Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Operaciones navales.

Moderador: Lutzow

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Así es, incluso aunque no se lograsen impactos, cada ataque torpedero obligaría a maniobrar a toda la línea británica y perder demora ante sus perseguidores... Pero el gran Churchill, un genio para encontrar justificaciones a posteriori, se olvida alegremente de la masa de destructores alemanes y la práctica falta de escolta de la agrupación británica... Y mientras tanto, los destructores de Tyrwhitt perdiendo el tiempo frente a Harwich, una chapuza en toda regla...

Saludos.


Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Después de habernos entretenido un rato con el análisis contrafactual, toca continuar con el ladrillo, pues aún queda mucho por narrar…

Cuando los Escuadrones de Batalla alemanes viraron a babor en dirección Sureste, el crucero acorazado SMS Roon y sus destructores, que habían navegado directamente por delante de los acorazados, ahora se encontraban en la retaguardia de la nueva formación. Durante cuarenta minutos, las dos Flotas rivales navegaron en cursos casi paralelos, los destructores británicos al Sur de los alemanes, los cruceros de batalla y acorazados británicos al Suroeste, tan cerca que las pantallas de unidades ligeras continuaron chocando entre sí. A las 6:16, el SMS Roon vio y fue visto por el averiado HMS Lynx y su escolta el HMS Unity, alejándose de ellos pues su Capitán reconoció a los destructores como británicos y le preocupaba el riesgo de un ataque torpedero con el cielo todavía oscurecido. Cuando informó de ello a Ingenohl, el Comandante en Jefe creyó confirmada su creencia de que el mar estaba plagado de enemigos, sin sospechar que los destructores británicos avistados en los distintos encuentros eran siempre los mismos, de modo que a las 6:20 ordenó un nuevo giro hacia babor y, a la máxima velocidad que daban los pre-dreadnoughts, se dirigió directamente hacia Alemania. No existía razón objetiva para tomar esa decisión, pues el encuentro con algunos destructores nada significaba, y aún si Ingenohl hubiese estado en lo cierto y toda la Grand Fleet en el mar, su huida condenaba al Primer y Segundo Grupos de Reconocimiento, por lo que su proceder raya la cobardía.

Con el HMS Lynx fuera de combate, el mando del pequeño grupo de destructores británicos había pasado al Capitán Jones, Comandante del HMS Shark, al frente ahora de cuatro destructores, pues el HMS Hardy había logrado reparar su sistema de gobierno, aunque con su velocidad máxima reducida a 26 nudos. A las 6:20 Jones ordenó a estos barcos que tomaran rumbo Sureste, esperando avistar a los acorazados de Warrender para la escolta diurna, tal y como estaba previsto. A las 6:50 vio humo al Sureste y nueve minutos más tarde descubrió cinco destructores alemanes. Lo que Jones estaba viendo era la pantalla del SMS Roon, formada por los cinco destructores avistados más los cruceros ligeros Stuttgart y Hamburg, que ahora formaban la retaguardia de la Hochseeflotte.

Imagen
SMS Roon.

Sin pensárselo dos veces los destructores británicos atacaron a toda velocidad, hasta que al acercarse Jones reconoció la silueta de un gran crucero de cuatro chimeneas que se encontraba detrás de los destructores alemanes, y que se identificó correctamente como el SMS Roon. Rápidamente se dirigió hacia el Noreste y señaló a Beatty a las 6:50: "Me mantengo en contacto con el crucero acorazado Roon y cinco destructores que navegan hacia el Este". Desafortunadamente para los británicos el esfuerzo del HMS Shark por informar estuvo plagado de problemas. Inicialmente, tuvo dificultades para enviar su mensaje debido a las interferencias inalámbricas alemanas y, en consecuencia, el mensaje no fue recibido hasta las 7:25. Además, en la oscuridad y confusión de la batalla, la agrupación de destructores británicos había perdido su verdadera posición y su informe situaba a sus barcos a quince millas de donde realmente estaban. Warrender recibió el mensaje, al igual que el crucero de batalla HMS New Zealand, asignado por Beatty para actuar como barco de guardia para las transmisiones a los cruceros de batalla por los destructores británicos, pero sin ninguna otra razón discernible que no sea la incompetencia, desde el HMS New Zealand no se pasó esta información a Beatty.

Mientras tanto los destructores británicos continuaban manteniendo el contacto con el SMS Roon, intentando alcanzar una posición desde la cual poder lanzar sus torpedos, pero a las 7:40 fueron contraatacados por los cruceros ligeros SMS Stuttgart y Hamburg, que no habían sido descubiertos hasta ese momento, por lo que Jones cambió de rumbo apresuradamente, aumentó la velocidad a 26 nudos e informó a Beatty: "Dos cruceros ligeros me persiguen hacia el Oeste". Los destructores británicos dejaron rápidamente atrás a sus perseguidores y a las 8:02 el SMS Roon señaló a los SMS Stuttgart y Hamburg que abandonan la caza, invirtiesen el rumbo y se dirigieran hacia el Sureste siguiendo la estela de la Flota de Alta Mar. Este movimiento no fue advertido por los destructores británicos, que continuaron navegando hacia el Noroeste, acercándose rápidamente a la agrupación de Beatty y contactando a las 7:50 con los cruceros ligeros de Goodenough, que servían de pantalla a los cruceros de batalla.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Warrender intentaba comprender lo que estaba sucediendo. Desde las 5:40, cuando el HMS Lynx había señalado que se enfrentaba a destructores alemanes, sabía que una fuerza de superficie enemiga estaba en el mar, pero nadie le había proporcionado posiciones, rumbos o velocidades con precisión. Por lo tanto, Warrender decidió continuar hacia el Sureste hasta el punto de encuentro de la mañana. La señal del HMS Shark de que había identificado un gran crucero acorazado no alteró su plan; si había una fuerza de cruceros alemanes detrás de él hacia el Noreste, sería mejor dejarlos internarse en el Banco de Dogger lo más lejos posible antes de que él y sus acorazados viraran hacia el Norte para cortarles la retirada. A las 7:10 Warrender pudo ver a los lejos los cruceros ligeros de Goodenough y, unos minutos más tarde, los cruceros de batalla de Beatty. También esperaba ver a Tyrwhitt y sus flotillas de destructores, pero Tyrwhitt no estaba por ningún lado. De hecho, todavía se encontraba donde le había dicho el Almirantazgo: a 160 kilómetros de distancia, dentro de los campos minados de Yarmouth, esperando órdenes. Pese a ello, mientras los Escuadrones británicos maniobraban para tomar posiciones tras alcanzar el punto de reunión, todos los presagios parecían favorables: el día amanecía con un cielo salpicado de nubes, un mar en calma y toda la visibilidad que podía proporcionar una clara mañana de invierno.

Beatty había pasado la madrugada en el puente del HMS Lion con Chatfield, su Capitán, y cuando los destructores británicos en el flanco de Warrender señalaron por primera vez que estaban en contacto con el enemigo y bajo el fuego de cruceros ligeros, Chatfield le preguntó a Beatty “si podía virar para apoyarlos, pero él se negó. Llegaron señales de que uno o dos de nuestros destructores lo estaban pasando mal. Me pareció una oportunidad maravillosa para nosotros acudir en su apoyo, pero Beatty tomó la línea de que Warrender estaba al mando, tenía que cumplir sus órdenes y acudir a la cita". Esta actitud nos hace presumir que, en el caso de haberse encontrado las dos Flotas principales, Beatty no actuaría por libre como su historial nos invita a suponer, sino que seguiría las órdenes de su superior.

Sin embargo, cuando a las 7:25, Warrender recibió la señal del HMS Shark acerca del avistamiento del SMS Roon, asumió que Beatty también había recibido el mensaje y que los cruceros de batalla británicos se dirigían hacia la posición que el destructor había dado. Hasta las 7:36 Warrender no sospechó que algo andaba mal y preguntó a Beatty: "¿Has recibido un mensaje del Lynx?". Pero como sabemos no lo había hecho, ni tampoco recibió este mensaje del HMS King George V, lo que probablemente salvó al crucero acorazado germano. Posteriormente, cuando Beatty llevó sus cruceros de batalla al punto de reunión, alejándolos de la posición dada por el HMS Shark, Warrender supo que algo andaba terriblemente mal y a las 7:55 escribió a Beatty con urgencia: "¿Vas a ir tras el Roon?" Beatty se sorprendió. "No he recibido nada acerca del Roon", respondió. Warrender reenvió inmediatamente los mensajes que había recibido, y justo cuando en el HMS Lion los estaban descifrando, desde el HMS New Zealand tuvieron a bien reenviar a su buque insignia los mensajes que ellos sí habían recibido, con media hora de retraso. Beatty actuó rápidamente para interceptar al SMS Roon, cambió el rumbo y envió al HMS New Zealand, el más cercano, hacia el punto indicado por los destructores navegando a 24 nudos, acompañado por los cuatro cruceros ligeros de Goodenough, mientras los otros tres cruceros de batalla seguían su estela a 22 nudos. En otras ocasiones hemos visto a Beatty navegar a la máxima velocidad que daban sus buques, en esta se mostró más precavido de lo habitual en él.

Se inició la persecución del SMS Roon y el HMS New Zealand, seguido por el resto de cruceros de batalla británicos, estaba cerrando lentamente distancias cuando una nueva serie de mensajes comenzaron a llegar a la sala inalámbrica del HMS Lion. A las 8:42 se interceptó una señal del crucero ligero HMS Patrol, líder de la flotilla de Hartlepool, a unas 150 millas del HMS Lion, donde informaba que se estaba enfrentando a dos cruceros de batalla enemigos. No se dio ninguna posición, pero todos sabían que el HMS Patrol pertenecía a la Novena Flotilla de Destructores, que patrullaba cerca de la costa de Yorkshire. Beatty vaciló durante unos minutos, por muy preocupante que fuera el mensaje, odiaba tener que abandonar la persecución del SMS Roon, una buena presa, un buque de casi 10.000 toneladas pero que cualquiera de sus cruceros de batalla podría hundir sin dificultades. Diez minutos más tarde, el problema se resolvió mediante una segunda intercepción, a través de un mensaje del Almirantazgo a Jellicoe en Scapa Flow: "Scarborough está siendo bombardeada". A las nueve en punto Beatty tomó su decisión, se abandonó la persecución del SMS Roon, se ordenó al HMS New Zealand que se reuniera con el Escuadrón de Cruceros de Batalla y Beatty dirigió todos sus barcos directamente hacia Scarborough.

Warrender había interceptado los mismos mensajes e, incluso antes de que Beatty hiciese retroceder a los cruceros de batalla, había dirigido sus acorazados hacia el Oeste. A las 9:35, las fuerzas británicas navegaban en dos grupos principales: los cuatro cruceros de batalla de Beatty junto a los cuatro cruceros ligeros de Goodenough estaban diez millas por delante y al Noroeste de los seis acorazados de Warrender y los cuatro cruceros acorazados de Pakenham; parecía que nada podía salvar a Hipper de la trampa preparada por el Almirantazgo.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

La mañana del 16 de Diciembre encontró a Winston Churchill, que había dormido en el Almirantazgo, esperando noticias: “Estaba en mi baño cuando se abrió la puerta y un Oficial entró apresuradamente desde la Sala de Guerra con un mensaje que agarré con la mano goteando: 'Cruceros de batalla alemanes bombardeando Hartlepool'. Salté fuera del baño, poniéndome la ropa sobre el cuerpo húmedo, y corrí escaleras abajo hacia la Sala de Guerra. El Primer Lord del Mar (Fisher) acababa de llegar desde su despacho contiguo; Oliver, que invariablemente dormía en la Sala de Guerra y casi nunca la abandonaba durante el día, marcaba las posiciones en el mapa. Los telegramas de todas las estaciones navales de la costa afectadas por el ataque y las interceptaciones de señales de nuestros barcos en las cercanías que se comunicaban entre sí llegaban a raudales, dos o tres por minuto”.

Desde la perspectiva de la estrategia naval, esta era una noticia que el Grupo de Guerra del Almirantazgo había esperado: los alemanes habían caído en una trampa británica. “El bombardeo de ciudades abiertas todavía era nuevo para nosotros en ese momento”, continuó Churchill. “Pero, después de todo, ¿qué importaba eso ahora? El mapa de guerra mostraba los cruceros de batalla alemanes a tiro de piedra de la costa de Yorkshire mientras ciento cincuenta millas hacia el Este, entre ellos y Alemania, cortando matemáticamente su línea de retirada, navegando en las posiciones exactamente previstas, se encontraban cuatro cruceros de batalla británicos y seis de los acorazados más poderosos del mundo. Asistida y precedida por sus cruceros ligeros y destructores, esta Flota compuesta por nuestras naves más modernas y veloces, todas armadas con los cañones más gruesos que existían a flote, podía cubrir y vigilar eficazmente con buen tiempo un frente de casi cien millas. En las posiciones en las que el amanecer reveló a los antagonistas, solo una cosa podría permitir a los alemanes escapar de la aniquilación a manos de una fuerza abrumadoramente superior, solo una ansiedad dominaba los pensamientos de la Sala de Guerra del Almirantazgo, la visibilidad. En ese momento era bastante buena, tanto Warrender como Beatty tenían horizontes de casi diez millas. No había nada desfavorable en las indicaciones meteorológicas. A las 9 de la mañana cesó el bombardeo alemán y sus barcos pronto se perdieron de vista desde tierra, sin duda en su viaje de regreso a casa. Tener este tremendo premio —el Escuadrón de cruceros de batalla alemán, cuya pérdida mutilaría fatalmente a toda la Armada alemana y nunca podría ser reparada— en realidad dentro de nuestras garras, y que todo el evento se convirtiera en un velo de niebla, fue una terrible experiencia”.

El día anterior, Churchill y sus colegas del Almirantazgo habían anulado la solicitud de Jellicoe de involucrar a toda la Grand Fleet en la trampa que le tendían a Hipper. Ahora, de repente, decidieron que Warrender y Beatty debían ser reforzados. Jellicoe, que ya tenía a sus barcos levantando vapor en Scapa Flow, recibió la orden de llevarlos al mar. A Bradford, con el Tercer Escuadrón de Batalla (los ocho pre-dreadnoughts clase King Edward VII) ubicado en Rosyth se le ordenó que se uniera a Warrender. (Jellicoe, como Comandante en Jefe, modificó esta disposición del Almirantazgo. Quería concentrar todo el poder de la Grand Fleet; en consecuencia, le ordenó a Bradford que no se uniera a Warrender sino que se reuniera con él). La fuerza de Harwich, con sus cuatro cruceros ligeros y dos flotillas de destructores, por fin recibió órdenes de unirse a Warrender. Tyrwhitt intentó obedecer ansiosamente, pero una vez sus barcos fuera de los bajíos de Yarmouth, hacia el mar abierto, pronto descubrió que sus destructores, sumergidos en grandes olas y azotados por vientos huracanados, estaban sufriendo mucho, y les ordenó regresar. Tyrwhitt procedió solo con sus cuatro cruceros ligeros y ordenó una velocidad de 25 nudos, descubriendo que en esas aguas, sus buques apenas podían alcanzar 15.

El fondo del mar en el Suroeste de Dogger Bank era peligrosamente poco profundo para los acorazados, británicos o alemanes, pues aunque la profundidad mínima es de unos 15 metros, en su fondo se encuentran multitud de restos de barcos hundidos, cuyos mástiles y superestructuras oxidados a veces se elevaban cerca de la superficie. Para evitar estos peligros de navegación sumergidos, los Escuadrones británicos que navegaban hacia el Oeste para interceptar a Hipper se dividieron; Beatty rodeó la zona peligrosa por el Norte, Warrender lo hizo por el Sur. Antes de las 11:00, Beatty ya la había dejado atrás y se dirigía hacia Scarborough, pero ahora se avecinaba un nuevo obstáculo. A principios de otoño, los alemanes habían colocado dos grandes campos de minas, cada uno de entre treinta y cuarenta millas de largo y diez millas mar adentro, frente a la costa de Yorkshire. Los británicos habían localizado los campos y, considerándolos útiles como protección contra las incursiones, los habían engrosado y mejorado sembrando minas adicionales. Entre estos dos campos de minas había una brecha de Norte a Sur de entre quince a veinte millas de ancho, que Hipper había utilizado para acercarse a la costa. Ahora, Warrender, ansioso por encontrar a Hipper a toda costa, señaló a Beatty: "Los cruceros ligeros deben atravesar el campo minado para localizar al enemigo". Simultáneamente, solicitó permiso al Almirantazgo para llevar sus acorazados a través de las mismas aguas minadas, una petición un tanto disparatada. En este punto intervino Jellicoe, que estaba monitorizando todos los mensajes hacia y desde el Almirantazgo. El Comandante en Jefe era muy consciente de la ubicación de los campos de minas y lógicamente pensaba que Hipper, al intentar escapar, se dirigiría hacia el Este a través del mismo espacio que habría utilizado para entrar. A las 10:04 Jellicoe envió una señal a Warrender y Beatty con la ubicación exacta de la brecha Scarborough-Whitby y añadiendo: "El enemigo con toda probabilidad saldrá por allí". A las 10:55, el Almirantazgo respondió a la pregunta de Warrender sobre llevar sus barcos a los campos minados: “El enemigo probablemente regresará directo hacia Heligoland. Debes mantenerte fuera del campo minado y maniobrar para interceptarlo". Los británicos estaban casi en posición de lograrlo, los acorazados y los cruceros acorazados de Warrender se dirigían hacia el extremo Sur de la brecha; Beatty, diez millas al Norte, se dirigía directamente hacia el extremo Norte de la brecha con sus cruceros ligeros extendidos en abanico por delante de sus cruceros de batalla; Tyrwhitt subía desde Yarmouth para unirse a Warrender. La trampa se estaba cerrando. “A las once en punto”, escribió Churchill, “los cuatro cruceros de batalla alemanes, con sus cruceros ligeros que regresaban independientemente sesenta millas por delante de ellos, navegaban hacia el Este rumbo a Heligoland a su máxima velocidad. Al mismo tiempo, nuestros cuatro Escuadrones navegaban hacia el Oeste en un amplio barrido directamente hacia ellos. La distancia entre las Flotas era de unos ciento sesenta kilómetros y se acercaban entre sí a una velocidad relativa de más de sesenta kilómetros por hora”.

Entonces intervino el clima. La promesa de un amanecer con tiempo despejado, buena visibilidad y mar en calma se había cumplido durante la mayor parte de la mañana. Ahora, un poco después de las once en punto, con los Escuadrones de cruceros de batalla opuestos a solo cien millas de distancia y dirigiéndose directamente uno hacia el otro, el tiempo cambió de repente. A las 11:05, cuando la tripulación de HMS Southampton fue enviada a almorzar, dejaron la cubierta bajo un sol brillante. Quince minutos más tarde, cuando regresaron a sus puestos, se encontraron con lluvia y fuerte viento, que soplaba del Noroeste y empujaba la tormenta que había zarandeado a los pequeños barcos de Hipper cerca de la costa inglesa. Chubascos de lluvia y brumas pesadas se deslizaron sobre el agua, la visibilidad se desplomó, primero a cinco millas, luego a dos, a veces a una. Beatty, que navegaba contra el viento, se vio obligado a reducir la velocidad a 18 nudos. En la siguiente media hora, espesas nieblas y lluvias torrenciales provenientes del Noroeste azotaron el mar hasta convertirlo en una espuma blanca y, en ocasiones, se perdió de vista a los cruceros ligeros de Goodenough desde los cruceros de batalla. En estas condiciones, a las 11:25, el HMS Southampton, la nave más al Sur en la descubierta de Beatty, descubrió varios buques enemigos tres millas adelante y navegando directamente hacia él. Eran el crucero ligero SMS Stralsund y ocho destructores, algunos de los barcos que Hipper había enviado de regreso debido a la fuerte marejada frente a las costas inglesas.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
gcoenders
Subteniente
Subteniente
Mensajes: 1132
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 35 veces

Parches

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por gcoenders »

Como siempre, amena lectura plagada de aspectos no militares estrictamente pero que influyen en el resultado militar. Se lee con el agrado de una novela, si no fuera porque conocemos el desenlace.

!Salud!
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 18838
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 27 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por pepero »

¿Tienes algún mapa que refleje todos estos movimientos de las flotas? Ayudaría mucho a situar los contendientes.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

De los últimos movimientos no, pero este a gran resolución sobre la acción entre las fuerzas ligeras puede resultar de ayuda, pues señala con claridad los campos de minas y la brecha entre ellos, por donde debía salir la agrupación de Hipper tras los bombardeos:

Imagen

Gracias gcoenders, pero poco mérito, este hilo es básicamente un ejercicio de traducción libre...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 18838
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 27 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por pepero »

Gracias por la imagen.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

De nada, espero que te sirva... Yo no tengo la facilidad de Minoru o MiguelFiz para crear mapas tirando del Paint, de hecho no sé ni hacer un círculo...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Cuando Goodenough, como sabemos al mando de los únicos cuatro cruceros ligeros que formaban la descubierta de Beatty, descubrió buques no identificados entre la bruma, al Sur de su posición, emitió señales de reconocimiento, que no obtuvieron respuesta, por lo tanto se preparó para entablar combate. Las condiciones de visibilidad eran malas, el mar embravecido y el viento del Noroeste no ayudaba porque el humo de los disparos ocultaba el blanco, de modo que no se logró ningún impacto, tampoco por parte alemana, pues el SMS Stralsund devolvió el fuego antes de virar hacia el Sur. Goodenough señaló a Beatty: "Comprometido con crucero enemigo" y el HMS Birmingham acudió en su apoyo. Al poco tiempo desde el HMS Southampton se descubrieron otros dos cruceros ligeros alemanes, los SMS Strassburg y Graudenz, además de varios destructores, pero totalmente involucrado en el combate, Goodenough no informó de estos nuevos avistamientos a Beatty, y esta omisión desencadenó una cadena de errores por parte de los británicos que tendría graves repercusiones en su afán por atrapar los cruceros de batalla de Hipper.

Imagen
HMS Southampton.

Beatty, a unas pocas millas al Noroeste, podía ver desde el puente del HMS Lion que el HMS Southampton estaba en acción al observar los destellos de los disparos entre la niebla. La confirmación llegó con la señal de Goodenough: "Comprometido con crucero enemigo". Beatty estaba dispuesto a que el HMS Southampton se enfrentase a un crucero ligero alemán, también a que el HMS Birmingham dejara su pantalla para unirse al combate, aunque cualquier crucero ligero clase Town (ocho piezas de 152 mm) tenía que ser capaz de superar con facilidad a uno alemán (doce piezas de 10,5 cm). Pero le preocupaba que con la partida de dos de los cuatro cruceros ligeros de su descubierta, por una parte resultaría más complicado localizar su objetivo principal, el Primer Grupo de Reconocimiento alemán, y por otra sus cuatro cruceros de batalla quedarían expuestos y vulnerables a un ataque por parte de los destructores alemanes que se sabía escoltaban a los buques capitales de Hipper, según el mensaje descifrado por la Room 40. Despojado de sus destructores, que ahora escoltaban a los acorazados de Warrender, solo dos buques, los HMS Nottingham y Falmouth, formaban su exigua descubierta. De repente, incluso estos dos barcos comenzaron a abandonarle; con disgusto y consternación, Beatty observó desde el puente del HMS Lion como los dos cruceros ligeros que le quedaban cruzaban su proa en dirección al HMS Southampton. El Contralmirante no entendía nada, pensaba que los HMS Southampton y Birmingham estaban combatiendo contra un solo crucero ligero alemán. Si Goodenough le hubiera indicado que habían aparecido otros cruceros ligeros y destructores enemigos, Beatty podría haber intuído que el Comodoro se había topado con la descubierta de Hipper, asumiendo que debido al mal tiempo los cruceros de batalla alemanes seguirían su estela de cerca, por lo tanto es casi seguro que Beatty hubiera virado con todos sus buques en dirección Sur, lo que probablemente hubiese conllevado el hundimiento de varios cruceros ligeros y destructores germanos.

Sin embargo Beatty no pudo hacer ninguna suposición porque Goodenough solo le había informado del encuentro con el primer buque alemán, el SMS Stralsund. Por lo tanto, a las 11:50, cuando vio que los HMS Falmouth y Nottingham le dejaban para unirse a los HMS Southampton y Birmingham, el Contralmirante lo consideró un inútil desperdicio de sus limitados recursos. Irritado, se volvió hacia su Teniente de bandera, Ralph Seymour, y le ordenó: "Dile a ese crucero ligero que recupere el puesto", refiriéndose al HMS Nottingham. Seymour no tenía claro qué buque era el HMS Nottingham y cuál el HMS Birmingham, ambos de la misma clase y perdiéndose entre la bruma. Como nombrar un barco incorrectamente en la señalización causaría confusión, le indicó al operador del reflector que se dirigiera a él simplemente como "crucero ligero", por lo tanto el mensaje que se envió fue “Crucero ligero reanude la pantalla en misión de descubierta. Tome puesto cinco millas por delante". La señal estaba dirigida directamente al HMS Nottingham y destinada solo a él, sin embargo, como no se incluyó el nombre del crucero ligero, su Capitán asumió que la señal estaba destinada a todo el Escuadrón de cruceros ligeros y le pasó la señal al Comodoro Goodenough. Desde el HMS Birmingham, a popa del HMS Southampton y también disparando contra los buques alemanes, asimismo se vio la señal del HMS Lion e igualmente se la pasó a Goodenough. Al recibir ambos mensajes, el Comodoro, aunque en acción contra el enemigo, sintió que debía obedecer. Con enorme desgana, interrumpió el combate y maniobró sus barcos para regresar hacia los cruceros de batalla, momento en el que se avistó brevemente al SMS Stralsund, tomándolo por otro crucero alemán aún no reportado y señaló a Beatty: "Los cruceros enemigos se dirigen rumbo Sureste".

Cuando el Contralmirante recibió este mensaje, se dio cuenta de que el HMS Southampton había abandonado su lucha con el enemigo y se sintió desconcertado. A las 12:12, señaló bruscamente a Goodenough: "¿Qué ha ocurrido con el crucero ligero enemigo?"

"Desaparecieron en dirección Sur cuando recibí su señal para reanudar la pantalla", respondió Goodenough.

Beatty se sorprendió de que un Oficial naval británico interrumpiera una acción. "Enfréntate al enemigo", señaló sin rodeos.

Goodenough, desventurado, respondió: "No hay ningún enemigo a la vista ahora".

Beatty, ahora enfurecido, preguntó: “¿Cuándo y dónde fue visto por última vez al enemigo? Cuando veas al enemigo, enfréntate a él. Se hizo la señal para reanudar la posición anterior al Nottingham. No puedo entender por qué, bajo ninguna circunstancia, no persiguió al enemigo".

Después de esta aguda crítica pública de su superior (las señales de Beatty eran visibles para todos los barcos del Escuadrón), Goodenough se sintió fatal, sensación que como veremos en el análisis de la operación no se mitigaría durante los siguientes días, pues Beatty nunca aceptó la excusa de que estaba cumpliendo sus órdenes. En ese momento, el único consuelo del Comodoro es que cuando viró las fuerzas ligeras alemanas se dirigían hacia el Sureste, directamente hacia donde se encontraban los acorazados de Warrender. El contacto parecía seguro y la destrucción de los buques germanos también; el contacto de produjo, la destrucción no, como veremos debido a un nuevo error cometido por los británicos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
gcoenders
Subteniente
Subteniente
Mensajes: 1132
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 35 veces

Parches

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por gcoenders »

Realmente un elemento tan clave como las comunicaciones no estaba realmente probado. Al parecer las prácticas en tiempo de paz de poco sirven para prever los imprevistos del combate real entre dos escuadrones numerosos. El combate de las Malvinas, con buena visibilidad y muchos menos buques, no había desvelado esta deficiencia.

¡Salud!
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Le quisieron cargar todo el muerto a Goodenough, que tuvo su parte de culpa al no avisar de que se había topado con más de un crucero ligero alemán, pero las órdenes de Beatty tampoco fueron claras y Seymur, su protegido, demostró ser bastante inútil durante toda la guerra (en este Raid, en Dogger Bank y en Jutlandia...). Pensaba que su posición era muy segura pero tuvo un trágico final tras la guerra, aunque es un tema que me guardo por si algún día escribo el proyectado libro sobre Jutlandia/Skagerrak...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Sin poder saber que los cruceros ligeros de Goodenough habían abandonado la persecución, las fuerzas ligeras alemanas siguieron navegando en rumbo Sureste, lo que inevitablemente les llevó a toparse con la agrupación de Warrender, que se encontraba a unos 25 kilómetros de la de Beatty. Cuando desde el SMS Stralsund se avistaron seis poderosos acorazados navegando casi de vuelta encontrada, sobre las 12:15, el Capitán Retzmann, con gran presencia de ánimo, ordenó hacer la señal de reconocimiento que anteriormente había aprendido debido al requerimiento del HMS Southampton. Este hecho, unido a la mala visibilidad debido no solo a la niebla, sino a un chubasco torrencial que ocultaba a los buques alemanes, engañó momentáneamente a los británicos, llegando a pensar Warrender que eran los barcos de Tyrwhitt quienes se acercaban. El Vicealmirante, en el puente del HMS King George V, no llegó a ver los buques alemanes, pero por esos caprichos de la visibilidad, desde la 2ª División del Escuadrón de Batalla situado a menos de un kilómetro de distancia del buque insignia, no solo pudieron avistarlos sino reconocerlos como enemigos. El Capitán Dreyer, del HMS Orion, ordenó que sus cinco torres dobles de 343 mm apuntasen al crucero alemán en cabeza, solicitando al Contralmirante Arbuthnot, al mando de la División, permiso para abrir fuego. Pero Arbuthnot se negó: “No, no hasta que el Vicealmirante ordene “abran fuego”, pero la orden nunca llegó y nadie disparó contra los alemanes. Dreyer estaba desolado, diciendo más tarde: "Nuestro momento de gloria se había perdido", escribiendo posteriormente sobre Arbuthnot: “Nunca me habló de este episodio, pero estoy seguro por su silencio de que se sintió mortificado al darse cuenta de que había sido demasiado puntilloso. Si hubiéramos disparado, los otros cinco acorazados lo habrían hecho".

Imagen
HMS Orion.

Unos minutos más tarde, el propio Warrender avistó al SMS Stralsund y otros buques por la amura de estribor del HMS King George V. Era difícil saber el número de barcos alemanes, simplemente se los podía ver de vez en cuando mientras salían de un chubasco y desaparecían en otro. En cualquier caso, Warrender tampoco abrió fuego, solo ordenó a Pakenham que los persiguiese con sus cuatro cruceros acorazados, en lo que resultó un ejercicio inútil, pues pese a la mala mar los cruceros ligeros germanos pronto dejaron atrás a los lentos buques de Pakenham, logrando por fin vía libre hacia sus bases, no sin antes informar a Hipper de los encuentros que habían tenido.

A las 11:30, los barcos de Hipper navegaban hacia el Este en dirección a la brecha entre los campos de minas, directamente hacia la agrupación de Beatty. Nueve minutos más tarde recibió un mensaje del crucero ligero SMS Stralsund, a unas ochenta millas por delante de sus propios buques, informando que se había encontrado con barcos enemigos, y agregó: "Me persiguen", siendo esta la primera noticia que recibió Hipper acerca de que buques de guerra británicos estaban operando en esta parte del Mar del Norte. A las 11:50, consciente de que Ingenohl y el grueso de la Hochseeflotte estaban corriendo hacia casa, decidió que debía ser él quien acudiese en socorro de sus fuerzas ligeras, aumentando la velocidad a 23 nudos y virando hacia el Sureste. Mientras lo hacía, recibió un nuevo mensaje de los cruceros ligeros señalando su posición más al Sur en su huida tras combatir con los HMS Southampton y Birmingham. Por tanto, a las 12:17, Hipper cambió ligeramente de rumbo para aproar hacia la nueva posición indicada por el SMS Stralsund; en ese momento la agrupación de Beatty se encontraba a menos de cincuenta kilómetros de distancia.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Tanto Beatty como Warrender habían dejado pasar la ocasión de causar un grave quebranto a las fuerzas ligeras alemanas, pero ambos sabían que los cruceros de batalla germanos, la verdadera presa que intentaban cazar, todavía se encontraban al Oeste, aunque los británicos no tenían información sobre la posición, el rumbo o la velocidad de Hipper. Una vez que los cruceros ligeros de Goodenough habían recuperado su posición al frente de los cruceros de batalla, Beatty continuó dirigiéndose hacia el extremo Norte de la brecha entre los campos minados, donde esperaba llegar alrededor de las 12:30, después de lo cual tenía la intención de girar hacia el Sur y comenzar a patrullar de un lado a otro. Si hubiera seguido este plan, sólo un mal tiempo inimaginable pudo haberle impedido avistar los cruceros de batalla alemanes cuando emergieron de la brecha alrededor de las 13:00, pero el destino intervino nuevamente en forma de una señal enviada por Warrender a Beatty a las 12:25: “Cruceros ligeros enemigos y destructores a la vista". Cinco minutos más tarde, Warrender envió otra señal: “Rumbo del enemigo hacia el Este. Aún no se han visto cruceros de batalla". A partir de estos mensajes, Beatty infirió correctamente que se trataba de la misma fuerza que Goodenough había enfrentado a las 11:30 y que era la pantalla de descubierta por delante de los cruceros de batalla alemanes, que debido al mal tiempo reinante no podrían encontrarse muy atrás de la misma. A Beatty le preocupaba que Hipper pudiera emerger de la brecha cerca de Warrender y, debido a que los barcos alemanes eran más rápidos, poder pasar, si es que no lo habían hecho ya. En consecuencia, a las 12:30, tomó una decisión fatalmente equivocada, abandonó su marcha hacia el Oeste y su línea de patrulla prevista, invirtió el rumbo y llevó sus barcos hacia el Este. Su presunción ahora era que sólo su Escuadrón era lo suficientemente rápido para interceptar a Hipper; su propósito era colocar sus barcos entre el Primer Grupo de Reconocimiento y Alemania, para cortarles el paso era importante tener espacio en el mar al Este del enemigo que ahora salía por la brecha. Irónicamente, fue este movimiento lo que permitió a Hipper escapar cuando se encontraba a unos veinte kilómetros de los británicos, si Beatty hubiera mantenido su rumbo hacia el Oeste casi con toda seguridad se hubiese topado con los buques alemanes poco antes de las 13:00, en un combate presumiblemente a corta distancia debido a la escasa visibilidad. Qué hubiese ocurrido entonces resulta complicado de suponer, pero en principio la agrupación formada por los HMS Lion, Queen Mary, Tiger y New Zealand no era superior a los SMS Seydlitz, Moltke, Derfflinger, Von der Tann y Blucher, que podrían hacer valer su superior blindaje, cadencia de su armamento principal y acreditada mejor puntería a lo largo de guerra en una batalla a quizá menos de 10.000 metros, donde los blancos solo serían visibles durante cortos periodos de tiempo, pero donde jugaban con la desventaja de que cualquier buque gravemente dañado y que viese disminuida su velocidad podía darse por perdido al combatir tan cerca de la costa inglesa.

Nunca lo sabremos porque Beatty mantuvo su nueva decisión, navegando hacia el Este durante 45 minutos, hasta que quedó claro que Hipper no había logrado escapar más allá de Warrender. Por lo tanto, a las 13:15 abandonó su rumbo Este y viró hacia el Norte, reduciendo la velocidad a 15 nudos. Continuó en esta dirección durante unas diez millas, pero al no encontrar nada, a las 13:55 volvió a girar hacia el Este. Media hora más tarde, se dirigía al Sureste a 25 nudos en un rumbo que convergía con la línea entre la salida sur de la brecha y Heligoland Bight.

La suerte de Warrender no fue mejor, a las 13:00 alcanzó el límite Sur de la brecha entre los campos minados y no encontró nada. Al darse cuenta de que Hipper no venía en esta dirección, Warrender viró hacia el Norte a las 13:24, pero era demasiado tarde, Hipper había girado hacia el Norte a las 12:45 y sus cruceros de batalla eran más veloces que los acorazados británicos. Sin embargo, el giro de Warrender lo acercó al contacto con los alemanes, el crucero ligero SMS Kolberg, dañado debido a las olas que rompían sobre su puente y retrasado respecto a los schlachtkreuzer, avistó el humo de sus acorazados poco después de que Hipper girara hacia el Noreste, pero Warrender no vio al SMS Kolberg ni supo que los alemanes estaban allí.

Cuando a las 12:13 el SMS Stralsund señaló con urgencia a Hipper que había visto "cinco acorazados enemigos". Hipper se dio cuenta de inmediato de que estos barcos estaban a muchas millas al Sur de los informados anteriormente y que ahora se enfrentaba no a una fuerza de bloqueo, sino a dos. Aun así, a pesar de saber que tendría que arriesgarse a luchar contra los acorazados británicos para poder apoyar a sus propios cruceros ligeros y destructores, Hipper continuó valientemente su curso durante otra media hora. Luego, a las 12:44, para su inmenso alivio, recibió otro mensaje desde el SMS Stralsund: "El enemigo está fuera de la vista". "¿Estás en peligro?" preguntó Hipper, y la bienvenida respuesta fue "No". Libre entonces de la responsabilidad de apoyar a sus fuerzas ligeras y concentrarse en llevar sus cruceros de batalla a casa, Hipper viró su agrupación hacia el Norte para abandonar el área de peligro lo más rápido posible. Entre chubascos y nubes bajas que todavía dificultaban la visibilidad, los cruceros de batalla alemanes hicieron un amplio rodeo del borde norte de Dogger Bank. En algún momento entre las 14:30 y las 15:30, los cruceros de batalla alemanes fueron observados por dos arrastreros británicos a veinticinco millas al Norte del Banco de Dogger, dirigiéndose hacia el Este a gran velocidad, a las 7:30 de la mañana siguiente, 17 de Diciembre, los barcos de Hipper alcanzaban sus bases.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
gcoenders
Subteniente
Subteniente
Mensajes: 1132
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 35 veces

Parches

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por gcoenders »

El cúmulo de casualidades y errores en esta batalla, es difícil de superar, y diría que hasta Leyte no se vuelve a tener una acción entre dos flotas tan prestada a la controversia. Gracias por los más mínimos detalles traídos al foro.

Abrazos
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Bueno, Jutlandia también tiene decisiones con dosis masivas de controversia que llegan a nuestros días, si ni siquiera nos ponemos de acuerdo en quién venció... En este Raid la climatología resultó decisiva, de no haber cambiado abruptamente el tiempo a partir de las 11:00, sin duda hubiese tenido lugar una importante batalla, pues las disposiciones británicas eran correctas para evitar que los buques de Hipper pudiesen salir de la brecha entre los campos minados sin ser vistos; pero estamos a mediados de Diciembre en el Mar del Norte, fue algo que podía ocurrir... Gracias por la lectura pero aún no he terminado, todavía me queda narrar el regreso de los buques británicos y las conclusiones por parte de unos y otros...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Antes de continuar con el ladrillo, hay un tema que no he tocado porque no he encontrado respuesta para el mismo... Me refiero a la afirmación de Hipper sobre su idea de que unos diez buques capitales le cerraban el paso, recogida por Luis de la Sierra y confirmada en otras fuentes... ¿Cómo podía saberlo? Porque cuando el SMS Stralsund se topó con el HMS Southampton, a babor de la pantalla de Beatty, no pudo observar a los cruceros de batalla, de hecho en sus comunicaciones con Hipper solo informa del encuentro con "barcos enemigos" que le perseguían, no hace mención a buques capitales... O Hipper tenía mucho olfato o sencillamente es que escribe a posteriori, supongo que esto último por dos motivos; uno que acudió en apoyo de sus fuerzas ligeras cuando le informaron de su encuentro con los acorazados de Warrender, una temeridad si realmente fuese consciente de que había diez u once acorazados y cruceros de batalla británicos en el área, otro que tras conocer que sus fuerzas ligeras estaban a salvo viró hacia el Noreste, donde supuestamente se debería encontrar la agrupación señalada por el SMS Stralsund...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

A medida que transcurría la tarde, la Room 40 pasó al Almirantazgo una serie de señales alemanas interceptadas, pero la decodificación y la transmisión a los Comandantes en el mar tardaron demasiado para resultar valiosas. Una señal de Hipper había dado su posición cuando giró hacia el Noreste a las 12:45 y fue interceptada, pero no se envió a Warrender y Beatty hasta las 14:50, momento en el que los buques alemanes se encontraban fuera de su alcance.

Mientras tanto, otra relevante información fue recogida por la Room 40, a las 13:50 el Almirantazgo se enteró de una señal interceptada desde el SMS Friedrich der Grosse al SMS Stralsund enviada una hora antes, y que daba a entender que la Flota de Alta Mar estaba en el mar a unas setenta u ochenta millas al Noroeste de Heligoland. Lo cierto era que la flota alemana había llegado a este punto en su retirada, pero al Almirantazgo le pareció que los acorazados alemanes estaban saliendo, por lo tanto envió el aviso a los Almirantes británicos en el mar a las 14:25, junto a una severa advertencia a Warrender para que no siguiera demasiado lejos. Esta advertencia, sumada a la constatación de que Hipper había escapado, puso fin a la esperanza de cualquier acción ese día, aunque la búsqueda continuó hasta las 15:30, cuando fue evidente que los cruceros de batalla alemanes habían escapado por el Norte de los Escuadrones británicos. A las 15:47, cuando el atardecer comenzaba a caer, Warrender le indicó a Beatty: “Renuncie a la persecución. Reúnete conmigo mañana".

Sin embargo, si la Flota de Alta Mar no estaba en puerto, quedaba una esperanza para el día siguiente. Jellicoe, trayendo dos Escuadrones de Batalla adicionales desde Scapa Flow, ordenó una concentración de toda la Grand Fleet al amanecer. En la mañana del 17 de Diciembre, la agrupación de Jellicoe se reunió y luego se movió hacia el Sureste, buscando la flota alemana, pero después de avanzar sólo cincuenta millas hacia Heligoland, el Almirantazgo le informó al Comandante en Jefe que la Hochseeflotte había regresado a puerto. Antes de retornar a sus bases, la Flota británica pasó el día realizando ejercicios de combate y prácticas de artillería, en cierto modo se liberó algo de la tensión y la decepción sufridas cuando los cruceros de batalla y los acorazados finalmente pudieron disparar con sus piezas de grueso calibre.

Desde la perspectiva de la Sala de Guerra en el Almirantazgo, Winston Churchill describió este día:

“El telégrafo y el teléfono estaban difundiendo la angustia de Hartlepool y Scarborough por todas las partes del Reino y, a las diez y media, cuando se reunió el Gabinete de Guerra, las noticias magnificadas por los rumores habían producido estupefacción. Inmediatamente me preguntaron cómo era posible qué hubiese ocurrido algo así. "¿Qué estaba haciendo la Armada y qué iba a hacer?" En respuesta, presenté el mapa que mostraba las posiciones respectivas de las fuerzas navales británicas y alemanas, y expliqué que, suponiendo una visibilidad moderada, esperábamos que la colisión se produjera alrededor del mediodía. Estas revelaciones cayeron sobre todos con una sensación de asombro y el Comité levantó la sesión hasta la tarde”.

Pero el cuadro de color rosa que pintaba Churchill pronto empezó a desdibujarse:

“A las 10.30, el Almirantazgo se enteró de que el enemigo abandonaba nuestras costas y se lo comunicó al Vicealmirante Warrender. . . Pero a partir de entonces comenzaron a llegar telegramas ominosos. . . Sin contacto. . . El tiempo empeoró constantemente, era evidente que las cortinas de niebla caían sobre el Mar del Norte. 2.500 metros de visibilidad, después 1.500 metros de visibilidad, fueron reportes de barcos que se comunicaban entre sí. Los rostros solemnes de Fisher y Wilson no traicionaron ninguna emoción, pero uno sentía el fuego ardiendo en su interior. Entonces, de repente, escuchamos que Goodenough informaba haber abierto fuego contra un crucero ligero alemán. La esperanza estalló. La perspectiva de una batalla confusa a corta distancia no aterrorizaba al Almirantazgo. Solo existía un miedo: que el enemigo escapara. . . “

Las esperanzas empezaron a perderse poco más tarde:

"Alrededor de la una y media, Sir Arthur Wilson dijo: "Parece que se están escapando de nosotros". Pero ahora ocurrió un nuevo acontecimiento de máxima relevancia. A las 13:50 nos enteramos de que la Flota de Alta Mar estaba en el mar. Avisamos instantáneamente a nuestros Escuadrones. A las tres en punto regresé a Whitehall para informar al Gabinete de Guerra lo que estaba pasando; pero con qué pesar volví a cruzar la Horse Guards Avenue. Regresé al Almirantazgo. El Comité de Guerra se había vuelto a reunir alrededor de la mesa octagonal de mi habitación. Ya habían caído las sombras de una tarde de invierno. Sir Arthur Wilson dijo: “Bueno, ha ocurrido, se han escapado. Deben estar por aquí a estas alturas ”, y señaló un gráfico en el que el jefe de personal marcaba posiciones cada quince minutos. Era evidente que los alemanes habían eludido nuestra fuerza interceptora y que incluso sus cruceros ligeros con los que habíamos estado en contacto también habían escapado en la niebla. Dijo el almirante Warrender en su informe posterior: "Salieron de una tormenta y desaparecieron en otra".

En este punto, en un esfuerzo por no dejar que los alemanes escaparan intactos, el frustrado Comité de Guerra emitió una ráfaga de órdenes. “Veinte destructores de las flotillas de Harwich están esperando frente a Gorleston [en la costa de Norfolk]”, señalaron a Warrender. "Si crees que es aconsejable, puedes indicarle a Tyrwhitt que los lleve a las proximidades de Heligoland para atacar a las naves enemigas en su regreso durante las horas nocturnas". Warrender rechazó la idea y respondió: "Ciertamente no es aconsejable ya que hay un fuerte viento del Noroeste y un mar áspero". Jellicoe simplemente señaló a Warrender: "Es demasiado tarde".

Pero quedaba un último medio para intentar interceptar a los alemanes: Roger Keyes, sus diez submarinos y dos destructores que se encontraban frente a la costa de Holanda.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

A las 10:34, el Comodoro Keyes, a bordo del destructor HMS Lurcher, interceptó el mensaje donde se informaba que los alemanes estaban bombardeando Scarborough. Anticipándose a que podría ser útil, navegó en busca de los diez submarinos que estaban bajo su mando, que se encontraban en superficie pero con instrucciones de sumergirse si veían un barco, por lo que después de todo un día de búsqueda, solo pudo localizar cuatro. A las 14:10, el Almirantazgo envió a Keyes la orden que había estado esperando: “La Flota de Alta Mar está en el mar. Pueden regresar mañana después del amanecer, así que dirígete a Heligoland e intercéptalos. Probablemente navegarán cinco millas al Oeste de Heligoland en dirección a Weser Light". Cuando llegó esta señal, Keyes ordenó a los tres submarinos británicos y el francés Archimède entrar en la bahía, tres por el Sur de Heligoland y uno por el Norte, con instrucciones de atacar cualquier barco enemigo que estuviera a su alcance. Mientras tanto siguió intentando localizar sus otros submarinos, sin éxito, pero en cualquier caso era demasiado tarde para interceptar a Ingenohl en altar mar, pues a las nueve de la noche la Hochseeflotte estaba de regreso en la desembocadura del Elba, donde los Escuadrones esperarían hasta el amanecer antes de entrar en la Bahía de Jade. Sin embargo, Hipper todavía estaba en el mar. El Almirantazgo sabía que sus cruceros de batalla, que navegaban hacia Alemania a 23 nudos, podrían llegar a Heligoland antes que los submarinos de Keyes, que en el mejor de los casos podrían hacer 14 nudos en superficie, pero los dos destructores del Comodoro, HMS Lurcher y Firedrake, podrían adelantar a los alemanes, y ambos estaban equipados con tubos lanzatorpedos. En la Sala de Guerra del Almirantazgo fue Sir Arthur Wilson quien habló: “Ahora solo queda una oportunidad, Keyes con los Lurcher y Firedrake. Probablemente podría asegurarse de atacar al Escuadrón de cruceros de batalla alemán cuando ingrese a la Bahía esta noche. Puede torpedear uno o incluso dos". Para Churchill, parecía una “ilusión desesperada enviar a estos dos frágiles destructores con su valiente Comodoro y fieles tripulaciones tan lejos del hogar, cerca de la costa enemiga, sin ningún apoyo, en las fauces de esta poderosa fuerza alemana con sus naves protectoras y flotillas. Hubo un largo silencio. Todos conocíamos bien a Keyes. Entonces alguien dijo: 'Lo está enviando a la muerte'. Alguien más respondió: 'Él sería el último hombre en desear que consideremos eso'. Hubo otra pausa larga. Sin embargo, Sir Arthur Wilson ya había escrito el siguiente mensaje [a Keyes]: 'Creemos que las luces de Heligoland y Amrun se encenderán cuando los barcos entren. Tus destructores podrían tener la oportunidad de atacar alrededor de las dos de la madrugada o más tarde. . . . El Primer Lord del Mar [Fisher] asintió con la cabeza. El Jefe de personal [Oliver] tomó el telegrama, se levantó pesadamente y salió de la habitación".

Esta última esperanza de cazar a los cruceros de batalla alemanes también se torció por un nuevo error. El Almirantazgo envió la señal a las 20:12 y debería haber llegado a Keyes en una hora, pero tardó cinco. El motivo es que el Almirantazgo originalmente había enviado la señal en la longitud de onda incorrecta, la banda D, la destinada a los destructores, que tenía un radio de sólo cincuenta millas. Keyes les había dicho que usaran la banda S, para submarinos, que tenía un radio mayor, pero no fue sino hasta las 00:23 cuando el Almirantazgo reconoció su error y reenvió el mensaje en la banda S, demasiado tarde porque los dos destructores de Keyes se encontraban a más de 300 kilómetros de Heligoland y no podrían llegar antes que la agrupación de Hipper. Durante la tarde, Keyes había considerado navegar hasta la Bahía bajo su propia responsabilidad, pero se contuvo porque anticipó que Tyrwhitt podría estar siguiendo a los barcos alemanes con sus cruceros ligeros y destructores y realizando un ataque nocturno con torpedos cerca de Heligoland. Si esto fuera así, la aparición descoordinada de los HMS Lurcher y Firedrake podría causar un caos. Dos días después, cuando Keyes fue a ver a Churchill en el Almirantazgo, el Primer Lord dijo: “Te enviamos un mensaje terrible la otra noche. Difícilmente esperaba volver a verte con vida ". “Sí fue terrible”, respondió Keyes. "Esperé tres horas con la esperanza de recibir ese mensaje". Mucho después, Keyes escribió: "Las palabras me fallan incluso ahora, después de más de diecinueve años, para expresar mis sentimientos cuando recibí ese mensaje tardío".

Sin embargo uno de los Capitanes de los submarinos de Keyes, Martin Naismith, Comandante del HMS E-11, sí logró localizar a la Flota de Alta Mar. Al amanecer del 17 de Diciembre, cuando la Flota alemana se movía del Weser al Jade, Naismith observó el acorazado SMS Posen y lanzó un torpedo a menos de 400 metros, pero quizá debido al estado de la mar o a una mala regulación, el torpedo navegó demasiado profundo y pasó por debajo de la quilla del acorazado. El HMS E-11 se preparó para disparar a otro objetivo, pero antes de que pudiera hacerlo, una tercera nave viró para embestirlo, el submarino se sumergió apresuradamente y cuando quiso regresar a cota periscópica los barcos alemanes se encontraban lejos camino del Jade.

Con este último fallido intento la incursión de Scarborough puede darse por concluida, no así su análisis y consecuencias.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 18838
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 3 veces
Agradecimiento recibido: 27 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por pepero »

Lutzow escribió:
27 Oct 2020 19:07
Antes de continuar con el ladrillo, hay un tema que no he tocado porque no he encontrado respuesta para el mismo... Me refiero a la afirmación de Hipper sobre su idea de que unos diez buques capitales le cerraban el paso, recogida por Luis de la Sierra y confirmada en otras fuentes... ¿Cómo podía saberlo? Porque cuando el SMS Stralsund se topó con el HMS Southampton, a babor de la pantalla de Beatty, no pudo observar a los cruceros de batalla, de hecho en sus comunicaciones con Hipper solo informa del encuentro con "barcos enemigos" que le perseguían, no hace mención a buques capitales... O Hipper tenía mucho olfato o sencillamente es que escribe a posteriori, supongo que esto último por dos motivos; uno que acudió en apoyo de sus fuerzas ligeras cuando le informaron de su encuentro con los acorazados de Warrender, una temeridad si realmente fuese consciente de que había diez u once acorazados y cruceros de batalla británicos en el área, otro que tras conocer que sus fuerzas ligeras estaban a salvo viró hacia el Noreste, donde supuestamente se debería encontrar la agrupación señalada por el SMS Stralsund...

Saludos.
Dudo mucho que Hipper supiera la existencia de las dos flotas, como bien dices no se hubiera arriesgado a perder sus CB para ayudar a su flotilla de exploración-pantalla.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Y yo, pero se me hace muy extraño que Hipper se invente una frase así, podría ser que a raíz de las comunicaciones inalámbricas británicas, que los alemanes no podían descifrar pero sí oír, llegase a la idea de los aproximadamente diez buques capitales...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

La noticia de que los cruceros de batalla alemanes habían bombardeado ciudades costeras del Mar del Norte conmocionó e indignó a Gran Bretaña. Por primera vez en 247 años, cañones embarcados de una potencia extranjera habían derramado sangre inglesa en suelo inglés, cuando en 1667 el Almirante de Ruyter había realizado el Raid de Medway (tanto franceses como españoles realizaron desembarcos más tardíos, con bastante éxito por parte de los últimos, pero no se considera que hubo víctimas a raíz de un bombardeo naval).

Los barcos alemanes fueron etiquetados por la prensa como el "Escuadrón de asesinos" y "los bandidos de Scarborough". Winston Churchill aseguró públicamente al alcalde de esta última ciudad que "el estigma de los asesinos de bebés de Scarborough marcará a sus Oficiales y hombres mientras los marineros naveguen por los mares". Sir Walter Runciman, el diputado de Hartlepool, escribió a sus electores describiendo el ataque "como un colosal acto de asesinato por parte de sinvergüenzas con resultados que los marcarán para siempre como atroces turones". El hecho de que dos de las tres ciudades estuvieran indefensas provocó una furia particular. “El bombardeo fue un crimen infame de lesa humanidad y contra el derecho internacional”, declaró el Daily Chronicle de Londres. La ley en cuestión era la Convención sobre Bombardeos de las Fuerzas Navales, firmada en La Haya el 17 de agosto de 1907 por cuarenta y cuatro naciones, incluidas Gran Bretaña y Alemania. El artículo I de la Convención decía: "Se prohíbe el ataque o bombardeo por parte de fuerzas navales de puertos, pueblos, aldeas, viviendas o edificios que no estén defendidos". La Crónica trazó una distinción entre los diferentes pueblos atacados: “En lo que respecta a Hartlepool, la acción del enemigo puede considerarse legítima, pero el bombardeo de apostaderos totalmente indefensos como Whitby y Scarborough es otro asunto, nunca en la Historia una acción como esta ha sido cometida por una potencia civilizada antes de la presente guerra".

Los alemanes fueron los principales objetivos de la ira pública, pero la Royal Navy no escapó de la misma: ¿Por qué la Armada no pudo evitar la incursión? Después de gastar millones de libras en acorazados para garantizar la supremacía naval ¿por qué habían muerto civiles ingleses a causa de los cañones navales alemanes? El Almirantazgo, obviamente sin poder hacer mención alguna a las disposiciones tomadas gracias a la Room 40, respondió a las críticas admitiendo que no podía brindar una seguridad absoluta contra incursiones ocasionales y trató de poner el asunto en perspectiva: “Las manifestaciones de este carácter contra pueblos no fortificados o puertos comerciales, aunque no son difíciles de lograr siempre que se acepte cierto riesgo, carecen de significado militar”, anunció el Almirantazgo. “Pueden causar algunas pérdidas de vidas entre la población civil y algunos daños a la propiedad privada, lo que es muy lamentable; pero no se les debe permitir en ningún caso modificar la política naval general que se está llevando a cabo”. La Flota británica, en definitiva, seguiría concentrada en el Norte.

La mayoría de los periódicos apoyaron al Almirantazgo, señalando que la incursión no había tenido importancia militar y que uno de sus propósitos era crear presión pública para obligar al Almirantazgo a dividir la flota británica en posiciones defensivas a lo largo de la costa Este. "La mejor fuerza policial", comentó The Observer, "puede preservar firmemente el orden general, pero no puede prevenir algunos casos de asesinato, incendio premeditado y robo". Un editorial del Times declaró: “Sin duda sería muy reconfortante para cada grupo de habitantes de la costa Este ver un acorazado británico anclado ante su puerto, pero la protección de estas costas no es el objetivo principal de la Royal Navy en la guerra. El propósito de la Royal Navy es atacar y destruir los barcos del enemigo". La prensa del Norte de Inglaterra aceptó esta premisa, pero no sin reservas. “Esperamos que las autoridades no olviden que aunque el bombardeo de un pueblo puede ser insignificante desde un punto de vista militar, es lo suficientemente significativo para la gente que vive en el pueblo”, publicó el Northern Daily Mail, añadiendo “Sin duda, las cuestiones más importantes de la estrategia naval deben tener prioridad sobre la defensa de localidades particulares, pero al mismo tiempo, se nos puede permitir esperar que no seamos un objetivo para los barcos alemanes, incluso en interés de una estrategia superior."

La incursión de Scarborough terminó en frustración y recriminación tanto en la Armada británica como en la alemana. Cuando la Royal Navy regresó a sus puertos, pudieron leer en los periódicos historias sobre la devastación de las ciudades inglesas atacadas. “Cuanto más escuchábamos”, dijo el Teniente Filson Young del HMS Lion, “más amarga fue nuestra decepción. Los relatos de las horribles bajas de mujeres y niños en las ciudades bombardeadas fueron particularmente conmovedores ".

Beatty estaba muy abrumado por el disgusto, el 20 de Diciembre escribió a su esposa: “Los acontecimientos de la última semana han dejado una huella que nada puede erradicar excepto la destrucción total del Escuadrón de cruceros de batalla enemigo. Estábamos a punto de lograrlo el otro día, nuestras naves avanzadas los habían avistado y entonces !!! ¡No puedo soportar escribir sobre eso! Y no puedo pensar en nada más. . . .Si los hubiéramos destruido el miércoles, como deberíamos haber hecho, habríamos terminado la guerra desde un punto de vista naval”. Pronto, en su línea habitual, Beatty buscaría un chivo expiatorio para justificar el fracaso.

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

En opinión de Beatty, que nunca asumía la menor culpa, el responsable oficial del fiasco era Goodenough. Una vez que los barcos estuvieron de regreso en puerto, se ordenó al Comodoro que se presentase a bordo del HMS Lion y Beatty desató su ira contra este subordinado por cometer el imperdonable pecado de dejar escapar a un enemigo una vez que la acción había comenzado. Posteriormente, le escribió a Jellicoe:

“Nunca hubo un día más decepcionante. . . . Estábamos a un paso de provocar la destrucción completa de la fuerza de cruceros de batalla enemiga, y fracasamos. No hay duda de que el fracaso (de Goodenough) en mantenerse en contacto con los cruceros enemigos y de informar de la presencia de ellos fue enteramente responsable del fiasco. . . . Una y otra vez le he recalcado a Goodenough la necesidad de usar su propia iniciativa y discreción, que mis órdenes son expresiones de intenciones y no deben obedecerse literalmente. El Comandante sobre el terrero es el único que puede juzgar determinadas situaciones. . . . Esto casi me rompe el corazón; la decepción fue terrible. . . . En verdad, la pasada ha sido la semana más negra de mi vida”.

Como solución, Beatty sugirió relevar a Goodenough del mando de los cruceros ligeros y reemplazarlo por Lionel Halsey, Capitán del HMS New Zealand. "Él conoce tanto las tareas de los cruceros ligeros como las de los cruceros de batalla, y la relación entre unos y otros", dijo Beatty sobre Halsey.

En un principio la acción de Goodenough también había desconcertado al Comandante de la Grand Fleet, que el 18 de Diciembre, escribía a Fisher diciéndole lo "completamente infeliz" que estaba por todo el asunto. Él "no podía entender la acción de Goodenough en absoluto, tan completamente diferente a todo lo que había hecho anteriormente desde que comenzó la guerra". El informe oficial de Jellicoe al Almirantazgo agregó: “El Comodoro da como razón para abandonar la persecución del enemigo la señal que se le hizo para reanudar su puesto, que debía haber sido enviada solo a los cruceros Nottingham y Falmouth. Fue un error lamentable. Si el Comodoro hubiese desobedecido la señal, es posible que la acción entre los cruceros ligeros hubiera dado lugar a que los cruceros de batalla entraran en acción". Una semana después, Jellicoe emitió a una recomendación general para uso futuro, a las que tan dado era: “Si un Oficial al mando de un Escuadrón o un Capitán de un solo barco, cuando está en contacto real con el enemigo, recibe una orden de un Oficial superior que evidente pueda haber sido dada en el desconocimiento de las condiciones del momento y que, si se obedece, causaría la pérdida de contacto con el enemigo, dichos Oficiales deben tener gran prudencia en la interpretación de los hechos reales antes de obedecer la orden". A esta advertencia, el Almirantazgo agregó la suya propia: “Romper una acción que ha comenzado contra una fuerza igual es un paso muy serio”.

Sin embargo Jellicoe dudó en realizar un movimiento tan drástico como relevar a Goodenough: "Beatty es muy severo con Goodenough, pero olvida que fue su propia señal mal redactada para los cruceros lo que llevó a que se perdiese el contacto con los alemanes". A medida que el tiempo ofreció la oportunidad de reflexionar, la opinión naval tendió cada vez más a adoptar este punto de vista y simpatizar con, si no exonerar por completo, a Goodenough. “Por lo que Goodenough sabía, Beatty podría tener alguna razón importante para ordenar a los cruceros ligeros que se adelantaran y retomaran su puesto en la pantalla de vanguardia”, escribió el Capitán John Creswell, y añadió: "Creo que la culpa fue enteramente de Beatty y Seymour".

Los historiadores navales se han preguntado por qué, después de Scarborough, Beatty siguió confiando en su Teniente de bandera, Ralph Seymour. "La verdadera culpa por la ambigua señal del Lion apunta al Teniente de bandera de Beatty, cuya misión era interpretar las intenciones del Contralmirante”, concluye el historiador británico Richard Hough. “El trabajo de un Teniente de bandera era seleccionar la redacción y luego utilizar la bandera adecuada, la señal inalámbrica o el mensaje Morse para expresarlo. Fue Seymour quien debería haber sido despedido después del fiasco de Scarborough, no Goodenough. Sin embargo, se le mantuvo en su puesto a un costo inconmensurable para la Armada y el país". Durante el Raid de Scarborough, nuevamente en la batalla de Dogger Bank, y dos veces en Jutlandia, Seymour no logró interpretar las intenciones de Beatty con una señal clara que no diese lugar a ningún malentendido. "Perdió tres batallas por mí", dijo Beatty con tristeza después de la guerra, con nula autocrítica, pues si bien resulta cierto que Seymour no tuvo una buena actuación durante el conflicto, también lo es que Beatty cometió varios errores en las tres acciones que indica.

En cualquier caso, si Goodenough hubiese señalado la presencia de más cruceros ligeros enemigos o desobedecido la orden de Beatty, resulta probable que las unidades ligeras alemanas hubiesen sufrido un serio descalabro (o no, debido al mal tiempo), pero si Beatty hubiese virado hacia el Sureste tras sus cruceros ligeros, igualmente hubiese dejado libre la salida Norte entre los campos de minas, por donde podría haber escapado Hipper, como ocurrió en realidad. Y como ya hemos comentado anteriormente, aún en el caso de que la agrupación de Beatty diese alcance a la de Hipper, no se puede aventurar una clara victoria británica, pues las fuerzas estaban muy igualadas, y no es descartable que en un enfrentamiento entre los Escuadrones de cruceros de batalla antagonistas la victoria sonriese a los germanos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
gcoenders
Subteniente
Subteniente
Mensajes: 1132
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 35 veces

Parches

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por gcoenders »

Interesantísimos detalles sobre la naturaleza humana. Si sale mal, los de arriba culpan a los de abajo, a pesar de ser los responsables de haber organizado sus tareas. Si sale bien, los de abajo simplemente se invisibilizan.

Abrazos
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Suele ser lo habitual, son los de arriba quienes se llevan medallas, premios en metálico y baronías mientras los de abajo con suerte una palmadita en la espalda... Pero lo de Beatty va más allá, se equivocó en este Raid y le cargó el muerto a Goodenough, también erró en Dogger Bank e hizo lo propio con Moore y en Jutlandia el problema es que sus barcos eran una castaña; el caso es que él nunca era culpable de nada...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Tirador
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 7358
Registrado: 28 Jun 2006 19:56
Ubicación: Por tierras del Viejo Reino de León
Agradecido : 1 vez
Agradecimiento recibido: 8 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Tirador »

Lutzow escribió:
06 Nov 2020 12:32
Suele ser lo habitual, son los de arriba quienes se llevan medallas, premios en metálico y baronías mientras los de abajo con suerte una palmadita en la espalda... Pero lo de Beatty va más allá, se equivocó en este Raid y le cargó el muerto a Goodenough, también erró en Dogger Bank e hizo lo propio con Moore y en Jutlandia el problema es que sus barcos eran una castaña; el caso es que él nunca era culpable de nada...

Saludos.
Sí, a veces uno piensa que fue una lástima que tuviese la suerte de su lado y de que su barco, el HMS Lion, a pesar de recibir mucho castigo en varias acciones, no acabase saltando por los aires como algún otro de su misma clase, y con el navio el susodicho personaje...

Pero bueno, luego uno piensa en los mil y pico hombres que había a bordo a parte de él, y que no tenían la culpa de como era el almirante...
"Wellington esta acabado, Sire. Muy mal se nos tiene que dar".

Dicho por un ayudante de campo desconocido a Napoleón la mañana del 18 de junio de 1.815...

---------------------------------------------------------------------------

Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Me ocurre lo mismo, que el HMS Lion saltase por los aires no, porque su tripulación solo cumplía con su deber, pero un proyectil que fuese a estallar en el puente cuando Beatty se encontraba fuera del blindado... De todos modos yo no puedo ser justo con este hombre, ya no solo por su soberbia, sino por el trato que dio a los alemanes cuando el internamiento de sus buques al final de la guerra...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Como resultaba habitual en el Almirantazgo, el más furioso por no haber logrado aniquilar al Primer Grupo de Reconocimiento alemán fue Fisher, quien rechazó todas las excusas. “¡En realidad estaban todos a nuestro alcance!¡En las mismas fauces de la muerte! Todos los involucrados habían fallado y las cabezas deben rodar” proclamó. Goodenough, anunció, había sido "un tonto", y Fisher quería que el Comodoro fuese relevado, pero se encontró en minoría; Jellicoe se mostraba tibio en sustituir a Goodenough, finalmente Beatty decidió que realmente no deseaba un cambio y Churchill insistió en que Goodenough debía ser salvado, por lo tanto el Comodoro permaneció al frente del Primer Escuadrón de cruceros ligeros. La lista de Fisher de cabezas a cortar también incluía las de Warrender y Bradford. Incluso antes de la redada, le había escrito a Jellicoe: “Supongo que debes tener una opinión muy alta de Warrender y Bradford o no te aferrarías a ellos. ¡No tengo ninguna razón para hacer este comentario más allá de que ambos parecen algo estúpidos! No puedo soportar a un tonto por amable que sea y no creo que en la guerra nada sea menos criminal que mantener a los hombres equivocados en cualquier cargo, alto o bajo”

Al final, ninguno de los Oficiales navales británicos al mando ese día fue relevado. Warrender se retiró a finales de 1915 debido a problemas de salud; Arbuthnot, que tenía reputación de agresividad y entusiasmo, permaneció en su puesto. Nunca explicó, ni se le pidió que explicara, por qué no había abierto fuego contra los cruceros ligeros alemanes, incluso sin el permiso de su Oficial superior. Como durante el resto de la guerra, Beatty escapó a toda censura y solo cosechó elogios, su fracaso en interceptar a los alemanes se imputó por completo a Goodenough.

Al evaluar los errores cometidos antes y durante la incursión, Jellicoe siempre pensó, muy razonablemente, que no debería haber sido anulado en su deseo de involucrar a toda la Grand Fleet en el intento de interceptación, lo que probablemente hubiese significado el fin de ambos Grupos de Reconocimiento alemanes implicados en la operación. Fisher estuvo de acuerdo con Jellicoe y Churchill le confesó de forma privada que había sido un error no haber seguido su consejo. A partir de entonces, Beatty nunca se hizo a la mar sin que la Grand Fleet le apoyase, si la Flota de Alta Mar salía a luchar, tendría que hacerlo contra Jellicoe.

La estrategia naval británica en general no se vio afectada por la incursión, la base principal de la Grand Fleet permaneció en Scapa Flow, aunque en respuesta a la aprensión del público sobre la vulnerabilidad de las ciudades costeras, se realizó un cambio en el despliegue, el 20 de Diciembre el Almirantazgo dio permiso a Beatty para hacer de Rosyth, en el Firth of Forth, su base permanente, circunstancia que el Contralmirante venía solicitando desde el otoño, con el fin de estar más cerca de Heligoland y tener mayores posibilidades de cortar la retirada a cualquier fuerza alemana que volviese a bombardear las costas inglesas. Las malas lenguas también dicen que de este modo Beatty podría permanecer más cerca de su amante, y en cualquier caso, para las tripulaciones de los cruceros de batalla resultó un importante cambio a mejor tener la base en Rosyth, muy cerca de Edimburgo y con todas las ventajas inherentes a una base no insular bien abastecida, nada que ver con la desolada Scapa Flow, donde los hombres de los acorazados y sus escoltas solo disponían de una taberna en tierra donde matar el tiempo libre, por lo que muchos permanecían embarcados durante largos periodos de tiempo a falta de algo mejor.

El Almirantazgo estaba amargamente decepcionado por lo sucedido, Scarborough, Hartlepool y Whitby habían sido sacrificados para atrapar y destruir a Hipper, pero Hipper se había escapado. Tras discutir las circunstancias de la operación y no encontrar ningún culpable, Jellicoe mencionó otra posibilidad: “Nunca hubo tanta mala suerte”, dijo. Pero, de hecho, la suerte favoreció a ambos bandos ese día. Hipper se salvó por el encuentro casual de sus cruceros ligeros, primero con la pantalla de Beatty, luego con los acorazados de Warrender. Así advertido, pudo virar hacia el Norte y escapar al amparo del mal tiempo. Pero si el día fue una decepción para los Comandantes británicos, que buscaban a tientas a su presa en el mar embravecido y la lluvia cegadora, no se dieron cuenta de que habían evitado un posible desastre por muy poco. Ingenohl, de seguir adelante con más determinación, podría haber causado un importante quebranto en el Escuadrón de Cruceros de Batalla y el Segundo Escuadrón de Batalla, nivelando la balanza numérica entre ambas Armadas y permitiendo que la Hochseeflotte pudiese buscar un combate decisivo contra la Grand Fleet. Resumiendo, ambas partes podrían quejarse y, al mismo tiempo, estar agradecidas.

Churchill encontró consuelo al saber que la Room 40 había funcionado y, por lo tanto, presumiblemente, volvería a funcionar. “La insatisfacción era generalizada”, admitió. “Sin embargo, no pudimos ofrecer una sola palabra como explicación. Tuvimos que soportar en silencio las censuras de nuestros compatriotas. Nunca pudimos admitir, por temor a comprometer nuestra información secreta, dónde estaban nuestros Escuadrones o cuán cerca habían estado los cruceros de batalla alemanes de su destrucción. El consuelo era que los indicios sobre los que habíamos actuado habían sido confirmados por los acontecimientos. Las fuentes de información en las que confiamos eran evidentemente fiables. La próxima vez podríamos tener al menos una visibilidad media. ¿Pero habría una próxima vez? El Almirante alemán debe haber sabido que estuvo muy cerca de poderosos buques británicos, pero quiénes estaban, dónde estaban o qué tan cerca estaban, podría ser un misterio”.

En Alemania se celebró la operación por todo lo alto. Por primera vez en dos siglos, Inglaterra había sentido el flagelo de la guerra en su propio suelo. Fue “un bombardeo de lugares fortificados” y “una prueba más de la valentía de nuestra Armada”, declaró el Neueste Nachrichten de Berlín . El también berlinés Tageblatt lamentó el daño causado a la abadía de Whitby, pero explicó que "la vida de un solo soldado alemán es para nosotros mil veces más importante que un edificio monumental, incluso cuando posee un valor histórico tan grande". Por su parte el Borsenzeitung advirtió que "el bombardeo posiblemente presagia mayores eventos por venir". Pero mientras el pueblo alemán colgaba banderas de sus ventanas, el cuerpo de Oficiales de la Armada alemana era consciente de que se había perdido una oportunidad de oro para mermar la Grand Fleet. Tirpitz, sin duda alguna de que, barco por barco, la Flota que había construido era superior, creía que todo lo que necesitaba era una oportunidad para reducir la superioridad numérica de la Grand Fleet, la oportunidad había llegado y había sido desechada. Scheer, más cautelosamente, estuvo de acuerdo: "Es extremadamente probable que si hubiéramos continuado en nuestra dirección original, los cursos de las dos Flotas se hubieran cruzado durante la mañana". Los Oficiales de los Grupos de Reconocimiento de Hipper estaban enojados, no solo porque la retirada había dejado a sus cruceros de batalla sin apoyo, sino porque se había perdido la posibilidad de lograr un gran éxito. El Capitán Magnus von Levetzow, Comandante del crucero de batalla SMS Moltke escribió con desdén al Almirante von Holtzendorff, antiguo Comandante en Jefe de la Flota de Alta Mar, que Ingenohl se había retirado “porque tenía miedo de enfrentarse a once destructores británicos que podrían haber sido eliminados fácilmente… Bajo el liderazgo actual no lograremos nada”.

Además de compartir el malestar general por la prematura retirada de Ingenohl, Hipper lamentó la pérdida de vidas civiles, pero contempló el Raid “enteramente como una medida de guerra y, por lo tanto, como una tarea impuesta por el deber. Es un hecho lamentable pero obvio que la guerra moderna es ciega: involucra tanto a combatientes como a no combatientes, matando indiscriminadamente. El primer objetivo es romper la moral de una nación; seguirá el colapso de su resistencia física". En cuanto a Ingenohl, defendió su decisión de abandonar a Hipper insistiendo en su informe que estaba obedeciendo la orden de no arriesgar la Flota, motivo por el cual Scheer lo exoneró: "Las restricciones impuestas al Comandante en Jefe provocaron el fracaso de un plan audaz y prometedor". Irónicamente, el Káiser, principal responsable de las restricciones a la Flota, también criticó el comportamiento de Ingenohl, amonestando al Almirante por ser demasiado cuidadoso con la Flota de Alta Mar, perdiendo la oportunidad de establecer su supremacía en el Mar del Norte: “El esfuerzo por preservar la flota no debe llevarse bajo ninguna circunstancia tan lejos que las favorables perspectivas de éxito se desaprovechen debido a la expectativa de posibles pérdidas". Sin embargo, Guillermo II no tomó medida alguna, Von Ingenohl continuó siendo el Comandante en Jefe y la orden de operaciones que impedía que la Hochseeflotte pudiese comprometerse a fondo no fue cancelada.

Avatar de Usuario
gcoenders
Subteniente
Subteniente
Mensajes: 1132
Registrado: 11 Nov 2019 09:51
Ubicación: Girona
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 35 veces

Parches

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por gcoenders »

Al final sorprende en la práctica lo poco que se decidió enmendar, por ambos bandos, no solo en lo de hacer rodar cabezas de turco, sinó disposiciones más prácticas.

Abrazos
http://www3.udg.edu/fcee/professors/gcoenders/models.htm

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 53806
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 171 veces
Agradecimiento recibido: 112 veces

Re: Raid de Scarborough, Hartlepool y Whitby.

Mensaje por Lutzow »

Bueno, al menos los británicos sacaron la conclusión de no volver a dividir la Grand Fleet, evitando de este modo cualquier peligro de que una porción de la misma pudiese ser batida por la totalidad de la Hochseeflotte... Los alemanes nada de nada, fue la primera ocasión que tuvieron de comprobar que se habían perdido los códigos del SMS Magdeburg, no era lógico que dos agrupaciones británicas estuviesen cortando la retirada de Hipper, no había que ser muy perspicaz para intuir que algo raro ocurría, pero ni se lo plantearon ni tampoco tras Dogger Bank un mes más tarde, me resulta inaudito que no se tomasen medidas al menos para comprobar si efectivamente sus claves estaban rotas... Y las órdenes del Káiser, que era el principal culpable de no haber sacado mayor provecho a las circunstancias, siguieron vigentes hasta año y medio más tarde, cuando con la adición de los QE y los R a la Grand Fleet ya no existían opciones para la Flota de Alta Mar

Con este último ladrillo doy por cerrado el tema, cuando pueda añado la bibliografía.

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Responder

Volver a “Frente Naval”