MARISCAL SANTIAGO LIRIO BURGOA. 1814-1899.

"Personajes" que han dejado o pretendido dejar huella en la Historia siempre dentro de un contexto militar.

Moderador: Hans Joachim Marseille

Responder
Avatar de Usuario
laguno
Capitán
Capitán
Mensajes: 2094
Registrado: 20 Jun 2010 21:12
Agradecido : 13 veces
Agradecimiento recibido: 21 veces
Contactar:

Medallas

Parches

MARISCAL SANTIAGO LIRIO BURGOA. 1814-1899.

Mensaje por laguno »

Breve -e incompleta- biografía del general carlista Santiago Lirio Burgoa.

Vino al mundo el primero de Mayo del año de 1814, en Fuentecilla de Abajo, provincia de Valladolid, hijo de una familia acomodada y muy tradicionalista.

Se hallaba estudiando ya en la Universidad de Valladolid, cuando falleció el tirano Fernando VII y al conocer el levantamiento de los partidarios de Carlos María Isidro de Borbón en Castilla contra la legítima soberana de España a cuyo frente se había puesto Jerónimo Merino Cob, el famoso Cura Merino terror de los franceses cuando la Guerra de la Independencia, el veintidós de octubre de 1833 se unió al batallón que se había formado en Peñafiel, en el que militaba su padre y del cual era uno de los oficiales, incorporándose a las fuerzas del Pretendiente en La Rioja el siguiente once de noviembre.

Tras diversos sucesos, esa fuerza de voluntarios se disolvió y ante la perspectiva de ser capturados por las tropas liberales el veinticuatro de diciembre emigró a Portugal junto a Merino y otros diecinueve oficiales más.
Dos meses y medio después, el tres de marzo de 1834, dos escuadrones de carlistas que se habían formado en Portugal y a las órdenes de Merino, entran en España, entre cuyas filas se hallaba nuestro hombre y avanzan hacia el interior de la Península, operando preferentemente por las provincias de Burgos y Soria, enfrentándose en repetidas veces con los cristinos, sufriendo los rigores del clima continental de la Meseta, la escasez de avituallamientos y el acoso constante de las tropas liberales, sonriéndoles a veces la fortuna y otras sufriendo amargamente los embates de la derrota.

El veintiséis de Setiembre de 1835 y en cumplimiento de la orden recibida, pasó este ejército rebelde a las Provincias Vascongadas y a Navarra, donde continuaron de campaña hasta 1836, cuando la famosa expedición de Gómez. En ella estuvo nuestro D. Santiago como ayudante del brigadier Villalobos, y, muerto éste en Córdoba, pasó como ayudante del general en jefe al cuartel general.

Poco tiempo después, el coronel Alcántara y Santiago Lirio fueron enviados como parlamentarios a la localidad jiennense de Alcalá la Real, donde se hallaba la división cristina de Alaix, siendo recibidos por éste en el primer momento como correspondía, pero alguna razón que desconozco, fueron entregados a la milicia nacional del pueblo, en calidad de detenidos por espías, siendo trasladados a Granada y encerrados en la torre del homenaje de la Alhambra, permaneciendo en prisión dos meses y medio, al cabo de los cuales fueron trasladados a Cádiz, donde fueron embarcados en un bergantí mercante británico escoltado por un barco de guerra de esa nación, con rumbo a Santander, donde fueron puestos en libertad mediante un canje de prisioneros celebrado en Vitoria.

El treinta y uno de agosto de 1839 y como comprendido en las Reales órdenes emanadas del Consejo de Vergara, queda incorporado en el ejército nacional, en el mismo arma en que servía en el ejército carlista y destinado en clase de supernumerario al regimiento de Húsares de la Princesa por Real orden de siete de noviembre de ese año.

Al año siguiente, estuvo con su regimiento participando de las operaciones llevadas a cabo contra Segura, Morella y Verga, plazas que fueron tomadas al enemigo, distinguiéndose concretamente en la última, que por sus acciones fue ascendido a comandante de escuadrón el cuatro de julio de 1840.

Los años de 1841 y 1842 los pasa prestando el servicio de su clase, hasta que por Real orden de nueve de agosto de 1843 le fue revalidado su empleo de capitán y por otra Real orden de veintiuno del mismo mes es destinado como capitán primero del primer escuadrón del recién creado regimiento de Talavera 1º de cazadores a caballo, pues el de Húsares de la Princesa quedó extinguido y donde permaneció por espacio de cinco meses, al cabo de los cuales quedó de reemplazo.

Imagen


"Buena parte de los escritos propagandísticos son simple falsificación.
Los hechos materiales son suprimidos, las fechas alteradas y las citas sacadas de contexto y manipuladas para cambiar su significado"
George Orwell

Avatar de Usuario
laguno
Capitán
Capitán
Mensajes: 2094
Registrado: 20 Jun 2010 21:12
Agradecido : 13 veces
Agradecimiento recibido: 21 veces
Contactar:

Medallas

Parches

Re: MARISCAL SANTIAGO LIRIO BURGOA. 1814-1899.

Mensaje por laguno »

El treinta y uno de enero de 1844 es dado de baja en este último regimiento por ascenso a comandante, quedando en situación de reemplazo hasta el veintitrés de enero de de ese mismo año, que es nombrado primer comandante del Cuerpo de Carabineros de la Real Haciendo, en Puerto Rico.

El quince de enero de 1845, como primer comandante del resguardo de carabineros de Real Hacienda de Puerto Rico, dirige una instancia con recomendación, solicitando la propiedad de la administración de la aduana de Mayagüez, que sirve como administrador interino por nombramiento de la Intendencia, mediante la separación de Segundo Correa, que la servía, fundando su petición en los buenos y acreditados servicios prestados.

Esta petición estaba apoyada por el Intendente, quien afirmaba que Lirio había tenido hasta la presente una conducta ejemplar y había cumplido con sus servicios con exactitud y competencia, siendo apreciado por el comercio de ese partido.

Había ejercido la Inspección de Loterías, del Hospital Militar de Mayagüez y últimamente la aduana de Naguabo. No se le concede. Marzo de 1846.
En marzo de 1854 y debido a padecer hepatitis crónica y otras dolencias derivadas del clima, solicita licencia para pasar a la Península a reponerse, concediéndosele la licencia en mayo de ese año, pero en septiembre y debido a que los rigores del verano mesetario no le beneficiaron, solicitó una prórroga de seis meses más, para que el seco invierno le beneficiara, lo que le fue concedido.

El quince de febrero de 1855, solicitó una licencia para poder pasar a Montpellier con su mujer, María Vellier, a realizar una cura para esta, pues estaba enferma, obteniéndola el siguiente seis de abril y por un periodo de cuatro meses. Pero, desde luego, era evidente que la razón última de su marcha a esa ciudad francesa era porque desde ella carlistas y republicanos preparaban sendos levantamientos contra la monarquía legítima.

Así pues, era evidente que nunca dejó de estar en contacto con su causa y durante sus años en Puerto Rico mantuvo constante comunicación con el llamado Carlos VI y con la oficialidad que formaba su ejército y así, en el año de 1860, participó en la conspiración montelinista, cuando el famoso desembarco de Carlos VII en la Rápita, situación que le puso en gran aprieto y en la tesitura de perder incluso la vida.

El diez de enero de 1862 volvería nuevamente a solicitar licencia para pasar al extranjero y poder permanecer allí durante un año, con el argumento "de ocuparse de asuntos propios y de utilidad general"

En 1867 fue elegido diputado a Cortes por la provincia de Valladolid y candidato durante el Sexenio Revolucionario por Valladolid en las elecciones constituyentes de 1869 y por Peñafiel en 1871, aunque no consiguió ser reelegido.

No obstante esto, el catorce de octubre de 1868 ya se encuentra en París, a las órdenes del llamado Carlos VII, sirviéndole como ayudante de campo y consejero, ejerciendo estos cargos hasta 1871, que pasa a las filas del ejército carlista con el empleo de teniente coronel de caballería, siendo encuadrado en la partida del cabecilla Juan Manuel Martín de Balmaseda, hombre cruel y destructivo.

Se halló en las acciones de Montejurra y Velabieta, donde actuó como subsecretario de la guerra. Tras ser nombrado comandante de la División de Castilla, recorrió en campaña militar junto al general Torcuato Mendiry la provincia de Santander, causando graves daños al país y sus habitantes, aunque logró que muchos de estos se adhirieran a la causa del Pretendiente.

Con el paso del tiempo, alcanzó en la corte del llamado Carlos VII el empleo de mariscal de campo y tras todos esos hechos abandonó la vida militar, falleciendo en Madrid el diecinueve de mayo de 1899.

Como ya se ha dicho, estuvo casado con María Vallier, con quien tuvo dos hijos.

Fuentes Documentales

- https://dbe.rah.es/biografias/12670/jeronimo-merino-cob
- Peticiones para plaza de administrador de Aduana en , Mayagüez. Archivo Histórico Nacional, ULTRAMAR,1066A,Exp.74
- Expte. p. y de clasificación de D. Santiago Lirio y Burgos. Archivo Histórico Nacional, ULTRAMAR,1181,Exp.5
- Periódico El Cabecilla, p.1. Madrid, 12-2-1887.
- Foto: Periódico El Cabecilla, p.2. Madrid, 12-2-1887.
- Revista de Historia Militar Nº 79, ps. 148 u 15 del apéndice. Madrid, 1995
- La Diputación Provincial de Valladolid en el siglo XIX (1813-1874) p. 123. ANTONIO DE ANTA MUÑOZ. Valladolid, 2021.
- https://es.wikipedia.org/wiki/Santiago_Lirio
"Buena parte de los escritos propagandísticos son simple falsificación.
Los hechos materiales son suprimidos, las fechas alteradas y las citas sacadas de contexto y manipuladas para cambiar su significado"
George Orwell

Responder

Volver a “Personajes de la Historia de España y Países Hispanohablantes”