportado reune mucho más material para comentar que este tema tan específico, aunque a mí me ha servido - me repito - para aprender algo más sobre esta materia tan puntual. Cada uno con sus vicios :lol:

Avatar de Usuario
Carlos Villarroel
Teniente General
Teniente General
Mensajes: 6083
Registrado: 11 Oct 2004 13:34
Ubicación: España
Agradecimiento recibido: 10 veces

Medallas

Parches

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Villarroel »

En esta imagen se ve que un juego de palancas retira la cobija (A) al bajar el brazo con el pie de gato. La otra posibilidad, en la que al bajar el brazo se armaba la rueda, creo que debió ser mucho más rara y la llave para armar las pistolas (girando la rueda desde fuera) continuó siendo parte del equipo del jinete hasta la sustitución de éstas por pistolas de chispa en la segunda mitad del siglo XVII.
Imagen
Funcionamiento de la llave de rueda:
Imagen
Jinete armando su pistola:
Imagen
Cien millones de ducados en picos, palas y azadones para enterrar a los muertos del enemigo. Ciento cincuenta mil ducados en frailes, monjas y pobres, para que rogasen a Dios por las almas de los soldados del rey caídos en combate. Cien mil ducados en guantes perfumados, para preservar a las tropas del hedor de los cadáveres del enemigo. Ciento sesenta mil ducados para reponer y arreglar las campanas destruidas de tanto repicar a victoria. Finalmente, por la paciencia al haber escuchado estas pequeñeces del rey, que pide cuentas a quien le ha regalado un reino, cien millones de ducados

Avatar de Usuario
Carlos Villarroel
Teniente General
Teniente General
Mensajes: 6083
Registrado: 11 Oct 2004 13:34
Ubicación: España
Agradecimiento recibido: 10 veces

Medallas

Parches

Re: Historia del Rifle

Mensaje por Carlos Villarroel »

Siguiendo con el tema de la llave de rueda, un par de cosas más.

Es discutido cuándo apareció llave de rueda (posiblemente a principios del s. XVI en Alemania para arcabuces de caza de lujo), pero de lo que no hay duda es de que posibilitó la aparición de una nueva clase de arma, la pistola y con ella de un nuevo tipo de soldado, el herreruelo o reiter, cuya arma básica era una pareja de pistolas de rueda. Este nuevo tipo de jinetes surgió hacia 1546-47 durante las guerras entre el Imperio y la liga de Esmalcalda y tendría un éxito notable ya que con el tiempo llegaría a desterrar totalmente al arma básica de la caballería durante siglos, la lanza, que desaparecería definitivamente durante la guerra de los treinta años (aunque volvería a reaparecer casi dos siglos después).

La pistola de rueda se mantuvo en uso durante algo más de un siglo, y aunque las armas evolucionaron (se simplificaron sus adornos y montajes y se acortaron notablemente), la llave no cambió demasiado. En estos tiempos de novedad y despilfarro a veces nos es difícil entender el aprovechamiento de los recursos de tiempos pasados, cuando las cosas debían durar hasta que se cayeran de viejas y no existía ese afán por lo nuevo sino que normalmente se prefería lo ya existente y probado, especialmente si lo nuevo era caro y la llave de rueda lo era mucho, especialmente en un principio, cuando estaba reservada solo a los más pudientes.

Volviendo a las dos mejoras de las que hablé, quiero aclarar que el sistema de armado automático de la rueda pienso que solo se debió usar en armas civiles. La otra mejora, la cobija que se retiraba automáticamente al montar el brazo del pie de gato, la verdad es que no sé exactamente si fue frecuente o no en las armas de militares, ni cuando apareció exactamente. También habría que tener presente la diferencia entre las armas adquiridas directamente por los propios soldados, donde dependería de lo que se quisiese gastar el adquirente y las de munición, realizadas mediante contrata en grandes cantidades (modo de suministro que su fue haciendo cada vez más frecuente). En todo caso hay que tener en cuanta que estos jinetes eran capaces de armar sus pistolas a caballo y que las primeras llaves de chispa de chenapán también tenían cobija manual, ya que el rastrillo con doble función (de eslabón para generar la chispa y cubre-cazoleta) fue introducido por la llave española de patilla (mal llamada de miguelete). Los franceses aunaron la llave holandesa y la española para crear la eficaz llave de chispa clásica, que sustituyó en la caballería a la de rueda en la segunda mitad del XVII.
1 libra esterlina = 12 chelines [en aquel entonces]
No es correcto. Hasta 1970 una libra eran 20 chelines y un chelín doce peniques, o sea 1 libra = 240 peniques. A partir de esa fecha, cuando los británicos adoptaron el sistema centesimal para la moneda, la libra pasó a atener 100 peniques, con lo que el chelín pasó a equivaler a cinco peniques.

La imagen de la llave de rueda clásica, a ver si esta vez se ve como funciona (antes me salió estática):
Imagen
Cien millones de ducados en picos, palas y azadones para enterrar a los muertos del enemigo. Ciento cincuenta mil ducados en frailes, monjas y pobres, para que rogasen a Dios por las almas de los soldados del rey caídos en combate. Cien mil ducados en guantes perfumados, para preservar a las tropas del hedor de los cadáveres del enemigo. Ciento sesenta mil ducados para reponer y arreglar las campanas destruidas de tanto repicar a victoria. Finalmente, por la paciencia al haber escuchado estas pequeñeces del rey, que pide cuentas a quien le ha regalado un reino, cien millones de ducados

Responder

Volver a “Armamento / Tecnología Armamento Ligero”