MARISCAL FRANCISCO DE LA CUESTA

"Personajes" que han dejado o pretendido dejar huella en la Historia siempre dentro de un contexto militar.

Moderador: Hans Joachim Marseille

Responder
Avatar de Usuario
laguno
Comandante
Comandante
Mensajes: 3120
Registrado: 20 Jun 2010
Agradecido : 21 veces
Agradecimiento recibido: 140 veces
Contactar:

Medallas

Parches

MARISCAL FRANCISCO DE LA CUESTA

Mensaje por laguno »

Muy pocas noticias son las que he obtenido de este soldado, aunque habiendo nacido donde lo hizo, es bastante probable que fuera hijo de militar, de oficial.

Nació en la plaza de Orán alrededor del año de 1743, ingresando el dos de marzo de 1755 como cadete de artillería en el segundo batallón, donde estuvo estudiando en la escuela de matemáticas de la ciudad de Cádiz, formándose en los conocimientos propios de la artillería, pasando de ahí al cuarto batallón, en el cual el veintidós de julio de 1760 recibe su ascenso a subteniente del arma, permaneciendo con dicho empleo hasta el veinticinco de septiembre de 1768, que asciende a teniente.

Con dicho empleo, pasó a formar parte en 1776 de la expedición mandada por Pedro de Cevallos al Río de la Plata, hallándose presente en el asedio y toma de la isla de Santa Catalina el cinco de marzo de 1777 y en la de la Colonia de Sacramento el treinta de mayo siguiente, permaneciendo estas ya en manos españolas hasta 1817, que volvieron a manos portuguesas.

Por su participación en las operaciones, de la Cuesta obtuvo el grado de capitán el siguiente veintiséis de septiembre. Posteriormente, el veintinueve de julio de 1778 obtuvo el grado de capitán del Cuerpo.

Tras estos acontecimientos, formó parte del contingente que al mando de Luis Berton de Balbe de Quiers, duque de Crillón, pasó a la toma de la isla de Menorca, que se hallaba en manos inglesas, desembarcando en dicha isla el diecinueve de agosto de 1781. Los piratas, es decir, los ingleses opusieron una fuerte resistencia, pero ante el empuje de las tropas españolas se retiraron y se refugiaron en el castillo de San Felipe, y en el largo asedio que hubo, nuestro Francisco de la Cuesta se distinguió por su arrojo y dotes de mando y tras caer la plaza en manos españolas el cinco de febrero de 1782, fue recompensado concediéndosele el grado de teniente coronel del arma de artillería el siguiente primero de mayo.

Casi sin descanso, fue trasladado al sitio de Gibraltar, donde permaneció hasta que terminaron -de forma infructuosa- las operaciones y se levantó el campo.

Los años de 1790 y de 1791 nos lo encontramos en la plaza de Ceuta, donde se hallaba defendiéndola ante los incesantes ataques de los moros, quienes ante la imposibilidad de atacarla por mar, el veinticinco de septiembre el ejército marroquí comenzó a bombardear a la ciudad con objeto de reventar la muralla por algún lado e intentar colarse por la brecha abierta, pero no lo consiguieron.

Ante esto, se pidieron treguas por el sultán Al Yazid, en las cuales pretendía que se suspendieran las hostilidades a cambio de la entrega de la plaza y de los otros puntos españoles en el norte de Marruecos. Ante la negativa española, el quince de agosto de 1791 se reanudaron las hostilidades.

El veinticinco de agosto, aprovechando que las baterías moras no estaban vigiladas, los españoles hicieron una salida para destruirlas, apoyados por los barcos fondeados junto a Ceuta, lo que provocó que alrededor de ocho mil moros se lanzaran al ataque, pero a pesar de sus esfuerzos, estos resultaron totalmente infructuosos y a pesar de seguir intentándolo, el siguiente catorce de septiembre los moros piden negociar, rindiéndose y acabando el sitio poas semanas después.

Los documentos usados para redactar este breve resumen no nos dicen si Francisco de la Cuesta se distinguió durante el sitio, pero sí que el siguiente dieciséis de abril de 1792 le fue concedido el grado de coronel y el de capitán de minadores el siguiente día veintitrés.

El siete de agosto de 1792 se le nombra teniente coronel efectivo y con este nuevo mando es destinado al año siguiente al ejército del Rosellón, donde se halló en la toma de Villalongue, Larroque y Saint Genis.

En esta operación, nuestros hombres, alrededor de cinco mil individuos, iniciaron las operaciones del día seis de diciembre de 1793, favorecidos por la fragosidad del terreno, ocupando posiciones ventajosas desde las que atacar al enemigo, el cual ataque se inició a las seis de la mañana del día siete, cuando sonó el cañonazo del cañón que se hallaba en el lugar de Montesquiou.

Nuestros hombres se lanzaron al ataque por el lado donde se hallaba la columna del mando del brigadier Cornell, siendo tan feroz la acometida que hizo callar el fuego de las baterías francesas, apoyados por la artillería española que se hallaba al mando de nuestro hombre, Francisco de la Cuesta.

Mientras esto ocurría, la columna del brigadier Eugenio Navarro, tras dar un gran rodeo, llegó al lugar de la acción, acometiendo al flanco enemigo, desalojándolo de sus posiciones, mientras que las dos columnas españolas restantes alcanzaron sus objetivos, quedando así en posesión hispana la línea francesa y el campo ocupado por este, pasando a apoderarse de las baterías enemigas contando con el apoyo artillero proporcionado por Francisco de la Cuesta, tras lo cual, los nuestros se lazaron en persecución de los gabachos por el llano, apoyados por fuerzas de caballería, haciéndoles un gran daño.

Tras dejar un cuerpo de reserva en el llano, el resto del ejército se lanzó a atacar la plaza de Villalongue, la cual fue desalijada por el enemigo a ver que no iba a poder defenderla, dejando las tiendas, comida y otros objetos, los cuales pasaron a manos españolas cuando ocuparon la plaza.


"...como jueces de la competición están los dioses, que, naturalmente, se pondrán de nuestra parte, ya que nuestros enemigos han jurado en falso sobre ellos, mientras que nosotros, teniendo ante nuestros ojos tanta abundancia de posesiones, nos hemos mantenido firmemente apartados de ellas en virtud de nuestro juramento a los dioses" Jenofonte - Anábasis.
Avatar de Usuario
laguno
Comandante
Comandante
Mensajes: 3120
Registrado: 20 Jun 2010
Agradecido : 21 veces
Agradecimiento recibido: 140 veces
Contactar:

Medallas

Parches

Re: MARISCAL FRANCISCO DE LA CUESTA

Mensaje por laguno »

Se dejó un destacamento para resguardarla, pasando los demás a asediar las localidades de Larroque y Saint Genís, los cuales fueron ocupados y donde los nuestros encontraron el hospital de campaña que habían perdido en una retirada efectuada en octubre anterior, pero con la sorpresa de encontrarlo con un mayor número de camas y de material.

El veinte de enero del año siguiente de 1794, asciende a brigadier de artillería y con este nuevo empleo pasó el siguiente veintiuno de mayo a hacerse cargo de la artillería del castillo de Bellegarde, mandándola hasta el dieciocho de septiembre, que hubo de rendirse la plaza ante la superioridad francesa, siendo hecho prisionero.

El cuatro de septiembre de 1795 asciende a mariscal de campo.

Nombrado el cuatro de septiembre de 1796 coronel vivo de artillería, es destinado a Mallorca, como comandante de la artillería, siendo nombrado el seis de agosto de 1808 gobernador de Menorca y tras la marcha de José Miguel Vives y Feliú, a la sazón capitán general de Mallorca, asumió nuestro hombre de forma interina la capitanía general desde el veintiocho de diciembre, manteniendo algunas disputas con la Junta Suprema de gobierno y defensa de Mallorca, motivadas bien por la supresión de impuestos al alcohol o a determinados frutos que no pagaban diezmos, bien por la venta de bienes eclesiásticos, bien por otros motivos, negándose en alguna ocasión a asistir a las sesiones de dicha Junta.

Al final, todas estas disputas terminaron en que la Junta determinó que ocupase dicha presidencia el conde de Ayamans como comisionado de la misma.

Antes de esto último, recibió en agosto de ese 1808 un oficio de la Suprema Junta de Gobierno de Mallorca por el cual se le remite una orden del Consejo de Castilla para que quedese sin efecto la abdicación de Fernando VII y de Carlos IV, acompañada por otra orden mediante la cual se concede facultad a los pueblos para que celebren la proclamación de Fernando VII.

En abril de 1809, se empeñó y dedicó esfuerzos para impedir el proyecto de Napoleón de obligar a Carlos IV y María Luisa de Parma a embarcar para Hispanoamérica, con la idea de provocar la división en aquellos territorios. También estas fechas, dio instrucciones precisas a los torreros y gobernadores para hacer frente a la escuadra francesa procedente del puerto de Brest que llegaran a las costas de las islas.

En 1816 fue agraciado con la Gran Cruz de San Hermenegildo, falleciendo pocos días después, el catorce de febrero de ese año.

Fuentes Documentales

- Diccionario biográfico del generalato español. Reinados de Carlos IV y Fernando VII (1788-1833), p. 242. Alberto Martín-Lanuza Martínez. Villatuerta (Navarra), 2012
- https://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_de_Cevallos
- https://es.wikipedia.org/wiki/Duque_de_Crillon
- https://hmong.es/es/Sitio_de_Ceuta_(1790-1791)
- https://es.wikipedia.org/wiki/Sitio_de_ ... 20Ceuta%20(1790,conflicto%20entre%20los%20dos%20pa%C3%ADses.&text=Apoyado%20por%3A,Reino%20Unido%20de%20Gran%20Breta%C3%B1a
- Campaña en los Pirineos a finales del siglo XVIII. 1793-1795. Tomo II, ps. 655 y 658. Estado Mayor Central. Madrid, 1951.
- Memorial de Artillería. Nº extraordinario mayo 2008, p. 100.
- Revista de Historia Militar. Nº extraordinario 2006, p. 47.
- Archivo Histórico Nacional, DIVERSOS-COLECCIONES,144,N.42
- Archivo Histórico Nacional, ESTADO,62,B
- Archivo Histórico Nacional, ESTADO,3082,Exp.1
"...como jueces de la competición están los dioses, que, naturalmente, se pondrán de nuestra parte, ya que nuestros enemigos han jurado en falso sobre ellos, mientras que nosotros, teniendo ante nuestros ojos tanta abundancia de posesiones, nos hemos mantenido firmemente apartados de ellas en virtud de nuestro juramento a los dioses" Jenofonte - Anábasis.
Responder

Volver a “Personajes de la Historia de España y Países Hispanohablantes”