PEDRO DE NARVÁEZ MONSALVE. ALCAIDE DE ANTEQUERA.

"Personajes" que han dejado o pretendido dejar huella en la Historia siempre dentro de un contexto militar.

Moderador: Hans Joachim Marseille

Responder
Avatar de Usuario
laguno
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 4372
Registrado: 20 Jun 2010
Ubicación: En la Ciudad del Paraíso
Agradecido : 68 veces
Agradecimiento recibido: 473 veces
Contactar:

Medallas

Parches

PEDRO DE NARVÁEZ MONSALVE. ALCAIDE DE ANTEQUERA.

Mensaje por laguno »

Hijo de Rodrigo de Narváez Biedma, primer alcaide del castillo de Antequera, y de Beatriz de Monsalve Guzmán.

Fue el segundo alcaide del castillo de Antequera y Justicia Mayor de Antequera desde el 20 de enero de 1425 hasta 1437, que falleció, siendo sucedido por su hermano Fernando.

Sobre el año de 1426, atacó y conquistó las llamadas Cuevas de Belda -actualmente Cuevas de San Marcos y Cuevas Bajas-, un par de fortalezas con unas doscientas casas, tras lo cual ordenó arrasar ambos núcleos de población.

Efectivamente, según la documentación usada, parece ser que acompañado por doscientos peones y unos ciento cincuenta caballos atacó ambos núcleos de población, haciendo huir a las guarniciones moras que los defendían, arrasando con todo, pues con la poca gente de armas con la que contaba Antequera no podían dejar guarnición defendiéndolas, debido entre otras cosas por la imposibilidad de recibir refuerzos de tropas castellanas, habida cuenta que había guerra en León y Navarra.

Estos lugares pasaron, no obstante a formar parte del término de Antequera por real provisión de cinco de abril de 1440.

Posteriormente siguió haciendo correrías por la provincia de Málaga, hostigando permanentemente al moro, entre ellas una cabalgada que hizo con doscientos caballos y doscientos infantes, en la que logró desbaratar y poner en fuga a un contingente enemigo cerca de la ciudad de Málaga, apoderándose de gran botín.

El año de 1437, acompañado por unos doscientos peones y alrededor de doscientos caballos, en una de las correrías por los campos malagueños, logró hacerse con una importante cantidad de ganado, tras lo cual volvió con su gente a Antequera. Fue su última galopada.

Al pasar por la llamada fuente de Guadalmedina, situada entre Ríogordo y Antequera -sierra de Camarolos, a 1300 m.s.n.m.-, se toparon con un importante contingente enemigo capitaneados por Andilva y Jarife, que se dirigían a la ciudad antequerana a ponerle sitio, pero al descubrir la presencia del ejército antequerano, decidieron desistir de la empresa y cambiar de dirección, lo cual no llegaron a efectuar, pues al observar que los antequeranos se hallaban dispersos por el campo conduciendo el ganado y saqueando alquerías, cambiaron de parecer y atacaron el punto más débil, precisamente en el que se encontraba Pedro de Narváez, que se hallaba acompañado de muy pequeña tropa.

Al ver que los moros se lanzaron contra ellos y viendo su inferioridad numérica -se enfrentaban, según la documentación consultada- a unos mil infantes y ochocientos caballos, probablemente cifras exageradas para mayor gloria del antequerano, la situación aconsejaba retirarse antes que ser machados por semejante fuerza, pero Narváez optó por hacer frente a esa mesnada a pesar de las advertencias de sus compañeros, y cogiendo fuertemente su escudo y su lanza arremetió contra el enemigo, viéndose obligados sus acompañantes a seguirlo.

En la lucha, como era previsible, cayeron Pedro de Narváez y muchos de sus hombres. En el éxtasis de la victoria, los moros cogieron el cadáver de Pedro y le cortaron la cabeza y el brazo derecho, a la vez que acuchillaron una y mil veces el cuerpo, dejándolo hecho un colador.

Poco tiempo después, los antequeranos fueron al lugar de los hechos y recogieron los cadáveres de sus conciudadanos, llevándoselos a Antequera.


"...como jueces de la competición están los dioses, que, naturalmente, se pondrán de nuestra parte, ya que nuestros enemigos han jurado en falso sobre ellos, mientras que nosotros, teniendo ante nuestros ojos tanta abundancia de posesiones, nos hemos mantenido firmemente apartados de ellas en virtud de nuestro juramento a los dioses" Jenofonte - Anábasis.
Avatar de Usuario
laguno
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 4372
Registrado: 20 Jun 2010
Ubicación: En la Ciudad del Paraíso
Agradecido : 68 veces
Agradecimiento recibido: 473 veces
Contactar:

Medallas

Parches

Re: PEDRO DE NARVÁEZ MONSALVE. ALCAIDE DE ANTEQUERA.

Mensaje por laguno »

Según la versión del poeta cordobés Juan de Mena, estos hechos tuvieron lugar en un encuentro con el rey de Granada y sus mesadas. Así lo relata:

Copla CXCVI El otro mancebo de sangre ferviente.

En tiempo del infante don fernando que gano a Antequera tio del rey don Juan de Castilla ovo un cavallero muy señalado e los fechos de la guerra: que se llamo rodrigo de Narbaez: el qual muchas vezes con poca gente desbarato grandes huestes de moros y hizo en ellos grandes estragos y daños: por lo qual el sobredicho infante don hernando quando gano a Antequera le hizo alcayde della y despues de la muerte deste rodrigo de narbaez succedio en la tenencia de antequera su hijo Pedro de narbaez: del qual habla aquí el auctor.

Este cavallero pedro de narbaez queriendo corresponder a los hechos de su padre y mostrar que no era hijo indigno de tan noble propuso de nunca huyr a los moros por muchos mas que fuessen que los suyos. Y como una vez entrasse desde la dicha villa de antequera en tierra de moros y sacasse una gran cavalgada y bolviesse con ella a la villaencontro con el rey de granada que venia por otra parte a tomar a antequera: que se la tenian segund dizen vendida y peleo con los moros aunque pudiera huir con cinquenta de cavallo que le avian quedado de ciento y cinquenta que traia que todos los otros huyeron: po como cavallero efforçada no quiso huyr sino esperolos que murieron el todos ellos que no escapo sino solo un pagezito suyo escondido.

La muerte deste cavallero cuenta aqui Juan de mena.

Par en el animo no en la fortuna. Ygual a su padre en la fortaleza pero no en la dicha y ventura de la guerra.


El otro mancebo de sangre ferviente
que muestra su cuerpo sin sangre ninguna
par en el ánimo, no en la fortuna
con las virtudes del Padre valiente.

Narváez aquel es, el cual agramente
muriendo desprende a vengar la muerte
al cual infortunio de no buena suerte
saltea con manos de pagana gente.


El poete antequerano Rodrigo de Carvajal y Robles le dedicó una octava:

No a Pedro Narváez, que de la muerte
despreciará el espanto con la vida,
porque no sea de su pecho fuerte
flaqueza en ningún tiempo conocida,
te quiero proponer, por no moverte
a compasión con su mortal herida,
mas de su muerte cantará la pena
el profundo Poeta Juan de Mena.

Fuentes documentales

- https://www.malaga.es/es/laprovincia/tr ... evas-bajas
- Historia de la antigüedad y nobleza de la ciudad de Antequera, p. 150-151 y 153. Alonso García de Yegros, publicada, corregida y modificada en 1713 por Luis de la Cuesta. Antequera, ¿1915?
- Archivo Histórico Municipal de Antequera. Fondo Municipal. Signatura: C - 34 - 205.
- Historia de Antequera desde su fundación hasta el año de 1800, ps. 193 y 194. Cristóbal Fernández. Málaga, 1842.
- Laberinto de Fortuna o Las Trescientas (1444), copla 196. Sevilla, 1499. Sacado de la Biblioteca Digital Hispánica.
- Poema del asalto y conquista de Antequera (1637), Canto X, octava 113. Rodrigo de Carvajal y Robles. Universidad de Málaga, 2000.
"...como jueces de la competición están los dioses, que, naturalmente, se pondrán de nuestra parte, ya que nuestros enemigos han jurado en falso sobre ellos, mientras que nosotros, teniendo ante nuestros ojos tanta abundancia de posesiones, nos hemos mantenido firmemente apartados de ellas en virtud de nuestro juramento a los dioses" Jenofonte - Anábasis.
Avatar de Usuario
laguno
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 4372
Registrado: 20 Jun 2010
Ubicación: En la Ciudad del Paraíso
Agradecido : 68 veces
Agradecimiento recibido: 473 veces
Contactar:

Medallas

Parches

Re: PEDRO DE NARVÁEZ MONSALVE. ALCAIDE DE ANTEQUERA.

Mensaje por laguno »

Documento:

Juan II, Rey de Castilla. Real Provisión a Fernando de Narváez, alcaide de la villa de Antequera, concediendo a dicha villa el título de posesión de las cuevas de Belda, ganadas a los moros por su hermano Pedro de Narváez. Bonilla de la Sierra. Cinco de abril de 1440.

(Como curiosidad, añadir que tres años más tarde, el ocho de junio de 1443, el rey Juan II concedió a Antequera el título de ciudad. Archivo histórico de Antequera. Fondo municipal. Signatura: C-34-222)

Imagen

Imagen
"...como jueces de la competición están los dioses, que, naturalmente, se pondrán de nuestra parte, ya que nuestros enemigos han jurado en falso sobre ellos, mientras que nosotros, teniendo ante nuestros ojos tanta abundancia de posesiones, nos hemos mantenido firmemente apartados de ellas en virtud de nuestro juramento a los dioses" Jenofonte - Anábasis.
Responder

Volver a “Personajes de la Historia de España y Países Hispanohablantes”